fbpx
29 de noviembre 2012    /   IDEAS
por
 

Gracias, Ronald, pero Monopoly otra vez no

29 de noviembre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Llego cansado del viaje, enciendo la tele para cambiar de pantalla y veo la última promoción de McDonald’s. Unos niños –no salen niñas– disfrazados de ricachones de los años 30 anuncian abundantes regalos con la compra de los productos y la posibilidad de volverte rico acumulando propiedades.

Me quedo frío. No me creo que el bueno de Ronald McDonald nos proponga volver a la casilla de salida, que incentive a nuestros hijos a empezar el mismo ciclo cuyas consecuencias estamos pagando ahora. Las habilidades que desarrolla el Monopoly son claras: la negociación y la gestión de recursos limitados. La estrategia la conocemos todos: gana el que consigue que los demás no tengan nada. Un juego de suma cero.

¿Es ésta la visión del mundo, del objetivo de los negocios y de las personas que necesitamos para salir de esta crisis nuestra de cada día? ¿Son éstas las capacidades que nos van a dar una ventaja para revalorizarnos, primero a nosotros mismos y luego a nuestros activos? ¿Es la imagen de la chistera y el puro la que queremos proponer a los niños?

Creo que no. Creo que no es una visión ni realista, ni útil, ni funcional, ni eficiente para el futuro que nos toca inventar. Si conseguimos evitar Mad Max, claro. Son recetas de otros tiempos: el Monopoly empieza su distribución masiva en 1935, justo después de la crisis del 29. Así era la economía entonces y ésa fue la receta durante muchos años. Así se mantenía en 1987 cuando McDonald’s lanzó por primera vez la promoción en los Estados Unidos.

Pero entonces no es ahora. Ni aqui ni allá.

El reto ya no es comprar o vender una mercancía limitada. Los retos de ahora son cómo crear valor –social y económico– de todo aquello que es abundante: toneladas de basura; miles de fábricas; mucho conocimiento y cada vez más datos en abierto; millones de jóvenes preparados y maduros curtidos; máquinas, equipos, dispositivos sin utilizar; materias primas que no llegaron a ser segundas. Suma y sigue.

Estos retos exigen, por lo menos, tanta cooperación como competencia. Yo diría que más. Porque las recetas que necesitamos desbordan el comprar y el vender: intervienen múltiples factores y agentes diversos; forman una red de complicidades y recompensas; resultan en más beneficios que el económico; devuelven en abierto.

¿Para cuando el juego de los huertos urbanos, fábricas de barrio, energías distribuidas, coches compartidos, talleres de recuperación de bicis, bibliotecas nodo de universidades virtuales, parques y hospitales?

¿Para cuándo el Commonspoly, Ronald?

Llego cansado del viaje, enciendo la tele para cambiar de pantalla y veo la última promoción de McDonald’s. Unos niños –no salen niñas– disfrazados de ricachones de los años 30 anuncian abundantes regalos con la compra de los productos y la posibilidad de volverte rico acumulando propiedades.

Me quedo frío. No me creo que el bueno de Ronald McDonald nos proponga volver a la casilla de salida, que incentive a nuestros hijos a empezar el mismo ciclo cuyas consecuencias estamos pagando ahora. Las habilidades que desarrolla el Monopoly son claras: la negociación y la gestión de recursos limitados. La estrategia la conocemos todos: gana el que consigue que los demás no tengan nada. Un juego de suma cero.

¿Es ésta la visión del mundo, del objetivo de los negocios y de las personas que necesitamos para salir de esta crisis nuestra de cada día? ¿Son éstas las capacidades que nos van a dar una ventaja para revalorizarnos, primero a nosotros mismos y luego a nuestros activos? ¿Es la imagen de la chistera y el puro la que queremos proponer a los niños?

Creo que no. Creo que no es una visión ni realista, ni útil, ni funcional, ni eficiente para el futuro que nos toca inventar. Si conseguimos evitar Mad Max, claro. Son recetas de otros tiempos: el Monopoly empieza su distribución masiva en 1935, justo después de la crisis del 29. Así era la economía entonces y ésa fue la receta durante muchos años. Así se mantenía en 1987 cuando McDonald’s lanzó por primera vez la promoción en los Estados Unidos.

Pero entonces no es ahora. Ni aqui ni allá.

El reto ya no es comprar o vender una mercancía limitada. Los retos de ahora son cómo crear valor –social y económico– de todo aquello que es abundante: toneladas de basura; miles de fábricas; mucho conocimiento y cada vez más datos en abierto; millones de jóvenes preparados y maduros curtidos; máquinas, equipos, dispositivos sin utilizar; materias primas que no llegaron a ser segundas. Suma y sigue.

Estos retos exigen, por lo menos, tanta cooperación como competencia. Yo diría que más. Porque las recetas que necesitamos desbordan el comprar y el vender: intervienen múltiples factores y agentes diversos; forman una red de complicidades y recompensas; resultan en más beneficios que el económico; devuelven en abierto.

¿Para cuando el juego de los huertos urbanos, fábricas de barrio, energías distribuidas, coches compartidos, talleres de recuperación de bicis, bibliotecas nodo de universidades virtuales, parques y hospitales?

¿Para cuándo el Commonspoly, Ronald?

Compártelo twitter facebook whatsapp
No eres mejor que tu jefe
El espía de Carrefour
Positivity sucks: La atracción del lado oscuro de las marcas
Escribir: Bécquer, periodista de lo sobrenatural
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Adherirse a tu punto de vista, Javier, es fácil para todos, especialmente si quién lee el artículo se deja llevar por principios solidarios y por valores humanos de gran riqueza humana que son indiscutibles. Pero en publicidad, lo que funciona es lo coherente, lo que encaja y se hace creíble. Probablemente no eres consumidor habitual de Mc Donalds (yo tampoco, Dios me libre) y el monopoly te genera, como a mí, un repelús por su carácter destructivo hacia el contrincante, pero estas dos marcas representan los valores del capitalismo más feroz y la superficialidad más característica de los americanos, y tiene un público muy fiel en Europa. La publicidad, igual que los negocios, tiene poco de didáctico y valen sólo los resultados.

    • gracias Xavy por tu comentario.

      Yo si he comido a épocas en Mc Donalds y aún lo hago de vez en cuando. Yo no creo que ahora mismo esta promoción y su comunicación sean coherentes con su propia campaña y compromisos de calidad; ni encaje para nada en el momento actual.

      Es un tema de oportunidad y sensibilidad.

      javi

  • Pingback: Movistar Innova
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *