BRANDED CONTENT
LELO x DIESEL

BRANDED CONTENT
LELO x DIESEL
20 de abril 2022    /   BRANDED CONTENT
 

‘Cobranding’: el sentido de que LELO y DIESEL tengan relaciones

La marca de moda reinterpreta la estética del SONA Cruise y el TOR 2 para añadir un extra de diseño y rebeldía

20 de abril 2022    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Varias generaciones de creativos han crecido con un mantra que ha condicionado el trabajo colectivo: «Solo no puedes, con amigos sí». Si has pasado de los 40, puede que el lema textual te resulte muy familiar. Si no, ya sabrás de la conveniencia de la compañía a la hora de acometer nuevos proyectos.

Ahí, en la suma, reside también la esencia del cobranding. El cobranding se puede explicar como una combinación de fuerzas de dos marcas con valores y misiones afines.

El horizonte debe pasar por la creación de un nuevo producto con potencial para satisfacer a los posibles usuarios de ambas marcas. Pero no es ese el único objetivo a la hora de establecer una colaboración.

Las pretensiones de las marcas pasan también por aumentar el valor —no necesariamente el precio— del producto comparado con el que tendría el de una de las marcas en solitario. Además, ambas marcas pueden ampliar su base de clientes, la cuota de mercado y, por supuesto, los beneficios a través de estos proyectos de valor añadido.

LELO Y DIESEL SE VAN JUNTOS A LA CAMA

En un escenario como el descrito, tiene todo el sentido que placer, diseño y moda sean compañeros de viaje y cama en la colaboración entre LELO, la marca sueca de juguetes eróticos de lujo, y DIESEL, una de las firmas de moda más disruptivas de las últimas décadas.

LELO x DIESEL es una reinterpretación estética de dos de los rompepistas de LELO, el SONA Cruise y el TOR 2. Como explica Luka Matutinović, CMO de LELO, la colaboración surge de una necesidad de «inspirar y permitir a las personas expresar su propio estilo». El proyecto «muestra la unión entre la moda y la tecnología sexual, y permite demostrar que el bienestar sexual puede incorporarse sin problema a nuestra vida diaria, igual que unos vaqueros».

A pesar de que el SONA Cruise y el TOR 2 son apuestas efectivas por el diseño, esta colaboración con la marca de moda es una apertura de un nuevo camino marcado por el característico y potente rojo DIESEL.

lelo x diesel

El SONA Cruise es un masajeador de clítoris que utiliza ondas sónicas como estimulante físico. Si se presiona con fuerza sobre el cuerpo, el SONA Cruise libera potencia adicional para disfrutar de un extra de intensidad.

El TOR 2, por su parte, es un anillo vibrador para hombre capaz de adaptarse a todos los tamaños gracias a la suave silicona con la que está fabricado. Como explica la propia LELO, el TOR 2 «ofrece vibraciones un 100% más intensas que cualquier otro juguete de su estilo, por lo que el placer será mucho más duradero».

Ambos dispositivos son tanto para disfrute individual como en pareja o en grupo. Es decir, si quieres hacer cobranding con alguien, tanto el SONA Cruise como el TOR 2 de LELO facilitarán la tarea de la manera más placentera.

COBRANDINGS QUE HAN HECHO HISTORIA

Los casos de colaboraciones que han quedado en la memoria de la sociedad se cuentan por decenas. Uber, por ejemplo, permitía escuchar tus listas favoritas de Spotify en sus coches.

Spotify también se alió con Starbucks para que, mediante el programa de recompensas a clientes de la cadena de cafés, estos pudieran seleccionar la música que se escuchaba en los locales.

La afinidad entre Nike y Apple, que se ha traducido en una integración muy natural entre el fitness y la tecnología, cuenta con años de historia.

En el apartado de cobrandings marcianos, tenemos el McWhopper, una propuesta entre McDonald’s y Burger King, adversarios irreconciliables, que vio la luz en 2018.

La idea partió como una campaña de marketing de Burger King que servía como guiño a la paz mundial. La iniciativa fue recibida de buen grado en la marca de la gran M y, aunque no se materializó en la hamburguesa propuesta, sí que sirvió para aderezar el mundo de la competencia entre marcas con algo de amabilidad y buen rollo. Todo ello sí tuvo consecuencias positivas para ambos logos en términos de percepción de marca.

No cabe duda de que cuando la creatividad es la bandera del cobranding, iniciativas entre marcas afines como LELO y DIESEL solo pueden convertirse en algo positivo para las marcas que se relacionan. ¿Quedará esta colaboración en la memoria? Solo el tiempo lo sabe, pero el diseño y el placer son vehículos perfectos para que eso ocurra.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Varias generaciones de creativos han crecido con un mantra que ha condicionado el trabajo colectivo: «Solo no puedes, con amigos sí». Si has pasado de los 40, puede que el lema textual te resulte muy familiar. Si no, ya sabrás de la conveniencia de la compañía a la hora de acometer nuevos proyectos.

Ahí, en la suma, reside también la esencia del cobranding. El cobranding se puede explicar como una combinación de fuerzas de dos marcas con valores y misiones afines.

El horizonte debe pasar por la creación de un nuevo producto con potencial para satisfacer a los posibles usuarios de ambas marcas. Pero no es ese el único objetivo a la hora de establecer una colaboración.

Las pretensiones de las marcas pasan también por aumentar el valor —no necesariamente el precio— del producto comparado con el que tendría el de una de las marcas en solitario. Además, ambas marcas pueden ampliar su base de clientes, la cuota de mercado y, por supuesto, los beneficios a través de estos proyectos de valor añadido.

LELO Y DIESEL SE VAN JUNTOS A LA CAMA

En un escenario como el descrito, tiene todo el sentido que placer, diseño y moda sean compañeros de viaje y cama en la colaboración entre LELO, la marca sueca de juguetes eróticos de lujo, y DIESEL, una de las firmas de moda más disruptivas de las últimas décadas.

LELO x DIESEL es una reinterpretación estética de dos de los rompepistas de LELO, el SONA Cruise y el TOR 2. Como explica Luka Matutinović, CMO de LELO, la colaboración surge de una necesidad de «inspirar y permitir a las personas expresar su propio estilo». El proyecto «muestra la unión entre la moda y la tecnología sexual, y permite demostrar que el bienestar sexual puede incorporarse sin problema a nuestra vida diaria, igual que unos vaqueros».

A pesar de que el SONA Cruise y el TOR 2 son apuestas efectivas por el diseño, esta colaboración con la marca de moda es una apertura de un nuevo camino marcado por el característico y potente rojo DIESEL.

lelo x diesel

El SONA Cruise es un masajeador de clítoris que utiliza ondas sónicas como estimulante físico. Si se presiona con fuerza sobre el cuerpo, el SONA Cruise libera potencia adicional para disfrutar de un extra de intensidad.

El TOR 2, por su parte, es un anillo vibrador para hombre capaz de adaptarse a todos los tamaños gracias a la suave silicona con la que está fabricado. Como explica la propia LELO, el TOR 2 «ofrece vibraciones un 100% más intensas que cualquier otro juguete de su estilo, por lo que el placer será mucho más duradero».

Ambos dispositivos son tanto para disfrute individual como en pareja o en grupo. Es decir, si quieres hacer cobranding con alguien, tanto el SONA Cruise como el TOR 2 de LELO facilitarán la tarea de la manera más placentera.

COBRANDINGS QUE HAN HECHO HISTORIA

Los casos de colaboraciones que han quedado en la memoria de la sociedad se cuentan por decenas. Uber, por ejemplo, permitía escuchar tus listas favoritas de Spotify en sus coches.

Spotify también se alió con Starbucks para que, mediante el programa de recompensas a clientes de la cadena de cafés, estos pudieran seleccionar la música que se escuchaba en los locales.

La afinidad entre Nike y Apple, que se ha traducido en una integración muy natural entre el fitness y la tecnología, cuenta con años de historia.

En el apartado de cobrandings marcianos, tenemos el McWhopper, una propuesta entre McDonald’s y Burger King, adversarios irreconciliables, que vio la luz en 2018.

La idea partió como una campaña de marketing de Burger King que servía como guiño a la paz mundial. La iniciativa fue recibida de buen grado en la marca de la gran M y, aunque no se materializó en la hamburguesa propuesta, sí que sirvió para aderezar el mundo de la competencia entre marcas con algo de amabilidad y buen rollo. Todo ello sí tuvo consecuencias positivas para ambos logos en términos de percepción de marca.

No cabe duda de que cuando la creatividad es la bandera del cobranding, iniciativas entre marcas afines como LELO y DIESEL solo pueden convertirse en algo positivo para las marcas que se relacionan. ¿Quedará esta colaboración en la memoria? Solo el tiempo lo sabe, pero el diseño y el placer son vehículos perfectos para que eso ocurra.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El secreto de Coca-Cola vuelve a escena
Realismo sobre olas
Los 5 posts más leídos de la semana
Noche de techno en el museo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp