5 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

La portada lúdica de Christian Baumgartner para Yorokobu

5 de noviembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Esta vida es mejor tomársela como un juego. En el caso de Christian Baumgartner, fotógrafo y realizador publicitario freelance, podría decirse que lo suyo con Yorokobu ha sido como una especie de pilla-pilla. Tenía pendiente hacer una portada para la revista, pero hasta ahora no había encontrado ni el momento ni la inspiración. ¿Cómo encajar su técnica, la fotografía publicitaria, el bodegón, con el estilo de Yorokobu? Y un día, de una manera «un poco random», explica, se le ocurrió la idea.

«Fue un momento de inspiración, ahora que estoy trabajando con manos y con ese mundo más conceptual donde son ellas las que cuenta una historia», dice. Vio la oportunidad de convertirlas en su sello personal y creativo y quiso aprovecharlo para crear la portada de la revista de noviembre. Después sumó el elemento del juego, del póker, de las cartas. Juego tomado como reto, como desafío. Y un toque de azar, que es como llegan las buenas ideas. 

Christian Baumgartner

«Elegí las cartas porque me daban mucho juego para poder representar lo que quisiera», indica. «A través del juego puedo representar qué es Yorokobu: una especie de abanico inspiracional en el que, además, te lo pasas bien. Tiene ese doble trasfondo: ves arte, ves cultura, ves tecnología… y a la vez te lo están contando con una pizca de gracia».

«También me lo puedo llevar a un mundo más rompecabezas, más mental», divaga. Quizá por eso la fotografía final es, en realidad, un fotocollage: las manos del chico de una foto; las manos de la chica de otra… Así hasta conseguir la perfección que busca en sus trabajos. Jugando, encajando piezas, apostando. Porque la vida es un juego donde gana el que más disfruta.

Esta vida es mejor tomársela como un juego. En el caso de Christian Baumgartner, fotógrafo y realizador publicitario freelance, podría decirse que lo suyo con Yorokobu ha sido como una especie de pilla-pilla. Tenía pendiente hacer una portada para la revista, pero hasta ahora no había encontrado ni el momento ni la inspiración. ¿Cómo encajar su técnica, la fotografía publicitaria, el bodegón, con el estilo de Yorokobu? Y un día, de una manera «un poco random», explica, se le ocurrió la idea.

«Fue un momento de inspiración, ahora que estoy trabajando con manos y con ese mundo más conceptual donde son ellas las que cuenta una historia», dice. Vio la oportunidad de convertirlas en su sello personal y creativo y quiso aprovecharlo para crear la portada de la revista de noviembre. Después sumó el elemento del juego, del póker, de las cartas. Juego tomado como reto, como desafío. Y un toque de azar, que es como llegan las buenas ideas. 

Christian Baumgartner

«Elegí las cartas porque me daban mucho juego para poder representar lo que quisiera», indica. «A través del juego puedo representar qué es Yorokobu: una especie de abanico inspiracional en el que, además, te lo pasas bien. Tiene ese doble trasfondo: ves arte, ves cultura, ves tecnología… y a la vez te lo están contando con una pizca de gracia».

«También me lo puedo llevar a un mundo más rompecabezas, más mental», divaga. Quizá por eso la fotografía final es, en realidad, un fotocollage: las manos del chico de una foto; las manos de la chica de otra… Así hasta conseguir la perfección que busca en sus trabajos. Jugando, encajando piezas, apostando. Porque la vida es un juego donde gana el que más disfruta.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF de la Gran Oportunidad por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Numerografía: dígitos que nacen de triángulos
‘Levanta la décima’, el social game de Bwin y el Real Madrid
La ecuación de la creatividad en nuestro cerebro
Tirar la basura no es tan deleznable: aumenta la creatividad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad