30 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Chicago no tiene nada que envidiar a Nueva York

30 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Nueva York siempre ha representado el skyline por antonomasia. La vista de Manhattan es la más retratada por la industria de Hollywood, fábrica de sueños y máquina de propaganda del modo de vida estadounidense. Según este esquema, Chicago recibe mucha menos atención de las cámaras, pero el que haya tenido la oportunidad de visitar la capital del estado de Illinois habrá podido constatar que tiene poco que envidiar a su rival neoyorquino desde el punto de vista arquitectónico. Este trabajo de Eric Hines no hace más que constatarlo.

El fotógrafo ha creado un ‘timelapse’ que retrata la metrópolis desde múltiples ángulos y permite apreciar la calidad de los edificios de una ciudad que lleva más de un siglo siendo un laboratorio de experimentación para los grandes arquitectos.

Hines realizó más de 30.000 fotografías con una Canon 5D Mark III entre julio y octubre de 2012 para crear esta pieza, inspirado por «ese sentimiento misterioso que tiene Chicago cuando cae la noche».

Fuente: Vimeo Staff Picks

Relacionado:

Las Islas Vírgenes sin el filtro artificial de las oficinas de turismo

Las aventuras de Lukas Backland en Tokio

Nueva York siempre ha representado el skyline por antonomasia. La vista de Manhattan es la más retratada por la industria de Hollywood, fábrica de sueños y máquina de propaganda del modo de vida estadounidense. Según este esquema, Chicago recibe mucha menos atención de las cámaras, pero el que haya tenido la oportunidad de visitar la capital del estado de Illinois habrá podido constatar que tiene poco que envidiar a su rival neoyorquino desde el punto de vista arquitectónico. Este trabajo de Eric Hines no hace más que constatarlo.

El fotógrafo ha creado un ‘timelapse’ que retrata la metrópolis desde múltiples ángulos y permite apreciar la calidad de los edificios de una ciudad que lleva más de un siglo siendo un laboratorio de experimentación para los grandes arquitectos.

Hines realizó más de 30.000 fotografías con una Canon 5D Mark III entre julio y octubre de 2012 para crear esta pieza, inspirado por «ese sentimiento misterioso que tiene Chicago cuando cae la noche».

Fuente: Vimeo Staff Picks

Relacionado:

Las Islas Vírgenes sin el filtro artificial de las oficinas de turismo

Las aventuras de Lukas Backland en Tokio

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una droga llamada ASMR
La nueva colección de Ai Ai Ai
Riccardo Falcinelli: «Los colores neutros abundan en el diseño del hogar porque dan sensación de espacio a pisos cada vez más pequeños»
75 años del Golden Gate Bridge
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad