fbpx
23 de julio 2012    /   BUSINESS
por
 

Combatir la crisis siendo ‘Pequeños Cerdos Capitalistas’

23 de julio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La banca española ya fue rescatada. Grecia sigue a la deriva. Italia espera una catástrofe. Mientras el mundo sigue girando, el dinero todavía se nos va de las manos. En vez de culpar a los bancos y al sistema financiero de que no podamos viajar o comprarnos un coche, la solución puede estar en 200 páginas que nos enseñan a convertirnos en un Pequeño Cerdo Capitalista. En este libro, Sofía Macías, una joven mexicana de 27 años, muestra cómo dejar de pelearnos con el dinero, poder ahorrar y, sobre todo, cumplir nuestras metas.

“No puedes hacer nada para cambiar la situación macroeconómica pero si puedes tener más control en tu bolsillo. Si la gente tuviera ahorros de emergencia, deudas más controladas e incluso estuviera más atento a las oportunidades -porque la crisis siempre encierra oportunidades para crecer tu patrimonio-, las crisis no nos pegarían tan fuerte”, señala la autora.

Justo cuando el mundo empezaba una de las peores crisis financieras de la historia, Macías creó su blog Pequeño Cerdo Capitalista (Finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios) en el que aconsejaba a las personas sobre cómo administrar mejor el dinero y, sobre todo, tener conocimientos básicos del sistema financiero. Cuestiones como comprar un seguro, escoger una cuenta de ahorros, liquidar la tarjeta de crédito o cómo hacer un viaje soñado se convirtieron en algo más simple de lo que parece. A los pocos meses, su página se convirtió en un libro debido al éxito obtenido y ya es un Best Seller con más de 65.000 copias vendidas.

“Tendemos a ver el dinero como una esfera separada de nuestra vida, como una especialidad, en vez de verlo como un conocimiento de supervivencia. Todas estas cosas son decisiones tan importantes como escoger tu carrera o tener una pareja. Más que un tema de números es un tema de procesos, de enfocar cuáles son tus metas y prioridades de vida para hacer una planificación eficaz del dinero”, comenta.

Una chica de 25 años se queda sin trabajo. Tiene las tarjetas de crédito a tope y, además, debe pagar el alquiler y sobrevivir hasta que encuentre otro trabajo con una liquidación de dos mil euros. Este negro panorama puede ser resuelto con una buena administración, con saber dónde invertir, cómo pagar las tarjetas sin que generen nuevos intereses y buscando siempre la mejor oportunidad. La chica, asesorada por el libro, logró resolver sus problemas.

El concepto del Pequeño Cerdo Capitalista es una burla a la gente que cree que acercarse a las finanzas es lo mismo que convertirse en un desalmado inversionista de Wall Street. “El mayor problema es la ignorancia financiera. Al no saber, tú le haces el camino fácil al banquero y al inversionista de Wall Street. Por eso necesitas nociones financieras básicas para tomar decisiones que te beneficien a ti y no a ellos. El libro te abre la llavecita a este entendimiento”.

En una generación que no piensa en el retiro y en la que un chico de 15 años aprende primero a endeudarse con una tarjeta de crédito que a abrir un fondo de inversión, se necesita cambiar de cultura financiera. “Somos la generación Young, Fabulous and Broke (jóvenes, fabulosos y arruinados). La gente empieza su vida sumergida en el crédito y no en el ahorro. Solo necesitas 40 minutos al mes en pensar qué hacer con el dinero que tienes. Es un medio para cumplir tus sueños. Si no le pones atención en algún punto de tu vida al dinero, el dinero siempre va a ser más importante que tus metas y un obstáculo para cumplirlas”, apunta la Pequeña Cerda Capitalista.

La banca española ya fue rescatada. Grecia sigue a la deriva. Italia espera una catástrofe. Mientras el mundo sigue girando, el dinero todavía se nos va de las manos. En vez de culpar a los bancos y al sistema financiero de que no podamos viajar o comprarnos un coche, la solución puede estar en 200 páginas que nos enseñan a convertirnos en un Pequeño Cerdo Capitalista. En este libro, Sofía Macías, una joven mexicana de 27 años, muestra cómo dejar de pelearnos con el dinero, poder ahorrar y, sobre todo, cumplir nuestras metas.

“No puedes hacer nada para cambiar la situación macroeconómica pero si puedes tener más control en tu bolsillo. Si la gente tuviera ahorros de emergencia, deudas más controladas e incluso estuviera más atento a las oportunidades -porque la crisis siempre encierra oportunidades para crecer tu patrimonio-, las crisis no nos pegarían tan fuerte”, señala la autora.

Justo cuando el mundo empezaba una de las peores crisis financieras de la historia, Macías creó su blog Pequeño Cerdo Capitalista (Finanzas personales para hippies, yuppies y bohemios) en el que aconsejaba a las personas sobre cómo administrar mejor el dinero y, sobre todo, tener conocimientos básicos del sistema financiero. Cuestiones como comprar un seguro, escoger una cuenta de ahorros, liquidar la tarjeta de crédito o cómo hacer un viaje soñado se convirtieron en algo más simple de lo que parece. A los pocos meses, su página se convirtió en un libro debido al éxito obtenido y ya es un Best Seller con más de 65.000 copias vendidas.

“Tendemos a ver el dinero como una esfera separada de nuestra vida, como una especialidad, en vez de verlo como un conocimiento de supervivencia. Todas estas cosas son decisiones tan importantes como escoger tu carrera o tener una pareja. Más que un tema de números es un tema de procesos, de enfocar cuáles son tus metas y prioridades de vida para hacer una planificación eficaz del dinero”, comenta.

Una chica de 25 años se queda sin trabajo. Tiene las tarjetas de crédito a tope y, además, debe pagar el alquiler y sobrevivir hasta que encuentre otro trabajo con una liquidación de dos mil euros. Este negro panorama puede ser resuelto con una buena administración, con saber dónde invertir, cómo pagar las tarjetas sin que generen nuevos intereses y buscando siempre la mejor oportunidad. La chica, asesorada por el libro, logró resolver sus problemas.

El concepto del Pequeño Cerdo Capitalista es una burla a la gente que cree que acercarse a las finanzas es lo mismo que convertirse en un desalmado inversionista de Wall Street. “El mayor problema es la ignorancia financiera. Al no saber, tú le haces el camino fácil al banquero y al inversionista de Wall Street. Por eso necesitas nociones financieras básicas para tomar decisiones que te beneficien a ti y no a ellos. El libro te abre la llavecita a este entendimiento”.

En una generación que no piensa en el retiro y en la que un chico de 15 años aprende primero a endeudarse con una tarjeta de crédito que a abrir un fondo de inversión, se necesita cambiar de cultura financiera. “Somos la generación Young, Fabulous and Broke (jóvenes, fabulosos y arruinados). La gente empieza su vida sumergida en el crédito y no en el ahorro. Solo necesitas 40 minutos al mes en pensar qué hacer con el dinero que tienes. Es un medio para cumplir tus sueños. Si no le pones atención en algún punto de tu vida al dinero, el dinero siempre va a ser más importante que tus metas y un obstáculo para cumplirlas”, apunta la Pequeña Cerda Capitalista.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vecinos construyen un teatro piedra a piedra para regenerar un pueblo perdido
¿Ha llegado la hora de borrar la palabra emprendedor de nuestro vocabulario?
Redefiniendo la arquitectura en Twitter #ArquitecturaES
La mala imagen
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 7
  • Pues en alguna parte lei que en latinoamerica ( o al menos Mexico) tenemos mas experiencia en crisis ya que las hemos sufrido una y otra vez(ahora con el pri sera de nuevo?) asi que mas o menos sabemos capearlas.

    En cambio los erupeos al menos esta generacion o la anterior no tienen ni idea de lo que es una crisis y no saben ni como reacionar(al menos no como esta).Asi que supongo que una mexicana diga consejos financieros no es tan descabellado, que claro no porque lo sea siginifica que tenga toda la razon pero ayuda.

    De hecho con las crisis recurrentes antes del 2000 nadie aca podia planear «nada» porque sabian que el final del sexenioo todo sus dinero pasaria a valer menos y las deudas mas

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *