16 de octubre 2014    /   CINE/TV
por
 

Cómo decidir lo que exhibe el cine de tu barrio

16 de octubre 2014    /   CINE/TV     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Puede que te haya pasado. Te enteras de que una película nueva, de autor, acaba de salir en EE UU y te gustaría verla como se ve el cine: en pantalla grande. Pero resulta que tu ciudad está copada por el blockbuster y la posibilidad de que llegue a una sala es ínfima. Hasta ahora, tu única opción era quedarte en casa refunfuñando y esperar a verla en tu tele o descargártela. Youfeelm, un proyecto de plataforma de cine en salas bajo petición, quiere cambiar esto.
El concepto es simple. Sería una aplicación del modelo del micromecenazgo al mundo de las salas de cine. La plataforma Youfeelm tendrá una base de datos de películas y salas repartidas por España. Una persona cualquiera podrá poner en marcha un proyecto, pongamos: ver la última de Joe Swanberg, para exhibir la película en un cine de Albacete por, digamos, 6 euros. Si hay un número suficiente de personas que se apunta a la proyección, se hace efectivo el pago y la película se proyecta el día en cuestión.
«Para explicarlo», dice Raúl Díez, uno de los dos promotores de la iniciativa, «suelo usar la metáfora de los aviones chárter». «Si tú quieres ir a Jamaica, pero no hay línea directa desde tu ciudad, tu agencia de viajes puede tratar de reunir a la gente suficiente como para llenar el avión y rentabilizar el viaje», ejemplifica, «y consigues salir desde el aeropuerto más cercano directamente a la isla antillana».
El proyecto, de momento, está en fase beta. La web se lanzó hace un par de semanas y ahora «uno de los objetivos principales es comenzar a reunir usuarios, una comunidad de amantes del cine, interesados en participar en el servicio». Paralelamente, Díez y su socia, Esperanza Moreno, seguirán «con los contactos con creadores, productores y distribuidoras», así como «exhibidoras» que les ayuden a «expandir la red de salas de cine».
Estas alquilarían el local y los servicios necesarios para la proyección, «por lo que su riesgo es mínimo y, es más, rentabilizarán butacas que entre semana suelen tener desocupadas». Dentro de este sector Díez asegura haberse encontrado de todo, «desde salas con las que la negociación puede ser más dura y que, o bien están atadas de pies y manos por contratos blindados con sus distribuidores» o que prefieren «quedarse en el status quo, con cierta reticencia a probar nuevos modelos de exhibición», a locales más pequeños o independientes, que están deseando probar cosas nuevas que les ayuden a sobrevivir en un sector que cada día cierra más y más establecimientos. «Estas son las salas que buscamos», precisa.

Su intención es estar operativos a principios de 2015. Quieren que algunas proyecciones cuenten con añadidos extras, como «sesiones especiales con el equipo artístico, conferencias, música en directo, aperitivos…», con las que tratarán de «recuperar la magia de ir al cine como un evento social, en torno a tu comunidad, con la que compartes una pasión o un interés».
«Las posibilidades son inmensas», elucubra, «se pueden organizar sesiones personalizadas para colectivos u organizaciones sensibles con una temática, o con necesidades especiales, o una forma para creadores emergentes de darse a conocer». Son conscientes de que solo acaban de empezar, pero buscan que «la gente sea consciente del poder que tienen, gracias a las nuevas tecnologías, de decidir qué es lo que quieren ver, dónde y cuándo». «Eso es», le sale el toque corporativo, «Youfeelm».
 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Puede que te haya pasado. Te enteras de que una película nueva, de autor, acaba de salir en EE UU y te gustaría verla como se ve el cine: en pantalla grande. Pero resulta que tu ciudad está copada por el blockbuster y la posibilidad de que llegue a una sala es ínfima. Hasta ahora, tu única opción era quedarte en casa refunfuñando y esperar a verla en tu tele o descargártela. Youfeelm, un proyecto de plataforma de cine en salas bajo petición, quiere cambiar esto.
El concepto es simple. Sería una aplicación del modelo del micromecenazgo al mundo de las salas de cine. La plataforma Youfeelm tendrá una base de datos de películas y salas repartidas por España. Una persona cualquiera podrá poner en marcha un proyecto, pongamos: ver la última de Joe Swanberg, para exhibir la película en un cine de Albacete por, digamos, 6 euros. Si hay un número suficiente de personas que se apunta a la proyección, se hace efectivo el pago y la película se proyecta el día en cuestión.
«Para explicarlo», dice Raúl Díez, uno de los dos promotores de la iniciativa, «suelo usar la metáfora de los aviones chárter». «Si tú quieres ir a Jamaica, pero no hay línea directa desde tu ciudad, tu agencia de viajes puede tratar de reunir a la gente suficiente como para llenar el avión y rentabilizar el viaje», ejemplifica, «y consigues salir desde el aeropuerto más cercano directamente a la isla antillana».
El proyecto, de momento, está en fase beta. La web se lanzó hace un par de semanas y ahora «uno de los objetivos principales es comenzar a reunir usuarios, una comunidad de amantes del cine, interesados en participar en el servicio». Paralelamente, Díez y su socia, Esperanza Moreno, seguirán «con los contactos con creadores, productores y distribuidoras», así como «exhibidoras» que les ayuden a «expandir la red de salas de cine».
Estas alquilarían el local y los servicios necesarios para la proyección, «por lo que su riesgo es mínimo y, es más, rentabilizarán butacas que entre semana suelen tener desocupadas». Dentro de este sector Díez asegura haberse encontrado de todo, «desde salas con las que la negociación puede ser más dura y que, o bien están atadas de pies y manos por contratos blindados con sus distribuidores» o que prefieren «quedarse en el status quo, con cierta reticencia a probar nuevos modelos de exhibición», a locales más pequeños o independientes, que están deseando probar cosas nuevas que les ayuden a sobrevivir en un sector que cada día cierra más y más establecimientos. «Estas son las salas que buscamos», precisa.

Su intención es estar operativos a principios de 2015. Quieren que algunas proyecciones cuenten con añadidos extras, como «sesiones especiales con el equipo artístico, conferencias, música en directo, aperitivos…», con las que tratarán de «recuperar la magia de ir al cine como un evento social, en torno a tu comunidad, con la que compartes una pasión o un interés».
«Las posibilidades son inmensas», elucubra, «se pueden organizar sesiones personalizadas para colectivos u organizaciones sensibles con una temática, o con necesidades especiales, o una forma para creadores emergentes de darse a conocer». Son conscientes de que solo acaban de empezar, pero buscan que «la gente sea consciente del poder que tienen, gracias a las nuevas tecnologías, de decidir qué es lo que quieren ver, dónde y cuándo». «Eso es», le sale el toque corporativo, «Youfeelm».
 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Música para colibríes
Series, ciudades y títulos de crédito
El mundo (en cortos y vídeos manipulados) según 'Querido Antonio'
Black Mirror y nuestro cerebro de reptil
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.