24 de julio 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

La portada de Yorokobu de Chefo Bravo que nos saca del letargo

24 de julio 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Apenas se distingue. Solo empieza a vislumbrarse algo. Cierra un poco los ojos. Achínalos. Míralo con perspectiva. ¿Lo ves? Efectivamente, en esta portada pone Yorokobu. Un Yorokobu níveo, blanco, puro… Un Yorokobu que sale del letargo y empieza de nuevo, después de unos meses de reseteo, y comienza a resurgir en esta nueva normalidad. Lo hace tímidamente, poco a poco, con pasos cortos pero firmes. El punto rojo lo deja claro. Marca «on». Hemos vuelto. Ya no hay marcha atrás.

Así es como el artista Chefo Bravo ha querido simbolizar este nuevo despertar en el que se encuentra el mundo. Y lo ha hecho con una de las técnicas que más le gusta: el lettering en 3D. Blanco sobre blanco. 

«Son las sombras las que dejan entrever las letras», dice Chefo, «el objetivo, y la mayor dificultad ha sido esconder al máximo lo que normalmente más se ve y dejar que sean las sombras, la oscuridad, lo que modele el lettering». Y esa es precisamente la metáfora que esconde esta pieza: «Por suerte o por desgracia, tenemos la posibilidad de cambiar muchas cosas del pasado y este es el momento de hacerlo, de definir lo que queremos llegar a ser»

Un punto de luz rojo indica que todo está en marcha. De repente, nos han abierto las puertas y la luz nos ha cegado. Es cuestión de tiempo que todo vuelva a ser nítido. Nunca antes hemos tenido una oportunidad semejante. El futuro está por escribirse.

Apenas se distingue. Solo empieza a vislumbrarse algo. Cierra un poco los ojos. Achínalos. Míralo con perspectiva. ¿Lo ves? Efectivamente, en esta portada pone Yorokobu. Un Yorokobu níveo, blanco, puro… Un Yorokobu que sale del letargo y empieza de nuevo, después de unos meses de reseteo, y comienza a resurgir en esta nueva normalidad. Lo hace tímidamente, poco a poco, con pasos cortos pero firmes. El punto rojo lo deja claro. Marca «on». Hemos vuelto. Ya no hay marcha atrás.

Así es como el artista Chefo Bravo ha querido simbolizar este nuevo despertar en el que se encuentra el mundo. Y lo ha hecho con una de las técnicas que más le gusta: el lettering en 3D. Blanco sobre blanco. 

«Son las sombras las que dejan entrever las letras», dice Chefo, «el objetivo, y la mayor dificultad ha sido esconder al máximo lo que normalmente más se ve y dejar que sean las sombras, la oscuridad, lo que modele el lettering». Y esa es precisamente la metáfora que esconde esta pieza: «Por suerte o por desgracia, tenemos la posibilidad de cambiar muchas cosas del pasado y este es el momento de hacerlo, de definir lo que queremos llegar a ser»

Un punto de luz rojo indica que todo está en marcha. De repente, nos han abierto las puertas y la luz nos ha cegado. Es cuestión de tiempo que todo vuelva a ser nítido. Nunca antes hemos tenido una oportunidad semejante. El futuro está por escribirse.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Yorokobu de empezar el año por el principio
La hija del psicoanálisis dibuja
Stack Magazines: El ojeador de revistas te manda a casa una distinta cada mes
Manifiesto por un buen uso del email
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp