30 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Chicas guapas comiendo en directo: un pasatiempo en auge en Corea

30 de enero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Del país donde los mejores jugones son estrellas con contratos millonarios llega una nueva tendencia que lleva cociéndose en los últimos años: el voyeurismo gastronómico. Durante los últimos años se han popularizado las emisiones en directo de personas que se dedican a comer grandes cantidades de comida delante de la cámara.

«La reina de este curioso fenómeno es la Diva, una esquélitica y guapa mujer de 33 años, aparentemente bendecida con un estómago con capacidad para engullir varios elefantes y el metabolismo de un colibrí», explica un artículo de Frances Cha para CNN.

La comilona profesional, cuyo nombre real es Park Seo-Yeon, gana alrededor de 9.300 dólares al mes de sus emisiones en directo aunque su pasatiempo acarrea muchos gastos. «Invierte una media de 3.000 dólares al mes comprando comida para su programa, que suele emitir entre 4 y 6 horas por noche». En ese tiempo puede llegar a comer 4 pizzas o 3 kilos de carne.

Las emisiones se realizan a través de Afreeca TV, un servicio de streaming online gratuito. Los ingresos del programa de Park Seo-Yeon llegan a través de la compra de «globos virtuales» que se envían a la protagonista.

5% de los 5.000 canales que se emiten en esta web están relacionados con la temática de comer en directo. A diario este servicio de streaming recibe 3 millones de usuarios según datos de la CNN, un interesante caso de estudio para el entretenimiento descentralizado. El otro punto reseñable es que más personas acceden a la página a través del móvil que desde un ordenador de sobremesa o portátil.

Entre las razones sociológicas que se han ofrecido para intentar explicar este fenómeno está la presión para bajar de peso entre las jóvenes coreanas, que encuentran una manera de engullir comida a través de estos programas, y el aislamiento de las nuevas generaciones, que acuden a estos lugares para paliar su soledad.

Orígenes del termino Muk-bang

1337601322Según explica la web K-Pop Decoder dedicada a la cultura musical coreana, la palabra se empezó a popularizar gracias al actor Ha Jeong-woo, cuyas escenas cinematográficas en las que disfrutaba de comida con semblante serio y concentrado se convirtieron en un meme entre los jóvenes coreanos.

K-pop Decoder explica que el termino es una combinación entre la primera sílaba de Muk-da, que significa ‘comer’ en coreano, y la segundo sílaba de Jjal-bang, la jerga que utilizan los usuarios del foro para describir una foto graciosa que se añade a cada actualización.

Desde un prisma occidental es común reaccionar a este tipo de noticias como una señal de los «raros» que son los asiáticos algo que quizá tiene mucho que ver con la cobertura que se da a este tipo de tendencias. Lo primero que hay que tener en cuenta es que su popularidad entre un pequeño pero nutrido grupo de personas no significa que sea un símbolo de la sociedad entera. Tampoco nosotros somos nadie para señalar costumbres o comportamientos extraños.

Más información: South Korea’s online trend: Paying to watch a pretty girl eat

Relacionadas: Niñas lamiendo pomos de puerta

Foto portada: Reuters

Del país donde los mejores jugones son estrellas con contratos millonarios llega una nueva tendencia que lleva cociéndose en los últimos años: el voyeurismo gastronómico. Durante los últimos años se han popularizado las emisiones en directo de personas que se dedican a comer grandes cantidades de comida delante de la cámara.

«La reina de este curioso fenómeno es la Diva, una esquélitica y guapa mujer de 33 años, aparentemente bendecida con un estómago con capacidad para engullir varios elefantes y el metabolismo de un colibrí», explica un artículo de Frances Cha para CNN.

La comilona profesional, cuyo nombre real es Park Seo-Yeon, gana alrededor de 9.300 dólares al mes de sus emisiones en directo aunque su pasatiempo acarrea muchos gastos. «Invierte una media de 3.000 dólares al mes comprando comida para su programa, que suele emitir entre 4 y 6 horas por noche». En ese tiempo puede llegar a comer 4 pizzas o 3 kilos de carne.

Las emisiones se realizan a través de Afreeca TV, un servicio de streaming online gratuito. Los ingresos del programa de Park Seo-Yeon llegan a través de la compra de «globos virtuales» que se envían a la protagonista.

5% de los 5.000 canales que se emiten en esta web están relacionados con la temática de comer en directo. A diario este servicio de streaming recibe 3 millones de usuarios según datos de la CNN, un interesante caso de estudio para el entretenimiento descentralizado. El otro punto reseñable es que más personas acceden a la página a través del móvil que desde un ordenador de sobremesa o portátil.

Entre las razones sociológicas que se han ofrecido para intentar explicar este fenómeno está la presión para bajar de peso entre las jóvenes coreanas, que encuentran una manera de engullir comida a través de estos programas, y el aislamiento de las nuevas generaciones, que acuden a estos lugares para paliar su soledad.

Orígenes del termino Muk-bang

1337601322Según explica la web K-Pop Decoder dedicada a la cultura musical coreana, la palabra se empezó a popularizar gracias al actor Ha Jeong-woo, cuyas escenas cinematográficas en las que disfrutaba de comida con semblante serio y concentrado se convirtieron en un meme entre los jóvenes coreanos.

K-pop Decoder explica que el termino es una combinación entre la primera sílaba de Muk-da, que significa ‘comer’ en coreano, y la segundo sílaba de Jjal-bang, la jerga que utilizan los usuarios del foro para describir una foto graciosa que se añade a cada actualización.

Desde un prisma occidental es común reaccionar a este tipo de noticias como una señal de los «raros» que son los asiáticos algo que quizá tiene mucho que ver con la cobertura que se da a este tipo de tendencias. Lo primero que hay que tener en cuenta es que su popularidad entre un pequeño pero nutrido grupo de personas no significa que sea un símbolo de la sociedad entera. Tampoco nosotros somos nadie para señalar costumbres o comportamientos extraños.

Más información: South Korea’s online trend: Paying to watch a pretty girl eat

Relacionadas: Niñas lamiendo pomos de puerta

Foto portada: Reuters

Compártelo twitter facebook whatsapp
Volver al siglo XIX a través de una capa de colodión húmedo
Barcelona se sale del menú
Fotógrafos comprometidos hasta las cejas con sus fotos
La faceta más lúdica de los fotógrafos icónicos de la agencia Magnum
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 29
  • No sólo son tías guapas. Creo haber visto en algún sitio que el que más se ha forrado con esta cosa es un coreano gordo y graciosete que come con mucha alegría y fruición.

  • En unas semanas qdo sten gordas d tanto comer dejaran d verlas y tndran q buscarse un oficio

  • Tienes mucha razón Marcus. Cuando vi la noticia, pensé algo parecido sin organizar del todo mis pensamientos. Lo cierto es que muchas de nuestras costumbres, ni son generales (tampoco se podría decir los españolos somos o los coreanos son…) ni son agradables (corridas de toros, por ejemplo).

    Yo sugiero dedicar más tiempo a joyas olvidadas del año pasado como éstas:

    http://www.elpisapapeles.com/cultura/musica-cine-television/salvar-naufragio-cine-considerar-2013.php

    • Gracias Luis. Tengo la sensación de que desde aquí somos muy rápidos a la hora de juzgar las costumbres los asiáticos de ahí surgía mi reflexión…

      Saludos!

  • Lo cierto es que, aunque parezca que no (porque vamos a restaurantes), el comer es un acto muy íntimo. Por eso lo disfrazamos de socializar. Dedicarte a ser observado mientras comes no deja de ser una mera imitación de un peep show. El que mira se siente poderoso frente al que (figuradamente) se desnuda.

  • Yo creo todas estas cosas, igual que los hikikomori, lo hacen para reírse de nosotros. tienen una especie de Elmundotoday asiático que van sacando cosas para escandalizar a los occidentales y partirse el culo. aunque a mí después de lo de los furrys nada consigue hacerme alzar una ceja.

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad