fbpx
11 de diciembre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Cómo se hizo la portada de Yorokobu diciembre

11 de diciembre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

No hay más norma que la libertad para diseñar una portada de Yorokobu. Esta vez, sin embargo, la ley se quebrantó. Había una imposición: una pizarra. El ilustrador y calígrafo José Luis Vivas (Joluvian) tenía una pizarra limpia en una pared donde debía que escribir la palabra Yorokobu.

Empezó el boceto en un papel. Utilizó rotuladores y dejó las tizas para el momento final. Usó una mesa de luz para mejorar las letras y decidió añadir una ilustración. “Quería recordar a los antiguos calígrafos que creaban bellos textos partiendo de una pluma y un bote de tinta. Así surgió la idea de esta portada”, cuenta el ilustrador, rotulista y calígrafo venezolano. “Dediqué unas 7 horas al boceto y unas 8 horas a trasladarlo a la pared-pizarra”.

La tiza no es su herramienta habitual pero, llevadas las retículas a la pizarra para volcar ahí el boceto, la cosa no fue difícil. Según Joluvian, “lo más complejo fue el acabado de las letras porque el polvo de la tiza se cae y a veces es difícil conseguir un color sólido”. Pero la tiza resistió a la foto y la foto se convirtió en la portada de Yorokobu de diciembre… bueno, en una de las portadas, ya que algunos han tenido que imitar a Joluvian y dibujar su propia interpretación de la palabra Yorokobu sobre una pizarra negra.

 

Nota: Gracias a Wayra por dejarnos sus instalaciones, a relajaelcoco por fotografíar el proceso y a Brian Walker por fotografiar la portada.

No hay más norma que la libertad para diseñar una portada de Yorokobu. Esta vez, sin embargo, la ley se quebrantó. Había una imposición: una pizarra. El ilustrador y calígrafo José Luis Vivas (Joluvian) tenía una pizarra limpia en una pared donde debía que escribir la palabra Yorokobu.

Empezó el boceto en un papel. Utilizó rotuladores y dejó las tizas para el momento final. Usó una mesa de luz para mejorar las letras y decidió añadir una ilustración. “Quería recordar a los antiguos calígrafos que creaban bellos textos partiendo de una pluma y un bote de tinta. Así surgió la idea de esta portada”, cuenta el ilustrador, rotulista y calígrafo venezolano. “Dediqué unas 7 horas al boceto y unas 8 horas a trasladarlo a la pared-pizarra”.

La tiza no es su herramienta habitual pero, llevadas las retículas a la pizarra para volcar ahí el boceto, la cosa no fue difícil. Según Joluvian, “lo más complejo fue el acabado de las letras porque el polvo de la tiza se cae y a veces es difícil conseguir un color sólido”. Pero la tiza resistió a la foto y la foto se convirtió en la portada de Yorokobu de diciembre… bueno, en una de las portadas, ya que algunos han tenido que imitar a Joluvian y dibujar su propia interpretación de la palabra Yorokobu sobre una pizarra negra.

 

Nota: Gracias a Wayra por dejarnos sus instalaciones, a relajaelcoco por fotografíar el proceso y a Brian Walker por fotografiar la portada.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Un poco de porno, un río, un sombrero, un Ecce Homo…
La revista de noviembre de Yorokobu
La arquitectura de la amistad: Joan Miró y Josep Lluís Sert
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Me parece una portada estupenda 😀
    Felicito a todo el equipo de personas que lo habéis hecho posible.
    Y de paso, ya que no creo que se acabe el mundo, os deseo lo mejor para el año que llega.

    Un saludo!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *