10 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Child’s Own Studio: Juguetes con alma de garabato

10 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Un perro con alas, una foca con piel de vaca y cuerno de unicornio, un pez convertido en superhéroe, una rana con chistera y monóculo amiga de otra aficionada a los videojuegos… Se llama imaginación y afecta sobre todo a la población infantil. Algunos de los aquejados expresan sus síntomas mediante la narración de historias de lo más enrevesadas o dibujando extraños personajes.

Tan extraños que, en ocasiones, parecen simples garabatos. En otras, los trazos están mejor definidos y permiten apreciar figuras de apariencias tan insólitas como las descritas arriba.

Hace unos años, la canadiense Wendy Tsao tomó uno de estos dibujos de su hijo de 4 años para convertirlo en algo real. Desde entonces se cuentan por centenas el número de juguetes de peluche que ha desarrollado a partir de los bocetos diseñados por niños y que recibe por mail o por correo ordinario en Child’s Own Studio.

El precio por juguete fabricado está entre los 60 y los 130 dólares canadienses (entre los 45 y los 98 euros, aproximadamente) y aunque también acepta bocetos enviados por adultos, Wendy prefiere que sean los niños los que diseñen sus propios juguetes.

Gracias por la pista, Roberto Albares.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Un perro con alas, una foca con piel de vaca y cuerno de unicornio, un pez convertido en superhéroe, una rana con chistera y monóculo amiga de otra aficionada a los videojuegos… Se llama imaginación y afecta sobre todo a la población infantil. Algunos de los aquejados expresan sus síntomas mediante la narración de historias de lo más enrevesadas o dibujando extraños personajes.

Tan extraños que, en ocasiones, parecen simples garabatos. En otras, los trazos están mejor definidos y permiten apreciar figuras de apariencias tan insólitas como las descritas arriba.

Hace unos años, la canadiense Wendy Tsao tomó uno de estos dibujos de su hijo de 4 años para convertirlo en algo real. Desde entonces se cuentan por centenas el número de juguetes de peluche que ha desarrollado a partir de los bocetos diseñados por niños y que recibe por mail o por correo ordinario en Child’s Own Studio.

El precio por juguete fabricado está entre los 60 y los 130 dólares canadienses (entre los 45 y los 98 euros, aproximadamente) y aunque también acepta bocetos enviados por adultos, Wendy prefiere que sean los niños los que diseñen sus propios juguetes.

Gracias por la pista, Roberto Albares.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pedro Torrijos, el arquitecto de historias improbables
Una flor en la ciudad, by Kenzo
Los juguetes de antes se fabricaban para perdurar
El trabajo esclavo en la moda sigue estando a la orden del día
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad