9 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Para los medios solo existe Madrid

9 de junio 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Domingo electoral. Un grupo de amigos se reúne en Vigo para una tradición: cocer pulpo con cachelos y ver los resultados electorales en directo. Mientras se recuentan los votos, su atención está dividida en tres focos principales. Por un lado la propia Galicia, con especial dedicación a su ciudad y el triunfo de Abel Caballero. Luego, Madrid, donde Manuela Carmena iba comiéndose poco a poco a Esperanza Aguirre; y, finalmente, Barcelona. Esa noche, todos estaban con Ada Colau, pero desconocían que a quien tenía que desbancar era a Xavier Trías. Una muestra del centralismo informativo que se vive en España.
Incluso Valencia, donde se puede ver una narrativa similar a la de Madrid en el sentido de corrupción rampante, —una ‘supervillana’ equivalente a Aguirre como Rita Barbera frente a una fuerza de la regeneración como Mónica Oltra, en vez de Carmena, y un resultado similar— ha pasado desapercibida en comparación. Qué decir de las apartadas A Coruña o Santiago, donde el PP no es que haya perdido la mayoría absoluta, sino que ha pasado directamente a segunda fuerza política arrasada por la Marea Atlántica y Compostela Aberta. Pero claro, no son Madrid ni Barcelona.
«Yo iría un poco más lejos», comienza Juan Luis Manfredi, periodista y profesor de Estructura Gobal de los Medios y Comunicación Institucional y Corporativa en la universidad de Castilla La Mancha. «Barcelona está bien, con un ecosistema mediático bastante potente, con La Vanguardia y muchos medios catalanes pagados por dinero público, pero el polo es Madrid». Nacido en Sevilla, residente en Madrid y docente en Cuenca, asegura que cuando habla con amigos y conocidos de fuera de la capital, a estos no les podría importar menos el gran culebrón político «que ocupa portadas y titulares todos los días»: si Cifuentes va a ser presidenta de la Comunidad de Madrid.
Esperanza Aguirre es otro ejemplo, con una «sobreexposición mediática que es completamente inmerecedida». Está de acuerdo en que como candidata del PP a la alcaldía de Madrid es relevante, pero existen en España otras grandes ciudades que han sido infrarrepresentadas en las últimas elecciones. En la edición previa a los comicios municipales del 24 de mayo de La Sexta Noche, el presentador vasco y domador de fieras Iñaki López, ante la insistencia de sus contertulios en hablar sobre la lideresa, tuvo que recordarles que el programa era de ámbito nacional. Fue un intento infructuoso.
Para Manfredi esto tiene que ver tanto con la concentración natural de poder económico, político y mediático en la capital, algo que ocurre en cualquier país, como de que España es heredera del modelo francés de centralismo, donde fuera de París solo existen las provincias, la nada. El fallecido crítico de televisión Josep Maria Baget Herms, en su texto El legado de la televisión franquista, explica que este centralismo se demuestra de hecho en que «hasta 1975 solo se emitían tres horas mensuales de programación de TVE para Cataluña», tildando «la inauguración de los centros regionales en el resto de España, producida sobre todo en las postrimerías de la etapa Fraga», como «más simbólica que efectiva ya que se trataba de meras corresponsalías de los informativos y no gozaban de la menor autonomía ni de la posibilidad de elaborar programas propios».
Escrito en 1999, asegura que este «centralismo informativo […] se ha mantenido en buena medida y ha sido necesaria la aparición de las cadenas autonómicas para generar una política de descentralización e incluso una cierta competencia que obligó a TVE a potenciar sus emisiones para las comunidades autónomas». Pese a esto, el tiempo dedicado no parece ser representativo.
En el libro La imagen de Andalucía en los informativos de televisión en España, escrito por Fernando C. Ruiz Morales en 2007, se analizan los minutos dedicados en los informativos de TVE, Tele 5 y Antena 3 a la comunidad autónoma más poblada de España. Dividido en siete categorías informativas como política, sucesos o deporte y calificado el tiempo de emisión en la mayor parte de los casos como deficiente, el autor destaca que Andalucía es recreada como un contexto para la tragedia y la fiesta, la superstición y los instintos, así como la picaresca y el conflicto negativo, reforzado por efectos cómicos como el presidente del Betis equivocándose al hablar, obviando protagonismo de los personajes e iniciativas políticas.
«El centralismo informativo es bastante inevitable en la medida en que la información, lo queramos o no, está muy centralizada, en el sentido de que pasa por unos filtros, caminos y puertas muy concretas», razona el doctor en Psicología por la Universidad de Barcelona y Coordinador d’Estudis de la Titulació de Periodisme, Pepe Rodríguez.
Explica la estructura como círculos concéntricos, con un nucleo duro que concentra las fuentes de distribución, los medios de referencia y los centros de producción, cuya importancia va descendenciendo a medida que se alejan de ese centro. Además cree que existe un defecto de ombliguismo, ya que «los medios de comunicación dependen de un ombligo concreto y para ellos ese ombligo es lo más importante del mundo y los otros lo son menos».
Que esto pasa en la mayor parte de los países es evidente. Mariano Álvarez, en su post Periodismo irresponsable y centralista, cuenta un caso compartido por Argentina y Chile. En la Provincia de San Juan, tras 10 años de negociaciones, se logró la licitación de un túnel internacional que comunicaría esta zona con la región de Coquimbo, en Chile. Este sería el primer paso de un corredor desde Brasil y el Atlántico hasta el Pacífico. La noticia que no fue tan siquiera reseñada por los grandes medios argentinos y chilenos.
Uno de los pocos lugares donde esta estructura puede estar alterada es Alemania. Con sus particularidades históricas de tener el país y Berlín divididos, dispone de periódicos importantes y de ámbito nacional en varias ciudades. En su centro económico, Francfort, se edita el importantísimo Frankfurter Allgemeine Zeitung. En Hamburgo, un puerto de inmensa relevancia, están Der Spiegel y Die Ziet, además de fundarse Die Welt, que luego fue trasladado a la capital. Una región tan peculiar como Baviera tiene en Munich su Süddeutsche Zeitung.
Volviendo a España, hay ejemplos para todos los gustos. Uno tontorrón puede ser cuando este año el Sevilla logró coronarse campeón de la Europe League por cuarta vez. En plena celebración, un periodista a pie de campo aborda a Emery, el entrenador. En vez de preguntarle por sus sensaciones o pedir una valoración del partido, el reportero le cuestiona por su posible futuro en el Real Madrid. O en los tertulianos y expertos que acuden a los programas de televisión.
Es cierto que puede jugar un papel la cercanía geográfica, pero Manfredi reta a encontrar a alguno en TV o radio que no sea de un medio de Madrid o de La Vanguardia. «¿Quién va del Faro de Vigo o de El Correo Español? Eso empobrece muchísimo el discurso, que todo el rato es Cifuentes, Aguirre, Carmena, Colau… Nosotros mismos, los ciudadanos, les damos más importancia que a Mónica Oltra o los resultados en Cádiz; que tumbar a Teofila también es espectacular».
Tanto para Rodríguez como para él, esta concentración produce una deformación de la realidad. Inevitable para el primero, debido a que el poder no está distribuido y las empresas de comunicación importantes tienen intereses en ese núcleo central; triste para el segundo, que ve que la naturalización de este eje, con Madrid a la cabeza y Barcelona de segunda, merma la diversidad y la capacidad de dialogo. «Yo soy de Sevilla y trabajo en Cuenca», concluye Manfredi, «quien sea alcaldesa de Barcelona me es muy poco relevante».

Foto portada: Partido Popular

Domingo electoral. Un grupo de amigos se reúne en Vigo para una tradición: cocer pulpo con cachelos y ver los resultados electorales en directo. Mientras se recuentan los votos, su atención está dividida en tres focos principales. Por un lado la propia Galicia, con especial dedicación a su ciudad y el triunfo de Abel Caballero. Luego, Madrid, donde Manuela Carmena iba comiéndose poco a poco a Esperanza Aguirre; y, finalmente, Barcelona. Esa noche, todos estaban con Ada Colau, pero desconocían que a quien tenía que desbancar era a Xavier Trías. Una muestra del centralismo informativo que se vive en España.
Incluso Valencia, donde se puede ver una narrativa similar a la de Madrid en el sentido de corrupción rampante, —una ‘supervillana’ equivalente a Aguirre como Rita Barbera frente a una fuerza de la regeneración como Mónica Oltra, en vez de Carmena, y un resultado similar— ha pasado desapercibida en comparación. Qué decir de las apartadas A Coruña o Santiago, donde el PP no es que haya perdido la mayoría absoluta, sino que ha pasado directamente a segunda fuerza política arrasada por la Marea Atlántica y Compostela Aberta. Pero claro, no son Madrid ni Barcelona.
«Yo iría un poco más lejos», comienza Juan Luis Manfredi, periodista y profesor de Estructura Gobal de los Medios y Comunicación Institucional y Corporativa en la universidad de Castilla La Mancha. «Barcelona está bien, con un ecosistema mediático bastante potente, con La Vanguardia y muchos medios catalanes pagados por dinero público, pero el polo es Madrid». Nacido en Sevilla, residente en Madrid y docente en Cuenca, asegura que cuando habla con amigos y conocidos de fuera de la capital, a estos no les podría importar menos el gran culebrón político «que ocupa portadas y titulares todos los días»: si Cifuentes va a ser presidenta de la Comunidad de Madrid.
Esperanza Aguirre es otro ejemplo, con una «sobreexposición mediática que es completamente inmerecedida». Está de acuerdo en que como candidata del PP a la alcaldía de Madrid es relevante, pero existen en España otras grandes ciudades que han sido infrarrepresentadas en las últimas elecciones. En la edición previa a los comicios municipales del 24 de mayo de La Sexta Noche, el presentador vasco y domador de fieras Iñaki López, ante la insistencia de sus contertulios en hablar sobre la lideresa, tuvo que recordarles que el programa era de ámbito nacional. Fue un intento infructuoso.
Para Manfredi esto tiene que ver tanto con la concentración natural de poder económico, político y mediático en la capital, algo que ocurre en cualquier país, como de que España es heredera del modelo francés de centralismo, donde fuera de París solo existen las provincias, la nada. El fallecido crítico de televisión Josep Maria Baget Herms, en su texto El legado de la televisión franquista, explica que este centralismo se demuestra de hecho en que «hasta 1975 solo se emitían tres horas mensuales de programación de TVE para Cataluña», tildando «la inauguración de los centros regionales en el resto de España, producida sobre todo en las postrimerías de la etapa Fraga», como «más simbólica que efectiva ya que se trataba de meras corresponsalías de los informativos y no gozaban de la menor autonomía ni de la posibilidad de elaborar programas propios».
Escrito en 1999, asegura que este «centralismo informativo […] se ha mantenido en buena medida y ha sido necesaria la aparición de las cadenas autonómicas para generar una política de descentralización e incluso una cierta competencia que obligó a TVE a potenciar sus emisiones para las comunidades autónomas». Pese a esto, el tiempo dedicado no parece ser representativo.
En el libro La imagen de Andalucía en los informativos de televisión en España, escrito por Fernando C. Ruiz Morales en 2007, se analizan los minutos dedicados en los informativos de TVE, Tele 5 y Antena 3 a la comunidad autónoma más poblada de España. Dividido en siete categorías informativas como política, sucesos o deporte y calificado el tiempo de emisión en la mayor parte de los casos como deficiente, el autor destaca que Andalucía es recreada como un contexto para la tragedia y la fiesta, la superstición y los instintos, así como la picaresca y el conflicto negativo, reforzado por efectos cómicos como el presidente del Betis equivocándose al hablar, obviando protagonismo de los personajes e iniciativas políticas.
«El centralismo informativo es bastante inevitable en la medida en que la información, lo queramos o no, está muy centralizada, en el sentido de que pasa por unos filtros, caminos y puertas muy concretas», razona el doctor en Psicología por la Universidad de Barcelona y Coordinador d’Estudis de la Titulació de Periodisme, Pepe Rodríguez.
Explica la estructura como círculos concéntricos, con un nucleo duro que concentra las fuentes de distribución, los medios de referencia y los centros de producción, cuya importancia va descendenciendo a medida que se alejan de ese centro. Además cree que existe un defecto de ombliguismo, ya que «los medios de comunicación dependen de un ombligo concreto y para ellos ese ombligo es lo más importante del mundo y los otros lo son menos».
Que esto pasa en la mayor parte de los países es evidente. Mariano Álvarez, en su post Periodismo irresponsable y centralista, cuenta un caso compartido por Argentina y Chile. En la Provincia de San Juan, tras 10 años de negociaciones, se logró la licitación de un túnel internacional que comunicaría esta zona con la región de Coquimbo, en Chile. Este sería el primer paso de un corredor desde Brasil y el Atlántico hasta el Pacífico. La noticia que no fue tan siquiera reseñada por los grandes medios argentinos y chilenos.
Uno de los pocos lugares donde esta estructura puede estar alterada es Alemania. Con sus particularidades históricas de tener el país y Berlín divididos, dispone de periódicos importantes y de ámbito nacional en varias ciudades. En su centro económico, Francfort, se edita el importantísimo Frankfurter Allgemeine Zeitung. En Hamburgo, un puerto de inmensa relevancia, están Der Spiegel y Die Ziet, además de fundarse Die Welt, que luego fue trasladado a la capital. Una región tan peculiar como Baviera tiene en Munich su Süddeutsche Zeitung.
Volviendo a España, hay ejemplos para todos los gustos. Uno tontorrón puede ser cuando este año el Sevilla logró coronarse campeón de la Europe League por cuarta vez. En plena celebración, un periodista a pie de campo aborda a Emery, el entrenador. En vez de preguntarle por sus sensaciones o pedir una valoración del partido, el reportero le cuestiona por su posible futuro en el Real Madrid. O en los tertulianos y expertos que acuden a los programas de televisión.
Es cierto que puede jugar un papel la cercanía geográfica, pero Manfredi reta a encontrar a alguno en TV o radio que no sea de un medio de Madrid o de La Vanguardia. «¿Quién va del Faro de Vigo o de El Correo Español? Eso empobrece muchísimo el discurso, que todo el rato es Cifuentes, Aguirre, Carmena, Colau… Nosotros mismos, los ciudadanos, les damos más importancia que a Mónica Oltra o los resultados en Cádiz; que tumbar a Teofila también es espectacular».
Tanto para Rodríguez como para él, esta concentración produce una deformación de la realidad. Inevitable para el primero, debido a que el poder no está distribuido y las empresas de comunicación importantes tienen intereses en ese núcleo central; triste para el segundo, que ve que la naturalización de este eje, con Madrid a la cabeza y Barcelona de segunda, merma la diversidad y la capacidad de dialogo. «Yo soy de Sevilla y trabajo en Cuenca», concluye Manfredi, «quien sea alcaldesa de Barcelona me es muy poco relevante».

Foto portada: Partido Popular

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un paseo musical por la historia de los auriculares
Absolut Manifesto: Cómo la música electrónica puede cambiar el mundo
Musas de acuarela y tinta china
¿Quién puede decir que no a un gato con sombrero?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • Creo que la clave es que este centralismo informativo se perpetra de forma totalmente consciente.
    Les permite a los medios del sistema simplificar la realidad, ahorrar costes y marcar la agenda. De lo que no se habla no existe.
    Pero es algo que sucede a todos los niveles. Por ejemplo, en La Rioja las televisiones autonómicas prácticamente sólo hablan de Logroño. Se ahorran un montón de trabajo y costes.
    Y claro, te puedes morir esperando a ver una noticia sobre La Rioja que no esté relacionada con el vino en un medio nacional.
    Como dices, lo mismo sucede con las demás comunidades y provincias.

  • Esto me recuerda al dicho portugués: «Portugal é Lisboa, o resto é paisagem» [Portugal es Lisboa, el resto es paisaje]… Pues lo mismo. Y lo curioso es que después se repite el esquema en cada comunidad autónoma… ¿Canal Sur informando sobre Almería o Cádiz, quitando fiestas…? complicado ¿Telemadrid informando sobre Aranjuez o Alcalá de Henares? ufff…. y así sucesivamente.

  • Centralismo [cuánto mal han generado las metáforas]. Lo único que salva de devolver los puñetazos que recibe Madrid diariamente es que en Madrid nadie se considera ‘de esa tierra’. No hay quien la defienda. Es el precio por ser la capital aséptica que siempre ha sido. Desde Madrid se informa, y mucho, pero casi nunca de Madrid. España la desconoce. Como el periodista del artículo con la información de las TV en la noche electoral. O en los periódicos del día siguiente. Pase la primera página, please. No se quede con el titular. Es lo malo de las metáforas, centralismo, que si se repiten establecen un lugar común que las torna literales para los expertos.

  • Si el señor articulista leyera más, sabría que Mónica Oltra NO va para alcaldesa de Valencia, sino para Presidenta de la Generalitat, donde Rita no pinta nada. Y eso no es culpa del ‘centralismo’.
    Y si Madrid ocupa más portadas que Cuenca o Santiago, es porque tiene más gente y más poder de todo tipo. ¿Acaso no se informa más de Nueva York (¡Que no es ni la capital de los EEUU!) que de Albacete? ¿No sabemos TODOS lo que es la quinta avenida o Times Square antes que la Plaza del Gorrino de Albacete o la Calle Mayor?
    Pues eso. ¡Cuánto paletismo hay en este país!

  • Efectivamente, estos días tuve la sensación al oir la radio y ver la tel de que la Feria del Libro de Madrid estaba teniendo lugar en todo el país.

  • Madrid es España el resto colonias. España siempre ha seguido la lógica centro vs periferia. se trata a las periferias como territorios de segunda y por eso llevan dos siglos independizándose y parece que el proceso continua…

  • Primero que nada muchas gracias por la nota, ya que comparto mucho de los comentarios expersados. Con respecto al comentario del Paso Agua Negra en San Juan-Argentina, el motivo por el cúal no tuvo difusión la noticia es por qué fue prometido hace más de 20 años y se tienen serias dudas en como se llevará aún a cabo. Recién ha salido el pliego de licitación pero esto no asegura nada ya que no es un de los pasos más importantes del comercio argentino-chileno. Por ejemplo el cruce cristo redentor, el cúal concentra más del 80% del tránsito de cargas entre Argentina y Chile no tiene suficientes cabinas para poder atender a los viajeros y en invierno no tiene más remedio que cerrarse por las fuertes nevadas.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad