fbpx
10 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD
por
 

Cómo construir un mundo fantástico sólido como una roca

10 de septiembre 2019    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Construir un mundo de ficción consistente fue una de las obsesiones de Philip K. Dick. La plasmó en un discurso no pronunciado: Cómo construir un universo que no se derrumbe en dos días [en inglés]. Pero no hay recetas en este discurso. Dick estaba convencido de que su escritura transcribía hechos vividos por él en un pasado remoto (Judea en 50 A.C.) o hechos del futuro.

Terry Pratchett, que presumía de escribir sin un plan, daba gran importancia a la lógica de los mundos fantásticos. Por esto, en Mundodisco reconocemos un universo como el nuestro, cotidiano, y a las personas con sus vicios y ambiciones. Pratchett se hacía cuestiones del tipo: «En el país de las hadas, ¿de dónde viene la comida?»

Nosotros debemos hacernos preguntas similares si queremos crear un universo que no se derrumbe a los dos días.

CÓMO CONSTRUIR UN MUNDO DE FANTASÍA

PARTIENDO DE UN MUNDO EXISTENTE

Para asegurarnos de hacer las preguntas correctas, podemos tomar un mundo ficticio ya creado y sustituir el material por el nuestro. Hay un riesgo: acabar influenciados por el material previo o no ver otras posibilidades.

PARTIENDO DE UNA CIVILIZACIÓN PERDIDA

Otra opción, más sencilla, es tomar como referencia una entrada de Wikipedia sobre una civilización desaparecida. ¿Por qué? Por lo general, el índice de contenidos menciona tecnologías y aspectos culturales y sociales ausentes en entradas sobre las sociedades actuales.

La civilización inca es un buen punto de partida. Podemos copiar el índice y pegarlo en nuestro programa de escritura favorito y responder los apartados:

un mundo fantástico
Construir un mundo de fantasía

Si seguimos el índice, nos aseguramos de recoger elementos que pueden influir en la trama o aportar color local. Después, si estamos atascados, el contenido del artículo puede inspirarnos.

Si el mundo está fuera de la Tierra, un mapa puede ayudarnos a situar la acción.

un mundo fantástico
El planeta de las series. Imagen: Yorokobu.

¿QUÉ GRADO DE DETALLE NECESITAN NUESTROS MUNDOS?

La Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América (SFWA) propone un listado extenso. Pero ¿hasta qué punto debemos detallar el mundo ficticio? ¿No corremos el riesgo de matar la trama por un exceso de celo?

Pensemos por un momento en UN PAÍS extranjero, UNA PROFESIÓN que desconocemos y un GRUPO SOCIAL al que somos ajenos.

Pensemos en ALEMANIA. ¿Qué imágenes o palabras espontáneas aparecen en la cabeza? El Muro de Berlín, nazis, Hitler, Oktoberfest, Marlene Dietrich, Mercedes, Nina Hagen, Goethe, Angela Merkel, películas de domingo

Pensemos en CAZADORES DE TESOROS: mapas antiguos, brújulas, picos, palas, helicópteros, detectores de metales, cofre, monedas de oro…

Pensemos en HIPPIES: haz el amor y no la guerra, años 60, maría, guitarra, ropas coloridas, barbas…

Estas listas son incompletas y llenas de tópicos. Pero la información basta para retratar de manera somera a un viejo HIPPIE de ALEMANIA que es CAZADOR DE TESOROS. Podría ser el tío del protagonista o el vecino de enfrente o el testigo de un crimen.

La misma información será insuficiente si el protagonista es el viejo hippie que busca un tesoro medieval en la Selva Negra. Describir los métodos de búsqueda de tesoros y las localizaciones son fundamentales. Y haber vivido los 60-70 o haberse empapado de la cultura popular de entonces.

De la misma manera, al desarrollar un mundo fantástico tendremos en cuenta si los detalles forman parte de la trama o son meros apuntes.

NECESITAREMOS MENOS DETALLES SI…

  • El protagonista está de paso por el mundo fantástico: Alicia en el país de las maravillas o Dorothy en El mago de Oz. Igual que nosotros pasamos por pueblos en los que no paramos.
  • El personaje es de reparto: Chewbacca en Star Wars. ¿Cuál es la religión de los wookies? ¿Y sus costumbres sexuales? ¿Y su forma de gobierno?
  • El tono es alegórico: es propio de relatos breves como El Principito. Si fuera un relato de ciencia ficción, Exupéry tendría que explicar de qué vive el Principito, cuál es su origen y cómo viaje de un miniplaneta a otro.
  • Argumentos minimalistas: Star Wars. Como en las aventuras clásicas, esta saga espacial está centrada en la lucha entre el bien y el mal. En estas historias, el universo es un simple marco para la acción. Los argumentos de Star Wars podrían desarrollarse en el medievo o en el Oeste. La tecnología es atrezo.

NECESITAREMOS MÁS DETALLES SI…

  • El protagonista habita en el mundo fantástico: Frodo, en El Señor de los Anillos.
  • El personaje es de protagonista: Spock, en Star Trek. A través de distintos episodios de la saga conocemos la filosofía, las reglas de la sociedad vulcana y sus costumbres sexuales.
  • El tono es realista: quizá las historias son fantásticas, pero hacen alusión a cuestiones del mundo real. Los libros de Mundodisco son un ejemplo.
  • Argumentos complejos: Star Trek. Esta saga ha abordado temas como las relaciones entre las personas, la tolerancia hacia otras culturas, el autoconocimiento, la relación de las personas con la tecnología, la sátira de la sociedad… son algunos de los argumentos tratados en las series Star Trek (si exceptuamos la producción de Netflix, centrada en la acción).

Los argumentos de Star Trek no podrían trasladarse a otras épocas. La tecnología no es un atrezo sino que forma parte de las tramas, y en ocasiones es objeto de codicia. Una prueba de la atención al detalle es la colaboración de Isaac Asimov como asesor. (Llegando incluso a participar en las primeras convenciones de Star Trek).

Construidos los cimientos del mundo, es el momento de explorarlo al detalle. Colocarnos mentalmente dentro de él, como el detective en la escena del crimen, para percibirlo con los cinco sentidos… Y trasladarlo al papel o la pantalla de pixeles.

La creatividad según Terry Pratchett

Terry Pratchett usaba estos trucos para crear sus historias.

Posted by Yorokobu on Tuesday, September 13, 2016

Construir un mundo de ficción consistente fue una de las obsesiones de Philip K. Dick. La plasmó en un discurso no pronunciado: Cómo construir un universo que no se derrumbe en dos días [en inglés]. Pero no hay recetas en este discurso. Dick estaba convencido de que su escritura transcribía hechos vividos por él en un pasado remoto (Judea en 50 A.C.) o hechos del futuro.

Terry Pratchett, que presumía de escribir sin un plan, daba gran importancia a la lógica de los mundos fantásticos. Por esto, en Mundodisco reconocemos un universo como el nuestro, cotidiano, y a las personas con sus vicios y ambiciones. Pratchett se hacía cuestiones del tipo: «En el país de las hadas, ¿de dónde viene la comida?»

Nosotros debemos hacernos preguntas similares si queremos crear un universo que no se derrumbe a los dos días.

CÓMO CONSTRUIR UN MUNDO DE FANTASÍA

PARTIENDO DE UN MUNDO EXISTENTE

Para asegurarnos de hacer las preguntas correctas, podemos tomar un mundo ficticio ya creado y sustituir el material por el nuestro. Hay un riesgo: acabar influenciados por el material previo o no ver otras posibilidades.

PARTIENDO DE UNA CIVILIZACIÓN PERDIDA

Otra opción, más sencilla, es tomar como referencia una entrada de Wikipedia sobre una civilización desaparecida. ¿Por qué? Por lo general, el índice de contenidos menciona tecnologías y aspectos culturales y sociales ausentes en entradas sobre las sociedades actuales.

La civilización inca es un buen punto de partida. Podemos copiar el índice y pegarlo en nuestro programa de escritura favorito y responder los apartados:

un mundo fantástico
Construir un mundo de fantasía

Si seguimos el índice, nos aseguramos de recoger elementos que pueden influir en la trama o aportar color local. Después, si estamos atascados, el contenido del artículo puede inspirarnos.

Si el mundo está fuera de la Tierra, un mapa puede ayudarnos a situar la acción.

un mundo fantástico
El planeta de las series. Imagen: Yorokobu.

¿QUÉ GRADO DE DETALLE NECESITAN NUESTROS MUNDOS?

La Asociación de Escritores de Ciencia Ficción y Fantasía de América (SFWA) propone un listado extenso. Pero ¿hasta qué punto debemos detallar el mundo ficticio? ¿No corremos el riesgo de matar la trama por un exceso de celo?

Pensemos por un momento en UN PAÍS extranjero, UNA PROFESIÓN que desconocemos y un GRUPO SOCIAL al que somos ajenos.

Pensemos en ALEMANIA. ¿Qué imágenes o palabras espontáneas aparecen en la cabeza? El Muro de Berlín, nazis, Hitler, Oktoberfest, Marlene Dietrich, Mercedes, Nina Hagen, Goethe, Angela Merkel, películas de domingo

Pensemos en CAZADORES DE TESOROS: mapas antiguos, brújulas, picos, palas, helicópteros, detectores de metales, cofre, monedas de oro…

Pensemos en HIPPIES: haz el amor y no la guerra, años 60, maría, guitarra, ropas coloridas, barbas…

Estas listas son incompletas y llenas de tópicos. Pero la información basta para retratar de manera somera a un viejo HIPPIE de ALEMANIA que es CAZADOR DE TESOROS. Podría ser el tío del protagonista o el vecino de enfrente o el testigo de un crimen.

La misma información será insuficiente si el protagonista es el viejo hippie que busca un tesoro medieval en la Selva Negra. Describir los métodos de búsqueda de tesoros y las localizaciones son fundamentales. Y haber vivido los 60-70 o haberse empapado de la cultura popular de entonces.

De la misma manera, al desarrollar un mundo fantástico tendremos en cuenta si los detalles forman parte de la trama o son meros apuntes.

NECESITAREMOS MENOS DETALLES SI…

  • El protagonista está de paso por el mundo fantástico: Alicia en el país de las maravillas o Dorothy en El mago de Oz. Igual que nosotros pasamos por pueblos en los que no paramos.
  • El personaje es de reparto: Chewbacca en Star Wars. ¿Cuál es la religión de los wookies? ¿Y sus costumbres sexuales? ¿Y su forma de gobierno?
  • El tono es alegórico: es propio de relatos breves como El Principito. Si fuera un relato de ciencia ficción, Exupéry tendría que explicar de qué vive el Principito, cuál es su origen y cómo viaje de un miniplaneta a otro.
  • Argumentos minimalistas: Star Wars. Como en las aventuras clásicas, esta saga espacial está centrada en la lucha entre el bien y el mal. En estas historias, el universo es un simple marco para la acción. Los argumentos de Star Wars podrían desarrollarse en el medievo o en el Oeste. La tecnología es atrezo.

NECESITAREMOS MÁS DETALLES SI…

  • El protagonista habita en el mundo fantástico: Frodo, en El Señor de los Anillos.
  • El personaje es de protagonista: Spock, en Star Trek. A través de distintos episodios de la saga conocemos la filosofía, las reglas de la sociedad vulcana y sus costumbres sexuales.
  • El tono es realista: quizá las historias son fantásticas, pero hacen alusión a cuestiones del mundo real. Los libros de Mundodisco son un ejemplo.
  • Argumentos complejos: Star Trek. Esta saga ha abordado temas como las relaciones entre las personas, la tolerancia hacia otras culturas, el autoconocimiento, la relación de las personas con la tecnología, la sátira de la sociedad… son algunos de los argumentos tratados en las series Star Trek (si exceptuamos la producción de Netflix, centrada en la acción).

Los argumentos de Star Trek no podrían trasladarse a otras épocas. La tecnología no es un atrezo sino que forma parte de las tramas, y en ocasiones es objeto de codicia. Una prueba de la atención al detalle es la colaboración de Isaac Asimov como asesor. (Llegando incluso a participar en las primeras convenciones de Star Trek).

Construidos los cimientos del mundo, es el momento de explorarlo al detalle. Colocarnos mentalmente dentro de él, como el detective en la escena del crimen, para percibirlo con los cinco sentidos… Y trasladarlo al papel o la pantalla de pixeles.

La creatividad según Terry Pratchett

Terry Pratchett usaba estos trucos para crear sus historias.

Posted by Yorokobu on Tuesday, September 13, 2016

Compártelo twitter facebook whatsapp
La web que encuentra lugares parecidos entre sí desde el cielo
Detalles para resentidos
Cómics que divulgan ciencia y demuestran lo poco que tiene de aburrida
Píxeles y musas: así funciona la creatividad en los videojuegos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *