fbpx
9 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Colorama: Un cuaderno para sacarle los colores a los políticos

9 de diciembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las manualidades han sido tradicionalmente un método perfecto para reducir el estrés y relajar la mente. Actividades clásicas, antaño propias de abuelas y señoras de mediana edad como la pintura, las flores de miga de pan o el ganchillo, han experimentado una modernización gracias a las nuevas generaciones que, por ejemplo, ya no hacen colchas para el ajuar sino bufandas para árboles o abrigos para los bolardos de las calles de nuestras ciudades.

Otro de los productos que se han modernizado son los cuadernos de actividades y los de colorear. Lejos de parecerse a las Vacaciones Santillana, estos cuadernos ya no están protagonizados por los personajes de cuentos clásicos sino por músicos de rock, filósofos, superhéroes de cómic o actores de cine. En definitiva, temas afines a los gustos de los treinta y cuarentañeros como, por ejemplo, dibujar tus propios tatuajes o colorear diferentes escenas sexuales.

De hecho, si aparecen unicornios o dinosaurios en este tipo de productos, no salen precisamente bien parados.


Una de las editoriales que mejor ha explorado este territorio ha sido Blackie Books. Desde hace unos años, edita su cuaderno de actividades, escrito por Daniel López Valle e ilustrado por Cristóbal Fortúnez, autor que acaba de firmar las ilustraciones de Colorama, un libro para colorear realizado junto a Noel Ceballos y que, aunque se comercializa de manera individual, la empresa Fnac regala, previa compra de dos títulos de su sección de ensayo.

«Colorama fue un encargo de Fnac que nos llegó a través de Blackie», explica Ceballos. «Creo que ellos ya probaron regalando un cuadernillo/obsequio a sus lectores el otoño pasado, así que la idea era hacer algo parecido. Teníamos que jugar con diferentes materias relacionadas con los libros de ensayo, como la política, la sociología, la economía o la filosofía, pero había libertad en cuanto al formato».

Según cuentan sus protagonistas, la idea de que finalmente fuera un libro para colorear se les ocurrió muy pronto, igual que el hecho de que lo protagonizasen algunos de los personajes más destacados del año que acaba.

«El planteamiento inicial era algo diferente», explica Cristóbal Fortúnez. «Incluso había alguna idea muy loca por ahí que no era siempre apoyando al personaje en cuestión con el recurso de los manifestantes».

«El shock que buscábamos era reducir a escala los temas más importantes del mundo contemporáneo. Convertir a líderes políticos o pensadores de primera línea en un pasatiempo. Además, el lector/dibujante tiene siempre la última palabra sobre cómo acabará cada personaje. ¿Alguna vez has querido saber cómo sería Zizek con colores psicodélicos? Ahora puedes. ¿Alguien del cuadernillo te cae mal? Pues seguro que eso se reflejará en la paleta que elijas…», razona Ceballos.

Angela Merkel, Yanis Varoufakis, Ada Colau, Manuela Carmena y la ciudadanía española apoyando o criticando a los anteriores son algunos de los protagonistas de un libro que cuenta con el prólogo de Joseph E. Stiglitz y que, sin lugar a dudas, será el texto más leído de todos los que ha escrito el premio Nobel.

«Fuimos los primeros sorprendidos al saber que él sería el prologuista. Es su texto más accesible, sí. Por lo menos, es el único trabajo suyo en el que también hay un Yoda para colorear, aunque aún no me he leído el último. En realidad, lo más importante aquí es que Cristóbal y yo vamos a poder decir en la cena de nochebuena que hemos hecho un libro junto a un premio Nobel».

El éxito obtenido por el libro invita que el proyecto se pueda rescatar en el futuro con otros personajes de la sociedad española como toreros, tonadilleras, futbolistas o figuras del mundo del corazón que se han quedado fuera en esta ocasión.

«Tal vez en el próximo salgamos nosotros mismos», propone Fortúnez y continúa Ceballos: «Hay algunas ideas que se quedaron en el tintero, así que quién sabe. Hay un personaje que me encantaría ver dibujado por Cristóbal: el agente de famosos Toño Sanchís. De hecho, la secuela podría ser un monográfico suyo».

Pero como todo en esta vida, hay gente que no ha encontrado el proyecto tan inspirador y atractivo. Las redes sociales ardieron estos días atrás por una de esas estériles polémicas tan habituales en Twitter, avivada por personas cercanas a la derecha más rancia. Habrá que ver qué piensa de Colorama el hipster de la campaña del PP, aunque Noel Ceballos no es muy optimista al respecto: «Es posible que lo considere demasiado mainstream».

Las manualidades han sido tradicionalmente un método perfecto para reducir el estrés y relajar la mente. Actividades clásicas, antaño propias de abuelas y señoras de mediana edad como la pintura, las flores de miga de pan o el ganchillo, han experimentado una modernización gracias a las nuevas generaciones que, por ejemplo, ya no hacen colchas para el ajuar sino bufandas para árboles o abrigos para los bolardos de las calles de nuestras ciudades.

Otro de los productos que se han modernizado son los cuadernos de actividades y los de colorear. Lejos de parecerse a las Vacaciones Santillana, estos cuadernos ya no están protagonizados por los personajes de cuentos clásicos sino por músicos de rock, filósofos, superhéroes de cómic o actores de cine. En definitiva, temas afines a los gustos de los treinta y cuarentañeros como, por ejemplo, dibujar tus propios tatuajes o colorear diferentes escenas sexuales.

De hecho, si aparecen unicornios o dinosaurios en este tipo de productos, no salen precisamente bien parados.


Una de las editoriales que mejor ha explorado este territorio ha sido Blackie Books. Desde hace unos años, edita su cuaderno de actividades, escrito por Daniel López Valle e ilustrado por Cristóbal Fortúnez, autor que acaba de firmar las ilustraciones de Colorama, un libro para colorear realizado junto a Noel Ceballos y que, aunque se comercializa de manera individual, la empresa Fnac regala, previa compra de dos títulos de su sección de ensayo.

«Colorama fue un encargo de Fnac que nos llegó a través de Blackie», explica Ceballos. «Creo que ellos ya probaron regalando un cuadernillo/obsequio a sus lectores el otoño pasado, así que la idea era hacer algo parecido. Teníamos que jugar con diferentes materias relacionadas con los libros de ensayo, como la política, la sociología, la economía o la filosofía, pero había libertad en cuanto al formato».

Según cuentan sus protagonistas, la idea de que finalmente fuera un libro para colorear se les ocurrió muy pronto, igual que el hecho de que lo protagonizasen algunos de los personajes más destacados del año que acaba.

«El planteamiento inicial era algo diferente», explica Cristóbal Fortúnez. «Incluso había alguna idea muy loca por ahí que no era siempre apoyando al personaje en cuestión con el recurso de los manifestantes».

«El shock que buscábamos era reducir a escala los temas más importantes del mundo contemporáneo. Convertir a líderes políticos o pensadores de primera línea en un pasatiempo. Además, el lector/dibujante tiene siempre la última palabra sobre cómo acabará cada personaje. ¿Alguna vez has querido saber cómo sería Zizek con colores psicodélicos? Ahora puedes. ¿Alguien del cuadernillo te cae mal? Pues seguro que eso se reflejará en la paleta que elijas…», razona Ceballos.

Angela Merkel, Yanis Varoufakis, Ada Colau, Manuela Carmena y la ciudadanía española apoyando o criticando a los anteriores son algunos de los protagonistas de un libro que cuenta con el prólogo de Joseph E. Stiglitz y que, sin lugar a dudas, será el texto más leído de todos los que ha escrito el premio Nobel.

«Fuimos los primeros sorprendidos al saber que él sería el prologuista. Es su texto más accesible, sí. Por lo menos, es el único trabajo suyo en el que también hay un Yoda para colorear, aunque aún no me he leído el último. En realidad, lo más importante aquí es que Cristóbal y yo vamos a poder decir en la cena de nochebuena que hemos hecho un libro junto a un premio Nobel».

El éxito obtenido por el libro invita que el proyecto se pueda rescatar en el futuro con otros personajes de la sociedad española como toreros, tonadilleras, futbolistas o figuras del mundo del corazón que se han quedado fuera en esta ocasión.

«Tal vez en el próximo salgamos nosotros mismos», propone Fortúnez y continúa Ceballos: «Hay algunas ideas que se quedaron en el tintero, así que quién sabe. Hay un personaje que me encantaría ver dibujado por Cristóbal: el agente de famosos Toño Sanchís. De hecho, la secuela podría ser un monográfico suyo».

Pero como todo en esta vida, hay gente que no ha encontrado el proyecto tan inspirador y atractivo. Las redes sociales ardieron estos días atrás por una de esas estériles polémicas tan habituales en Twitter, avivada por personas cercanas a la derecha más rancia. Habrá que ver qué piensa de Colorama el hipster de la campaña del PP, aunque Noel Ceballos no es muy optimista al respecto: «Es posible que lo considere demasiado mainstream».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los maniquíes con alma de Andrés J. Blázquez
La invasión grafitera de Guadalajara
Una erección que dura más de 400 años pero que nunca existió
Las joyas del terremoto de los terremotos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *