18 de abril 2022    /   IGLUU
por
 

18 de abril 2022    /   IGLUU     por          
twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Imagina que te compras un nuevo congelador y como no tienes sitio en tu cocina decides ‘aparcarlo’ frente a tu portal. Ni se te pasaría por la cabeza, ¿verdad? Entonces, ¿por qué haces lo mismo cuando compras un coche y no tienes plaza de garaje?

La anécdota del congelador se ha convertido en uno de los recursos clásicos entre arquitectos y urbanistas a la hora de explicar el concepto calle garaje. Porque eso es en lo que se han convertido la mayoría de las calles, avenidas y plazas de nuestras ciudades.

Conseguir ciudades más ‘vivibles’ en las que no solo se piense en los conductores y en los peatones, sino también en las personas que, además de parar ir andando de un sitio a otro, utilizan la calle para más cosas (jugar, pasear, charlar…) es lo que buscan los nuevos movimientos que tratan de desautoxicar la ciudad.

El objetivo de estos es el de salonificar las ciudades. Convertirlas en lugares apacibles, pensados para la convivencia y el buenrollismo y acabar con las calles pasillo. Antón Prieto recoge algunos ejemplos de ciudades en pleno proceso de desautoxicación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Imagina que te compras un nuevo congelador y como no tienes sitio en tu cocina decides ‘aparcarlo’ frente a tu portal. Ni se te pasaría por la cabeza, ¿verdad? Entonces, ¿por qué haces lo mismo cuando compras un coche y no tienes plaza de garaje?

La anécdota del congelador se ha convertido en uno de los recursos clásicos entre arquitectos y urbanistas a la hora de explicar el concepto calle garaje. Porque eso es en lo que se han convertido la mayoría de las calles, avenidas y plazas de nuestras ciudades.

Conseguir ciudades más ‘vivibles’ en las que no solo se piense en los conductores y en los peatones, sino también en las personas que, además de parar ir andando de un sitio a otro, utilizan la calle para más cosas (jugar, pasear, charlar…) es lo que buscan los nuevos movimientos que tratan de desautoxicar la ciudad.

El objetivo de estos es el de salonificar las ciudades. Convertirlas en lugares apacibles, pensados para la convivencia y el buenrollismo y acabar con las calles pasillo. Antón Prieto recoge algunos ejemplos de ciudades en pleno proceso de desautoxicación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Fruta y verdura de temporada para reducir los gases invernadero
¡Viajeros al tren!: Recorrer Europa sin cargarte el planeta
Cosméticos creados a partir de cenizas de bosques quemados para devolverles la vida
Valle del Silencio, cuando el mayor tesoro de una comarca es la quietud
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.