BRANDED CONTENT YSCHOOL
SiteGround

BRANDED CONTENT
SiteGround
31 de octubre 2022    /   BRANDED CONTENT Logo School
 

Cómo protegerte de los hackers en el mes de la ciberseguridad

31 de octubre 2022    /   BRANDED CONTENT Logo School              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En 2022 una gran porción de nuestra vida se desarrolla a través de un ordenador. Incluso para aquellas personas (afortunadas) que no necesitan pasarse las horas frente a una pantalla, los ordenadores y los dispositivos móviles tienen muchas papeletas de ser objetos indispensables. También en aquellos casos en los que el trabajo cotidiano pasa por el uso de otras herramientas más tangibles (como, digamos, una llave inglesa), lo más probable es que siga habiendo necesidad de un sitio web para estar presentes en el mercado.

Porque la tríada de ordenadores, internet y la posibilidades que ofrecen han cambiado el mundo. Pero, al mismo tiempo, nos han hecho vulnerables a toda una serie de ataques que no se dirigen hacia nosotros, sino hacia nuestros equipos y sitios web.

Estar protegidos y proteger nuestra infraestructura digital de ataques remotos es una necesidad que solo puede seguir cobrando importancia de cara al futuro. Conforme sigamos traduciendo diferentes componentes de nuestra vida a unos y ceros, seremos más y más vulnerables a los ataques cibernéticos. Eso es si no le podemos remedio. Conscientes de ello, desde Yorokobu nos hemos aliado con SiteGround para contarte cómo protegerte de los hackers en el mes de la ciberseguridad.

BEWARE THE MALWARE

Una de las principales amenazas cibernéticas es el llamado software malicioso o malware (malicious software). Malware es, en realidad, un término paragüas que engloba todos aquellos sóftwares cuyo objeto es robar datos o dañar y destruir ordenadores o redes de ordenadores. Algunos ejemplos de este tipo de ataques son los troyanos, los gusanos y el ransomware.

Es crucial proteger nuestros equipos de los ataques de malware. Para ello, además de implementar medidas que tengan por objetivo evitar las entradas de este tipo de software malicioso, podemos establecer un protocolo que incluya búsquedas regulares de malware. Porque, por mucho que nos protejamos, a veces no podemos evitar un ataque, y cuanto antes lo detectemos, menor será el impacto que tenga sobre nuestra infraestructura.

No subestimar las posibles consecuencias negativas de un ataque de malware nos puede ahorrar un buen susto. Los ataques de este tipo pueden llegar a causar pérdidas millonarias y la destrucción de nuestra infraestructura digital.

USA BUENAS CONTRASEÑAS (Y NO LA MISMA DE TU CUENTA DE HOTMAIL EN TODOS LADOS)

Hoy en día todo el mundo está más o menos familiarizado con los protocolos de doble autenticación. Los bancos los han introducido en las vidas de sus clientes como una de las primeras medidas dirigidas a proteger las compras por internet.

Tener una política de protección de cuentas y de inicios de sesión saneada puede ser la diferencia entre tener un susto y no tenerlo. Para ello, la mejor opción es siempre la de contar con un protocolo de autenticación de dos factores, como cuando metes la contraseña del banco y te pide un código que te llega por SMS.

Este tipo de autenticación ofrece una protección elevada porque cuenta con que, en caso de que alguien no autorizado trate de acceder a una de tus cuentas, no tendrá acceso al segundo factor de autenticación. Es verdad que no es un mecanismo que esté disponible en todas las aplicaciones. Si es necesario utilizar alguna aplicación digital que no lo contemple, lo mejor es buscar una contraseña larga y, en definitiva, dificil de adivinar.

SOFTWARE ACTUALIZADO, SOFTWARE FELIZ

Tanto si tienes una página web como si solo quieres proteger tu equipo, tener el software actualizado es un verdadero must. Como dicen desde SiteGround, «los hackers siempre prefieren la entrada fácil, lo que significa que buscarán exploits conocidos, versiones antiguas, etc.». Por ello, cada vez que te dé la flojera al pensar que tienes que esperar para usar el ordenador porque se está actualizando, recuerda que es posible que estés haciendo
llorar a un hacker malicioso.

LA MURALLA DE FUEGO QUE TE SALVARÁ DEL DESASTRE

Un firewall o cortafuegos es un dispositivo de seguridad que es capaz de bloquear un tráfico específico cuando detecta amenazas. El invento tiene más de 25 años y se mantiene vivo por una razón: es muy efectivo. Un firewall monitorea el tráfico entrante y saliente y permite limitar o impedir una actividad en función de una serie de reglas preestablecidas.

Los firewall pueden adoptar muchas formas diferentes, desde dispositivos físicos a sóftwares específicos. Desde SiteGround recuerdan la importancia que tienen tanto a nivel de las webs como de los servidores.

Ellos, expertos en hosting y en ciberseguridad aplicada a servicios de hosting (y proveedores oficiales de Yorokobu), lo hacen a través de un WAF (Web Application Firewall). Es decir, una aplicación web que protege de ataques nuestros servidores filtrando, monitoreando y bloqueando el tráfico a y desde nuestra red.

PROTEGE TU WORDPRESS

Si tienes una página web las probabilidades de que la tengas montada sobre WordPress son elevadas. Siendo uno de los sóftwares más populares del mundo, además de los aficionados, a WordPress también le han crecido las amenazas. Como recuerdan desde SiteGround, «es el objetivo de muchos hackers» porque tiene una penetración muy alta y lleva tiempo siendo una opción popular.

Pero eso no quiere decir que no se pueda plantear un protocolo de seguridad que proteja realmente nuestra infraestructura digital en WordPress. Una de las principales medidas que podemos tomar es la de asegurarnos de que tenemos una política de creación de backups impecable, para garantizar que tenemos una alternativa en caso de desastre.

Es imprescindible, también, elegir un partner de hosting que trabaje consistentemente la seguridad a través de la implementación de actualizaciones de software o de la detección y eliminación de malware. Otra opción a tener en cuenta es la de usar plugins que permitan asegurar nuestra web y evitar amenazas.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

En 2022 una gran porción de nuestra vida se desarrolla a través de un ordenador. Incluso para aquellas personas (afortunadas) que no necesitan pasarse las horas frente a una pantalla, los ordenadores y los dispositivos móviles tienen muchas papeletas de ser objetos indispensables. También en aquellos casos en los que el trabajo cotidiano pasa por el uso de otras herramientas más tangibles (como, digamos, una llave inglesa), lo más probable es que siga habiendo necesidad de un sitio web para estar presentes en el mercado.

Porque la tríada de ordenadores, internet y la posibilidades que ofrecen han cambiado el mundo. Pero, al mismo tiempo, nos han hecho vulnerables a toda una serie de ataques que no se dirigen hacia nosotros, sino hacia nuestros equipos y sitios web.

Estar protegidos y proteger nuestra infraestructura digital de ataques remotos es una necesidad que solo puede seguir cobrando importancia de cara al futuro. Conforme sigamos traduciendo diferentes componentes de nuestra vida a unos y ceros, seremos más y más vulnerables a los ataques cibernéticos. Eso es si no le podemos remedio. Conscientes de ello, desde Yorokobu nos hemos aliado con SiteGround para contarte cómo protegerte de los hackers en el mes de la ciberseguridad.

BEWARE THE MALWARE

Una de las principales amenazas cibernéticas es el llamado software malicioso o malware (malicious software). Malware es, en realidad, un término paragüas que engloba todos aquellos sóftwares cuyo objeto es robar datos o dañar y destruir ordenadores o redes de ordenadores. Algunos ejemplos de este tipo de ataques son los troyanos, los gusanos y el ransomware.

Es crucial proteger nuestros equipos de los ataques de malware. Para ello, además de implementar medidas que tengan por objetivo evitar las entradas de este tipo de software malicioso, podemos establecer un protocolo que incluya búsquedas regulares de malware. Porque, por mucho que nos protejamos, a veces no podemos evitar un ataque, y cuanto antes lo detectemos, menor será el impacto que tenga sobre nuestra infraestructura.

No subestimar las posibles consecuencias negativas de un ataque de malware nos puede ahorrar un buen susto. Los ataques de este tipo pueden llegar a causar pérdidas millonarias y la destrucción de nuestra infraestructura digital.

USA BUENAS CONTRASEÑAS (Y NO LA MISMA DE TU CUENTA DE HOTMAIL EN TODOS LADOS)

Hoy en día todo el mundo está más o menos familiarizado con los protocolos de doble autenticación. Los bancos los han introducido en las vidas de sus clientes como una de las primeras medidas dirigidas a proteger las compras por internet.

Tener una política de protección de cuentas y de inicios de sesión saneada puede ser la diferencia entre tener un susto y no tenerlo. Para ello, la mejor opción es siempre la de contar con un protocolo de autenticación de dos factores, como cuando metes la contraseña del banco y te pide un código que te llega por SMS.

Este tipo de autenticación ofrece una protección elevada porque cuenta con que, en caso de que alguien no autorizado trate de acceder a una de tus cuentas, no tendrá acceso al segundo factor de autenticación. Es verdad que no es un mecanismo que esté disponible en todas las aplicaciones. Si es necesario utilizar alguna aplicación digital que no lo contemple, lo mejor es buscar una contraseña larga y, en definitiva, dificil de adivinar.

SOFTWARE ACTUALIZADO, SOFTWARE FELIZ

Tanto si tienes una página web como si solo quieres proteger tu equipo, tener el software actualizado es un verdadero must. Como dicen desde SiteGround, «los hackers siempre prefieren la entrada fácil, lo que significa que buscarán exploits conocidos, versiones antiguas, etc.». Por ello, cada vez que te dé la flojera al pensar que tienes que esperar para usar el ordenador porque se está actualizando, recuerda que es posible que estés haciendo
llorar a un hacker malicioso.

LA MURALLA DE FUEGO QUE TE SALVARÁ DEL DESASTRE

Un firewall o cortafuegos es un dispositivo de seguridad que es capaz de bloquear un tráfico específico cuando detecta amenazas. El invento tiene más de 25 años y se mantiene vivo por una razón: es muy efectivo. Un firewall monitorea el tráfico entrante y saliente y permite limitar o impedir una actividad en función de una serie de reglas preestablecidas.

Los firewall pueden adoptar muchas formas diferentes, desde dispositivos físicos a sóftwares específicos. Desde SiteGround recuerdan la importancia que tienen tanto a nivel de las webs como de los servidores.

Ellos, expertos en hosting y en ciberseguridad aplicada a servicios de hosting (y proveedores oficiales de Yorokobu), lo hacen a través de un WAF (Web Application Firewall). Es decir, una aplicación web que protege de ataques nuestros servidores filtrando, monitoreando y bloqueando el tráfico a y desde nuestra red.

PROTEGE TU WORDPRESS

Si tienes una página web las probabilidades de que la tengas montada sobre WordPress son elevadas. Siendo uno de los sóftwares más populares del mundo, además de los aficionados, a WordPress también le han crecido las amenazas. Como recuerdan desde SiteGround, «es el objetivo de muchos hackers» porque tiene una penetración muy alta y lleva tiempo siendo una opción popular.

Pero eso no quiere decir que no se pueda plantear un protocolo de seguridad que proteja realmente nuestra infraestructura digital en WordPress. Una de las principales medidas que podemos tomar es la de asegurarnos de que tenemos una política de creación de backups impecable, para garantizar que tenemos una alternativa en caso de desastre.

Es imprescindible, también, elegir un partner de hosting que trabaje consistentemente la seguridad a través de la implementación de actualizaciones de software o de la detección y eliminación de malware. Otra opción a tener en cuenta es la de usar plugins que permitan asegurar nuestra web y evitar amenazas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El ejército de voluntarios que escribía cartas a mano
¿Cuándo se comió la cocina al comedor?
La evolución ‘fashion’ de la cultura indígena
Mi taxi es una galería de arte
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp