25 de enero 2014    /   IDEAS
por
 

Ciudadanos que venden, comparten, compiten o colaboran. ¡Son millones!

25 de enero 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En los últimos cinco años, los mercados y plataformas en línea han experimentado un desarrollo exponencial. Muchos lugares que permiten vender, compartir, competir o colaborar cuentan ya con millones de miembros activos. Algunos ciudadanos colaborativos empiezan a depender profesional o económicamente de ellas y se profesionalizan. Las empresas, las administraciones y los reguladores  las empiezan a utilizar también.

Un millón de personas venden objetos y ropas que fabrican de forma artesanal a través de Etsy. Harry Díaz vende su cuaderno de dibujos sobre el sueño americano por 3,74 €. Uplus, una marca de abrigos en Polonia, comercializa toda su gama por 385 €. Más del 80% son de los usuarios son mujeres interesadas tanto por expresar su creatividad como por los ingresos adicionales que les aporta. Para los dos tercios, el objetivo a cinco años consiste en llegar a tener una tienda a pie de calle que puedan regentar ellas mismas. Ambición limitada.

Un millón de personas en Europa ya anuncia con antelación sus viajes en coche en BlaBlaCar con el objetivo de que otros ocupen los asientos vacíos. Consiguen pasar de una ocupación media de 1,6 pasajeros por vehículo a 2,8. El precio de referencia es menor que el del autocar. Si un usuario se organiza bien para llenar el coche a la ida y a la vuelta, le alcanza para amortizar el vehículo y pagarse las horas. Ganancia justa.

Cuatro millones y medio de personas muestran sus servicios profesionales en Odesk. Ahora mismo se ofrecen en la plataforma 42.308  programadores y diseñadores en WordPress (una plataforma de publicación online) y 35,282 asistentes, para la gestión del correo electrónico. Entre las diez que me aparecen en la primera página: una chica filipina, un chico de Marruecos, varias personas de los Estados Unidos, una alemana y una egipcia. Competencia extrema.

Research Gate celebró a finales de junio que ya contaba con tres millones de miembros. Investigadores de todas las disciplinas que se conectan y ayudan, comparten publicaciones y datos. Los 15.000 miembros que son filósofos han producido 144.000 publicaciones en los cinco años desde la aparición de la plataforma. Hay más de 17 millones de publicaciones médicas creadas por más de 650.000 científicos. Colaboración máxima.

Son millones de ciudadanos y no son ciudad. Son millones, trabajan juntos y no son empresa. Son millones de profesionales y nadie los representa. Son un enigma por resolver, una bola de nieve que crece acelerada a la que nuestras administraciones tendrán que responder. Sus vidas son ahora un poco mejores y no quieren esperar. Son millones.

Javier Creus es fundador de Ideas for Change

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En los últimos cinco años, los mercados y plataformas en línea han experimentado un desarrollo exponencial. Muchos lugares que permiten vender, compartir, competir o colaborar cuentan ya con millones de miembros activos. Algunos ciudadanos colaborativos empiezan a depender profesional o económicamente de ellas y se profesionalizan. Las empresas, las administraciones y los reguladores  las empiezan a utilizar también.

Un millón de personas venden objetos y ropas que fabrican de forma artesanal a través de Etsy. Harry Díaz vende su cuaderno de dibujos sobre el sueño americano por 3,74 €. Uplus, una marca de abrigos en Polonia, comercializa toda su gama por 385 €. Más del 80% son de los usuarios son mujeres interesadas tanto por expresar su creatividad como por los ingresos adicionales que les aporta. Para los dos tercios, el objetivo a cinco años consiste en llegar a tener una tienda a pie de calle que puedan regentar ellas mismas. Ambición limitada.

Un millón de personas en Europa ya anuncia con antelación sus viajes en coche en BlaBlaCar con el objetivo de que otros ocupen los asientos vacíos. Consiguen pasar de una ocupación media de 1,6 pasajeros por vehículo a 2,8. El precio de referencia es menor que el del autocar. Si un usuario se organiza bien para llenar el coche a la ida y a la vuelta, le alcanza para amortizar el vehículo y pagarse las horas. Ganancia justa.

Cuatro millones y medio de personas muestran sus servicios profesionales en Odesk. Ahora mismo se ofrecen en la plataforma 42.308  programadores y diseñadores en WordPress (una plataforma de publicación online) y 35,282 asistentes, para la gestión del correo electrónico. Entre las diez que me aparecen en la primera página: una chica filipina, un chico de Marruecos, varias personas de los Estados Unidos, una alemana y una egipcia. Competencia extrema.

Research Gate celebró a finales de junio que ya contaba con tres millones de miembros. Investigadores de todas las disciplinas que se conectan y ayudan, comparten publicaciones y datos. Los 15.000 miembros que son filósofos han producido 144.000 publicaciones en los cinco años desde la aparición de la plataforma. Hay más de 17 millones de publicaciones médicas creadas por más de 650.000 científicos. Colaboración máxima.

Son millones de ciudadanos y no son ciudad. Son millones, trabajan juntos y no son empresa. Son millones de profesionales y nadie los representa. Son un enigma por resolver, una bola de nieve que crece acelerada a la que nuestras administraciones tendrán que responder. Sus vidas son ahora un poco mejores y no quieren esperar. Son millones.

Javier Creus es fundador de Ideas for Change

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Quiere ganar en Bolsa? Contrate a un psicópata
El heavy metal te hará la vida más fácil (si le dejas)
Cuanto más difícil sea pertenecer a una religión, ¿mejor?
El Ajedrecista: el antecesor español de Deep Blue
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad