fbpx
4 de marzo 2016    /   BUSINESS
por
 

Cuando las grandes ciudades decidieron recuperar sus ríos

4 de marzo 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Algo pasó para que aquellas corrientes de agua continua sobre las que se articularon en su día las ciudades pasaran a tener una presencia prácticamente anecdótica en muchas de ellas. «Los ríos urbanos han quedado en desuso. Han pasado a ser espacios naturales inutilizados por el hombre».

Según Núria Vall-Llovera, gerente de Roca Barcelona Gallery, aquello ocurrió tras dos etapas previas. En la primera, «los ríos condicionaron la aparición de las ciudades, pues antiguamente eran una fuente de riego, de transporte o de energía». Después, su uso se tornó recreativo; los vecinos los visitaban para bañarse, para pasar el día en sus riberas… Pasada esta segunda fase, los ríos dejaron de interesar a las ciudades.

Seguían allí, donde siempre, pero ya no formaban parte de su día a día. Lo que allí sucedía no concernía a los ciudadanos, quienes, en demasiadas ocasiones, únicamente recalaban en su presencia cuando, al pasar cerca de ellos, el hedor de sus aguas los asaltaba.

Chapuzón Urbano Berlín

«Nos fuimos alejando de estas zonas debido a la creciente preocupación por la contaminación, la seguridad y la salud. Muchas vías fluviales urbanas cayeron en desuso y durante años las hemos tratado como alcantarillas y zonas industriales o bien como espacios baldíos de la ciudad que esperan a ser puenteados. En comparación con nuestros antepasados parece que nos alejamos temerosos de nuestros ríos urbanos».

En comparación con nuestros antepasados parece que nos alejamos temerosos de nuestros ríos urbanos

Pocas iniciativas por parte de las autoridades locales, prosigue Vall-Llovera, pensaban en aquellos espacios naturales como elementos a integrar en las propuestas urbanísticas.

Con los puertos, la situación era algo distinta. «Se han mantenido como zonas recreativas o de alta actividad, muchos de ellos epicentros turísticos, pero que no quedan integrados en el paisaje urbano de las ciudades ni en el día a día de sus habitantes».

Que los ríos y puertos volvieran a formar parte de la cotidianeidad de la ciudad era cuestión de tiempo. Aunque a algunas ciudades les están costando más que a otras darse cuenta de lo absurdo de dejarlos al margen, en general, el cambio de tendencia resulta evidente. «Sobre todo en las ciudades del norte de Europa. Hay mayor conciencia de la necesidad de recuperar estos espacios y para ello existen iniciativas para mejorar su accesibilidad, depurar sus aguas y favorecer el acercamiento y uso de estos espacios naturales infrautilizados».

Algunos de esos proyectos forman parte de la exposición Chapuzón Urbano, comisariada por Jane Withers, consultora británica en diseño y cofundadora de Wonderwater, y que Roca Barcelona Gallery recoge hasta el próximo 23 de abril.

«Se trata de proyectos innovadores, seleccionados por Withers, que permiten conocer alternativas y hacer reflexionar sobre la necesidad de crear espacios de ocio sostenible recuperando espacios naturales existentes», explica Vall- Llovera.

Copenhague Harbour Baths  es uno de ellos. «La transformación del puerto de Copenhague es un caso de éxito y se ha convertido en un proyecto de referencia en Europa siendo desde 2002 el puerto con el agua más segura para el nado en medio del casco urbano». Situado en una antigua zona industrial, en la actualidad existen 5 baños de puerto en el centro de la ciudad que están siendo emulados en otras ciudades danesas. La calidad mejorada del agua se logró modernizando el sistema de alcantarillado y desviando el agua de lluvia local para alcanzar unos estándares de calidad seguros para el baño. «Además de ofrecer un lugar para nadar seguro y cercano a la naturaleza, aunque situado en un entorno urbano, estos baños crean un nuevo paisaje que vincula la ciudad y el agua».

Chapuzón Urbano Copenhague

 

En el caso de Thames Baths  en Londres, Vall- Llovera lo considera «una gran apuesta por recuperar una actividad social muy arraigada en la sociedad londinense como era bañarse en el río». Los baños propuestos para tres emplazamientos del tramo del Támesis que atraviesa el centro de la ciudad han sido pensados no solo para satisfacer a los bañistas sino también atendiendo a las necesidades de la flora y la fauna local. El proyecto preveé la utilización de agua de lluvia o del grifo sin cloro, que puede limpiarse y renovarse de modo natural. «Se contempla como un paso más para brindar a los habitantes de la ciudad la oportunidad de interactuar de nuevo físicamente con sus canales fluviales y recuperar amplias franjas de espacio público al aire libre a menudo olvidadas».

Chapuzón Urbano Londres

 

«Cuando +Pool se inaugure, los neoyorquinos podrán nadar en las aguas de un río en pleno corazón de la ciudad por primera vez en más de 100 años». Vall- Lloverá subraya dos particularidades de este proyecto: «Por un lado, el sistema de filtraje, que se basa en el concepto de colador de ‘rejilla’ a base de capas cada vez más finas». El segundo elemento a destacar es el sistema de captación de fondos para llevar a cabo el proyecto. «En una primera fase, se lanzó una campaña de crowdfundig para poder testar el sistema de filtro. Posteriormente se han puesto a la venta baldosas personalizadas que integrarán suelo y paredes de la piscina». La piscina flotante, con forma de signo más, ha sido ideada para la práctica de la natación, tanto en su faceta de ocio como de competición.

Chapuzón Urbano NY

 

Flussbad es el proyecto que pretende recuperar un brazo del río Spree en el centro histórico de Berlín. «Se trata de crear un espacio apto para el baño pero con la menor intrusión arquitectónica posible con el objetivo de modificar lo mínimo el patrimonio de la ciudad». El tramo de canal, cercano a los 2 km, que rodea a la Isla de los Museos fue en su día una vía navegable que lleva en desuso algo más de un siglo. «Los arquitectos proponen colocar peldaños de piedra anchos para permitir a los bañistas acceder al agua y crear un área de relajación urbana con un impacto mínimo sobre el tejido histórico de la isla». Según se recoge en el dosier de la exposición, en la zona de baño, de 840 metros de longitud, fluirá agua del río purificada de forma natural mediante la introducción de paisajismo de biotopo y un sistema de filtración de cañaverales que crea, además, una franja verde que se abre paso a través del corazón histórico de Berlín.

Chapuzón Urbano Berlín

 

El proyecto King’s Cross Pond Club es diferente a los demás. Primero porque es temporal y, segundo, porque, como explica la gerente de Roca Barcelona Gallery, «no trata de rehabilitar el agua del río o puerto sino que utiliza el agua para recuperar una zona en desuso, concretamente una zona industrial y, además, basa su sistema de filtraje en la utilización de 83 plantas diferentes para crear un ciclo natural dentro de este espacio urbano industrializado». La instalación, que forma parte de Relay (programa centrado en las artes en el espacio público), se inauguró en mayo de 2015 y estará en funcionamiento hasta noviembre de este año.

Chapuzón Urbano KingCross London

 

Pool Bridge Besòs, proyecto encargado en exclusiva para la exposición, pretende unir Barcelona y Sant Adrià del Besòs mediante un puente-piscina. «De esta manera, se podría atravesar el río Besós caminando y también nadando en una piscina en el interior del puente». Este cumpliría una función adicional: la de plataforma de observación de la reserva natural, ya que, además de infraestructura e instalación de ocio, el puente tendría como fin contribuir a preservar este espacio natural.

Chapuzón Urbano Besós Barcelona

Además de estos proyectos, Chapuzón Urbano muestra varias propuestas desarrolladas por alumnos de distintas escuelas de arquitectura en las que se trata de recuperar el Port Vell y el río Besós para crear espacios de ocio sostenibles.

Algo pasó para que aquellas corrientes de agua continua sobre las que se articularon en su día las ciudades pasaran a tener una presencia prácticamente anecdótica en muchas de ellas. «Los ríos urbanos han quedado en desuso. Han pasado a ser espacios naturales inutilizados por el hombre».

Según Núria Vall-Llovera, gerente de Roca Barcelona Gallery, aquello ocurrió tras dos etapas previas. En la primera, «los ríos condicionaron la aparición de las ciudades, pues antiguamente eran una fuente de riego, de transporte o de energía». Después, su uso se tornó recreativo; los vecinos los visitaban para bañarse, para pasar el día en sus riberas… Pasada esta segunda fase, los ríos dejaron de interesar a las ciudades.

Seguían allí, donde siempre, pero ya no formaban parte de su día a día. Lo que allí sucedía no concernía a los ciudadanos, quienes, en demasiadas ocasiones, únicamente recalaban en su presencia cuando, al pasar cerca de ellos, el hedor de sus aguas los asaltaba.

Chapuzón Urbano Berlín

«Nos fuimos alejando de estas zonas debido a la creciente preocupación por la contaminación, la seguridad y la salud. Muchas vías fluviales urbanas cayeron en desuso y durante años las hemos tratado como alcantarillas y zonas industriales o bien como espacios baldíos de la ciudad que esperan a ser puenteados. En comparación con nuestros antepasados parece que nos alejamos temerosos de nuestros ríos urbanos».

En comparación con nuestros antepasados parece que nos alejamos temerosos de nuestros ríos urbanos

Pocas iniciativas por parte de las autoridades locales, prosigue Vall-Llovera, pensaban en aquellos espacios naturales como elementos a integrar en las propuestas urbanísticas.

Pocas iniciativas por parte de las autoridades locales, prosigue Vall-Llovera, pensaban en aquellos espacios naturales como elementos a integrar en las propuestas urbanísticas.

Con los puertos, la situación era algo distinta. «Se han mantenido como zonas recreativas o de alta actividad, muchos de ellos epicentros turísticos, pero que no quedan integrados en el paisaje urbano de las ciudades ni en el día a día de sus habitantes».

Que los ríos y puertos volvieran a formar parte de la cotidianeidad de la ciudad era cuestión de tiempo. Aunque a algunas ciudades les están costando más que a otras darse cuenta de lo absurdo de dejarlos al margen, en general, el cambio de tendencia resulta evidente. «Sobre todo en las ciudades del norte de Europa. Hay mayor conciencia de la necesidad de recuperar estos espacios y para ello existen iniciativas para mejorar su accesibilidad, depurar sus aguas y favorecer el acercamiento y uso de estos espacios naturales infrautilizados».

Algunos de esos proyectos forman parte de la exposición Chapuzón Urbano, comisariada por Jane Withers, consultora británica en diseño y cofundadora de Wonderwater, y que Roca Barcelona Gallery recoge hasta el próximo 23 de abril.

«Se trata de proyectos innovadores, seleccionados por Withers, que permiten conocer alternativas y hacer reflexionar sobre la necesidad de crear espacios de ocio sostenible recuperando espacios naturales existentes», explica Vall- Llovera.

Copenhague Harbour Baths  es uno de ellos. «La transformación del puerto de Copenhague es un caso de éxito y se ha convertido en un proyecto de referencia en Europa siendo desde 2002 el puerto con el agua más segura para el nado en medio del casco urbano». Situado en una antigua zona industrial, en la actualidad existen 5 baños de puerto en el centro de la ciudad que están siendo emulados en otras ciudades danesas. La calidad mejorada del agua se logró modernizando el sistema de alcantarillado y desviando el agua de lluvia local para alcanzar unos estándares de calidad seguros para el baño. «Además de ofrecer un lugar para nadar seguro y cercano a la naturaleza, aunque situado en un entorno urbano, estos baños crean un nuevo paisaje que vincula la ciudad y el agua».

Chapuzón Urbano Copenhague

 

En el caso de Thames Baths  en Londres, Vall- Llovera lo considera «una gran apuesta por recuperar una actividad social muy arraigada en la sociedad londinense como era bañarse en el río». Los baños propuestos para tres emplazamientos del tramo del Támesis que atraviesa el centro de la ciudad han sido pensados no solo para satisfacer a los bañistas sino también atendiendo a las necesidades de la flora y la fauna local. El proyecto preveé la utilización de agua de lluvia o del grifo sin cloro, que puede limpiarse y renovarse de modo natural. «Se contempla como un paso más para brindar a los habitantes de la ciudad la oportunidad de interactuar de nuevo físicamente con sus canales fluviales y recuperar amplias franjas de espacio público al aire libre a menudo olvidadas».

Chapuzón Urbano Londres

 

«Cuando +Pool se inaugure, los neoyorquinos podrán nadar en las aguas de un río en pleno corazón de la ciudad por primera vez en más de 100 años». Vall- Lloverá subraya dos particularidades de este proyecto: «Por un lado, el sistema de filtraje, que se basa en el concepto de colador de ‘rejilla’ a base de capas cada vez más finas». El segundo elemento a destacar es el sistema de captación de fondos para llevar a cabo el proyecto. «En una primera fase, se lanzó una campaña de crowdfundig para poder testar el sistema de filtro. Posteriormente se han puesto a la venta baldosas personalizadas que integrarán suelo y paredes de la piscina». La piscina flotante, con forma de signo más, ha sido ideada para la práctica de la natación, tanto en su faceta de ocio como de competición.

Chapuzón Urbano NY

 

Flussbad es el proyecto que pretende recuperar un brazo del río Spree en el centro histórico de Berlín. «Se trata de crear un espacio apto para el baño pero con la menor intrusión arquitectónica posible con el objetivo de modificar lo mínimo el patrimonio de la ciudad». El tramo de canal, cercano a los 2 km, que rodea a la Isla de los Museos fue en su día una vía navegable que lleva en desuso algo más de un siglo. «Los arquitectos proponen colocar peldaños de piedra anchos para permitir a los bañistas acceder al agua y crear un área de relajación urbana con un impacto mínimo sobre el tejido histórico de la isla». Según se recoge en el dosier de la exposición, en la zona de baño, de 840 metros de longitud, fluirá agua del río purificada de forma natural mediante la introducción de paisajismo de biotopo y un sistema de filtración de cañaverales que crea, además, una franja verde que se abre paso a través del corazón histórico de Berlín.

Chapuzón Urbano Berlín

 

El proyecto King’s Cross Pond Club es diferente a los demás. Primero porque es temporal y, segundo, porque, como explica la gerente de Roca Barcelona Gallery, «no trata de rehabilitar el agua del río o puerto sino que utiliza el agua para recuperar una zona en desuso, concretamente una zona industrial y, además, basa su sistema de filtraje en la utilización de 83 plantas diferentes para crear un ciclo natural dentro de este espacio urbano industrializado». La instalación, que forma parte de Relay (programa centrado en las artes en el espacio público), se inauguró en mayo de 2015 y estará en funcionamiento hasta noviembre de este año.

Chapuzón Urbano KingCross London

 

Pool Bridge Besòs, proyecto encargado en exclusiva para la exposición, pretende unir Barcelona y Sant Adrià del Besòs mediante un puente-piscina. «De esta manera, se podría atravesar el río Besós caminando y también nadando en una piscina en el interior del puente». Este cumpliría una función adicional: la de plataforma de observación de la reserva natural, ya que, además de infraestructura e instalación de ocio, el puente tendría como fin contribuir a preservar este espacio natural.

Chapuzón Urbano Besós Barcelona

Además de estos proyectos, Chapuzón Urbano muestra varias propuestas desarrolladas por alumnos de distintas escuelas de arquitectura en las que se trata de recuperar el Port Vell y el río Besós para crear espacios de ocio sostenibles.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Entrevista con un videojuego
Matar el machismo con amor
Los abuelos que previeron la crisis
Así serían los perritos calientes si se hubieran inventado en Japón
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Un rio muy chulo que recuperaron era el que atravesaba Seúl, estaba cubierto por una carretera y básicamente era un rio podrido y lo han recuperado eliminando esa carretera y creando un parque urbano

  • un magnifico ejemplo es la Ria de Bilbao, en su dia un paradigma de contaminación postindustrial, turbia y hedionda, y hoy acoge campeonatos intenarcionales de SUP Stand Up Paddle Surf http://www.bilbaoworldsupchallenge.com/ o de clavadistas -Cliff Diving- , de la mano de RedBull http://www.bilbaoworldsupchallenge.com/. Más allá de los eventos, los bilbainos de B´waters http://www.bwaters.org/ le dan vida a las aguas con actividades «en remojo» para todas las edades.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *