20 de enero 2017    /   IDEAS
por
 

Cómo puedes conseguir que tu cerebro no tema a los cambios

20 de enero 2017    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Al cerebro no le gustan nada los imprevistos. Acostumbrado a controlarlo todo, el más mínimo cambio que le haga creer que pierde el control le incomoda.

Pero si conoces su funcionamiento es más fácil ayudarle a afrontar las situaciones nuevas. Un artículo de Fast Company aporta algunas claves:

1. Dale su ración de relaciones sociales.

Los humanos necesitamos interactuar unos con otros. Si privas al cerebro y a ti mismo de las relaciones sociales le estarás negando —y a ti también— algo vital.

2. Engáñale.

Hazle creer que mantiene el control ofreciéndole pequeñas dosis de información, aunque sean negativas. Mejor las malas noticias que la falta de ellas. Una idea es planificar tu rutina para que se sienta seguro.

3. Antes de tomar una decisión importante, duerme bien.

La toma de decisiones implica un gran desgaste de energía. Descansar bien te ayudará a afrontar lo que se te venga encima.

Al cerebro no le gustan nada los imprevistos. Acostumbrado a controlarlo todo, el más mínimo cambio que le haga creer que pierde el control le incomoda.

Pero si conoces su funcionamiento es más fácil ayudarle a afrontar las situaciones nuevas. Un artículo de Fast Company aporta algunas claves:

1. Dale su ración de relaciones sociales.

Los humanos necesitamos interactuar unos con otros. Si privas al cerebro y a ti mismo de las relaciones sociales le estarás negando —y a ti también— algo vital.

2. Engáñale.

Hazle creer que mantiene el control ofreciéndole pequeñas dosis de información, aunque sean negativas. Mejor las malas noticias que la falta de ellas. Una idea es planificar tu rutina para que se sienta seguro.

3. Antes de tomar una decisión importante, duerme bien.

La toma de decisiones implica un gran desgaste de energía. Descansar bien te ayudará a afrontar lo que se te venga encima.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Granjas contra la crisis griega
Las cicatrices territoriales invisibles
Kierkegaard, el seductor que desveló los trucos de su oficio
Facebook y la policía de las emociones
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp