Publicado: 30 de octubre 2012 11:34  /   CREATIVIDAD
por
 

Chicago no tiene nada que envidiar a Nueva York

Publicado: 30 de octubre 2012 11:34  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Nueva York siempre ha representado el skyline por antonomasia. La vista de Manhattan es la más retratada por la industria de Hollywood, fábrica de sueños y máquina de propaganda del modo de vida estadounidense. Según este esquema, Chicago recibe mucha menos atención de las cámaras, pero el que haya tenido la oportunidad de visitar la capital del estado de Illinois habrá podido constatar que tiene poco que envidiar a su rival neoyorquino desde el punto de vista arquitectónico. Este trabajo de Eric Hines no hace más que constatarlo.

El fotógrafo ha creado un ‘timelapse’ que retrata la metrópolis desde múltiples ángulos y permite apreciar la calidad de los edificios de una ciudad que lleva más de un siglo siendo un laboratorio de experimentación para los grandes arquitectos.

Hines realizó más de 30.000 fotografías con una Canon 5D Mark III entre julio y octubre de 2012 para crear esta pieza, inspirado por “ese sentimiento misterioso que tiene Chicago cuando cae la noche”.

Fuente: Vimeo Staff Picks

Relacionado:

Las Islas Vírgenes sin el filtro artificial de las oficinas de turismo

Las aventuras de Lukas Backland en Tokio

Nueva York siempre ha representado el skyline por antonomasia. La vista de Manhattan es la más retratada por la industria de Hollywood, fábrica de sueños y máquina de propaganda del modo de vida estadounidense. Según este esquema, Chicago recibe mucha menos atención de las cámaras, pero el que haya tenido la oportunidad de visitar la capital del estado de Illinois habrá podido constatar que tiene poco que envidiar a su rival neoyorquino desde el punto de vista arquitectónico. Este trabajo de Eric Hines no hace más que constatarlo.

El fotógrafo ha creado un ‘timelapse’ que retrata la metrópolis desde múltiples ángulos y permite apreciar la calidad de los edificios de una ciudad que lleva más de un siglo siendo un laboratorio de experimentación para los grandes arquitectos.

Hines realizó más de 30.000 fotografías con una Canon 5D Mark III entre julio y octubre de 2012 para crear esta pieza, inspirado por “ese sentimiento misterioso que tiene Chicago cuando cae la noche”.

Fuente: Vimeo Staff Picks

Relacionado:

Las Islas Vírgenes sin el filtro artificial de las oficinas de turismo

Las aventuras de Lukas Backland en Tokio

Compártelo twitter facebook whatsapp
El asesino binario (Binary Killer)
La jungla no tiene por qué ser verde
Esta es la portada ganadora de Hazlo Tú
La peregrina era una botella de Aquarius
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.