fbpx
29 de octubre 2015    /   CINE/TV
por
 

La siesta potencia el efecto ‘despertador’ del café (lo dicen los científicos)

29 de octubre 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Acaba la comida y por el peso que comenzamos a notar en los párpados podría parecer que todo lo ingerido ha ido a parar a ellos. Volver a trabajar (o a estudiar, o a conducir…) se convierte en misión imposible con tal sopor. La duda es ¿café o siesta? Pues ni uno ni otro, mejor los dos. Es lo que se conoce como Coffee Nap.
Este vídeo de Vox explica en qué consiste este concepto:

En resumen, la clave está en tomarse un café rapidito y después echarse una siesta de no más de 20 minutos mientras el efecto estimulante de la bebida comienza a surtir efecto.
La explicación de todo esto está en la adenosina, molécula responsable del cansancio al disminuir la actividad de las células nerviosas, y que tiene en el sueño uno de sus principales enemigos ya que reduce sus niveles. La cafeína, por su parte, estimula las neuronas aunque ese efecto tarda en producirse unos 20 minutos (lo que tarda en pasar por el intestino delgado para viajar después por el torrente sanguíneo hasta nuestro cerebro). Si ese tiempo lo invertimos en una siesta, al poder ‘limpiador’ de adenosina se unirá después el efecto del café.
La siesta nunca debería superar esos 20 minutos porque en caso contrario pasaríamos a lo que los científicos llamar inertia, lo que se conoce comúnmente como «estar grogui».

Acaba la comida y por el peso que comenzamos a notar en los párpados podría parecer que todo lo ingerido ha ido a parar a ellos. Volver a trabajar (o a estudiar, o a conducir…) se convierte en misión imposible con tal sopor. La duda es ¿café o siesta? Pues ni uno ni otro, mejor los dos. Es lo que se conoce como Coffee Nap.
Este vídeo de Vox explica en qué consiste este concepto:

En resumen, la clave está en tomarse un café rapidito y después echarse una siesta de no más de 20 minutos mientras el efecto estimulante de la bebida comienza a surtir efecto.
La explicación de todo esto está en la adenosina, molécula responsable del cansancio al disminuir la actividad de las células nerviosas, y que tiene en el sueño uno de sus principales enemigos ya que reduce sus niveles. La cafeína, por su parte, estimula las neuronas aunque ese efecto tarda en producirse unos 20 minutos (lo que tarda en pasar por el intestino delgado para viajar después por el torrente sanguíneo hasta nuestro cerebro). Si ese tiempo lo invertimos en una siesta, al poder ‘limpiador’ de adenosina se unirá después el efecto del café.
La siesta nunca debería superar esos 20 minutos porque en caso contrario pasaríamos a lo que los científicos llamar inertia, lo que se conoce comúnmente como «estar grogui».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Es hora de que tus hijos conozcan las pelis míticas de tu niñez
Woody Allen, mi madre y un chófer
IDEO recurre al crowd sourcing para combatir la obesidad infantil en EEUU
El arte que no gustaría a tu madre
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *