18 de abril 2022    /   BRANDED CONTENT
Fotos  Portada: Laura Pavón

Razones por las que estudiar diseño gráfico, una profesión vocacional

18 de abril 2022    /   BRANDED CONTENT            Fotos  Portada: Laura Pavón
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Tan mal vista estaba por entonces la profesión de periodista (aunque no es que ahora tenga mucha mejor reputación, la verdad) que a mediados del siglo pasado se hizo popular aquella frase atribuida a Tom Wolfe : «No digáis a mi madre que soy periodista. Decidle que soy pianista en un burdel». Palabras que más de un diseñador gráfico ha tenido la tentación de hacer suyas en alguna ocasión.

Raro es el profesional del sector que en algún momento de su carrera, por larga o corta que sea, no se ha sentido alguna vez ninguneado. Algunos de los que han pasado más de una vez por ese tipo de situaciones han llegado a desarrollar, incluso, sus propias estrategias de defensa contra clientes pesados excesivamente exigentes. 

El intrusismo, sentirse mal pagados o el estrés que genera el frecuente «para ayer» y las eternas jornadas laborales son otras de las razones por las que muchos diseñadores gráficos se preguntan, de vez en cuando, qué estaban pensando cuando decidieron formarse para desarrollar esta labor.

Calendario de Alejandro Collado (CEV)

Aunque, sin quitar razón a sus quejas, existen numerosas razones por las que decidirse por esta profesión sigue siendo una buena opción.

☞  Vocación. La mayoría de los que trabajan esta profesión lo hacen por esta razón. Dedicarse a lo que te gusta compensa muchos de los hándicaps con los que cualquier profesional se encuentra a lo largo de su carrera.

☞ Demanda creciente. Toda empresa o profesional requiere, en algún momento, de los servicios que ofrece un diseñador gráfico. Y, por suerte, cada vez son más los que se dan cuenta de que eso no puede hacerlo cualquiera, sino que se requiere de un profesional de verdad.

☞ Ser tu propio jefe… o no. Son muchos los profesionales de este sector que trabajan como freelance, aunque también son cada vez más las empresas que prefieren contar con su propio diseñador gráfico de cabecera dentro de su plantilla.

☞  Trabaja donde quieras (o casi). La del diseñador gráfico es una de esas labores que puede permitirse el teletrabajo. Aunque no, para ser diseñador gráfico no hace falta que trabajes siempre en pijama.

☞ Imposible aburrirse. Y no solo por la cantidad de trabajo (que también), sino por la variedad de este. Las labores que puede desarrollar un diseñador gráfico suelen ser múltiples: diseñar logos, imágenes, packagins, look&feel de sitios webs, realizar labores de dirección creativa, de dirección de arte en una revista, etc.

 

De este punto se deriva, quizás, el más importante motivo de por qué ser diseñador gráfico, y es el relacionado con las salidas profesionales para los que se forman en esta materia:

  • Publicidad y marketing
  • Branding
  • Diseño editorial
  • Grafismo
  • Diseño web y redes sociales
  • Diseño de apps
  • Animación
  • Interiorismo
  • etc.
Proyecto Therapy de Andrea Orozco (CEV)

Las de arriba son solo algunas de ellas. Aunque para poder desarrollarlas es necesario una formación cualificada. Eso es lo que lleva ofreciendo desde hace más de 45 años CEV Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido.

Especializados en FP y con convenio con más de 1.200 empresas, CEV destaca por su metodología práctica y porque todos sus cursos están impartidos por profesores en activo, esto es, por personas que conocen a fondo la profesión y viven día a día sus pros y sus contras.

Entre su oferta de formación sobre diseño gráfico destacan estos dos cursos con sus respectivas características:

Técnico Superior en Artes Plásticas y Diseño de Gráfica Impresa + HND in Art and Design

Se trata de una doble titulación oficial en dos años: titulación española + titulación británica.

Al igual que el resto de cursos de la escuela, destaca su metodología práctica y dominio de software utilizados en el sector: InDesign, Photoshop, Illustrator y Dreamweaver.

Dispone de asignaturas propias como Señalética, Packaging o Illustrator aplicado, y su equipo docente lo componen profesionales en activo como diseñadores, ilustradores, artistas plásticos, programadores web y fotógrafos.

Calendario de Dylan Prado  (CEV)

Máster en Diseño Gráfico y Diseño Web

Además de por la metodología práctica, la utilización de software propio de la industria y profesorado especializado en distintas disciplinas del sector del diseño, el curso cuenta con Workshops de diseño de flyer, identidad corporativa, packaging y diseño editorial, microsite para comercio, microsite para evento, microsite informativo de producto, e-portfolio, sitio web corporativo y tienda online.

Las clases son reducidas, con un máximo de 14 alumnos, y la cuota de alumnos que trabajan en el sector supera el 90%.

¿Te animas, entonces, a probar en el mundo del diseño gráfico? 

 
*La imagen que aparece en el centro del artículo pertenece también a un trabajo desarrollado por una alumna de CEV

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Tan mal vista estaba por entonces la profesión de periodista (aunque no es que ahora tenga mucha mejor reputación, la verdad) que a mediados del siglo pasado se hizo popular aquella frase atribuida a Tom Wolfe : «No digáis a mi madre que soy periodista. Decidle que soy pianista en un burdel». Palabras que más de un diseñador gráfico ha tenido la tentación de hacer suyas en alguna ocasión.

Raro es el profesional del sector que en algún momento de su carrera, por larga o corta que sea, no se ha sentido alguna vez ninguneado. Algunos de los que han pasado más de una vez por ese tipo de situaciones han llegado a desarrollar, incluso, sus propias estrategias de defensa contra clientes pesados excesivamente exigentes. 

El intrusismo, sentirse mal pagados o el estrés que genera el frecuente «para ayer» y las eternas jornadas laborales son otras de las razones por las que muchos diseñadores gráficos se preguntan, de vez en cuando, qué estaban pensando cuando decidieron formarse para desarrollar esta labor.

Calendario de Alejandro Collado (CEV)

Aunque, sin quitar razón a sus quejas, existen numerosas razones por las que decidirse por esta profesión sigue siendo una buena opción.

☞  Vocación. La mayoría de los que trabajan esta profesión lo hacen por esta razón. Dedicarse a lo que te gusta compensa muchos de los hándicaps con los que cualquier profesional se encuentra a lo largo de su carrera.

☞ Demanda creciente. Toda empresa o profesional requiere, en algún momento, de los servicios que ofrece un diseñador gráfico. Y, por suerte, cada vez son más los que se dan cuenta de que eso no puede hacerlo cualquiera, sino que se requiere de un profesional de verdad.

☞ Ser tu propio jefe… o no. Son muchos los profesionales de este sector que trabajan como freelance, aunque también son cada vez más las empresas que prefieren contar con su propio diseñador gráfico de cabecera dentro de su plantilla.

☞  Trabaja donde quieras (o casi). La del diseñador gráfico es una de esas labores que puede permitirse el teletrabajo. Aunque no, para ser diseñador gráfico no hace falta que trabajes siempre en pijama.

☞ Imposible aburrirse. Y no solo por la cantidad de trabajo (que también), sino por la variedad de este. Las labores que puede desarrollar un diseñador gráfico suelen ser múltiples: diseñar logos, imágenes, packagins, look&feel de sitios webs, realizar labores de dirección creativa, de dirección de arte en una revista, etc.

 

De este punto se deriva, quizás, el más importante motivo de por qué ser diseñador gráfico, y es el relacionado con las salidas profesionales para los que se forman en esta materia:

  • Publicidad y marketing
  • Branding
  • Diseño editorial
  • Grafismo
  • Diseño web y redes sociales
  • Diseño de apps
  • Animación
  • Interiorismo
  • etc.
Proyecto Therapy de Andrea Orozco (CEV)

Las de arriba son solo algunas de ellas. Aunque para poder desarrollarlas es necesario una formación cualificada. Eso es lo que lleva ofreciendo desde hace más de 45 años CEV Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido.

Especializados en FP y con convenio con más de 1.200 empresas, CEV destaca por su metodología práctica y porque todos sus cursos están impartidos por profesores en activo, esto es, por personas que conocen a fondo la profesión y viven día a día sus pros y sus contras.

Entre su oferta de formación sobre diseño gráfico destacan estos dos cursos con sus respectivas características:

Técnico Superior en Artes Plásticas y Diseño de Gráfica Impresa + HND in Art and Design

Se trata de una doble titulación oficial en dos años: titulación española + titulación británica.

Al igual que el resto de cursos de la escuela, destaca su metodología práctica y dominio de software utilizados en el sector: InDesign, Photoshop, Illustrator y Dreamweaver.

Dispone de asignaturas propias como Señalética, Packaging o Illustrator aplicado, y su equipo docente lo componen profesionales en activo como diseñadores, ilustradores, artistas plásticos, programadores web y fotógrafos.

Calendario de Dylan Prado  (CEV)

Máster en Diseño Gráfico y Diseño Web

Además de por la metodología práctica, la utilización de software propio de la industria y profesorado especializado en distintas disciplinas del sector del diseño, el curso cuenta con Workshops de diseño de flyer, identidad corporativa, packaging y diseño editorial, microsite para comercio, microsite para evento, microsite informativo de producto, e-portfolio, sitio web corporativo y tienda online.

Las clases son reducidas, con un máximo de 14 alumnos, y la cuota de alumnos que trabajan en el sector supera el 90%.

¿Te animas, entonces, a probar en el mundo del diseño gráfico? 

 
*La imagen que aparece en el centro del artículo pertenece también a un trabajo desarrollado por una alumna de CEV

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¡Ya tenemos compañeros de viaje a la naturaleza suiza!
El grafiti que ensalza el esplendor romano de Mérida
Cuadernos de viaje con una niña autista
Todos los marzos sale el sol (al menos en Yorokobu)
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp