24 de noviembre 2017    /   CIENCIA
por
 

Una desconocida científica china, tan genial como Da Vinci

24 de noviembre 2017    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Durante la primera etapa de la  Dinastía Qing (ch’ing) que gobernó China desde el siglo XVII hasta el XX las mujeres no tenían derechos legales ni recibían educación fuera de las tareas domésticas y femeninas.

Y sin embargo Wang Zhenyi se las arregló para convertirse en matemática, astrónoma, escritora de libros de texto y poeta, además de dominar varias artes marciales y el tiro con arco.

Todo esto sólo  con la ayuda de su padre y abuelo, eruditos de la época, y la lectura de libros de su biblioteca familiar, ya que no recibió educación reglada alguna.

Casada a los 25 años  Wang Zhenyi alcanzó fama como poeta y llegó incluso a dar clase a estudiantes varones, algo inaudito en la China de la época.

Durante su carrera explicó y calculó el movimiento de los equinoccios y estudió los eclipses lunares, que también divulgó en artículos populares al igual que el teorema de Pitágoras y otros elementos geométricos.

Escribió 12 libros de astronomía y matemáticas incluyendo en sus libros de texto sobre cálculo nuevos métodos sencillos para facilitar la comprensión a sus estudiantes.

Viajó mucho y estos viajes y sus estudios científicos le proporcionaron también inspiración literaria: escribió hasta 13 libros de poesía.

En su vida privada tuvo un matrimonio feliz, aunque extraño para la época ya que ella creía fervientemente en la igualdad de hombres y mujeres y en el derecho de estas últimas a estudiar. Un cráter de Venus lleva su nombre en homenaje a su vida y obra.

Foto de portada: Pintura china datada durante la Dinastía Qing / Museu do Oriente, Lisboa, Portugal

Durante la primera etapa de la  Dinastía Qing (ch’ing) que gobernó China desde el siglo XVII hasta el XX las mujeres no tenían derechos legales ni recibían educación fuera de las tareas domésticas y femeninas.

Y sin embargo Wang Zhenyi se las arregló para convertirse en matemática, astrónoma, escritora de libros de texto y poeta, además de dominar varias artes marciales y el tiro con arco.

Todo esto sólo  con la ayuda de su padre y abuelo, eruditos de la época, y la lectura de libros de su biblioteca familiar, ya que no recibió educación reglada alguna.

Casada a los 25 años  Wang Zhenyi alcanzó fama como poeta y llegó incluso a dar clase a estudiantes varones, algo inaudito en la China de la época.

Durante su carrera explicó y calculó el movimiento de los equinoccios y estudió los eclipses lunares, que también divulgó en artículos populares al igual que el teorema de Pitágoras y otros elementos geométricos.

Escribió 12 libros de astronomía y matemáticas incluyendo en sus libros de texto sobre cálculo nuevos métodos sencillos para facilitar la comprensión a sus estudiantes.

Viajó mucho y estos viajes y sus estudios científicos le proporcionaron también inspiración literaria: escribió hasta 13 libros de poesía.

En su vida privada tuvo un matrimonio feliz, aunque extraño para la época ya que ella creía fervientemente en la igualdad de hombres y mujeres y en el derecho de estas últimas a estudiar. Un cráter de Venus lleva su nombre en homenaje a su vida y obra.

Foto de portada: Pintura china datada durante la Dinastía Qing / Museu do Oriente, Lisboa, Portugal

Compártelo twitter facebook whatsapp
FameLab o cómo acercar la ciencia mediante monólogos divulgativos
Hablar con los pinos no es malo
Tus manos piensan más de lo que crees
El cyborg que convierte colores en sonidos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad