Publicado: 16 de enero 2024 07:00  | Actualizado: 02 de enero 2024 11:21    /   IDEAS
por
Ilustración  Marta Rico

La masificación de los creadores de contenido

Publicado: 16 de enero 2024 07:00  | Actualizado: 02 de enero 2024 11:21    /   IDEAS     por        Ilustración  Marta Rico
Compártelo twitter facebook whatsapp
creadores de contenido

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Estaba viendo el otro día un programa en la televisión de reojo, mientras hacia otras cosas, como hacemos todos. El programa en cuestión era un concurso en el que hay muchos participantes y donde antes de jugar, el presentador les va preguntando a qué se dedican. Curiosamente, muchos de ellos se autodefinían como creadores de contenido.

En la mayoría de los casos, no era su profesión primaria, pero ya fuera porque su trabajo no les llenaba o porque estaban en el paro, habían terminado siendo eso. Hace un par de años algunos avanzados decidieron embarcarse en esta nueva profesión, pero hoy en día, se han convertido en legión. ¿Cuántos creadores de contenido tienes a tu alrededor?

Cualquiera con un smartphone puede serlo. Porque no estamos hablando de youtubers o de influencers, sino de creadores, un upgrade de estos conceptos. La etiqueta de creador es más inclusiva y más importante en esta sociedad, más grandilocuente. Parece que todos podemos ser creadores de contenido. No hay más que ponerse delante de la cámara y hablar de lo que quieras. Todo vale, sin filtros, sin formación específica sobre el tema que estés tratando. La clave es ser capaz de hablar de algo, tener desparpajo ante la cámara.

La pregunta que hay que hacerse es si uno nace creador o si es una salida de hoy en día, cuando uno no puede ser otra cosa Clic para tuitear

Lo cierto es que ser creador es muy goloso. Creador es una bonita palabra. Denota acción, crear, y eso implica voluntad de hacer cosas. Creador implica sacar algo de la nada, tiene visos mágicos. De la nada surge la creación. Ser creador está unido a ser creativo, beben de la misma raíz. Son palabras que te sitúan a otro nivel, por encima de los demás. Están las personas normales y las creativas o creadoras. La RAE nos da dos acepciones de este término:

  1. adj. Que crea, establece o funda algo. Poeta, artista, ingeniero creador. Facultades creadoras. Mente creadora. U. t. c. s.
  2. adj. En la religión cristiana, hacedor de todas las cosas, atributo que se da solo a Dios. U. m. c. s. m.

Lo dicho, palabras mayores. Considerarse creador podríamos decir que es jugar a ser Dios. La pregunta que hay que hacerse es si uno nace creador o si es una salida de hoy en día, cuando uno no puede ser otra cosa. Y no digo que esto ocurra en todos los casos. Seguro que hay gente cuya vocación es serlo y se esfuerzan muchísimo por hacerlo realidad. Pero, vista la proliferación de creadores en los últimos tiempos, me da la sensación de que algunos llegan aquí no por convicción, sino por simple necesidad.

Pero ¿por qué queremos ser creadores? ¿Por qué tenemos esa necesidad imperiosa de contar cosas a los demás, de compartir nuestros conocimientos, nuestras experiencias, nuestra vida? Porque mientras eres creador no tienes que ser otra cosa. Ser creador nos convierte en alguien. Nos permite dejar nuestra huella en el mundo. Y para muchas personas dejar huella, tangibilizar su existencia, es una prioridad.

Pero lo que nos tenemos que preguntar realmente es si ese contenido que se crea de forma frenética es un contenido que perdurará a lo largo del tiempo, sobreviviéndonos, o se olvidará rápidamente. ¿Ocurrirá como les pasa a las miles de fotos que guardamos en nuestros móviles y que nunca volvemos a ver? Un contenido que no llega a la categoría de recuerdo, porque para que algo sea recordado necesita volver a ser visto, y nuestras fotos, en muchos casos, se quedan almacenadas sin que las rescatemos del olvido.

¿Los creadores son sus propios jefes o son sus propios esclavos? Clic para tuitear

O queremos ser creadores porque nos da una gran sensación de libertad. Dueños de nosotros mismos, de lo que decimos o hacemos. ¿Los creadores son sus propios jefes o son sus propios esclavos? Siempre siervos de una audiencia exigente y que no perdona; esclavos de los likes y los me gusta; esclavos de los comentarios de los demás; esclavos de los calendarios; esclavos de sus propias opiniones y actos, porque, una vez que has dicho algo, te perseguirá hasta la muerte.

La hemeroteca de las redes sociales es implacable, no perdona. Siempre estará ahí para recordarte quién fuiste y lo que dijiste, sin posibilidad de cambio, evolución o redención.

Como dice Byung-Chul Han, el phono sapiens, el creador de contenido, cree que solo está jugando, pero en realidad lo están explotando y lo manejan por completo. Cuantos más datos se compilen acerca de una persona, tanto mejor se la podrá vigilar, manejar y explotar económicamente. Por eso preguntémonos si queremos ser creadores. Y si estamos convencidos de serlo, seamos conscientes de lo que implica, porque, como decía Spiderman, un gran poder —y crear lo es— conlleva una gran responsabilidad.

Raquel Espantaleón es directora de estrategia en Sra. Rushmore

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Estaba viendo el otro día un programa en la televisión de reojo, mientras hacia otras cosas, como hacemos todos. El programa en cuestión era un concurso en el que hay muchos participantes y donde antes de jugar, el presentador les va preguntando a qué se dedican. Curiosamente, muchos de ellos se autodefinían como creadores de contenido.

En la mayoría de los casos, no era su profesión primaria, pero ya fuera porque su trabajo no les llenaba o porque estaban en el paro, habían terminado siendo eso. Hace un par de años algunos avanzados decidieron embarcarse en esta nueva profesión, pero hoy en día, se han convertido en legión. ¿Cuántos creadores de contenido tienes a tu alrededor?

Cualquiera con un smartphone puede serlo. Porque no estamos hablando de youtubers o de influencers, sino de creadores, un upgrade de estos conceptos. La etiqueta de creador es más inclusiva y más importante en esta sociedad, más grandilocuente. Parece que todos podemos ser creadores de contenido. No hay más que ponerse delante de la cámara y hablar de lo que quieras. Todo vale, sin filtros, sin formación específica sobre el tema que estés tratando. La clave es ser capaz de hablar de algo, tener desparpajo ante la cámara.

La pregunta que hay que hacerse es si uno nace creador o si es una salida de hoy en día, cuando uno no puede ser otra cosa Clic para tuitear

Lo cierto es que ser creador es muy goloso. Creador es una bonita palabra. Denota acción, crear, y eso implica voluntad de hacer cosas. Creador implica sacar algo de la nada, tiene visos mágicos. De la nada surge la creación. Ser creador está unido a ser creativo, beben de la misma raíz. Son palabras que te sitúan a otro nivel, por encima de los demás. Están las personas normales y las creativas o creadoras. La RAE nos da dos acepciones de este término:

  1. adj. Que crea, establece o funda algo. Poeta, artista, ingeniero creador. Facultades creadoras. Mente creadora. U. t. c. s.
  2. adj. En la religión cristiana, hacedor de todas las cosas, atributo que se da solo a Dios. U. m. c. s. m.

Lo dicho, palabras mayores. Considerarse creador podríamos decir que es jugar a ser Dios. La pregunta que hay que hacerse es si uno nace creador o si es una salida de hoy en día, cuando uno no puede ser otra cosa. Y no digo que esto ocurra en todos los casos. Seguro que hay gente cuya vocación es serlo y se esfuerzan muchísimo por hacerlo realidad. Pero, vista la proliferación de creadores en los últimos tiempos, me da la sensación de que algunos llegan aquí no por convicción, sino por simple necesidad.

Pero ¿por qué queremos ser creadores? ¿Por qué tenemos esa necesidad imperiosa de contar cosas a los demás, de compartir nuestros conocimientos, nuestras experiencias, nuestra vida? Porque mientras eres creador no tienes que ser otra cosa. Ser creador nos convierte en alguien. Nos permite dejar nuestra huella en el mundo. Y para muchas personas dejar huella, tangibilizar su existencia, es una prioridad.

Pero lo que nos tenemos que preguntar realmente es si ese contenido que se crea de forma frenética es un contenido que perdurará a lo largo del tiempo, sobreviviéndonos, o se olvidará rápidamente. ¿Ocurrirá como les pasa a las miles de fotos que guardamos en nuestros móviles y que nunca volvemos a ver? Un contenido que no llega a la categoría de recuerdo, porque para que algo sea recordado necesita volver a ser visto, y nuestras fotos, en muchos casos, se quedan almacenadas sin que las rescatemos del olvido.

¿Los creadores son sus propios jefes o son sus propios esclavos? Clic para tuitear

O queremos ser creadores porque nos da una gran sensación de libertad. Dueños de nosotros mismos, de lo que decimos o hacemos. ¿Los creadores son sus propios jefes o son sus propios esclavos? Siempre siervos de una audiencia exigente y que no perdona; esclavos de los likes y los me gusta; esclavos de los comentarios de los demás; esclavos de los calendarios; esclavos de sus propias opiniones y actos, porque, una vez que has dicho algo, te perseguirá hasta la muerte.

La hemeroteca de las redes sociales es implacable, no perdona. Siempre estará ahí para recordarte quién fuiste y lo que dijiste, sin posibilidad de cambio, evolución o redención.

Como dice Byung-Chul Han, el phono sapiens, el creador de contenido, cree que solo está jugando, pero en realidad lo están explotando y lo manejan por completo. Cuantos más datos se compilen acerca de una persona, tanto mejor se la podrá vigilar, manejar y explotar económicamente. Por eso preguntémonos si queremos ser creadores. Y si estamos convencidos de serlo, seamos conscientes de lo que implica, porque, como decía Spiderman, un gran poder —y crear lo es— conlleva una gran responsabilidad.

Raquel Espantaleón es directora de estrategia en Sra. Rushmore

Compártelo twitter facebook whatsapp
Antifa: un manual para luchar contra el marketing de la ultraderecha
Serendipia o la magia del azar
¿Soy un proxeneta?
Humanitaria, cómo dignificar una cama de cartón
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp