fbpx
1 de agosto 2016    /   CINE/TV
por
 

Cine: caminando hacia la cámara

1 de agosto 2016    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay personajes que simplemente caminan de A a B. Y personajes que revelan quiénes son a cada paso. Sin palabras. El video Walking Towards the Camera Shot (Planos «caminando hacia la cámara») de Plot Point Productions tiene ejemplos de lo uno y lo otro.

Algunas de las escenas merecen unos comentarios (con antetítulos tomados de letras de conocidas canciones).

Bailando, me paso el día bailando

(Alaska)

PASIÓN - FIebre del sábado noche.
PASIÓN – Fiebre del sábado noche

En los musicales parece obligatorio desplazarse bailando. Pero aun sin música, un bailarín se comporta como si la escuchara. Mirad a Tony Manero (John Travolta) al comienzo de Fiebre del sábado noche (Saturday Night Fever). Por su forma de caminar, conocemos su pasión. Un ejemplo de presentación del personaje de los pies a la cabeza.

También muestra pasión Billy Elliot con sus piruetas por la calle, y más: se siente libre y fuerte. No oculta su pasión en un entorno hostil hacia lo que considera inapropiado, por «femenino», para un chico. La cámara recoge todo el cuerpo de Elliot. Sigue una vieja regla del cine, expresada por Fred Astaire: la cámara debe recoger en el mismo plano al bailarín de los pies a la cabeza.

Caminando hacia la camara - 102
CÁMARA ETÍLICA. Malas calles.

No es bailarín, pero se tambalea con la música, las drogas y el alcohol Harvey Keitel en Malas calles (Mean Streets). El estado excitado de Keitel se resalta con la cámara lenta que el operador tuvo pegada al pecho.

No tengo tiempo para pensar, no tengo tiempo para escapar

(Azul y negro)

MOMENTO PRESENTE. Tom Hanks en 'Forrest Gump'.
MOMENTO PRESENTE. Tom Hanks en Forrest Gump

Interpretar al personaje cuando corre no es tan sencillo como parece. Hay actores que saben mantener el control. Tom Hanks se mantiene ENFOCADO como Forrest Gump, un personaje en el que no caben dos pensamientos a la vez: está a lo que está. Otro buen ejemplo: Ewan McGregor y Ewen Bremner mantienen en Trainspotting la mirada del drogata que emplea las últimas fuerzas en huir.

Caminando hacia la camara 033
MONO Y EXTENUACIÓN. Ewan McGregor y Ewen Bremner en Trainspotting

En American Beauty, un tópico: Kevin Spacey quiere cambiar de vida, tomarse la vida con calma, y corre… Con una sonrisa, por supuesto.

Con el tumbao que tienen los guapos al caminar

(Ruben Blades)

«El tumbado» lo representa Jean-Paul Belmondo en Al final de la escapada (À bout de souffle). El francés estaba alejado de los papeles cómicos que le darían la fama fuera de su país.

Jean-Paul Belmondo en 'Al final de la escapada'.
SUPERIORIDAD. Jean-Paul Belmondo en Al final de la escapada

«Usa sombrero de ala ancha de medio la’o; lentes oscuros pa’que no sepan qué está mirando», como Pedro Navaja.

Una escena que ha tenido y tiene imitadores.

También con «el tumbado», sin sombrero ni gafas, Josh Hartnett en Las vírgenes suicidas como un dios griego a la caza. Cliché de alumno seductor visto en cientos de películas, mucho antes que en la película de Sofia Coppola.

A lo guapo, pero con movimientos bruscos, mecánicos, Ben Stiller en Zoolander. Hay un riesgo. Incluso en la comedia hay que mantener el personaje. El público debe considerar que el artificio está en Derek Zoolander y no en Stiller.

No está tumbado, pero Jack Nicholson entra seguro en el psiquiátrico en Alguien voló sobre el nido del cuco. Es necesario verlo así. Más tarde apreciamos el abismo entre el Nicholson vitalista y el que ha sido sometido a electroshock.

Si tienes miedo, tienes que gritar, salir, salir corriendo

(Amaral)

Shelley Duvall en 'El resplandor'.
PÁNICO. Shelley Duvall en El resplandor

Shelley Duvall es incapaz de correr en El resplandor (The shining). El miedo agarrota su cuerpo. Incluso uno teme que tropiece y caiga sobre el cuchillo.

Sin embargo, otras chicas corren de los monstruos o los asesinos locos, y no escapan de ellos. La paradoja de Aquiles aplicada a la dramática, pienso. La tortuga es el psicópata; Aquiles, la chica. De manera que por mucho que corra la chica, la tortuga ya está allí.

En el cine de gánsteres, la mujer es igualmente vulnerable, pero tarda en darse cuenta. Es el caso de Sharon Stone en Casino. Camina arrastrándose por las paredes en busca de una salida. Es un tópico. Con frecuencia vemos que un hombre con heridas graves avanza por un pasillo apoyándose en las paredes. Una mujer, incluso en mejor estado, se arrastra por las paredes. Se pretende así enfatizar así su fragilidad.

Estas botas se han hecho para caminar

(Nancy Sinatra)

AUTOAFIRMACIÓN. Jim Carrey en 'Te quiero, Phillip Morris'.
AUTOAFIRMACIÓN. Jim Carrey en Te quiero, Phillip Morris

Las botas que Terminator arrebata por la fuerza. Las botas con las que Jim Carrey lleva a la autoafirmación al personaje de Te quiero, Phillip Morris. «Aquí estoy, así soy, hago ruido, no me oculto», dice Carrey con un gesto decidido a cada paso. La cámara enfatiza al personaje al encuadrar a Carrey desde abajo y de los pies a la cabeza.

HUMANIZACIÓN - Patton.
HUMANIZACIÓN. Patton

Las botas de un cansado Patton. Aunque la cámara lo enfoca desde abajo, el gesto de George C. Scott sugiere humanización a una leyenda en vida.

PODER. Jack Nicholson en 'Algunos hombres buenos'.
PODER. Jack Nicholson en Algunos hombres buenos

Con traje de bonito, Jack Nicholson entra en el tribunal en Algunos hombres buenos. La cámara toma a Nicholson desde abajo —mucho más que a Patton— para resaltar, no tanto el poder, como la autoconfianza del hombre poderoso. La cámara pone atención al rostro de Patton mientras que en Algunos hombres buenos está atenta a los elementos marciales.

Sin botas y armas al hombro, los reclutas novatos en La chaqueta metálica. Kubrick sabe llenar la pantalla con los soldados y el sargento instructor. Muestra así cómo la alienación no está en un individuo sino en un grupo sometido a una autoridad.

Hemos visto a Clint Eastwood correr en contadas ocasiones. Correr quita presencia a Eastwood. En las distancias cortas, Harry, el Sucio, camina como un tronco con patas que fuera a aplastarte. Impone su metro noventa y uno antes que su Magnum calibre 29.

Caminando sin pausa, pero sin prisa…

(Melendi)

AGOTAMIENTO MENTAL. Denzel Washington en 'Plan Oculto'.
AGOTAMIENTO MENTAL. Denzel Washington en Plan Oculto

Denzel Washington, en Malcolm X o Plan Oculto (Inside Man), flota hacia adelante mientras a su alrededor todo se tambalea. Metáfora de un estado anímico posterior a una crisis: el agotamiento que conduce a una cierta indiferencia.

También Daryl Hannah camina con despreocupación en Kill Bill hacia su misión. No hay prisa ni ansia para matar a una mujer en coma.

Caminando hacia la cámara - Luchadores
La cámara y los luchadores. ARROPADO: The Fighter. AISLADO: Toro salvaje (Raging Bull). QUERIDO: The Wrestler

El paseo de los vestuarios al cuadrilátero es una escena necesaria en el subgénero del boxeo y otros deportes lucha. Avejentado y agotado, Mark Wahlberg en The Fighter, pero la cámara sugiere que está arropado por su equipo. Concentrado y aislado Robert de Niro en  Toro salvaje (Raging Bull). Con el plano medio de Mickey Rourke en The Wrestler, la cámara muestra al personaje querido por el público y a él, dejándose querer. En los tres casos, la cámara escudriña qué pasa por la mente de los luchadores poco antes de subirse al ring.

***

Quizá te interese: Personajes de espaldas a la cámara.

Hay personajes que simplemente caminan de A a B. Y personajes que revelan quiénes son a cada paso. Sin palabras. El video Walking Towards the Camera Shot (Planos «caminando hacia la cámara») de Plot Point Productions tiene ejemplos de lo uno y lo otro.

Algunas de las escenas merecen unos comentarios (con antetítulos tomados de letras de conocidas canciones).

Bailando, me paso el día bailando

(Alaska)

PASIÓN - FIebre del sábado noche.
PASIÓN – Fiebre del sábado noche

En los musicales parece obligatorio desplazarse bailando. Pero aun sin música, un bailarín se comporta como si la escuchara. Mirad a Tony Manero (John Travolta) al comienzo de Fiebre del sábado noche (Saturday Night Fever). Por su forma de caminar, conocemos su pasión. Un ejemplo de presentación del personaje de los pies a la cabeza.

También muestra pasión Billy Elliot con sus piruetas por la calle, y más: se siente libre y fuerte. No oculta su pasión en un entorno hostil hacia lo que considera inapropiado, por «femenino», para un chico. La cámara recoge todo el cuerpo de Elliot. Sigue una vieja regla del cine, expresada por Fred Astaire: la cámara debe recoger en el mismo plano al bailarín de los pies a la cabeza.

Caminando hacia la camara - 102
CÁMARA ETÍLICA. Malas calles.

No es bailarín, pero se tambalea con la música, las drogas y el alcohol Harvey Keitel en Malas calles (Mean Streets). El estado excitado de Keitel se resalta con la cámara lenta que el operador tuvo pegada al pecho.

No tengo tiempo para pensar, no tengo tiempo para escapar

(Azul y negro)

MOMENTO PRESENTE. Tom Hanks en 'Forrest Gump'.
MOMENTO PRESENTE. Tom Hanks en Forrest Gump

Interpretar al personaje cuando corre no es tan sencillo como parece. Hay actores que saben mantener el control. Tom Hanks se mantiene ENFOCADO como Forrest Gump, un personaje en el que no caben dos pensamientos a la vez: está a lo que está. Otro buen ejemplo: Ewan McGregor y Ewen Bremner mantienen en Trainspotting la mirada del drogata que emplea las últimas fuerzas en huir.

Caminando hacia la camara 033
MONO Y EXTENUACIÓN. Ewan McGregor y Ewen Bremner en Trainspotting

En American Beauty, un tópico: Kevin Spacey quiere cambiar de vida, tomarse la vida con calma, y corre… Con una sonrisa, por supuesto.

Con el tumbao que tienen los guapos al caminar

(Ruben Blades)

«El tumbado» lo representa Jean-Paul Belmondo en Al final de la escapada (À bout de souffle). El francés estaba alejado de los papeles cómicos que le darían la fama fuera de su país.

Jean-Paul Belmondo en 'Al final de la escapada'.
SUPERIORIDAD. Jean-Paul Belmondo en Al final de la escapada

«Usa sombrero de ala ancha de medio la’o; lentes oscuros pa’que no sepan qué está mirando», como Pedro Navaja.

Una escena que ha tenido y tiene imitadores.

También con «el tumbado», sin sombrero ni gafas, Josh Hartnett en Las vírgenes suicidas como un dios griego a la caza. Cliché de alumno seductor visto en cientos de películas, mucho antes que en la película de Sofia Coppola.

A lo guapo, pero con movimientos bruscos, mecánicos, Ben Stiller en Zoolander. Hay un riesgo. Incluso en la comedia hay que mantener el personaje. El público debe considerar que el artificio está en Derek Zoolander y no en Stiller.

No está tumbado, pero Jack Nicholson entra seguro en el psiquiátrico en Alguien voló sobre el nido del cuco. Es necesario verlo así. Más tarde apreciamos el abismo entre el Nicholson vitalista y el que ha sido sometido a electroshock.

Si tienes miedo, tienes que gritar, salir, salir corriendo

(Amaral)

Shelley Duvall en 'El resplandor'.
PÁNICO. Shelley Duvall en El resplandor

Shelley Duvall es incapaz de correr en El resplandor (The shining). El miedo agarrota su cuerpo. Incluso uno teme que tropiece y caiga sobre el cuchillo.

Sin embargo, otras chicas corren de los monstruos o los asesinos locos, y no escapan de ellos. La paradoja de Aquiles aplicada a la dramática, pienso. La tortuga es el psicópata; Aquiles, la chica. De manera que por mucho que corra la chica, la tortuga ya está allí.

En el cine de gánsteres, la mujer es igualmente vulnerable, pero tarda en darse cuenta. Es el caso de Sharon Stone en Casino. Camina arrastrándose por las paredes en busca de una salida. Es un tópico. Con frecuencia vemos que un hombre con heridas graves avanza por un pasillo apoyándose en las paredes. Una mujer, incluso en mejor estado, se arrastra por las paredes. Se pretende así enfatizar así su fragilidad.

Estas botas se han hecho para caminar

(Nancy Sinatra)

AUTOAFIRMACIÓN. Jim Carrey en 'Te quiero, Phillip Morris'.
AUTOAFIRMACIÓN. Jim Carrey en Te quiero, Phillip Morris

Las botas que Terminator arrebata por la fuerza. Las botas con las que Jim Carrey lleva a la autoafirmación al personaje de Te quiero, Phillip Morris. «Aquí estoy, así soy, hago ruido, no me oculto», dice Carrey con un gesto decidido a cada paso. La cámara enfatiza al personaje al encuadrar a Carrey desde abajo y de los pies a la cabeza.

HUMANIZACIÓN - Patton.
HUMANIZACIÓN. Patton

Las botas de un cansado Patton. Aunque la cámara lo enfoca desde abajo, el gesto de George C. Scott sugiere humanización a una leyenda en vida.

PODER. Jack Nicholson en 'Algunos hombres buenos'.
PODER. Jack Nicholson en Algunos hombres buenos

Con traje de bonito, Jack Nicholson entra en el tribunal en Algunos hombres buenos. La cámara toma a Nicholson desde abajo —mucho más que a Patton— para resaltar, no tanto el poder, como la autoconfianza del hombre poderoso. La cámara pone atención al rostro de Patton mientras que en Algunos hombres buenos está atenta a los elementos marciales.

Sin botas y armas al hombro, los reclutas novatos en La chaqueta metálica. Kubrick sabe llenar la pantalla con los soldados y el sargento instructor. Muestra así cómo la alienación no está en un individuo sino en un grupo sometido a una autoridad.

Hemos visto a Clint Eastwood correr en contadas ocasiones. Correr quita presencia a Eastwood. En las distancias cortas, Harry, el Sucio, camina como un tronco con patas que fuera a aplastarte. Impone su metro noventa y uno antes que su Magnum calibre 29.

Caminando sin pausa, pero sin prisa…

(Melendi)

AGOTAMIENTO MENTAL. Denzel Washington en 'Plan Oculto'.
AGOTAMIENTO MENTAL. Denzel Washington en Plan Oculto

Denzel Washington, en Malcolm X o Plan Oculto (Inside Man), flota hacia adelante mientras a su alrededor todo se tambalea. Metáfora de un estado anímico posterior a una crisis: el agotamiento que conduce a una cierta indiferencia.

También Daryl Hannah camina con despreocupación en Kill Bill hacia su misión. No hay prisa ni ansia para matar a una mujer en coma.

Caminando hacia la cámara - Luchadores
La cámara y los luchadores. ARROPADO: The Fighter. AISLADO: Toro salvaje (Raging Bull). QUERIDO: The Wrestler

El paseo de los vestuarios al cuadrilátero es una escena necesaria en el subgénero del boxeo y otros deportes lucha. Avejentado y agotado, Mark Wahlberg en The Fighter, pero la cámara sugiere que está arropado por su equipo. Concentrado y aislado Robert de Niro en  Toro salvaje (Raging Bull). Con el plano medio de Mickey Rourke en The Wrestler, la cámara muestra al personaje querido por el público y a él, dejándose querer. En los tres casos, la cámara escudriña qué pasa por la mente de los luchadores poco antes de subirse al ring.

***

Quizá te interese: Personajes de espaldas a la cámara.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los zombis desde la Gran depresión a la crisis del ladrillo
¿Miedo o aventura? Atrévete a plasmar tu visión del éxodo laboral en quince minutos
Leftovers: un revólver y una taza de café
El arte que no gustaría a tu madre
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 0
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *