fbpx
28 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Le hacen una colonoscopia y despierta de la anestesia con un tanga rosa

28 de octubre 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Te despiertas de una colonoscopia, una prueba que necesita sedación general, y de repente el mundo es de color de rosa cuando miras hacia abajo. Llevas un tanga rosa y no encuentras explicación a tal objeto de lencería minúsculo que de súbito se te mete por el culo y te incomoda.
Empiezas a despertar progresivamente y piensas: «Whatthefuck! en mi vida he llevado tanga ¡y menos rosa! Si alguien me lo puso mientras dormía… ¿¡qué no me habrá hecho el hijo de…!?».
Esto es lo que le pasó a un hombre de 32 años natural de Australia, que se sometió a una colonoscopia en un hospital de Dover –Delaware, Estados Unidos- hace un par de años, pero se ve que ahora se lo ha pensado o que un abogado le ha dicho que de ahí puede sacar una preciada tajada y ha decidido denunciar al hospital que le puso el tanga durante la prueba.
Su abogado alega que sufre desde entonces «estrés emocional» entre otros problemas, casualmente unos días antes de que el caso se pueda llevar a los tribunales. Desde el hospital, como es lógico, son cautos y de momento no han querido pronunciarse más allá de la expresión politizada «estamos en ello».
Mientras se celebra el juicio o llegan a un acuerdo amistoso, he aquí una lista de situaciones en las que el protagonista de esta historia rocambolesca se podría haber puesto el tanga rosa sin darse cuenta:
– Era el tanga de su muñeca hinchable y se lo puso ese día porque no tenía calzoncillos limpios.
– Era la prenda íntima talismán del anestesista y se lo ‘calzó’ sin decirle nada para que le diera buena suerte.
– Se lo ‘incrustó’ debajo de los calzoncillos medio dormido, le hicieron desnudarse y olvidó que debajo llevaba la microscópica prenda.
– Se la puso porque le gustó cómo le quedaba a Paris Hilton y ahora no quiere admitirlo.
– Se levantó medio dormido y se puso el tanga rosa de su novia. Cuando le hicieron desnudarse tuvo que elegir entre quedarse en pelotas o tapar sus partes con él. Su novia todavía lo está buscando.
Sea lo que fuere, el protagonista de esta historia debería tomar nota de la repercusión que ha tenido en todo el mundo y organizar cuanto antes el Delaware Pink Underwear Festival. Volarían los tangas y definitivamente sacaría más pasta.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, son interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Te despiertas de una colonoscopia, una prueba que necesita sedación general, y de repente el mundo es de color de rosa cuando miras hacia abajo. Llevas un tanga rosa y no encuentras explicación a tal objeto de lencería minúsculo que de súbito se te mete por el culo y te incomoda.
Empiezas a despertar progresivamente y piensas: «Whatthefuck! en mi vida he llevado tanga ¡y menos rosa! Si alguien me lo puso mientras dormía… ¿¡qué no me habrá hecho el hijo de…!?».
Esto es lo que le pasó a un hombre de 32 años natural de Australia, que se sometió a una colonoscopia en un hospital de Dover –Delaware, Estados Unidos- hace un par de años, pero se ve que ahora se lo ha pensado o que un abogado le ha dicho que de ahí puede sacar una preciada tajada y ha decidido denunciar al hospital que le puso el tanga durante la prueba.
Su abogado alega que sufre desde entonces «estrés emocional» entre otros problemas, casualmente unos días antes de que el caso se pueda llevar a los tribunales. Desde el hospital, como es lógico, son cautos y de momento no han querido pronunciarse más allá de la expresión politizada «estamos en ello».
Mientras se celebra el juicio o llegan a un acuerdo amistoso, he aquí una lista de situaciones en las que el protagonista de esta historia rocambolesca se podría haber puesto el tanga rosa sin darse cuenta:
– Era el tanga de su muñeca hinchable y se lo puso ese día porque no tenía calzoncillos limpios.
– Era la prenda íntima talismán del anestesista y se lo ‘calzó’ sin decirle nada para que le diera buena suerte.
– Se lo ‘incrustó’ debajo de los calzoncillos medio dormido, le hicieron desnudarse y olvidó que debajo llevaba la microscópica prenda.
– Se la puso porque le gustó cómo le quedaba a Paris Hilton y ahora no quiere admitirlo.
– Se levantó medio dormido y se puso el tanga rosa de su novia. Cuando le hicieron desnudarse tuvo que elegir entre quedarse en pelotas o tapar sus partes con él. Su novia todavía lo está buscando.
Sea lo que fuere, el protagonista de esta historia debería tomar nota de la repercusión que ha tenido en todo el mundo y organizar cuanto antes el Delaware Pink Underwear Festival. Volarían los tangas y definitivamente sacaría más pasta.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, son interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
'Niños salvajes' que pasaron su infancia entre animales
Caída y ascenso de Kim Ki-duk
Eating Patterns: las recetas de diseño de Vega Hernando
¿Qué es lo que dice tu perro?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • ¿prueba complicada? ¿anestesia general? Nadie se ha muerto de una y no se donde está la complicación, no es necesaria la anestesia y sino mirad en la seguridad social que se hacen sin ella, y además no es anestesia es sedación, bastante diferente…
    Documentaos un poco antes del escribir…

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *