17 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Ciudad se escribe con 6 letras

17 de mayo 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Con una letra, y luego otra y luego otra, terminamos sabiendo quienes somos y por qué vivimos y morimos dejando un halo no siempre perceptible de ‘yo estuve ahí’. El coreano Hong Seon Jang pensó que cada caracter, cada letra, es parte de la ciudad. Y lo convirtió todo en unas obras que ahora se exponene en la galería David B. Smith, en Denver (EE.UU.).

Las ciudades se han dibujado a lo largo de la historia a través de la crónica de lo que en ellas ocurre. Suele ser una historia con su parte amable y su parte sórdida, de momentos escondidos en la intimidad de los hogares o de exhibicionismo por parte de quien ve a sus conciudadanos como números, como hormigas, como personas sin rostro. Con vergüenzas cuya existencia no es sino solo ante los ojos de quien las posee, o con retales compartidos con quien nos rodea, acabamos construyendo el nombre y la cara de las ciudades.

Typecity es la fantasía de Hong Seong, la que funde letra y asfalto y lo convierte en el centro de una ciudad esculpida con rascacielos. «A pesar de que en la mayoría de mis trabajos intento mostrar que conceptos típicos del mundo natural como la fragilidad, la creación o la extinción no nos son irrelevantes. En Typecity introduzco esas ideas en objetos que vivimos a diario, se convierte en un juego con los conceptos de civilización, funcionalidad y orden», explica.

El artista pasó casi dos meses construyendo estas ciudades a base de caracteres de viejas máquinas de escribir. En realidad, no se inspira en ninguna urbe específica. «Es solo una combinación de pensamientos y sentimientos», cuenta.

Con una letra, y luego otra y luego otra, terminamos sabiendo quienes somos y por qué vivimos y morimos dejando un halo no siempre perceptible de ‘yo estuve ahí’. El coreano Hong Seon Jang pensó que cada caracter, cada letra, es parte de la ciudad. Y lo convirtió todo en unas obras que ahora se exponene en la galería David B. Smith, en Denver (EE.UU.).

Las ciudades se han dibujado a lo largo de la historia a través de la crónica de lo que en ellas ocurre. Suele ser una historia con su parte amable y su parte sórdida, de momentos escondidos en la intimidad de los hogares o de exhibicionismo por parte de quien ve a sus conciudadanos como números, como hormigas, como personas sin rostro. Con vergüenzas cuya existencia no es sino solo ante los ojos de quien las posee, o con retales compartidos con quien nos rodea, acabamos construyendo el nombre y la cara de las ciudades.

Typecity es la fantasía de Hong Seong, la que funde letra y asfalto y lo convierte en el centro de una ciudad esculpida con rascacielos. «A pesar de que en la mayoría de mis trabajos intento mostrar que conceptos típicos del mundo natural como la fragilidad, la creación o la extinción no nos son irrelevantes. En Typecity introduzco esas ideas en objetos que vivimos a diario, se convierte en un juego con los conceptos de civilización, funcionalidad y orden», explica.

El artista pasó casi dos meses construyendo estas ciudades a base de caracteres de viejas máquinas de escribir. En realidad, no se inspira en ninguna urbe específica. «Es solo una combinación de pensamientos y sentimientos», cuenta.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Jonas Lund: el artista que usa el ‘blockchain’ para vacilar al mercado del arte
Prostitución y poesía
Los 6 posts más leídos de la semana
Si tienes una idea empresarial, sigue el consejo de estos 35 artistas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies