3 de febrero 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Aprender chino con dibujos

3 de febrero 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El mundo de un occidental está formado por una cadena de letras. Todo lo que ve y todo lo que piensa puede representarse por un grupo de caracteres. Pero los chinos construyen el mundo de un modo distinto. No solo sitúan los países desde otra perspectiva (para ellos, China es el centro del planeta). También el lenguaje funciona de forma diferente.

El chino mandarín no utiliza el alfabeto. Esta lengua se construye sobre sinogramas y cada uno de ellos representa un concepto. Luego se van uniendo para formar ideas más complejas. Unos vienen de una interpretación fonética y otros, de una interpretación semántica o lexical.

Esta diferencia de concepto supone un cierto alejamiento entre los hablantes de los dos mundos. El esfuerzo es tal que muchos se rinden antes de empezar. La taiwanesa ShaoLan vivió el asunto en casa. Fuera, en las calles de Londres, sus hijos hablaban inglés. En casa, ver la vida en chino resultaba agotador.

La emprendedora decidió crear un método que facilitara el aprendizaje de este idioma. Descubrió que una de las dificultades es que los sinogramas, para un occidental, en principio no evocan nada. No son más que una serie de palos desordenados imposibles de pronunciar. Pero ShaoLan quiso darles un significado universal y se dedicó a hacer dibujos de varios sinogramas.

El método, llamado Chineasy, propone ir uniendo sinogramas en conceptos más complejos (idiogramas y pictogramas) como si se tratase de unir bloques de construcción.

c27

c34

c8

c9

c28

c11

c12

c20

c22

c32

c31

c15

c29

c33

c17

c36

c30

c10

c18

c19

c21

c16

c24

c25

c26

c7

c13

El mundo de un occidental está formado por una cadena de letras. Todo lo que ve y todo lo que piensa puede representarse por un grupo de caracteres. Pero los chinos construyen el mundo de un modo distinto. No solo sitúan los países desde otra perspectiva (para ellos, China es el centro del planeta). También el lenguaje funciona de forma diferente.

El chino mandarín no utiliza el alfabeto. Esta lengua se construye sobre sinogramas y cada uno de ellos representa un concepto. Luego se van uniendo para formar ideas más complejas. Unos vienen de una interpretación fonética y otros, de una interpretación semántica o lexical.

Esta diferencia de concepto supone un cierto alejamiento entre los hablantes de los dos mundos. El esfuerzo es tal que muchos se rinden antes de empezar. La taiwanesa ShaoLan vivió el asunto en casa. Fuera, en las calles de Londres, sus hijos hablaban inglés. En casa, ver la vida en chino resultaba agotador.

La emprendedora decidió crear un método que facilitara el aprendizaje de este idioma. Descubrió que una de las dificultades es que los sinogramas, para un occidental, en principio no evocan nada. No son más que una serie de palos desordenados imposibles de pronunciar. Pero ShaoLan quiso darles un significado universal y se dedicó a hacer dibujos de varios sinogramas.

El método, llamado Chineasy, propone ir uniendo sinogramas en conceptos más complejos (idiogramas y pictogramas) como si se tratase de unir bloques de construcción.

c27

c34

c8

c9

c28

c11

c12

c20

c22

c32

c31

c15

c29

c33

c17

c36

c30

c10

c18

c19

c21

c16

c24

c25

c26

c7

c13

Compártelo twitter facebook whatsapp
El drama de los niños sin padres
¿Están tus logotipos entre los mejores de 2016?
Ni Londres ni Nueva York, puedes buscarte la vida en Kampala
Dustin Cohen y los reyes de Brooklyn
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 40
  • No es exactamente así. Los sinogramas son ya «dibujos». No ha sido Shao Lan quien les ha dado un significado universal, el significado dibujado estuvo siempre ahí. En eso se basan los sinogramas. Por eso leer chino es una sensación extraña: puedes entender el texto aunque no sepas pronunciarlo. El mérito maravilloso de Shao Lin está en evidenciar muy claramente el dibujo que cada sinograma contiene.

    • Sí, a mí también me parece muy guay y me molesta que es lo expliquen mal: ni es un método revolucionario ni es para aprender chino. Molaría que en vez de libro sacasen tarjetas de hanzi.

      • Yo llevo 2 años estudiando chino y me es imposible entender una frase todavía, es muy complicado y al ser un país tan grande cambia mucho la pronunciación. Al trabajar tanto todavía no me he podido poner en serio a estudiarlo diariamente. saludos y mucha suerte con el chino!

  • Este método es interesante y visualmente atractivo pero a veces y según qué caracteres resulta forzado. La mayoría de las veces no existe el más remoto parecido entre el carácter y lo que represenra lo cual no facilita para nada la memorización.

    Para aprender los caracteres chinos es mucho más útil un método basado en los radicales que son las unidades básicas de significado en base a los cuales se construyen los caracteres. Este método me parece muchísimo más útil, sencilio e intuitivo:

    http://www.hanzibox.com

    Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad