BRANDED CONTENT
SiteGround

BRANDED CONTENT
SiteGround
Publicado: 31 de mayo 2023 08:30  /   BRANDED CONTENT
 

Cómo posicionar en LinkedIn y no morir en el intento

Publicado: 31 de mayo 2023 08:30  /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Si no vives en una cabaña en medio del monte y tienes que ganarte la vida, estar en LinkedIn es casi obligatorio. Con su apuesta por el networking y los contenidos dirigidos a la audiencia profesional, la red ha conseguido convertirse en una de las mejores plataformas para buscar trabajo. Es más, desde su nacimiento, en 2002, se podría decir que la red profesional por excelencia se las ha arreglado para revolucionar el mercado laboral.

Pero hoy, la relevancia de LinkedIn va más allá de dar salida a ofertas de trabajo y currículos. El mundo laboral y corporativo de 2023 es hiperdigital. Y LinkedIn se ha posicionado como uno de los mejores escaparates a la hora de vender, promocionar y hacer crecer las redes de contactos. Por eso te vamos a contar cómo posicionar en LinkedIn sin morir en el intento.

Para profesionales y empresas, una presencia en LinkedIn ofrece beneficios más allá de los recursos humanos. El plano en el que opera, alejado de las redes más sociales como Instagram o TikTok, hace de la plataforma un canal mucho más interesante para los que quieren ponerse delante de una audiencia que no busca necesariamente el entretenimiento. Es el entorno natural de empresas y profesionales que, por las características de sus productos y servicios, difícilmente pueden posicionarse en otras redes.

Pero, como todas las redes sociales, aunque la presencia en LinkedIn es importante, siempre es más recomendable no estar que estar mal, y estar mal en LinkedIn es extremadamente sencillo. 

ESTAR MAL EN LINKEDIN

Puede que sea porque, en el fondo, nadie pasa el tiempo en LinkedIn por gusto. O quizá porque la monotonía de un sinfín de anuncios de contrataciones, ascensos y autobombos varios obliga a buscar la diferenciación más extrema. El caso es que, para bien o para mal, hacer el ridículo en LinkedIn es más fácil de lo que parece y puede hundir una reputación digital.

Al ver el nivel, uno no puede evitar sentir una punzadita de vergüenza ajena directamente en el hígado. Posicionarse en LinkedIn no es tan sencillo como podría parecer y el fomento de la creación de contenido en serie por parte de las plataformas suele motivar que terminen apareciendo casos extremos. De éxito, pero también del cringe más absoluto. El sospechoso habitual es ese género endémico de la red social que nada entre la autoayuda de baratillo y la sociología laboral. 

Es el caso de este simpático reclutador que, buscando hacer una publicación con impacto sobre esas verdades que traslucen detrás de la realidad laboral, terminó zambulléndose en el guion de una comedia familiar de bajo presupuesto de los 90.

Películas como está que se ha montado el autor recuerdan los peligros de tratar el feed de LinkedIn como si fuera el muro de Facebook de tu cuñado. Quizá esté bien para lograr unos me gusta fáciles, pero huele a desesperación desde la esquina. 

También está el caso de aquel señor que buscó hacer una apología del talento senior y terminó haciendo apología de las recetas de cocina paso-a-paso. 

No sabemos si triunfa en su intento por defender el uso de talento senior en las empresas, pero seguro que ha convencido a los amantes del hummus de tirar de receta antes de que la comida acabe en la basura por haberla fastidiado.

Esta chica quiso ofrecer un resumen de sus últimos cuatro años como emprendedora. El problema es que en cuatro años emprendió cuatro caminos profesionales diferentes y no nos cuenta cómo terminó ninguno. Aunque, viendo el listado, casi que no nos preguntemos qué pasó con las deudas que contrajo al principio de su historia.

Lo pillamos. Posicionar cuando uno se dedica a los recursos humanos es un dolor, pero tiene que haber una forma mejor que la que utiliza este  reclutador. El hombre, en pos del engagement de su oferta de trabajo, decidió subirse al carro de la última tendencia en redes del día. En vez de cantos de sirena para atraer a los candidatos, terminó marcándose un seudotema de Shakira. 

Uno de los casos más sangrantes de los últimos tiempos fue el del CEO que se hizo un selfi llorando después de despedir a varios empleados. El CEO escribió un post muy sentido (según la poética de las redes, a saber, un par de oraciones seguidas de un espacio seguidas de un par de oraciones seguidas de un espacio, etc.) en el que decía:

«Sé que no es profesional decirle a mis empleados que les quiero.
Pero desde el fondo de mi corazón, espero que sepan cuánto lo hago. 
Cada uno de ellos. Cada una de sus historias. Cada una de las cosas que les hace sonreír y cada una de las cosas que les hace llorar.
Sus familias. Sus amigos. Sus hobbies»

El talento poético del CEO, abrumador, hizo que la publicación se volviese viral. El pobre hombre debió pasarlo fatal al despedir a sus empleados.

¿CÓMO TRIUNFAR EN LINKEDIN SIN MORIR EN EL INTENTO?

La presencia en LinkedIn, por más que después de ver los ejemplos previos pueda parecer arriesgada, es obligatoria. Es así porque, con más de 875 millones de perfiles, la red profesional ofrece oportunidades de todo tipo. Para empezar, según la compañía, la red todavía ofrece crecimiento orgánico: un 40% de los visitantes de LinkedIn interactúan con alguna página cada día. Además, la plataforma alberga más de 36.000 newsletters y las empresas la utilizan para publicar más de 2,7 millones de post diarios.

Un contenido y una presencia en LinkedIn trabajadas pueden ser especialmente valiosas para los que ofrecen servicios para empresas. Hay estudios que señalan que un 77% de aquellos que se dedican al marketing de contenidos consideran que es la plataforma que ofrece mejores resultados orgánicos.

Con objeto de ayudarte a posicionar en LinkedIn y no morir en el intento, te traemos la guía de SiteGround, el proveedor de hosting de Yorokobu que lleva desde 2004 ofreciendo servicios digitales.

Para crear el ebook, SiteGround se ha unido a Emilio Márquez que, entre otros méritos, cuenta el de llevar en LinkedIn desde 2005. Márquez es mentor de emprendedores y business angel para start-ups, y lleva reflexionando sobre la red social desde que lanzó la primera versión del ebook en 2020. El año pasado fue elegido como uno de los tres influencers principales en experiencia de cliente por la consultora Evercom. 

El curso puede descargarse gratuitamente a través de la web de SiteGround. A lo largo de sus ocho capítulos, Márquez ofrece su experiencia en LinkedIn a todos los lectores del ebook para ayudarles a posicionar mejor. O, por lo menos, a estar en LinkedIn sin morir en el intento. 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Si no vives en una cabaña en medio del monte y tienes que ganarte la vida, estar en LinkedIn es casi obligatorio. Con su apuesta por el networking y los contenidos dirigidos a la audiencia profesional, la red ha conseguido convertirse en una de las mejores plataformas para buscar trabajo. Es más, desde su nacimiento, en 2002, se podría decir que la red profesional por excelencia se las ha arreglado para revolucionar el mercado laboral.

Pero hoy, la relevancia de LinkedIn va más allá de dar salida a ofertas de trabajo y currículos. El mundo laboral y corporativo de 2023 es hiperdigital. Y LinkedIn se ha posicionado como uno de los mejores escaparates a la hora de vender, promocionar y hacer crecer las redes de contactos. Por eso te vamos a contar cómo posicionar en LinkedIn sin morir en el intento.

Para profesionales y empresas, una presencia en LinkedIn ofrece beneficios más allá de los recursos humanos. El plano en el que opera, alejado de las redes más sociales como Instagram o TikTok, hace de la plataforma un canal mucho más interesante para los que quieren ponerse delante de una audiencia que no busca necesariamente el entretenimiento. Es el entorno natural de empresas y profesionales que, por las características de sus productos y servicios, difícilmente pueden posicionarse en otras redes.

Pero, como todas las redes sociales, aunque la presencia en LinkedIn es importante, siempre es más recomendable no estar que estar mal, y estar mal en LinkedIn es extremadamente sencillo. 

ESTAR MAL EN LINKEDIN

Puede que sea porque, en el fondo, nadie pasa el tiempo en LinkedIn por gusto. O quizá porque la monotonía de un sinfín de anuncios de contrataciones, ascensos y autobombos varios obliga a buscar la diferenciación más extrema. El caso es que, para bien o para mal, hacer el ridículo en LinkedIn es más fácil de lo que parece y puede hundir una reputación digital.

Al ver el nivel, uno no puede evitar sentir una punzadita de vergüenza ajena directamente en el hígado. Posicionarse en LinkedIn no es tan sencillo como podría parecer y el fomento de la creación de contenido en serie por parte de las plataformas suele motivar que terminen apareciendo casos extremos. De éxito, pero también del cringe más absoluto. El sospechoso habitual es ese género endémico de la red social que nada entre la autoayuda de baratillo y la sociología laboral. 

Es el caso de este simpático reclutador que, buscando hacer una publicación con impacto sobre esas verdades que traslucen detrás de la realidad laboral, terminó zambulléndose en el guion de una comedia familiar de bajo presupuesto de los 90.

Películas como está que se ha montado el autor recuerdan los peligros de tratar el feed de LinkedIn como si fuera el muro de Facebook de tu cuñado. Quizá esté bien para lograr unos me gusta fáciles, pero huele a desesperación desde la esquina. 

También está el caso de aquel señor que buscó hacer una apología del talento senior y terminó haciendo apología de las recetas de cocina paso-a-paso. 

No sabemos si triunfa en su intento por defender el uso de talento senior en las empresas, pero seguro que ha convencido a los amantes del hummus de tirar de receta antes de que la comida acabe en la basura por haberla fastidiado.

Esta chica quiso ofrecer un resumen de sus últimos cuatro años como emprendedora. El problema es que en cuatro años emprendió cuatro caminos profesionales diferentes y no nos cuenta cómo terminó ninguno. Aunque, viendo el listado, casi que no nos preguntemos qué pasó con las deudas que contrajo al principio de su historia.

Lo pillamos. Posicionar cuando uno se dedica a los recursos humanos es un dolor, pero tiene que haber una forma mejor que la que utiliza este  reclutador. El hombre, en pos del engagement de su oferta de trabajo, decidió subirse al carro de la última tendencia en redes del día. En vez de cantos de sirena para atraer a los candidatos, terminó marcándose un seudotema de Shakira. 

Uno de los casos más sangrantes de los últimos tiempos fue el del CEO que se hizo un selfi llorando después de despedir a varios empleados. El CEO escribió un post muy sentido (según la poética de las redes, a saber, un par de oraciones seguidas de un espacio seguidas de un par de oraciones seguidas de un espacio, etc.) en el que decía:

«Sé que no es profesional decirle a mis empleados que les quiero.
Pero desde el fondo de mi corazón, espero que sepan cuánto lo hago. 
Cada uno de ellos. Cada una de sus historias. Cada una de las cosas que les hace sonreír y cada una de las cosas que les hace llorar.
Sus familias. Sus amigos. Sus hobbies»

El talento poético del CEO, abrumador, hizo que la publicación se volviese viral. El pobre hombre debió pasarlo fatal al despedir a sus empleados.

¿CÓMO TRIUNFAR EN LINKEDIN SIN MORIR EN EL INTENTO?

La presencia en LinkedIn, por más que después de ver los ejemplos previos pueda parecer arriesgada, es obligatoria. Es así porque, con más de 875 millones de perfiles, la red profesional ofrece oportunidades de todo tipo. Para empezar, según la compañía, la red todavía ofrece crecimiento orgánico: un 40% de los visitantes de LinkedIn interactúan con alguna página cada día. Además, la plataforma alberga más de 36.000 newsletters y las empresas la utilizan para publicar más de 2,7 millones de post diarios.

Un contenido y una presencia en LinkedIn trabajadas pueden ser especialmente valiosas para los que ofrecen servicios para empresas. Hay estudios que señalan que un 77% de aquellos que se dedican al marketing de contenidos consideran que es la plataforma que ofrece mejores resultados orgánicos.

Con objeto de ayudarte a posicionar en LinkedIn y no morir en el intento, te traemos la guía de SiteGround, el proveedor de hosting de Yorokobu que lleva desde 2004 ofreciendo servicios digitales.

Para crear el ebook, SiteGround se ha unido a Emilio Márquez que, entre otros méritos, cuenta el de llevar en LinkedIn desde 2005. Márquez es mentor de emprendedores y business angel para start-ups, y lleva reflexionando sobre la red social desde que lanzó la primera versión del ebook en 2020. El año pasado fue elegido como uno de los tres influencers principales en experiencia de cliente por la consultora Evercom. 

El curso puede descargarse gratuitamente a través de la web de SiteGround. A lo largo de sus ocho capítulos, Márquez ofrece su experiencia en LinkedIn a todos los lectores del ebook para ayudarles a posicionar mejor. O, por lo menos, a estar en LinkedIn sin morir en el intento. 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Prospección musical para ‘gourmets’ de los sonidos por descubrir by Acqustic
Surfistas al rescate de los océanos
El grito de MAD para Kidrobot for Swatch
El día en que vivimos en un episodio de ‘Black Mirror’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp