14 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD
por
 

‘Érase un tal vez’ juega a imaginarse un futuro optimista tras la pandemia

14 de mayo 2020    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Desde que el mundo se ha detenido de golpe, nos limitamos a vivir día a día, esperando que llegue el final de lo que parece un mal sueño. Pero una pregunta flota en el aire y no todos se atreven a formularla: ¿qué pasará mañana? Nos angustia el futuro, mejor dicho, el no conocer qué nos espera. Y nos agarramos al clavo ardiendo que es imaginar un mundo mejor cuando volvamos a retomar la vida.

Érase un tal vez

Érase un tal vez es un proyecto ideado por la agencia creativa Utopicum que busca reunir a escritores e ilustradores y artistas gráficos para imaginar un futuro en positivo. «Nace para dar una visión optimista del futuro que nos espera cuando todo esto pase», confirma Víctor Izquierdo, director creativo en la agencia.

Érase un tal vez

Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Venecia. Texto @pawlopez Ilustración @erregalvez #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

«Las consecuencias de lo que estamos viviendo serán múltiples en muchísimos ámbitos de nuestra vida. Esa nueva normalidad de la que todo el mundo habla y a nadie le gusta. Y la pregunta que nos hicimos fue: ¿por qué no nos gusta una nueva normalidad? Y nos contestamos que, a lo mejor, era porque nos la imaginábamos mal».

Érase un tal vez quiere ser el rayito de luz en ese futuro negro que hemos aprendido a imaginar gracias a películas y series distópicas como Mad Max, Black Mirror o El cuento de la criada. Buscaban hacer algo útil en esta crisis y pensaron que la creatividad sería una buena herramienta. Al fin y al cabo, ellos son una agencia creativa, había que demostrar el oficio. Pero no querían darle un sentido comercial a la idea. Por eso han recurrido a otros creativos: escritores y artistas.

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Burocracia. Texto @isissuarez Ilustración @fernando.beresaluze #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

El único requisito es «que sea un texto sobre el futuro en el que hayamos aprendido algo como consecuencia de toda esta crisis, y que no tenga más de 500 palabras. A partir de ahí, también dejamos la técnica abierta, tanto para el texto como para la imagen».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, La herencia. Texto @alfredpavia Ilustración @fabiocastro27 #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Cuenta Víctor Izquierdo que ellos actúan como una especie de celestina entre unos y otros. «Nos parece bonito unir a artistas que no se conocen y crear pequeñas obras colaborativas sin que uno sepa del otro hasta que está publicado. Es decir, que cuando mandamos un relato, el artista que va a ilustrar no sabe quién es el autor del texto, y viceversa».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, El invitado. Texto @victorizquierdo Fotografía @mariano_herrera_ #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Hasta ahora han recurrido a amigos con los que ya habían colaborado en otras ocasiones, como Mariano Herrera y Raúl Gálvez. También han lanzado su propuesta a otras personas a las que admiran, como Marta Jarque, La Casa de Carlota y Sonia Sabnani. Prefieren, por el momento, no abrir la convocatoria al público en general para que no se les pueda ir de las manos. «Queremos que siga siendo un proyecto hecho con mimo y calma, para disfrutar en sorbos pequeños».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Matías. Texto @imdilaila Ilustración @martajarqueart #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Las historias y las ilustraciones que las acompañan se irán subiendo a la web de Érase un tal vez y a Instagram. «La realidad es que siempre vamos a tener un futuro por delante que imaginar, y al que ponerle palabras e imágenes bonitas y optimistas», responde Izquierdo cuando le preguntamos por el futuro del proyecto cuando retomemos la vida donde la dejamos. «Quizás esto siga teniendo sentido cuando todo pase. Así que el futuro de Érase un tal vez es, y nunca mejor dicho, un tal vez».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Desde que el mundo se ha detenido de golpe, nos limitamos a vivir día a día, esperando que llegue el final de lo que parece un mal sueño. Pero una pregunta flota en el aire y no todos se atreven a formularla: ¿qué pasará mañana? Nos angustia el futuro, mejor dicho, el no conocer qué nos espera. Y nos agarramos al clavo ardiendo que es imaginar un mundo mejor cuando volvamos a retomar la vida.

Érase un tal vez

Érase un tal vez es un proyecto ideado por la agencia creativa Utopicum que busca reunir a escritores e ilustradores y artistas gráficos para imaginar un futuro en positivo. «Nace para dar una visión optimista del futuro que nos espera cuando todo esto pase», confirma Víctor Izquierdo, director creativo en la agencia.

Érase un tal vez

Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Venecia. Texto @pawlopez Ilustración @erregalvez #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

«Las consecuencias de lo que estamos viviendo serán múltiples en muchísimos ámbitos de nuestra vida. Esa nueva normalidad de la que todo el mundo habla y a nadie le gusta. Y la pregunta que nos hicimos fue: ¿por qué no nos gusta una nueva normalidad? Y nos contestamos que, a lo mejor, era porque nos la imaginábamos mal».

Érase un tal vez quiere ser el rayito de luz en ese futuro negro que hemos aprendido a imaginar gracias a películas y series distópicas como Mad Max, Black Mirror o El cuento de la criada. Buscaban hacer algo útil en esta crisis y pensaron que la creatividad sería una buena herramienta. Al fin y al cabo, ellos son una agencia creativa, había que demostrar el oficio. Pero no querían darle un sentido comercial a la idea. Por eso han recurrido a otros creativos: escritores y artistas.

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Burocracia. Texto @isissuarez Ilustración @fernando.beresaluze #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

El único requisito es «que sea un texto sobre el futuro en el que hayamos aprendido algo como consecuencia de toda esta crisis, y que no tenga más de 500 palabras. A partir de ahí, también dejamos la técnica abierta, tanto para el texto como para la imagen».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, La herencia. Texto @alfredpavia Ilustración @fabiocastro27 #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Cuenta Víctor Izquierdo que ellos actúan como una especie de celestina entre unos y otros. «Nos parece bonito unir a artistas que no se conocen y crear pequeñas obras colaborativas sin que uno sepa del otro hasta que está publicado. Es decir, que cuando mandamos un relato, el artista que va a ilustrar no sabe quién es el autor del texto, y viceversa».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, El invitado. Texto @victorizquierdo Fotografía @mariano_herrera_ #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Hasta ahora han recurrido a amigos con los que ya habían colaborado en otras ocasiones, como Mariano Herrera y Raúl Gálvez. También han lanzado su propuesta a otras personas a las que admiran, como Marta Jarque, La Casa de Carlota y Sonia Sabnani. Prefieren, por el momento, no abrir la convocatoria al público en general para que no se les pueda ir de las manos. «Queremos que siga siendo un proyecto hecho con mimo y calma, para disfrutar en sorbos pequeños».

Érase un tal vez Érase un tal vez

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Érase un tal vez, Matías. Texto @imdilaila Ilustración @martajarqueart #eraseuntalvez

Una publicación compartida de Érase un tal vez (@eraseuntalvez) el

Las historias y las ilustraciones que las acompañan se irán subiendo a la web de Érase un tal vez y a Instagram. «La realidad es que siempre vamos a tener un futuro por delante que imaginar, y al que ponerle palabras e imágenes bonitas y optimistas», responde Izquierdo cuando le preguntamos por el futuro del proyecto cuando retomemos la vida donde la dejamos. «Quizás esto siga teniendo sentido cuando todo pase. Así que el futuro de Érase un tal vez es, y nunca mejor dicho, un tal vez».

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El planeta de los monstruos deleitosos
Joan Quirós: «La caligrafía es una gimnasia para la mano»
Postmodern Paul te explica los dramas de la vida moderna en siete gráficos
La paliza que marcó la vida de Julio Verne
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies