BRANDED CONTENT

BRANDED CONTENT
14 de julio 2014    /   BRANDED CONTENT
 

Cinco elementos del coche del futuro que siempre has deseado sin saberlo

14 de julio 2014    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los coches, como los móviles, son todos muy similares, hasta que alguien se para a pensar y se saca de la manga uno que parece del futuro. Así es el Citroën C4 Cactus, un coche que viene a descubrirnos lo que, de forma inconsciente, llevamos toda la vida deseando.
Para los amantes de la tecnología es como un iPhone 5C: rupturista y capaz de sorprender, atrevido al mezclar colores (lo que el teléfono de Apple hace con las carcasas, Citroën lo hace con los airbumps), capaz de demostrar que el plástico no siempre es cutre, futurista y exclusivo a un precio asequible.
Muchos de los conceptos del C4 Cactus parecen idea de Marty McFly, sacados de un viaje al futuro. Por ejemplo:
Que sea invulnerable a las columnas del aparcamiento
Los dichosos pilares del parking son la kriptonita de todo vehículo, pero el C4 Cactus no es precisamente Superman. Lo suyo es mucho más sencillo, tanto que pensarás: ¿cómo no se le ha ocurrido a otro antes? Los airbumps de Citroën son vistosos, resistentes, duraderos, suaves al tacto y protegen eficazmente las partes más sensibles del automóvil.
airbumps
Que los asientos delanteros sean un sofá
Qué difícil era hacer el amor en un Simca 1000 y qué fácil en el nuevo C4 Cactus. Destierra las dudas: eso que se clava en tu entrepierna no es la palanca del coche, porque no la hay. Es automático y, por si lo quieres conducir de forma manual, tiene unas levas tras el volante. Por eso los asientos delanteros pueden ir unidos, como en un cómodo y elegante sofá.
14F40JPG
Que el salpicadero sea un segundo maletero
El airbag del copiloto en el C4 Cactus no está delante del asiento… ¡Está encima y se despliega desde el techo! Citroën se ha dado un garbeo con su máquina del tiempo por un futuro en que los coches tienen dos maleteros: uno donde siempre y otro en el salpicadero. Doble espacio para transportar tus cosas.
salpicadero
Que la luz del sol alumbre tu camino…
Y de noche las estrellas te acompañen gracias al techo panorámico de cristal del Citroën C4 Cactus, que deja pasar la luz y, al mismo tiempo, protege a los pasajeros de las radiaciones solares.
14F67JPG
Que no tenga palancas ni botones
O que tenga los menos posibles y, al menos, que no estorben. En el C4 Cactus, prácticamente todo se controla desde la pantalla táctil de siete pulgadas con aspecto de tableta que hay en el salpicadero: climatización, sonido, navegación, teléfono, ayudas a la conducción… Un copiloto que jamás permite que te pierdas, siempre pone la música que a ti te gusta y no te da la brasa si prefieres disfrutar en silencio de la carretera.
tableta
14F17JPG
CL 13.116.001
Y si todo esto se te queda corto, aquí tienes un vídeo en el que los creadores del vehículo te cuentan cómo lo hicieron (seleccionar subtítulos en español abajo a la derecha del vídeo).

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Los coches, como los móviles, son todos muy similares, hasta que alguien se para a pensar y se saca de la manga uno que parece del futuro. Así es el Citroën C4 Cactus, un coche que viene a descubrirnos lo que, de forma inconsciente, llevamos toda la vida deseando.
Para los amantes de la tecnología es como un iPhone 5C: rupturista y capaz de sorprender, atrevido al mezclar colores (lo que el teléfono de Apple hace con las carcasas, Citroën lo hace con los airbumps), capaz de demostrar que el plástico no siempre es cutre, futurista y exclusivo a un precio asequible.
Muchos de los conceptos del C4 Cactus parecen idea de Marty McFly, sacados de un viaje al futuro. Por ejemplo:
Que sea invulnerable a las columnas del aparcamiento
Los dichosos pilares del parking son la kriptonita de todo vehículo, pero el C4 Cactus no es precisamente Superman. Lo suyo es mucho más sencillo, tanto que pensarás: ¿cómo no se le ha ocurrido a otro antes? Los airbumps de Citroën son vistosos, resistentes, duraderos, suaves al tacto y protegen eficazmente las partes más sensibles del automóvil.
airbumps
Que los asientos delanteros sean un sofá
Qué difícil era hacer el amor en un Simca 1000 y qué fácil en el nuevo C4 Cactus. Destierra las dudas: eso que se clava en tu entrepierna no es la palanca del coche, porque no la hay. Es automático y, por si lo quieres conducir de forma manual, tiene unas levas tras el volante. Por eso los asientos delanteros pueden ir unidos, como en un cómodo y elegante sofá.
14F40JPG
Que el salpicadero sea un segundo maletero
El airbag del copiloto en el C4 Cactus no está delante del asiento… ¡Está encima y se despliega desde el techo! Citroën se ha dado un garbeo con su máquina del tiempo por un futuro en que los coches tienen dos maleteros: uno donde siempre y otro en el salpicadero. Doble espacio para transportar tus cosas.
salpicadero
Que la luz del sol alumbre tu camino…
Y de noche las estrellas te acompañen gracias al techo panorámico de cristal del Citroën C4 Cactus, que deja pasar la luz y, al mismo tiempo, protege a los pasajeros de las radiaciones solares.
14F67JPG
Que no tenga palancas ni botones
O que tenga los menos posibles y, al menos, que no estorben. En el C4 Cactus, prácticamente todo se controla desde la pantalla táctil de siete pulgadas con aspecto de tableta que hay en el salpicadero: climatización, sonido, navegación, teléfono, ayudas a la conducción… Un copiloto que jamás permite que te pierdas, siempre pone la música que a ti te gusta y no te da la brasa si prefieres disfrutar en silencio de la carretera.
tableta
14F17JPG
CL 13.116.001
Y si todo esto se te queda corto, aquí tienes un vídeo en el que los creadores del vehículo te cuentan cómo lo hicieron (seleccionar subtítulos en español abajo a la derecha del vídeo).

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Houdini: Lecciones de un genio del marketing (además del escapismo)
Cabras cortacésped de alquiler
La energía del vacío
Luke, soy tu madre
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 9
  • 6) Que no consuma carburant..
    Ah! se me olvidaba que el lobby automovilístico y de las petrolíferas no tiene interés alguno en promoverlo, no hasta que quede una gota de carburante fosil bajo tierra, y los gases del efecto invernadero no hayan perforado del todo la capa de ozono.
    Gracias Citroën pero no gracias.

  • La primera vez que vi el anuncio pensé: ¡Es el HOMER¡
    A mi me parece que el sillón delantero es una autentica chorrada que no aporta nada a no ser que cupieran 3 personas delante, cosa que ya tienen algunas furgonetas desde hace mucho. Vendernos una pantalla táctil, una guantera grande, un techo solar y unas bandas antigolpes gigantes como el futuro del automóvil tiene tela. PD: comentario sin patrocinar

  • Aparte de que el coche es feo de cojones, cuántas columnas aguantan los «airbumps» antes de que parezcan un juguete de bazar chino?
    Segundo: los «conceptos de diseño» que plantea ese coche se usaban ya en los años ’30…
    Tres: si se daña/avería la pantalla táctil (que ocurrirá antes de lo que se espera), se podrá reparar fácilmente, o habrá que cambiar el coche?
    Cuatro: si tan importante es dicha pantalla, por qué está tan alejada del campo visual del conductor? Citroën quiere resolver el problema del tránsito haciendo que la gente se mate?

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies