fbpx
17 de noviembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Todavía se puede cantar y bailar en los cines indios

17 de noviembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay quien entiende la fotografía como un todo, como un resultado finalista con cierto gusto estético, y hay quien la concibe como un medio de expresión, un lenguaje complicado en el que cada foto se convierte en una palabra y cada serie, en un discurso. Hay quien hace que las fotografías hablen. Podría decirse que Stefanie Zoche pertenece a este segundo grupo. Asegura Zoche que con su proyecto Movie Theaters quería que las fachadas de los cines indios se pudieran leer como la cara de una persona.
«Queríamos que solo con mirar a estos edificios la gente pudiera reconstruir el complejo proceso cultural que tuvo lugar aquí», comenta. Con este plural sociativo, se refiere al equipo que formaba junto a Sabine Haubitz, la que fuera su pareja artística desde 1998 hasta su fallecimiento, en 2014. Juntas firmaron interesantes series con la arquitectura y el cambio climático como nexo común. Movie Theatres es el último de ellos. En él se acercan a un tema mil veces abordado y encuentran un enfoque nuevo: el cine a través de la arquitectura, el colonialismo y la hibridación de culturas mediante el urbanismo. Movie Theaters esconde tras su fachada mucho más de lo que parece a primera vista.
Alankar1-613x490
Thangaram-inside-612x490
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas tendrían un gesto orgulloso y digno, como de viejas estrellas de vodevil. Como de divas de un tiempo pasado, resignadas a que la gente confunda sus logros y olvide sus nombres. El lapso nominal tiene aquí un ejemplo especialmente sangrante. Bollywood es un término con el que se designa al cine rodado en hindi: musicales coloristas y románticos rodados en Bombay. Sin embargo, el resto del mundo asocia erróneamente este término con todo el cine que sale de la India.

Con un coste de 17 céntimos, ir al cine es un ritual en el que participan ricos y pobres


«Solo supone una pequeña parte de la industria, menos de un 15%», asegura Zoche. Bollywood produce cine en hindi igual que Mollywood lo hace en malayalam (idioma del estado de Kerala) o Kollywood, en tamil (lengua principal en el estado de Tamil Nadu). Estos dos estados del sur de la India producen junto a otros dos (Karnataka y Andhra Pradesh) el 70% del cine rodado en la India. Por eso, Zoche y Haubitz decidieron alejarse del archiconocido Bollywood y escoger esta zona como el escenario de su proyecto fotográfico.
NewTheatres-611x490
Bharat-612x490
Aquí el cine es mucho más que un entretenimiento. Tiene consecuencias sociales. Con un coste de apenas 17 céntimos de euro por persona, se convierte en un ritual del que participan tanto ricos como pobres. Tiene consecuencias políticas. En Tamil Nadu, por ejemplo, cinco de sus últimos seis gobernadores provienen de la industria cinematográfica. Y tiene consecuencias arquitectónicas que son en el fondo un reflejo de la importancia del cine en esta sociedad.
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas, veríamos grandes arrugas escondidas bajo un denso y colorista maquillaje. El trabajo de Zoche y Haubitz se centra en los cinemas construidos entre los años treinta y setenta. Representan una forma de entender el cine que se extinguió hace tiempo en Europa y América y que está empezando a desaparecer también en la India.

En el extranjero se habla de Bollywood, pero solo supone un 15% del sector en India


«En esa época era más que un simple cine», explica Zoche; «la gente iba con la familia y comía, reía, bailaba y hablaba. Hoy, al menos en las grandes ciudades, la clase media india va a multicines inmaculados con aire acondicionado donde bailar, cantar y reir no está permitido».
SreePadmanabhna-611x490
Los cines que retrataron Zoche y Haubitz suponen un oasis temporal. Muchos de ellos están en proceso de derribo. Otros sobreviven orillados del centro de las ciudades, en los barrios más humildes donde esta forma desprejuiciada de entender el cine sobrevive. «Algunos siguen proyectando películas de los setenta durante todo el año, especialmente las de M. G. Ramachandran, uno de los actores que acabó convirtiéndose en gobernador», explica Zoche.
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas veríamos rasgos occidentales con atuendos típicamente indios. Las construcciones que fotografiaron Haubitz y Zoche son reinterpretaciones de edificios occidentales con influencias indias, un estilo decididamente marcado por el trabajo de un hombre: Le Corbusier. A pesar de que hoy esté considerado como uno de los arquitectos más importantes del siglo XX, en su momento, su visión demasiado rompedora apartó al arquitecto de los proyectos de envergadura en Europa. Le Corbusier encontró un reto a su altura en la recién creada India de Nehru, allá por los años cincuenta. De esta forma, el estilo rompedor del arquitecto suizo entró en colisión con la arquitectura colonialista y con la tradición india. La mezcla de sensibilidades parió un estilo nuevo e irreconocible que toma prestados elementos del art decó, el modernismo y la tradición india.
Saptagiri1-612x490
Los cines indios son tan llamativos que parecen de cartón piedra, parecen el escenario de una de las películas que proyectan. En sus fachadas se confunden cine y realidad, que es a fin de cuentas lo que pasaba en su interior, cuando la gente iba al cine a bailar, cantar y reír. Cuando ir al cine era mucho más que ir al cine.

En el extranjero se habla de Bollywood, pero solo supone un 15% del sector en India


Anna-Mallai1-617x490
Shanti1-613x490

Hay quien entiende la fotografía como un todo, como un resultado finalista con cierto gusto estético, y hay quien la concibe como un medio de expresión, un lenguaje complicado en el que cada foto se convierte en una palabra y cada serie, en un discurso. Hay quien hace que las fotografías hablen. Podría decirse que Stefanie Zoche pertenece a este segundo grupo. Asegura Zoche que con su proyecto Movie Theaters quería que las fachadas de los cines indios se pudieran leer como la cara de una persona.
«Queríamos que solo con mirar a estos edificios la gente pudiera reconstruir el complejo proceso cultural que tuvo lugar aquí», comenta. Con este plural sociativo, se refiere al equipo que formaba junto a Sabine Haubitz, la que fuera su pareja artística desde 1998 hasta su fallecimiento, en 2014. Juntas firmaron interesantes series con la arquitectura y el cambio climático como nexo común. Movie Theatres es el último de ellos. En él se acercan a un tema mil veces abordado y encuentran un enfoque nuevo: el cine a través de la arquitectura, el colonialismo y la hibridación de culturas mediante el urbanismo. Movie Theaters esconde tras su fachada mucho más de lo que parece a primera vista.
Alankar1-613x490
Thangaram-inside-612x490
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas tendrían un gesto orgulloso y digno, como de viejas estrellas de vodevil. Como de divas de un tiempo pasado, resignadas a que la gente confunda sus logros y olvide sus nombres. El lapso nominal tiene aquí un ejemplo especialmente sangrante. Bollywood es un término con el que se designa al cine rodado en hindi: musicales coloristas y románticos rodados en Bombay. Sin embargo, el resto del mundo asocia erróneamente este término con todo el cine que sale de la India.

Con un coste de 17 céntimos, ir al cine es un ritual en el que participan ricos y pobres


«Solo supone una pequeña parte de la industria, menos de un 15%», asegura Zoche. Bollywood produce cine en hindi igual que Mollywood lo hace en malayalam (idioma del estado de Kerala) o Kollywood, en tamil (lengua principal en el estado de Tamil Nadu). Estos dos estados del sur de la India producen junto a otros dos (Karnataka y Andhra Pradesh) el 70% del cine rodado en la India. Por eso, Zoche y Haubitz decidieron alejarse del archiconocido Bollywood y escoger esta zona como el escenario de su proyecto fotográfico.
NewTheatres-611x490
Bharat-612x490
Aquí el cine es mucho más que un entretenimiento. Tiene consecuencias sociales. Con un coste de apenas 17 céntimos de euro por persona, se convierte en un ritual del que participan tanto ricos como pobres. Tiene consecuencias políticas. En Tamil Nadu, por ejemplo, cinco de sus últimos seis gobernadores provienen de la industria cinematográfica. Y tiene consecuencias arquitectónicas que son en el fondo un reflejo de la importancia del cine en esta sociedad.
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas, veríamos grandes arrugas escondidas bajo un denso y colorista maquillaje. El trabajo de Zoche y Haubitz se centra en los cinemas construidos entre los años treinta y setenta. Representan una forma de entender el cine que se extinguió hace tiempo en Europa y América y que está empezando a desaparecer también en la India.

En el extranjero se habla de Bollywood, pero solo supone un 15% del sector en India


«En esa época era más que un simple cine», explica Zoche; «la gente iba con la familia y comía, reía, bailaba y hablaba. Hoy, al menos en las grandes ciudades, la clase media india va a multicines inmaculados con aire acondicionado donde bailar, cantar y reir no está permitido».
SreePadmanabhna-611x490
Los cines que retrataron Zoche y Haubitz suponen un oasis temporal. Muchos de ellos están en proceso de derribo. Otros sobreviven orillados del centro de las ciudades, en los barrios más humildes donde esta forma desprejuiciada de entender el cine sobrevive. «Algunos siguen proyectando películas de los setenta durante todo el año, especialmente las de M. G. Ramachandran, uno de los actores que acabó convirtiéndose en gobernador», explica Zoche.
Si las fachadas de los cines indios fueran caras de personas veríamos rasgos occidentales con atuendos típicamente indios. Las construcciones que fotografiaron Haubitz y Zoche son reinterpretaciones de edificios occidentales con influencias indias, un estilo decididamente marcado por el trabajo de un hombre: Le Corbusier. A pesar de que hoy esté considerado como uno de los arquitectos más importantes del siglo XX, en su momento, su visión demasiado rompedora apartó al arquitecto de los proyectos de envergadura en Europa. Le Corbusier encontró un reto a su altura en la recién creada India de Nehru, allá por los años cincuenta. De esta forma, el estilo rompedor del arquitecto suizo entró en colisión con la arquitectura colonialista y con la tradición india. La mezcla de sensibilidades parió un estilo nuevo e irreconocible que toma prestados elementos del art decó, el modernismo y la tradición india.
Saptagiri1-612x490
Los cines indios son tan llamativos que parecen de cartón piedra, parecen el escenario de una de las películas que proyectan. En sus fachadas se confunden cine y realidad, que es a fin de cuentas lo que pasaba en su interior, cuando la gente iba al cine a bailar, cantar y reír. Cuando ir al cine era mucho más que ir al cine.

En el extranjero se habla de Bollywood, pero solo supone un 15% del sector en India


Anna-Mallai1-617x490
Shanti1-613x490

Compártelo twitter facebook whatsapp
La fábula de la Casa de Campo
BFF: el lado más cultural de la bici
Escacalógico, un diccionario enciclopédico de cacas
Hay que estar preparado
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *