11 de enero 2024    /   BRANDED CONTENT
 

11 de enero 2024    /   BRANDED CONTENT              
twitter facebook whatsapp

¿Te imaginas un mundo sin marcas comerciales? ¿O sin publicidad? Seguramente no. Y si eres capaz de hacerlo, seguro que aquel que imaginas no se parecería en nada al mundo en que vivimos. Sin entrar en debates éticos ni ideológicos, es imposible obviar el relevante papel que la publicidad desempeña en nuestra sociedad. De hecho, economistas como Serge Latouche, ideólogo de la teoría del decrecimiento, la consideran uno de sus pilares.

Aunque la publicidad de ahora poco se parece a la de hace unas décadas. Tampoco tiene nada que ver la relación que las marcas establecen hoy con sus consumidores. Estos ya no son meros espectadores que reciben de forma pasiva los mensajes de las marcas. Ahora también generan sus propios contenidos y pueden convertirse en los mejores prescriptores.  Aunque también en los críticos (incluso haters) más contundentes.

De ahí que no sea para nada osado asegurar que en la última década la publicidad está viviendo una segunda juventud. El propósito ahora ya no es solo vender, sino establecer vínculos con sus audiencias.  Generar una comunidad en torno a la marca en la que los usuarios se sientan mucho más cercanos y confíen en ella.

¿Y cómo lo consiguen? Sin entrar en pormenores de las metodologías del denominado inbound marketing, las redes sociales tienen mucho que decir en este sentido. Es en ellas donde los usuarios y potenciales clientes han encontrado una vía de comunicación bidireccional y más cercana que la que antes proporcionaban los medios de comunicación de masas.

Solo hace falta echar un vistazo en cualquier red social para comprobar que las marcas ya no detentan el monopolio de sus propios mensajes: ahora lo comparten con sus consumidores. Algunos, convertidos en auténticos brand lovers son, de hecho, los mejores embajadores posibles para los anunciantes.

Ocurre en el caso de Renault Clio. Solo es necesario insertar el nombre de la marca en la barra de búsqueda de Instagram o de TikTok, por ejemplo, para comprobar el número de Clio lovers que pululan por el mundo virtual, pero también el real. Algunos han creado sus propias cuentas para subir imágenes y compartir sus historias a bordo de su coche favorito.

Experiencias en primera persona con un poder de persuasión muy superior al de la campaña publicitaria con el mayor presupuesto del mundo.

¿CONOCES ESTAS CLIOSIDADES?

Aunque si Clio puede presumir de ser una LoveMark capaz de enamorar a varias generaciones de conductores es, en buena medida, y más allá de las bondades del producto en sí, por las campañas de publicidad que la marca ha venido desarrollando desde su nacimiento. Clio ha sido artífice de algunos de los anuncios más recordados de las últimas tres décadas.

Pero en su historia también destaca el haber sido protagonista de algunas  curiosidades o, mejor dicho, cliosidades. ¿Hacemos un repaso por algunas de ellas?:

. El nombre de Clio procede de la musa de la historia y la creatividad en la mitología griega. Hija de Zeus y de Mnemósine, al igual que las otro ocho musas, a Clio se le atribuye el don de conceder sabiduría a los eruditos y el de guiarles en la búsqueda de la verdad histórica.

. Renault Clio se lanzó en 1990 con el propósito de suceder a todo un mito: el Renault Supercinco. Uno de los vehículos más populares del momento (superó las 5,5 millones de unidades venidas) y un icono de las carreteras. El desafío para Clio no era fácil, aunque las 16 millones de unidades vendidas en 120 países parecen confirmar que nos encontramos ante un digno sucesor.

cliosidades

. Para visualizar la cifra de arriba, imagina: si estos 16 millones de Clio se colocaran uno detrás del otro, la fila de coches daría la vuelta a la Tierra 1,6 veces.

. Solo en España, en estos 33 años se han comercializado más de 1 millón de unidades desde 1990 y durante 24 años (entre 1999 y 2013) se produjeron 3 millones de vehículos en sus tres primeras generaciones.  En la actualidad, más de 600.000 siguen circulando por nuestras carreteras.

. Si tienes edad suficiente tal vez recuerdes la primera campaña de Renault Clio… O tal vez no. Porque pese a la bella factura del anuncio de televisión, aquella no fue precisamente la campaña más recordada de la historia de la marca. ¿La recuerdas?

 

. Pese a no contar con una campaña de lanzamiento especialmente exitosa, la acogida del nuevo vehículo, no obstante, no pudo ser mejor: Renault Clio fue Mejor Coche del Año en España y solo un año después lo fue también de Europa, título este último que revalidaría unos años después. En aquella primera ocasión, el jurado europeo argumentó su elección de la siguiente forma:

«Clio tiene un gran estilo, un buen nivel de calidad, un espacio generoso y una riqueza de equipamiento nunca antes ofrecida en un modelo de este tamaño».

. De los anuncios más recordados de la primera generación Clio destaca el protagonizado por Mecano, el grupo de moda en aquel 1992. El tándem Clio + Mecano consiguió que el anuncio de televisión se alzara con un TP de Oro en 1992.

. Además de  un espíritu joven y urbanita, Renault Clio pronto mostró su lado más rebelde y deportivo con su versión 16v, que tomaba el relevo del Renault 5 GT Turbo, y cuyo claim aseguraba que «El vértigo no existe». Aunque para espíritu deportivo, el del icónico Clio Williams, nacido en 1993. Su nombre hacía referencia al equipo de Fórmula 1 Williams-Renault, y tanto su característico color azul, como sus llantas Speedline doradas, su motor de 150 caballos y su suspensión endurecida lo convirtieron en un referente entre los modelos deportivos del momento. Algo a lo que también contribuyó el inolvidable morphing de su campaña de TV:

 

. Y justo en la mitad de la década llegaría una de las campañas más recordadas de la historia de la publicidad en España: la de los JASP. Esos Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados que protagonizaron estos anuncios consiguieron acuñar un concepto con el que los que jóvenes  de aquellos años se sentían plenamente identificados. Quizás no tenían la experiencia de sus mayores, pero contaban con la preparación y, sobre todo, las ganas necesarias para comerse el mundo. Algo que compartían con el propio Clio:

Tanto arraigó el término en aquella generación que muchos de sus miembros, casi tres décadas después, lo siguen utilizando. Incluso Renault lo ha recuperado recientemente, aunque en este caso en relación a otro modelo de la marca: el Megane E-Tech 100% eléctrico.

. ¿Sabías que Clio tuvo una versión Apple? Fue en 1996 con el Clio Apple que se presentaba como el único coche con ordenador portátil y con un anuncio que hizo furor entre los más techies del momento:

 

. A finales de los 90, Clio sacó a relucir su lado más canalla. Incluso se atrevió a pactar con el diablo… (¿o no?). De esta época es uno de los anuncios más recordados de la marca en España, pero también en el mercado argentino:

. A finales de los 90, cuando se lanzaba la segunda generación de vehículos,  Clio perdió su nombre. Lo hizo a favor de Symbol, o Thalia en algunos países. Ocurrió en aquellos mercados en los que se lanzó la carrocería de tres cuerpos.

. Para poner el broche de oro a una década prodigiosa en cuanto a lanzamientos de vehículos y campañas publicitarias se refiere, Clio lanzaba en 1999 la serie limitada MTV de la segunda generación de Clio. Aunque, si bien el coche no tuvo la acogida esperada, el anuncio con el que se presentó fue uno de los hits del año en el mundo de la publicidad y el pegadizo Gueropa se convertiría en una de las coletillas más utilizadas del momento:

. Y llegó el nuevo milenio y con él las nuevas generaciones Clio y sus nuevas campañas publicitarias. Entre ellas, una de las más surrealistas protagonizada ¡por un mono con una ballesta! Pero también, por un pingüino con dinamita. Con estos irreverentes anuncios, Clio mostraba el placer de conducir un Clio, incluso en las situaciones más límite:

 

. Aunque la televisión no fue el único territorio en el que Clio triunfó en los 90 y primeros 2000. También lo hizo en otros medios, como la publicidad exterior o la prensa, donde la marca recurría al humor y a la creatividad. Así ocurrió con la campaña del nuevo Clio V16 cuya exclusividad propiciaba mensajes como el que mostraba aquel mítico cartel: «El amigo de un amigo de la cuñada de la vecina de la novia de mi hermano dice que una vez vio uno».

cliosidades

. En 2007, la marca volvía a unir fuerzas con Apple con el nuevo Clio iMusic, modelo que incluía un iPod 5G para poder elegir la canción idónea para cada momento.

. Superados ya los veinte años de edad, en 2012 Clio lanzaba su cuarta generación con una campaña de publicidad en la que reivindicaba el valor de las primeras veces. En este caso, la primera vez que alguien ve un Clio:

. Amor, y sobre todo mucha emoción, es lo que se desprende también de la campaña que la marca realizó en 2019 en Reino Unido, con el Wonderwall de Oasis como banda sonora. En él se narra la relación que dos amigas mantienen por correspondencia y que con el paso del tiempo se convertirá en amor. Una historia con todas las generaciones de coches Clio como testigos:

. Para la versión híbrida, en 2022 la marca presentó, precisamente, una historia híbrida que mezclaba imagen real y la animada:

. Y para dar a conocer las numerosas novedades del Renault Clio E-Tech full hybrid, presentado a finales de 2023,  la marca recurrió a una campaña en la que, de nuevo, se dan cita todas las generaciones anteriores de Clio. Y con una música de fondo de lo más pegadiza, ¿o a ti no se te ha pegado el estribillo del ochentero Oh l’amour de Erasure?

twitter facebook

¿Te imaginas un mundo sin marcas comerciales? ¿O sin publicidad? Seguramente no. Y si eres capaz de hacerlo, seguro que aquel que imaginas no se parecería en nada al mundo en que vivimos. Sin entrar en debates éticos ni ideológicos, es imposible obviar el relevante papel que la publicidad desempeña en nuestra sociedad. De hecho, economistas como Serge Latouche, ideólogo de la teoría del decrecimiento, la consideran uno de sus pilares.

Aunque la publicidad de ahora poco se parece a la de hace unas décadas. Tampoco tiene nada que ver la relación que las marcas establecen hoy con sus consumidores. Estos ya no son meros espectadores que reciben de forma pasiva los mensajes de las marcas. Ahora también generan sus propios contenidos y pueden convertirse en los mejores prescriptores.  Aunque también en los críticos (incluso haters) más contundentes.

De ahí que no sea para nada osado asegurar que en la última década la publicidad está viviendo una segunda juventud. El propósito ahora ya no es solo vender, sino establecer vínculos con sus audiencias.  Generar una comunidad en torno a la marca en la que los usuarios se sientan mucho más cercanos y confíen en ella.

¿Y cómo lo consiguen? Sin entrar en pormenores de las metodologías del denominado inbound marketing, las redes sociales tienen mucho que decir en este sentido. Es en ellas donde los usuarios y potenciales clientes han encontrado una vía de comunicación bidireccional y más cercana que la que antes proporcionaban los medios de comunicación de masas.

Solo hace falta echar un vistazo en cualquier red social para comprobar que las marcas ya no detentan el monopolio de sus propios mensajes: ahora lo comparten con sus consumidores. Algunos, convertidos en auténticos brand lovers son, de hecho, los mejores embajadores posibles para los anunciantes.

Ocurre en el caso de Renault Clio. Solo es necesario insertar el nombre de la marca en la barra de búsqueda de Instagram o de TikTok, por ejemplo, para comprobar el número de Clio lovers que pululan por el mundo virtual, pero también el real. Algunos han creado sus propias cuentas para subir imágenes y compartir sus historias a bordo de su coche favorito.

Experiencias en primera persona con un poder de persuasión muy superior al de la campaña publicitaria con el mayor presupuesto del mundo.

¿CONOCES ESTAS CLIOSIDADES?

Aunque si Clio puede presumir de ser una LoveMark capaz de enamorar a varias generaciones de conductores es, en buena medida, y más allá de las bondades del producto en sí, por las campañas de publicidad que la marca ha venido desarrollando desde su nacimiento. Clio ha sido artífice de algunos de los anuncios más recordados de las últimas tres décadas.

Pero en su historia también destaca el haber sido protagonista de algunas  curiosidades o, mejor dicho, cliosidades. ¿Hacemos un repaso por algunas de ellas?:

. El nombre de Clio procede de la musa de la historia y la creatividad en la mitología griega. Hija de Zeus y de Mnemósine, al igual que las otro ocho musas, a Clio se le atribuye el don de conceder sabiduría a los eruditos y el de guiarles en la búsqueda de la verdad histórica.

. Renault Clio se lanzó en 1990 con el propósito de suceder a todo un mito: el Renault Supercinco. Uno de los vehículos más populares del momento (superó las 5,5 millones de unidades venidas) y un icono de las carreteras. El desafío para Clio no era fácil, aunque las 16 millones de unidades vendidas en 120 países parecen confirmar que nos encontramos ante un digno sucesor.

cliosidades

. Para visualizar la cifra de arriba, imagina: si estos 16 millones de Clio se colocaran uno detrás del otro, la fila de coches daría la vuelta a la Tierra 1,6 veces.

. Solo en España, en estos 33 años se han comercializado más de 1 millón de unidades desde 1990 y durante 24 años (entre 1999 y 2013) se produjeron 3 millones de vehículos en sus tres primeras generaciones.  En la actualidad, más de 600.000 siguen circulando por nuestras carreteras.

. Si tienes edad suficiente tal vez recuerdes la primera campaña de Renault Clio… O tal vez no. Porque pese a la bella factura del anuncio de televisión, aquella no fue precisamente la campaña más recordada de la historia de la marca. ¿La recuerdas?

 

. Pese a no contar con una campaña de lanzamiento especialmente exitosa, la acogida del nuevo vehículo, no obstante, no pudo ser mejor: Renault Clio fue Mejor Coche del Año en España y solo un año después lo fue también de Europa, título este último que revalidaría unos años después. En aquella primera ocasión, el jurado europeo argumentó su elección de la siguiente forma:

«Clio tiene un gran estilo, un buen nivel de calidad, un espacio generoso y una riqueza de equipamiento nunca antes ofrecida en un modelo de este tamaño».

. De los anuncios más recordados de la primera generación Clio destaca el protagonizado por Mecano, el grupo de moda en aquel 1992. El tándem Clio + Mecano consiguió que el anuncio de televisión se alzara con un TP de Oro en 1992.

. Además de  un espíritu joven y urbanita, Renault Clio pronto mostró su lado más rebelde y deportivo con su versión 16v, que tomaba el relevo del Renault 5 GT Turbo, y cuyo claim aseguraba que «El vértigo no existe». Aunque para espíritu deportivo, el del icónico Clio Williams, nacido en 1993. Su nombre hacía referencia al equipo de Fórmula 1 Williams-Renault, y tanto su característico color azul, como sus llantas Speedline doradas, su motor de 150 caballos y su suspensión endurecida lo convirtieron en un referente entre los modelos deportivos del momento. Algo a lo que también contribuyó el inolvidable morphing de su campaña de TV:

 

. Y justo en la mitad de la década llegaría una de las campañas más recordadas de la historia de la publicidad en España: la de los JASP. Esos Jóvenes Aunque Sobradamente Preparados que protagonizaron estos anuncios consiguieron acuñar un concepto con el que los que jóvenes  de aquellos años se sentían plenamente identificados. Quizás no tenían la experiencia de sus mayores, pero contaban con la preparación y, sobre todo, las ganas necesarias para comerse el mundo. Algo que compartían con el propio Clio:

Tanto arraigó el término en aquella generación que muchos de sus miembros, casi tres décadas después, lo siguen utilizando. Incluso Renault lo ha recuperado recientemente, aunque en este caso en relación a otro modelo de la marca: el Megane E-Tech 100% eléctrico.

. ¿Sabías que Clio tuvo una versión Apple? Fue en 1996 con el Clio Apple que se presentaba como el único coche con ordenador portátil y con un anuncio que hizo furor entre los más techies del momento:

 

. A finales de los 90, Clio sacó a relucir su lado más canalla. Incluso se atrevió a pactar con el diablo… (¿o no?). De esta época es uno de los anuncios más recordados de la marca en España, pero también en el mercado argentino:

. A finales de los 90, cuando se lanzaba la segunda generación de vehículos,  Clio perdió su nombre. Lo hizo a favor de Symbol, o Thalia en algunos países. Ocurrió en aquellos mercados en los que se lanzó la carrocería de tres cuerpos.

. Para poner el broche de oro a una década prodigiosa en cuanto a lanzamientos de vehículos y campañas publicitarias se refiere, Clio lanzaba en 1999 la serie limitada MTV de la segunda generación de Clio. Aunque, si bien el coche no tuvo la acogida esperada, el anuncio con el que se presentó fue uno de los hits del año en el mundo de la publicidad y el pegadizo Gueropa se convertiría en una de las coletillas más utilizadas del momento:

. Y llegó el nuevo milenio y con él las nuevas generaciones Clio y sus nuevas campañas publicitarias. Entre ellas, una de las más surrealistas protagonizada ¡por un mono con una ballesta! Pero también, por un pingüino con dinamita. Con estos irreverentes anuncios, Clio mostraba el placer de conducir un Clio, incluso en las situaciones más límite:

 

. Aunque la televisión no fue el único territorio en el que Clio triunfó en los 90 y primeros 2000. También lo hizo en otros medios, como la publicidad exterior o la prensa, donde la marca recurría al humor y a la creatividad. Así ocurrió con la campaña del nuevo Clio V16 cuya exclusividad propiciaba mensajes como el que mostraba aquel mítico cartel: «El amigo de un amigo de la cuñada de la vecina de la novia de mi hermano dice que una vez vio uno».

cliosidades

. En 2007, la marca volvía a unir fuerzas con Apple con el nuevo Clio iMusic, modelo que incluía un iPod 5G para poder elegir la canción idónea para cada momento.

. Superados ya los veinte años de edad, en 2012 Clio lanzaba su cuarta generación con una campaña de publicidad en la que reivindicaba el valor de las primeras veces. En este caso, la primera vez que alguien ve un Clio:

. Amor, y sobre todo mucha emoción, es lo que se desprende también de la campaña que la marca realizó en 2019 en Reino Unido, con el Wonderwall de Oasis como banda sonora. En él se narra la relación que dos amigas mantienen por correspondencia y que con el paso del tiempo se convertirá en amor. Una historia con todas las generaciones de coches Clio como testigos:

. Para la versión híbrida, en 2022 la marca presentó, precisamente, una historia híbrida que mezclaba imagen real y la animada:

. Y para dar a conocer las numerosas novedades del Renault Clio E-Tech full hybrid, presentado a finales de 2023,  la marca recurrió a una campaña en la que, de nuevo, se dan cita todas las generaciones anteriores de Clio. Y con una música de fondo de lo más pegadiza, ¿o a ti no se te ha pegado el estribillo del ochentero Oh l’amour de Erasure?

El legado visual del metro de Londres
La espontaneidad ha muerto, viva la rutina
H. P. Lovecraft: la vida sombría del gran maestro del espanto
El ‘wellness’ finlandés: meditación en ropa interior y una cerveza en la mano
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp