8 de agosto 2016    /   IDEAS
por
 

El mítico Civilization se convierte en profesor de Historia

8 de agosto 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

A España llegó a partir de su segundo título, en 1996, a la vez que Microsoft lanzaba su famoso Age of Empires. Para entonces ya no era un novata: la saga Civilization había nacido en 1991. Creada por Sid Meier para MS-DOS, traía consigo un planteamiento totalmente novedoso para el mundo de los videojuegos y 25 años después sigue siendo mucho más que un juego de estrategia.

En sus bodas de plata, Firaxis Games, la compañía desarrolladora del juego, ha decidido apostar por la faceta más pedagógica del clásico y prepara ya CivilizationEDU, una versión educativa de Civilization V que verá la luz el próximo año.

No en vano, el título de Meier siempre superó a los populares Age of Empires en lo didáctico. Si en la saga de Microsoft (que con sólo tres títulos en dos décadas ha logrado superar con creces los veinte millones de copias vendidas) los jugadores podían elegir entre distintas civilizaciones para guiar su evolución desde la Edad de Piedra hasta la Edad de Hierro, quienes preferían jugar a Civilization avanzaban mucho más en el tiempo, hasta inventar el alfabeto, descubrir la electricidad e incluso tomar parte en la carrera espacial.

Todo ello a lo largo de siete títulos (más el que verá la luz el próximo mes de octubre, Civilization VI) en los que los jugadores deben decantarse por un sistema político para gobernar a su pueblo, bien sea la monarquía, con decisiones democráticas o incluso a golpe de anarquismo.

A la hora de afrontar el reto de crear una versión destinada a la comunidad educativa, los de Sid Meier no están solos, sino que cuentan con la colaboración de GlassLab Games, una organización sin ánimo de lucro respaldada por la Fundación Bill y Melinda Gates que se dedica a modificar videojuegos con dos objetivos: que los más jóvenes puedan adquirir las «habilidades fundamentales del siglo XXI» y analizar el impacto que tienen los juegos en «la mejora de los resultados de los estudiantes».

Así, los conocimientos históricos que encierra cualquier título de Civilization son sólo la punta del iceberg en el proyecto educativo que será lanzado en un principio en Estados Unidos y Canadá y que GlassLab Games venderá a cada escuela a un precio de entre 2 y 5 dólares por estudiante (unos 4,5 euros como máximo). CivilizationEDU permitirá a los alumnos mejorar su pensamiento crítico mientras adquieren nociones de geografía, tecnología, economía e incluso diplomacia. En definitiva, todo lo que ya podían aprender jugando por su cuenta pero con una versión avalada por y para el mundo educativo.

De hecho, desde la organización explican que la finalidad es poder enseñar y, lo que es más importante, evaluar esas competencias imprescindibles a día de hoy y «que son difíciles de medir en las pruebas». Tanto es así que el objetivo último de la organización es mucho más ambicioso: presentarlo como una alternativa a las pruebas oficiales de los centros educativos.

Para lograrlo, el juego estará diseñado para seguir el progreso de cada alumno, analizando sus habilidades a la hora de resolver los distintos problemas que se le plantean. Todo ello podrá ser controlado por cada profesor, que tendrá de acceso a un panel con todos los datos de sus pupilos.

«Esperamos que este sea el primer paso de un viaje muy interesante y valioso», afirmaba el propio Meier, quien recuerda que los educadores han tratado de utilizar Civilization para enseñar desde que era tan sòlo un juego distribuido en disquetes. «Nos pareció que era el momento adecuado», explica el desarrollador.

Con esta iniciativa, el catálogo de videojuegos utilizados en las aulas se verá ampliado con todo un clásico. Ya antes la propia GlassLabs Games había adaptado otros títulos para su uso educativo, como SimCity o Plants vs Zombies, de EA Games. Pero tampoco fueron los primeros: previamente, el popular Minecraft (ahora en manos de Microsoft) había entrado en los sistemas educativos de medio mundo. Además de hacerlo para ayudar a que los más pequeños aprendieran código o simplemente potenciasen su creatividad, la compañía desarrolladora del juego, Mojang AB, lanzó en 2011 MinecraftEdu, la versión educativa de este mundo abierto que ya ha sido utilizada en más de 7.000 clases repartidas por 40 países de todo el mundo.

Así, sea con bloques, construyendo ciudades o conquistando imperios hasta llegar al espacio, lo que parece innegable es que los juegos serán protagonistas de muchas de las clases del futuro. Han llegado para quedarse. Sean bienvenidos.

————

La imagen de este artículo es propiedad de Civilization Wikia

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

A España llegó a partir de su segundo título, en 1996, a la vez que Microsoft lanzaba su famoso Age of Empires. Para entonces ya no era un novata: la saga Civilization había nacido en 1991. Creada por Sid Meier para MS-DOS, traía consigo un planteamiento totalmente novedoso para el mundo de los videojuegos y 25 años después sigue siendo mucho más que un juego de estrategia.

En sus bodas de plata, Firaxis Games, la compañía desarrolladora del juego, ha decidido apostar por la faceta más pedagógica del clásico y prepara ya CivilizationEDU, una versión educativa de Civilization V que verá la luz el próximo año.

No en vano, el título de Meier siempre superó a los populares Age of Empires en lo didáctico. Si en la saga de Microsoft (que con sólo tres títulos en dos décadas ha logrado superar con creces los veinte millones de copias vendidas) los jugadores podían elegir entre distintas civilizaciones para guiar su evolución desde la Edad de Piedra hasta la Edad de Hierro, quienes preferían jugar a Civilization avanzaban mucho más en el tiempo, hasta inventar el alfabeto, descubrir la electricidad e incluso tomar parte en la carrera espacial.

Todo ello a lo largo de siete títulos (más el que verá la luz el próximo mes de octubre, Civilization VI) en los que los jugadores deben decantarse por un sistema político para gobernar a su pueblo, bien sea la monarquía, con decisiones democráticas o incluso a golpe de anarquismo.

A la hora de afrontar el reto de crear una versión destinada a la comunidad educativa, los de Sid Meier no están solos, sino que cuentan con la colaboración de GlassLab Games, una organización sin ánimo de lucro respaldada por la Fundación Bill y Melinda Gates que se dedica a modificar videojuegos con dos objetivos: que los más jóvenes puedan adquirir las «habilidades fundamentales del siglo XXI» y analizar el impacto que tienen los juegos en «la mejora de los resultados de los estudiantes».

Así, los conocimientos históricos que encierra cualquier título de Civilization son sólo la punta del iceberg en el proyecto educativo que será lanzado en un principio en Estados Unidos y Canadá y que GlassLab Games venderá a cada escuela a un precio de entre 2 y 5 dólares por estudiante (unos 4,5 euros como máximo). CivilizationEDU permitirá a los alumnos mejorar su pensamiento crítico mientras adquieren nociones de geografía, tecnología, economía e incluso diplomacia. En definitiva, todo lo que ya podían aprender jugando por su cuenta pero con una versión avalada por y para el mundo educativo.

De hecho, desde la organización explican que la finalidad es poder enseñar y, lo que es más importante, evaluar esas competencias imprescindibles a día de hoy y «que son difíciles de medir en las pruebas». Tanto es así que el objetivo último de la organización es mucho más ambicioso: presentarlo como una alternativa a las pruebas oficiales de los centros educativos.

Para lograrlo, el juego estará diseñado para seguir el progreso de cada alumno, analizando sus habilidades a la hora de resolver los distintos problemas que se le plantean. Todo ello podrá ser controlado por cada profesor, que tendrá de acceso a un panel con todos los datos de sus pupilos.

«Esperamos que este sea el primer paso de un viaje muy interesante y valioso», afirmaba el propio Meier, quien recuerda que los educadores han tratado de utilizar Civilization para enseñar desde que era tan sòlo un juego distribuido en disquetes. «Nos pareció que era el momento adecuado», explica el desarrollador.

Con esta iniciativa, el catálogo de videojuegos utilizados en las aulas se verá ampliado con todo un clásico. Ya antes la propia GlassLabs Games había adaptado otros títulos para su uso educativo, como SimCity o Plants vs Zombies, de EA Games. Pero tampoco fueron los primeros: previamente, el popular Minecraft (ahora en manos de Microsoft) había entrado en los sistemas educativos de medio mundo. Además de hacerlo para ayudar a que los más pequeños aprendieran código o simplemente potenciasen su creatividad, la compañía desarrolladora del juego, Mojang AB, lanzó en 2011 MinecraftEdu, la versión educativa de este mundo abierto que ya ha sido utilizada en más de 7.000 clases repartidas por 40 países de todo el mundo.

Así, sea con bloques, construyendo ciudades o conquistando imperios hasta llegar al espacio, lo que parece innegable es que los juegos serán protagonistas de muchas de las clases del futuro. Han llegado para quedarse. Sean bienvenidos.

————

La imagen de este artículo es propiedad de Civilization Wikia

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Juego de Poder: El 'Monopoly' de la corrupción política mexicana
¿Cuántos likes y retuits devuelves por compromiso?
Objetivo: desinvertir en petróleo
¿Cómo ha cambiado el dormitorio de una adolescente en solo 10 años?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp