14 de marzo 2024    /   BRANDED CONTENT
 

14 de marzo 2024    /   BRANDED CONTENT              
twitter facebook whatsapp

Si tienes hijos o hermanos pequeños, tal vez te suene el juego del Coche Amarillo. O quizá lo jugaste alguna vez en tu infancia cuando viajabas en el coche de tus padres o ibas en la ruta escolar (ahora podríamos hacer la típica gracia y decir eso de «Y si no lo hiciste es que no tuviste infancia», pero nos la vamos a saltar).

Como su propio nombre indica, el juego consiste en tratar de localizar entre el tráfico coches amarillos. Cada vez que un jugador ve un vehículo de ese color tiene que hacérselo saber al resto con un sonoro: «¡¡¡COCHE AMARILLO!!» (en algunas versiones del juego, el grito se acompaña de un golpe en el brazo del oponente que tengamos más cerca, pero nada más lejos de nuestra intención que incitar a la violencia…).

El ganador es aquel jugador que, al final de la partida, logra contabilizar un mayor número de coches amarillos vistos (y más gritos emitidos, por ende). En ocasiones, el juego se concluye al llegar al destino sin que ninguno de los participantes haya podido sumar a su cuenta ni un solo vehículo de ese color. Porque los amarillos son una rara avis en el parque automovilístico, al igual que ocurre con los de otros colores llamativos.

El blanco es el color preferido por los conductores a escala global. El 34% de los propietarios de todo el mundo lo elige para la carrocería de sus vehículos

Porque, en general, los propietarios de vehículos se decantan por los tonos más discretos como el negro, el blanco o el gris. El informe que cada año realiza Axalta Consulting Systems confirma que el blanco es el color preferido por los conductores a escala global. Un 34% de los propietarios de todo el mundo lo elige para la carrocería de sus vehículos. En segundo lugar aparece el negro, con un 21%, y el tercer lugar lo ocupa el gris, con un 19%.

Aunque este panorama cromático ha ido evolucionando a lo largo de los años. En este gráfico de CarVertical queda reflejado el dominio del blanco en la última década. Sin embargo, a principios de siglo era una de las opciones menos populares. Una razón que en algunas ciudades de España solía achacarse al hecho de que los conductores rechazaban el blanco para evitar que sus coches fueran confundidos de lejos con un taxi.

Pero, entonces, ¿qué es lo que determina las tendencias en cuanto a los colores en el mundo del motor? Partiendo de que el coche es un bien con un coste elevado y que, por lo general, lo adquirimos con la idea de que nos dure unos cuantos años, la elección del color no es algo baladí.

Algunos estudios apuntan al color como el factor emocional más relevante a la hora de adquirir un vehículo. Un hecho que no habría pasado inadvertido para la industria publicitaria, que recurriría especialmente a colores potentes como el rojo para llamar la atención sobre los vehículos en los anuncios. Aunque, curiosamente, a la hora de cerrar una venta el verde parece resultar mucho más efectivo. Así lo asegura el informe de CarVertical, que fija en 7 días el tiempo medio que se necesita para vender un coche de este color, frente a los casi 11 que se necesitan para vender uno plateado o uno negro, los siguientes en este ranking.

¿La razón? Según los expertos de esta consultora especializada en automoción, los conductores que buscan colores menos populares como el verde «saben lo que buscan y priorizan el exterior de un vehículo sobre las características técnicas».

El verde es el color más efectivo a la hora de cerrar la venta de un coche. El tiempo medio que se necesita para vender un coche de este color son 7 días, frente a los casi 11 que se necesitan para vender uno plateado o uno negro.

MÁS ALLÁ DEL B/N

Más allá de los posibles motivos emocionales, al igual que otros productos de diseño, las oscilaciones en la demanda de coches de determinados colores también responden a ciertas modas. Hay algunos agentes del sector que incluso relacionan el mayor interés de los conductores por vehículos de color blanco a la influencia de los diseños de Apple.

En el último informe de BASF, uno de los principales proveedores de pintura en la industria automovilística, el blanco también destaca como color preferido por los conductores que han adquirido un coche nuevo en el último año. Aunque parece que comienza a perder peso respecto a otros colores, como el negro.

Pero más allá del mantenimiento del imperio de los acromáticos (blanco, negro, gris y plateado), el informe también detecta los diferentes gustos en los distintos mercados. En el europeo, por ejemplo, destaca la preferencia de los conductores alemanes por el azul (11%), el de los españoles e ingleses por el rojo y el naranja (9%) o el de los franceses por el verde (6%).

El norteamericano, por su parte, es quizás el mercado donde más se aprecia una creciente tendencia que Elizabeth M. Hoffmann, diseñadora de color de BASF en aquella región, explica así: «Los tonos más claros son cada vez más populares, quitándole cuota de mercado al gris. Cada vez hay más opciones que cuentan con pigmentos de efectos para darles intensidad y emoción»

Y por supuesto, la elección del color también depende del tipo de vehículo y del perfil del conductor. Así, por ejemplo, en Asia, es perceptible una creciente demanda de colores naturales con base verde por parte del público joven que adquiere vehículos eléctricos.

Incluso en algunos segmentos, lo de tener un coche amarillo no resulta tan extravagante. De hecho, según CarVertical, este color es más habitual en coches deportivos. 

PARA GUSTOS, COLORES 

Durante algún tiempo circuló cierta leyenda urbana que aseguraba que el color de la carrocería era un factor que podría encarecer las primas de los seguros.

La razón que esgrimían los que respaldaban esta tesis era que un vehículo de color oscuro es más difícil de percibir por otros conductores en situaciones de escasa visibilidad, por lo que las compañías aseguradoras incrementaban la póliza a los conductores que optaban por estos vehículos por el mayor riesgo de que sufrieran un accidente.

Una teoría desmentida en innumerables ocasiones por las empresas del sector, que niegan que este elemento afecte a la cuantía que pagan sus asegurados.

En definitiva, aunque el color no es ni de lejos lo más relevante a la hora de adquirir un vehículo, sin duda, para la mayoría de los conductores es un aspecto importante. ¿O quién quiere sentarse al volante de un coche cuyo color le chirría?

De ahí que los fabricantes cada vez presten más atención a este aspecto y traten de diseñar colores más impactantes y distintivos. Es el caso del nuevo Renault Clio E-Tech full hybrid, que se presenta con una gama cromática que incluye tonalidades con nombres tan sugerentes como blanco glaciar,  naranja valencia, negro brillante, gris zinc, gris pizarra, rojo deseo o azul rayo.

Como puede apreciarse en este gráfico, las preferencias de los Cliolovers van bastante en línea con las tendencias actuales. Así, el blanco glaciar es el color más demandado (más de un 32%).

La creciente demanda por coches de colores más llamativos se percibe especialmente en el caso del rojo deseo, la segunda opción preferida por los Cliolovers, por encima incluso del negro. Además, en los primeros meses de 2024, crece el número de conductores que se decantan por colores tan vistosos como el naranja valencia (que crece más de 7 puntos porcentuales) o el azul rayo (+2,1%).

Y a ti, ¿en qué color te apetece moverte? 

twitter facebook

Si tienes hijos o hermanos pequeños, tal vez te suene el juego del Coche Amarillo. O quizá lo jugaste alguna vez en tu infancia cuando viajabas en el coche de tus padres o ibas en la ruta escolar (ahora podríamos hacer la típica gracia y decir eso de «Y si no lo hiciste es que no tuviste infancia», pero nos la vamos a saltar).

Como su propio nombre indica, el juego consiste en tratar de localizar entre el tráfico coches amarillos. Cada vez que un jugador ve un vehículo de ese color tiene que hacérselo saber al resto con un sonoro: «¡¡¡COCHE AMARILLO!!» (en algunas versiones del juego, el grito se acompaña de un golpe en el brazo del oponente que tengamos más cerca, pero nada más lejos de nuestra intención que incitar a la violencia…).

El ganador es aquel jugador que, al final de la partida, logra contabilizar un mayor número de coches amarillos vistos (y más gritos emitidos, por ende). En ocasiones, el juego se concluye al llegar al destino sin que ninguno de los participantes haya podido sumar a su cuenta ni un solo vehículo de ese color. Porque los amarillos son una rara avis en el parque automovilístico, al igual que ocurre con los de otros colores llamativos.

El blanco es el color preferido por los conductores a escala global. El 34% de los propietarios de todo el mundo lo elige para la carrocería de sus vehículos

Porque, en general, los propietarios de vehículos se decantan por los tonos más discretos como el negro, el blanco o el gris. El informe que cada año realiza Axalta Consulting Systems confirma que el blanco es el color preferido por los conductores a escala global. Un 34% de los propietarios de todo el mundo lo elige para la carrocería de sus vehículos. En segundo lugar aparece el negro, con un 21%, y el tercer lugar lo ocupa el gris, con un 19%.

Aunque este panorama cromático ha ido evolucionando a lo largo de los años. En este gráfico de CarVertical queda reflejado el dominio del blanco en la última década. Sin embargo, a principios de siglo era una de las opciones menos populares. Una razón que en algunas ciudades de España solía achacarse al hecho de que los conductores rechazaban el blanco para evitar que sus coches fueran confundidos de lejos con un taxi.

Pero, entonces, ¿qué es lo que determina las tendencias en cuanto a los colores en el mundo del motor? Partiendo de que el coche es un bien con un coste elevado y que, por lo general, lo adquirimos con la idea de que nos dure unos cuantos años, la elección del color no es algo baladí.

Algunos estudios apuntan al color como el factor emocional más relevante a la hora de adquirir un vehículo. Un hecho que no habría pasado inadvertido para la industria publicitaria, que recurriría especialmente a colores potentes como el rojo para llamar la atención sobre los vehículos en los anuncios. Aunque, curiosamente, a la hora de cerrar una venta el verde parece resultar mucho más efectivo. Así lo asegura el informe de CarVertical, que fija en 7 días el tiempo medio que se necesita para vender un coche de este color, frente a los casi 11 que se necesitan para vender uno plateado o uno negro, los siguientes en este ranking.

¿La razón? Según los expertos de esta consultora especializada en automoción, los conductores que buscan colores menos populares como el verde «saben lo que buscan y priorizan el exterior de un vehículo sobre las características técnicas».

El verde es el color más efectivo a la hora de cerrar la venta de un coche. El tiempo medio que se necesita para vender un coche de este color son 7 días, frente a los casi 11 que se necesitan para vender uno plateado o uno negro.

MÁS ALLÁ DEL B/N

Más allá de los posibles motivos emocionales, al igual que otros productos de diseño, las oscilaciones en la demanda de coches de determinados colores también responden a ciertas modas. Hay algunos agentes del sector que incluso relacionan el mayor interés de los conductores por vehículos de color blanco a la influencia de los diseños de Apple.

En el último informe de BASF, uno de los principales proveedores de pintura en la industria automovilística, el blanco también destaca como color preferido por los conductores que han adquirido un coche nuevo en el último año. Aunque parece que comienza a perder peso respecto a otros colores, como el negro.

Pero más allá del mantenimiento del imperio de los acromáticos (blanco, negro, gris y plateado), el informe también detecta los diferentes gustos en los distintos mercados. En el europeo, por ejemplo, destaca la preferencia de los conductores alemanes por el azul (11%), el de los españoles e ingleses por el rojo y el naranja (9%) o el de los franceses por el verde (6%).

El norteamericano, por su parte, es quizás el mercado donde más se aprecia una creciente tendencia que Elizabeth M. Hoffmann, diseñadora de color de BASF en aquella región, explica así: «Los tonos más claros son cada vez más populares, quitándole cuota de mercado al gris. Cada vez hay más opciones que cuentan con pigmentos de efectos para darles intensidad y emoción»

Y por supuesto, la elección del color también depende del tipo de vehículo y del perfil del conductor. Así, por ejemplo, en Asia, es perceptible una creciente demanda de colores naturales con base verde por parte del público joven que adquiere vehículos eléctricos.

Incluso en algunos segmentos, lo de tener un coche amarillo no resulta tan extravagante. De hecho, según CarVertical, este color es más habitual en coches deportivos. 

PARA GUSTOS, COLORES 

Durante algún tiempo circuló cierta leyenda urbana que aseguraba que el color de la carrocería era un factor que podría encarecer las primas de los seguros.

La razón que esgrimían los que respaldaban esta tesis era que un vehículo de color oscuro es más difícil de percibir por otros conductores en situaciones de escasa visibilidad, por lo que las compañías aseguradoras incrementaban la póliza a los conductores que optaban por estos vehículos por el mayor riesgo de que sufrieran un accidente.

Una teoría desmentida en innumerables ocasiones por las empresas del sector, que niegan que este elemento afecte a la cuantía que pagan sus asegurados.

En definitiva, aunque el color no es ni de lejos lo más relevante a la hora de adquirir un vehículo, sin duda, para la mayoría de los conductores es un aspecto importante. ¿O quién quiere sentarse al volante de un coche cuyo color le chirría?

De ahí que los fabricantes cada vez presten más atención a este aspecto y traten de diseñar colores más impactantes y distintivos. Es el caso del nuevo Renault Clio E-Tech full hybrid, que se presenta con una gama cromática que incluye tonalidades con nombres tan sugerentes como blanco glaciar,  naranja valencia, negro brillante, gris zinc, gris pizarra, rojo deseo o azul rayo.

Como puede apreciarse en este gráfico, las preferencias de los Cliolovers van bastante en línea con las tendencias actuales. Así, el blanco glaciar es el color más demandado (más de un 32%).

La creciente demanda por coches de colores más llamativos se percibe especialmente en el caso del rojo deseo, la segunda opción preferida por los Cliolovers, por encima incluso del negro. Además, en los primeros meses de 2024, crece el número de conductores que se decantan por colores tan vistosos como el naranja valencia (que crece más de 7 puntos porcentuales) o el azul rayo (+2,1%).

Y a ti, ¿en qué color te apetece moverte? 

Kintsugi, la filosofía de vida que encuentra belleza en la imperfección
‘Omdenken’, piensa al revés si quieres triunfar
Yo no soy mi trabajo: El auge del ‘quiet quitting’
‘Beige Flag’: la señal que avisa si tienes una pareja más sosa que el pan sin sal
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp