fbpx
10 de abril 2015    /   CINE/TV
por
 

'Community' y las siete vidas de Dan Harmon

10 de abril 2015    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una universidad destrozada por juego de paintball. Así comienza uno de los episodios de la serie Community. (En los minutos siguientes, veremos cómo se ha llegado a la destrucción). Otro episodio comienza con el asesinato de un boniato en un aula —sí, un boniato—, y parodia a la serie Ley y Orden. En otro episodio, el profesor de matemáticas da un golpe de estado, encierra al decano en el sótano y establece la ley marcial en el campus. En esta serie de universitarios creciditos puede ocurrir cualquier cosa: la universidad comunitaria de Greendale forma un universo ajeno a la realidad.

Con capítulos como estos, Community ha conseguido que sus seguidores hagan campaña en las redes sociales para evitar el anuncio de cancelación al final de cada temporada. NBC produjo las cinco primeras temporadas (2009-2014) y Yahoo! produce la sexta temporada que se emite en streaming. De nuevo, un tanto para los seguidores, que han convertido a Dan Harmon, el creador de la serie, en algo parecido a un mesías de la nueva comedia.
Harmon, consciente de ello, produce Harmontown, documental sobre sí mismo. La película recoge su gira por los Estados Unidos como comediante y sus conversaciones con Ben Stiller y Jack Black. Una película que será estrenada en España en SERIELIZADOSFEST, el festival de series de Barcelona. Para la ocasión, la organización ha traído a Dan Harmon, al que imagino feliz de encontrarse con sus seguidores españoles, también muy fieles.
La presencia de Harmon en España es una buena excusa para hablar de Community. Aunque realmente, siempre hay motivos para hablar de esta serie de culto, una etiqueta precisa para esta serie.
El escritor Danny Peary define las películas de culto en su libro Cult Movies como «películas especiales que por una razón u otra han llegado al corazón de una parte de los espectadores, y son queridas, protegidas y defendidas con entusiasmo». Esta definición puede aplicarse a Community. Peary afirma que los seguidores de una película de culto (en este caso una serie, Community) creen estar como «bendecidos por haber descubierto algo en particular que el espectador medio y el crítico no entienden». Y ciertamente, Community que empezó con 7 millones de espectadores y buenas críticas, se ha convertido en una serie para una audiencia pequeña pero entusiasta.

Community, grandes esperanzas para NBC

NBC quiso que Community fuera el nuevo buque insignia de la casa. En los 80, la cadena produjo comedias como Las chicas de oro y Enredos de familia (donde Michael J. Fox se dio a conocer); en los noventa, Seinfeld, Frasier y Friends; y en la primera década del siglo XXI, The Office y 30 Rock. Las esperanzas de la cadena en Community eran muchas. Y la primera temporada, aunque los medidores de audiencia no fueron generosos, sí las críticas: Community es la serie más divertida del momento, escribieron muchos columnistas. Sin embargo, Community estaba aún por despertar. Estas primeras críticas vieron la serie como traslación de El club de los cinco (Breakfast Club), aquella película en la que cinco alumnos de instituto pasan un sábado castigados. (Una película que si hoy es recordable se debe a la presencia de la pelirroja Molly Ringwald).
La similitud apuntada por los críticos parece basarse en que el grupo de alumnos protagonistas se reúne en torno a una mesa. Pero los alumnos de Community no están castigados: se reúnen para estudiar (las menos veces), confesarse sus vidas y preparar planes para rescatar a la universidad. Así que mientras estos estudiantes rescatan Greendale, los seguidores de la serie rescatan Community. Por otro lado, la inspiración de Harmon está en su paso por una universidad comunitaria.

Cuando Community dejó de ser una serie convencional

En cualquier caso, a partir de la segunda temporada, Community deja de parecerse a cualquier otra serie: se convierte en una máquina de parodiar géneros cinematográficos, otras series y programas de televisión. Y junto a estas parodias, homenajes al cine de autor, tanto norteamericano como europeo, que revelan el profundo amor de Harmon al cine. Y sucedió que… a medida que las audiencias bajaban, un grupo de espectadores se entusiasmaba cada vez más, hasta llegar al fanatismo. Con Community o con Harmon (que es lo mismo) ocurre que se quiere o se detesta. Y esto la hace grande. El filósofo francés Diderot dijo que el artista que pretende agradar a todos no es nadie; debe tener algo que entusiasme a uno e irrite a otros. Y Harmon lo consigue.
Y así llegó el primer aviso de cancelación, pero a Harmon se le concedió una tercera temporada.
Chang Napoleon

El público conservador y el público de Community

Harmon podría haber retomado la senda de lo convencional, pero llevó a Community hacia nuevas extravagancias. Así que seguía perdiendo audiencia, capítulo a capítulo de la tercera temporada. El público de comedias de situación es conservador: no en lo ideológico, sino en sus rutinas de programación televisiva. Este público quiere el mismo argumento una y otra vez; por ejemplo la trama de dos que se quieren pero no se aguantan. Esto capítulo tras capítulo, y de cuando en cuando, un capítulo especial (musical, de terror, de parodia…) En Community el capítulo especial es cada capítulo.
Finalmente, la osadía costó a Harmon el puesto. NBC contrató a nuevos jefes de guion para la cuarta temporada. Sin embargo, Harmon había dado pocas opciones a sus sucesores para maniobrar. La audiencia de Community bajó aún más en la cuarta temporada y a esto se añadió el enfado de los seguidores más fieles. NBC volvió a contratar a Dan Harmon para la quinta temporada. ¿Y qué hizo Harmon? Lo que mejor sabe hacer: es una bomba ambulante e hizo que Community tuviera sabor al viejo Community. Así que NBC, atenta a las audiencias de la televisión tradicional, acabó por cancelar la serie.

Community de la televisión tradicional a Internet

El actor Joel McHale, Jeff Winger en la serie, afirmó en 2011 que «el problema de nuestra audiencia es que es muy joven y nadie ve la televisión en directo ya. Lo ven online, pero por el momento no hay manera de monetizar eso». (La audiencia online es un asunto que en España aún no se ha planteado entre creadores y televisiones. De manera que ambos están atados a los audímetros que, por otro lado, están controlados por una única empresa).
Sin embargo, Community tiene tantas vidas como un gato y Yahoo! Screen la rescató. Esta plataforma no depende de los audímetros. Los responsables de Yahoo! saben que Community tiene una audiencia tan fiel como puede serlo el seguidor de un equipo de fútbol a pesar de los pesares.
Abed, creador del Soñatorium

Una universidad destrozada por juego de paintball. Así comienza uno de los episodios de la serie Community. (En los minutos siguientes, veremos cómo se ha llegado a la destrucción). Otro episodio comienza con el asesinato de un boniato en un aula —sí, un boniato—, y parodia a la serie Ley y Orden. En otro episodio, el profesor de matemáticas da un golpe de estado, encierra al decano en el sótano y establece la ley marcial en el campus. En esta serie de universitarios creciditos puede ocurrir cualquier cosa: la universidad comunitaria de Greendale forma un universo ajeno a la realidad.

Con capítulos como estos, Community ha conseguido que sus seguidores hagan campaña en las redes sociales para evitar el anuncio de cancelación al final de cada temporada. NBC produjo las cinco primeras temporadas (2009-2014) y Yahoo! produce la sexta temporada que se emite en streaming. De nuevo, un tanto para los seguidores, que han convertido a Dan Harmon, el creador de la serie, en algo parecido a un mesías de la nueva comedia.
Harmon, consciente de ello, produce Harmontown, documental sobre sí mismo. La película recoge su gira por los Estados Unidos como comediante y sus conversaciones con Ben Stiller y Jack Black. Una película que será estrenada en España en SERIELIZADOSFEST, el festival de series de Barcelona. Para la ocasión, la organización ha traído a Dan Harmon, al que imagino feliz de encontrarse con sus seguidores españoles, también muy fieles.
La presencia de Harmon en España es una buena excusa para hablar de Community. Aunque realmente, siempre hay motivos para hablar de esta serie de culto, una etiqueta precisa para esta serie.
El escritor Danny Peary define las películas de culto en su libro Cult Movies como «películas especiales que por una razón u otra han llegado al corazón de una parte de los espectadores, y son queridas, protegidas y defendidas con entusiasmo». Esta definición puede aplicarse a Community. Peary afirma que los seguidores de una película de culto (en este caso una serie, Community) creen estar como «bendecidos por haber descubierto algo en particular que el espectador medio y el crítico no entienden». Y ciertamente, Community que empezó con 7 millones de espectadores y buenas críticas, se ha convertido en una serie para una audiencia pequeña pero entusiasta.

Community, grandes esperanzas para NBC

NBC quiso que Community fuera el nuevo buque insignia de la casa. En los 80, la cadena produjo comedias como Las chicas de oro y Enredos de familia (donde Michael J. Fox se dio a conocer); en los noventa, Seinfeld, Frasier y Friends; y en la primera década del siglo XXI, The Office y 30 Rock. Las esperanzas de la cadena en Community eran muchas. Y la primera temporada, aunque los medidores de audiencia no fueron generosos, sí las críticas: Community es la serie más divertida del momento, escribieron muchos columnistas. Sin embargo, Community estaba aún por despertar. Estas primeras críticas vieron la serie como traslación de El club de los cinco (Breakfast Club), aquella película en la que cinco alumnos de instituto pasan un sábado castigados. (Una película que si hoy es recordable se debe a la presencia de la pelirroja Molly Ringwald).
La similitud apuntada por los críticos parece basarse en que el grupo de alumnos protagonistas se reúne en torno a una mesa. Pero los alumnos de Community no están castigados: se reúnen para estudiar (las menos veces), confesarse sus vidas y preparar planes para rescatar a la universidad. Así que mientras estos estudiantes rescatan Greendale, los seguidores de la serie rescatan Community. Por otro lado, la inspiración de Harmon está en su paso por una universidad comunitaria.

Cuando Community dejó de ser una serie convencional

En cualquier caso, a partir de la segunda temporada, Community deja de parecerse a cualquier otra serie: se convierte en una máquina de parodiar géneros cinematográficos, otras series y programas de televisión. Y junto a estas parodias, homenajes al cine de autor, tanto norteamericano como europeo, que revelan el profundo amor de Harmon al cine. Y sucedió que… a medida que las audiencias bajaban, un grupo de espectadores se entusiasmaba cada vez más, hasta llegar al fanatismo. Con Community o con Harmon (que es lo mismo) ocurre que se quiere o se detesta. Y esto la hace grande. El filósofo francés Diderot dijo que el artista que pretende agradar a todos no es nadie; debe tener algo que entusiasme a uno e irrite a otros. Y Harmon lo consigue.
Y así llegó el primer aviso de cancelación, pero a Harmon se le concedió una tercera temporada.
Chang Napoleon

El público conservador y el público de Community

Harmon podría haber retomado la senda de lo convencional, pero llevó a Community hacia nuevas extravagancias. Así que seguía perdiendo audiencia, capítulo a capítulo de la tercera temporada. El público de comedias de situación es conservador: no en lo ideológico, sino en sus rutinas de programación televisiva. Este público quiere el mismo argumento una y otra vez; por ejemplo la trama de dos que se quieren pero no se aguantan. Esto capítulo tras capítulo, y de cuando en cuando, un capítulo especial (musical, de terror, de parodia…) En Community el capítulo especial es cada capítulo.
Finalmente, la osadía costó a Harmon el puesto. NBC contrató a nuevos jefes de guion para la cuarta temporada. Sin embargo, Harmon había dado pocas opciones a sus sucesores para maniobrar. La audiencia de Community bajó aún más en la cuarta temporada y a esto se añadió el enfado de los seguidores más fieles. NBC volvió a contratar a Dan Harmon para la quinta temporada. ¿Y qué hizo Harmon? Lo que mejor sabe hacer: es una bomba ambulante e hizo que Community tuviera sabor al viejo Community. Así que NBC, atenta a las audiencias de la televisión tradicional, acabó por cancelar la serie.

Community de la televisión tradicional a Internet

El actor Joel McHale, Jeff Winger en la serie, afirmó en 2011 que «el problema de nuestra audiencia es que es muy joven y nadie ve la televisión en directo ya. Lo ven online, pero por el momento no hay manera de monetizar eso». (La audiencia online es un asunto que en España aún no se ha planteado entre creadores y televisiones. De manera que ambos están atados a los audímetros que, por otro lado, están controlados por una única empresa).
Sin embargo, Community tiene tantas vidas como un gato y Yahoo! Screen la rescató. Esta plataforma no depende de los audímetros. Los responsables de Yahoo! saben que Community tiene una audiencia tan fiel como puede serlo el seguidor de un equipo de fútbol a pesar de los pesares.
Abed, creador del Soñatorium

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Black Mirror’ 3×03: El juego de ‘Simon dice’… y el purgatorio de Dante
Aprendiendo a amar con ‘House of Cards’
El otro “encendido”: La Ley General de Comunicación Audiovisual
¿Qué trucos usan las series para que nos enamoremos de los personajes?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies