fbpx
4 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Si quieres ser creativo, deja tu trabajo

4 de mayo 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Si el tiempo es oro y para ser creativo se necesita tiempo… en realidad lo que necesitas es oro. La creatividad es también, tal vez siempre lo ha sido, una cuestión de clase. Una cuestión que duele a quienes vivimos sobreviviendo, luchando por conseguir suficientes ingresos como para estar tranquilos una hora, dos con suerte, dedicados a escribir, a tocar un instrumento, a pintar, a actuar, a hacer algo que despierte nuestra creatividad. Algo con suficiente eco como para acallar esa vocecita interior que te dice que lo que estás haciendo no te aportará una rentabilidad inmediata.

Es obvio que si no tienes que preocuparte por pagar facturas o cobrarlas, por la cuota de autónomo, el alquiler, la luz, el agua, el gas, internet, el gimnasio, el abono del metro, la medicina del gato o el yogurt caducado… vives mejor. Tienes más tiempo para trabajar tu genio. Pero también es obvio que casi nadie se libra de las ataduras del sistema. Si fuera tan fácil, todos seríamos algo distinto a lo que somos.

Nuestra sociedad nos ha puesto en nuestro sitio: el sujeto creador cada día pospone más el ejercicio de su creatividad en pos de estar al corriente de sus ‘obligaciones’, disociando creatividad y trabajo digno remunerado.

«La valoración del ejercicio artístico se ha socializado del lado de la afición y el placer como aquello practicado en tiempos ociosos y considerado difusamente como actividad laboral», decía Remedios Zafra en, probablemente, el ensayo más brillante sobre este tema publicado en castellano: El entusiasmo, precariedad y trabajo creativo en la era digital.

Pero, ¿y si un día nos hartásemos de esa dicotomía? ¿Y si un día convirtiésemos nuestra creatividad en nuestro trabajo y exigiésemos que se nos pagase por ello? Qué locura, ¿no?

creatividad-2

El ‘escenio’ y el trabajo de 9.00 a 5.00

«El mayor obstáculo para la creatividad hoy en día es que la gente se tiene que ganar la vida», decía el compositor y genio británico Brian Eno en la última de sus conferencias, convertida en fenómeno viral entre artistas. Así de simple planteaba el problema de la creatividad contemporánea. Si tienes un trabajo que no es el trabajo creativo al que aspiras, déjalo.

«Los genios no son otra cosa que el resultado de observar a personas individuales a lo largo de nuestra historia y decir: «Esos eran los importantes». Si observas bien te das cuenta de que casi todos vivieron en un determinado ambiente cultural. Eran solo uno de los elementos de su escena. Es decir, que los llamados genios en realidad estaban en medio de lo que llamo escenio. Si el genio es la inteligencia creativa de un individuo, el escenio es la inteligencia creativa de una comunidad», decía Eno. ¿Y qué tiene que ver el escenio con dejar tu trabajo?

Según Eno, formar parte de un escenio implica asimilar, por una parte, que toda persona nace diferente y con una serie de dones y talentos, sean cuales fueren. Por otra: la mayor inteligencia creativa se construye siempre en comunidades y mediante la cooperación. Si invertimos doce horas al día a trabajar en algo que no nos vincula a nuestra práctica creativa, difícilmente conoceremos a más gente interesada en ella. El trabajo para pagar facturas, en la sociedad contemporánea, es alienante casi de forma mayoritaria.

«Muchas veces me invitan a dar charlas en escuelas de arte, pero muy pocas me vuelven a invitar. ¿Por qué? Porque lo primero que les digo a los alumnos es que estoy ahí para persuadirles de no tener un trabajo. Mi primer mensaje es ese: si tienes un trabajo, déjalo», defendía el compositor.

«Eso no significa que no hagas nada, sino que pelees por conseguir una posición en la que puedas hacer lo que deseas con tu tiempo, y en la que haces el mejor uso posible de tus talentos. El mayor obstáculo que esta sociedad impone a la creatividad es que mucha gente no está en posición de hacer eso». Es decir, que el sistema está dispuesto para que no podamos disponer de nuestro tiempo, mucho menos para darle un uso creativo.

creatividad-3

Harto, y seguramente ebrio, un día Bukowski dejó su puesto fijo en una oficina de correos de la United States Post Office. Un editor llamado John Martin le había ofrecido 100 dólares al mes si se dedicaba única y exclusivamente a escribir. Así fue como a los 49 años, seguro de que con aquello se pagaba sus vicios, aceptó la apuesta. Años después le escribiría sendas cartas en las que explicaba por qué un trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde era la antítesis de la creatividad.

«Lo llaman de 9 a 5, pero nunca es de 9 a 5. No hay descanso en esos lugares. De hecho, en muchos no se come para mantener la productividad. Y no hablemos de las horas extra y los libros de cuentas que siempre parece que llevan mal el cálculo de las que has hecho. ¿Y si te quejas? Habrá un tonto en la cola que quiera ocupar tu lugar», escribía. «Lo que duele es la pérdida constante de humanidad en aquellos que pelean para mantener trabajos que no quieren por temor una alternativa peor. Pasa, simplemente, que las personas se vacían».

Más petulante fue el caso de William Faulkner, que tras trabajar también en Correos, se vio obligado a renunciar de forma airada a su cargo como jefe de oficina. En realidad, más que por las dificultades, el Nobel de Literatura se había enfrentado sobre todo al aburrimiento más profundo entre las paredes de aquella oficina.

Un día presentó una airada carta de cese: «Mientras viva en el sistema capitalista sé que mi vida estará influenciada por las demandas de la gente adinerada. Pero que me maldigan si me planteo estar a las órdenes y entera disposición de cada canalla errante que tenga dos centavos para comprar un sello de correos. Esta, señor, es mi renuncia», escribió.

«No haber desperdiciado por completo la vida de uno parece ser un logro digno, aunque solo sea para mí», dijo en alguna ocasión Bukowski sobre qué sentía tras haber dejado su trabajo.

creatividad-4

Deja de mendigar tu entusiasmo

Como Bukowski o Faulkner, ha habido muchos escritores hastiados con el trabajo que pagaba sus facturas. Que constreñía su creatividad. El departamento de aduanas de Boston marcó profundamente el carácter de Nathaniel Hawthorne, el de Nueva York pagó la casa de Herman Melville durante 19 años. Walt Disney siempre recordaría su época trabajando en Correos –la institución parece un imán de talentos quemados-, y el mundo de la abogacía obligó a Franz Kafka a escribir siempre de noche, con los pros y contras que aquello supuso.

Todos hombres, sí. ¿Por qué? Porque la creatividad también es una cuestión de género. «Vladimir Nabokov presumía de no saber ni escribir a máquina. ¿Para qué iba a restar tiempo a la construcción de su catedral literaria si Vera, su mujer, ya se encargaba incluso de abrirle y cerrarle el paraguas?», escribía Núria Marrón hablando de mujeres invisibilizadas por literatos.

De hecho, ella recordaba que para que Vargas Llosa pudiese escribir seis horas diarias, Patricia Llosa se encargaba absolutamente de todos sus quehaceres y necesidades. Para que Gabriel García Márquez escribiese Cien años de soledad, Mercedes Barcha gestionó siempre su agenda, su tiempo y su economía. Son muchos, muchísimos, los autores que se han servido del machismo inherente al sistema patriarcal -que solo los tiene en cuenta a ellos-, para explotar a sus mujeres en beneficio de su creatividad.

creatividad-5

«No es trivial que paralelamente a la tendencia del poder a subordinar política a economía, auspiciados por un marco neoliberal de mayor desigualdad, las mujeres se vean interpeladas a asumir trabajos pocas veces considerados empleo, como los cuidados y la atención social», reflexionaba Remedios Zafra en El entusiasmo. Según dice, «género y pobreza siguen operando como categorías clave para la desigualdad laboral y la precariedad contemporáneas en los trabajos creativos».

Si eres una persona creativa y tienes un trabajo de 9 a 5, si eres mujer seguramente lo tengas aún más difícil. A menudo te habrás enfrentado ante la poco digna actitud de mendigar tiempo para tu talento. Te habrás descubierto rebuscando entre pequeños huecos en el calendario o combatiendo el cansancio, el sueño y la salud a cambio de volver a sentir una pizca de entusiasmo. Esa sensación que «siempre vuelve, como motor que anima a la práctica de una pasión, o como recuerdo que moviliza por haberla experimentado. Es persistente y merodea cerca, movilizando o doliendo», escribía Zafra.

Pero soportar dolor ya lo hacemos diariamente, enfrentándonos a la precariedad, la falta de futuro y de oportunidades. Resistirse a la creatividad, matar sus espacios, renunciar a formar parte de un ‘escenio’ por tener un trabajo que nos roba lo que más necesitamos, tiempo, es más de lo que deberíamos soportar.

«El entusiasmo se convierte al mismo tiempo en algo que salva y que condena. Al mismo tiempo que moviliza, sienta las bases de una suerte de explotación contemporánea en la que se ven atrapadas aquellas personas que necesitan un sueldo para pagar tiempo de creación, a diferencia de aquellos que disponen de medios que pueden convertir en tiempo y libertad creadora», añadía la escritora española.

La creatividad podría ser, quizás lo ha sido siempre, un acto de rebeldía. Dejar tu trabajo podría ser un acto político. Y renunciar a aquello que no nos entusiasme podría ser, por qué no, lo más creativo que se nos haya ocurrido hoy.

creatividad-6

Si el tiempo es oro y para ser creativo se necesita tiempo… en realidad lo que necesitas es oro. La creatividad es también, tal vez siempre lo ha sido, una cuestión de clase. Una cuestión que duele a quienes vivimos sobreviviendo, luchando por conseguir suficientes ingresos como para estar tranquilos una hora, dos con suerte, dedicados a escribir, a tocar un instrumento, a pintar, a actuar, a hacer algo que despierte nuestra creatividad. Algo con suficiente eco como para acallar esa vocecita interior que te dice que lo que estás haciendo no te aportará una rentabilidad inmediata.

Es obvio que si no tienes que preocuparte por pagar facturas o cobrarlas, por la cuota de autónomo, el alquiler, la luz, el agua, el gas, internet, el gimnasio, el abono del metro, la medicina del gato o el yogurt caducado… vives mejor. Tienes más tiempo para trabajar tu genio. Pero también es obvio que casi nadie se libra de las ataduras del sistema. Si fuera tan fácil, todos seríamos algo distinto a lo que somos.

Nuestra sociedad nos ha puesto en nuestro sitio: el sujeto creador cada día pospone más el ejercicio de su creatividad en pos de estar al corriente de sus ‘obligaciones’, disociando creatividad y trabajo digno remunerado.

«La valoración del ejercicio artístico se ha socializado del lado de la afición y el placer como aquello practicado en tiempos ociosos y considerado difusamente como actividad laboral», decía Remedios Zafra en, probablemente, el ensayo más brillante sobre este tema publicado en castellano: El entusiasmo, precariedad y trabajo creativo en la era digital.

Pero, ¿y si un día nos hartásemos de esa dicotomía? ¿Y si un día convirtiésemos nuestra creatividad en nuestro trabajo y exigiésemos que se nos pagase por ello? Qué locura, ¿no?

creatividad-2

El ‘escenio’ y el trabajo de 9.00 a 5.00

«El mayor obstáculo para la creatividad hoy en día es que la gente se tiene que ganar la vida», decía el compositor y genio británico Brian Eno en la última de sus conferencias, convertida en fenómeno viral entre artistas. Así de simple planteaba el problema de la creatividad contemporánea. Si tienes un trabajo que no es el trabajo creativo al que aspiras, déjalo.

«Los genios no son otra cosa que el resultado de observar a personas individuales a lo largo de nuestra historia y decir: «Esos eran los importantes». Si observas bien te das cuenta de que casi todos vivieron en un determinado ambiente cultural. Eran solo uno de los elementos de su escena. Es decir, que los llamados genios en realidad estaban en medio de lo que llamo escenio. Si el genio es la inteligencia creativa de un individuo, el escenio es la inteligencia creativa de una comunidad», decía Eno. ¿Y qué tiene que ver el escenio con dejar tu trabajo?

Según Eno, formar parte de un escenio implica asimilar, por una parte, que toda persona nace diferente y con una serie de dones y talentos, sean cuales fueren. Por otra: la mayor inteligencia creativa se construye siempre en comunidades y mediante la cooperación. Si invertimos doce horas al día a trabajar en algo que no nos vincula a nuestra práctica creativa, difícilmente conoceremos a más gente interesada en ella. El trabajo para pagar facturas, en la sociedad contemporánea, es alienante casi de forma mayoritaria.

«Muchas veces me invitan a dar charlas en escuelas de arte, pero muy pocas me vuelven a invitar. ¿Por qué? Porque lo primero que les digo a los alumnos es que estoy ahí para persuadirles de no tener un trabajo. Mi primer mensaje es ese: si tienes un trabajo, déjalo», defendía el compositor.

«Eso no significa que no hagas nada, sino que pelees por conseguir una posición en la que puedas hacer lo que deseas con tu tiempo, y en la que haces el mejor uso posible de tus talentos. El mayor obstáculo que esta sociedad impone a la creatividad es que mucha gente no está en posición de hacer eso». Es decir, que el sistema está dispuesto para que no podamos disponer de nuestro tiempo, mucho menos para darle un uso creativo.

creatividad-3

Harto, y seguramente ebrio, un día Bukowski dejó su puesto fijo en una oficina de correos de la United States Post Office. Un editor llamado John Martin le había ofrecido 100 dólares al mes si se dedicaba única y exclusivamente a escribir. Así fue como a los 49 años, seguro de que con aquello se pagaba sus vicios, aceptó la apuesta. Años después le escribiría sendas cartas en las que explicaba por qué un trabajo de 9 de la mañana a 5 de la tarde era la antítesis de la creatividad.

«Lo llaman de 9 a 5, pero nunca es de 9 a 5. No hay descanso en esos lugares. De hecho, en muchos no se come para mantener la productividad. Y no hablemos de las horas extra y los libros de cuentas que siempre parece que llevan mal el cálculo de las que has hecho. ¿Y si te quejas? Habrá un tonto en la cola que quiera ocupar tu lugar», escribía. «Lo que duele es la pérdida constante de humanidad en aquellos que pelean para mantener trabajos que no quieren por temor una alternativa peor. Pasa, simplemente, que las personas se vacían».

Más petulante fue el caso de William Faulkner, que tras trabajar también en Correos, se vio obligado a renunciar de forma airada a su cargo como jefe de oficina. En realidad, más que por las dificultades, el Nobel de Literatura se había enfrentado sobre todo al aburrimiento más profundo entre las paredes de aquella oficina.

Un día presentó una airada carta de cese: «Mientras viva en el sistema capitalista sé que mi vida estará influenciada por las demandas de la gente adinerada. Pero que me maldigan si me planteo estar a las órdenes y entera disposición de cada canalla errante que tenga dos centavos para comprar un sello de correos. Esta, señor, es mi renuncia», escribió.

«No haber desperdiciado por completo la vida de uno parece ser un logro digno, aunque solo sea para mí», dijo en alguna ocasión Bukowski sobre qué sentía tras haber dejado su trabajo.

creatividad-4

Deja de mendigar tu entusiasmo

Como Bukowski o Faulkner, ha habido muchos escritores hastiados con el trabajo que pagaba sus facturas. Que constreñía su creatividad. El departamento de aduanas de Boston marcó profundamente el carácter de Nathaniel Hawthorne, el de Nueva York pagó la casa de Herman Melville durante 19 años. Walt Disney siempre recordaría su época trabajando en Correos –la institución parece un imán de talentos quemados-, y el mundo de la abogacía obligó a Franz Kafka a escribir siempre de noche, con los pros y contras que aquello supuso.

Todos hombres, sí. ¿Por qué? Porque la creatividad también es una cuestión de género. «Vladimir Nabokov presumía de no saber ni escribir a máquina. ¿Para qué iba a restar tiempo a la construcción de su catedral literaria si Vera, su mujer, ya se encargaba incluso de abrirle y cerrarle el paraguas?», escribía Núria Marrón hablando de mujeres invisibilizadas por literatos.

De hecho, ella recordaba que para que Vargas Llosa pudiese escribir seis horas diarias, Patricia Llosa se encargaba absolutamente de todos sus quehaceres y necesidades. Para que Gabriel García Márquez escribiese Cien años de soledad, Mercedes Barcha gestionó siempre su agenda, su tiempo y su economía. Son muchos, muchísimos, los autores que se han servido del machismo inherente al sistema patriarcal -que solo los tiene en cuenta a ellos-, para explotar a sus mujeres en beneficio de su creatividad.

creatividad-5

«No es trivial que paralelamente a la tendencia del poder a subordinar política a economía, auspiciados por un marco neoliberal de mayor desigualdad, las mujeres se vean interpeladas a asumir trabajos pocas veces considerados empleo, como los cuidados y la atención social», reflexionaba Remedios Zafra en El entusiasmo. Según dice, «género y pobreza siguen operando como categorías clave para la desigualdad laboral y la precariedad contemporáneas en los trabajos creativos».

Si eres una persona creativa y tienes un trabajo de 9 a 5, si eres mujer seguramente lo tengas aún más difícil. A menudo te habrás enfrentado ante la poco digna actitud de mendigar tiempo para tu talento. Te habrás descubierto rebuscando entre pequeños huecos en el calendario o combatiendo el cansancio, el sueño y la salud a cambio de volver a sentir una pizca de entusiasmo. Esa sensación que «siempre vuelve, como motor que anima a la práctica de una pasión, o como recuerdo que moviliza por haberla experimentado. Es persistente y merodea cerca, movilizando o doliendo», escribía Zafra.

Pero soportar dolor ya lo hacemos diariamente, enfrentándonos a la precariedad, la falta de futuro y de oportunidades. Resistirse a la creatividad, matar sus espacios, renunciar a formar parte de un ‘escenio’ por tener un trabajo que nos roba lo que más necesitamos, tiempo, es más de lo que deberíamos soportar.

«El entusiasmo se convierte al mismo tiempo en algo que salva y que condena. Al mismo tiempo que moviliza, sienta las bases de una suerte de explotación contemporánea en la que se ven atrapadas aquellas personas que necesitan un sueldo para pagar tiempo de creación, a diferencia de aquellos que disponen de medios que pueden convertir en tiempo y libertad creadora», añadía la escritora española.

La creatividad podría ser, quizás lo ha sido siempre, un acto de rebeldía. Dejar tu trabajo podría ser un acto político. Y renunciar a aquello que no nos entusiasme podría ser, por qué no, lo más creativo que se nos haya ocurrido hoy.

creatividad-6

Compártelo twitter facebook whatsapp
Una caña, algo de picar y las tipografías como tema de conversación
MovieBarcode: Películas completas en un fotograma
Los Penguin Classics ya hablan castellano
Los 5 posts más vistos de la semana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Gracias por este artículo! Justamente estos días estoy indignada porque elegí y conseguí pasar de jornada completa a media jornada para poder dedicar mis tardes a la escritura de mi libro y me indigna escuchar “es verdad, no estas por la tarde” como un reproche. Cómo si no trabajaría por la tarde. Como sí podría quedarme más tiempo (gratis) porque no tengo nada mejor que hacer y mis colegas tienen mucho trabajo por la tarde. Qué les den! Y luego vienen a defender la emancipación de la mujer. Pues yo lo hago así que no me rompan las pelotas porque me voy a la hora. Elegir vivir con menos dinero no es una decisión fácil así que gracias por respetar mi tiempo! No piensen que por la tarde estoy limpiando la casa. En fin, gracias por este artículo que me viene de perlas para sentirme comprendida!

  • El honor siempre ha sido muy importante en la costa, aso bien pues resulta que una vez el protagonista de nuestra historia vio como «el guapo» del pueblo, desafiaba al mundo con su manta atada al cuello. Día tras día Domingo Zuñiga veía una afrenta a su virilidad cada paseo que daba «el guapo» por el pueblo, así que a nadie le sorprendió cuando se acerco por detrás y le piso la manta al guapo, que se giro con incredulidad y también con cierta satisfacción de que por fin alguien aceptara el reto.
    «Esta noche en el cementerio a las 2 de la madrugada nos entronpamos sin machetes», fueron las palabras del guapo a Domingo Zuñiga. Este no volvió a su casa esa noche porque luego de su temeridad dudaba de si lo que había hecho era lo correcto, pero el alcohol de la cantina apago todas sus dudas.
    Entraba por la puerta Domingo Zuñiga el día siguiente sin uno de sus ojos. desde la cocina su mujer le pregunta: «¿te has pegado con el guapo Domingo?», «Uhum» responde este. Domingo y el guapo recordaron entre risas este día por el resto de sus días en la cantina del pueblo, eran tiempos de honor aquellos.

  • El «machismo y el sistema patriarcal» como respuesta a que escritores famosos tengan a su lado mujeres que no trabajan fuera del hogar es muestra de ignorancia, porque eso es simplemente el reflejo de las diferencias biológicas en que nos atrae a mujeres y hombres, biología 101.
    Esos escritores de fama mundial, tiene un gran atractivo entre las mujeres por su gran status, están muy cotizados y se venden caros. El status social del hombre tiene una gran importancia en como se percibe su atractivo por las mujeres, mientras que el status social de la mujer no tiene tanta relevancia en como los hombres califican el atractivo de una mujer. Pura biología básica, de la que no enseñan en las facultades de periodismo o filosofía. Es producto de nuestra evolución durante cientos de miles de años, porque no somos iguales.

    Por eso Elvira Lindo no buscó como marido a un periodista don nadie y pobre que puediera dejar de trabajar, porque no eso no es atractivo para las mujeres. Por eso Elvira terminó casanose con un macho de gran status y prestigio social como Antonio Muñoz Molina. Y por eso eso es asi con la mayoría de mujeres, que apuntan hacia arriba en su busqueda de pareja..
    Y esto es extrapolable a la sociedad, empieza por tu jefe escolar que está casado con una periodista mas pobre y que no conoce nadie. Haz lo mismo con cada persona que te encuentres por la vida. Por eso te encuentras mil mujeres pobres o con poco status social, pero que son muy atractivas con hombres de mucho status, y por eso te encuentras pocos hombres de poco status con mujeres ricas o de gran status.
    Pero es mas fácil creer dogmas religiosos, como «el machismo inherente al sistema patriarcal».

    Allí donde haya un miembro de IZAL, habrá legiones de mujeres atractivas dispuestas a perseguirlo. Es el mercado amigo.

  • Por eso cada Olga Rodriguez se busca un Juan Diego Botto y no un don nadie.
    Por eso cada Elisa Beni se busca un juez estrella.
    Por eso cada Irene Montero se busca un Pablo Iglesias.
    Por eso cada Ana pastor se busca un Ferreras.
    Es fácil seguir el patrón. Lo que resulta atractivo a las mujeres no es machista, ni forma parte del sistema patriarcal.

    Ahora busca como de conocidas son las parejas de Escolar, Javier gallego de carne cruda, Cintora y tantos otros periodistas estrella con mujeres de status inferior a ellos a su lado. Otro patrón.

    Para sistema patriarcal mi cho*** moreno.

  • Excelente artículo que me reafirma en la decisión que tomé hace más de treinta años con todas sus consecuencias.
    No sé si dejar mi trabajo fue un acto político, pero si un acto de fé. Me entusiasmaba mi trabajo, pero poder dedicarme las 24 horas del día a crear mi propia obra me atraía aún más.
    Renuncié a la seguridad económica y al status social que me ofrecía mi actividad laboral y decidí convertir mi creatividad en mi único medio de vida.
    Treinta años más tarde puedo decir que lo conseguí, pero también he tenido épocas en que he sido esclavo de mi propia libertad.

  • Gracias por el artículo, hoy necesitaba leer algo así.

    Lo hice, hace 6 meses: dejé un trabajo fijo de 14 años y otros cuantos que simultabeaba y con los que intentaba dar rienda a inquietudes varias. Salto al vacío y sin red, directa al paro, a una nueva vida llena de incertidumbres, aderezadas con altas dósis de sensación de libertad y de coherencia vital.
    Tras el necesario tiempo de transición: de vaciar para volver a llenar; la vena creativa durante tanto tiempo atrofiada ha vuelto a sangrar. He vuelto a escribir, a crear, he iniciado proyectos comunitarios en el barrio… de momento sin conseguir monetizar ninguno.

    Paso los días intentando lidiar con mi impaciencia y no perder perspectriva: algunos -la mayoría- me siento una privilegiada por la decisión tomada y disfruto de mi libertad, de mi coherencia, y de la satisfacción de mis creaciones. Otros -los menos- entro en pánico al pensar en las facturas de los próximos meses, me recreo en la angustia de la incertidumbre, rehago números para reconfirmar dicha incertidumbre y seguir recreándome, me fustigo un ratito más, y luego se me pasa.

    Hoy era de los segundos, así que gracias.

  • Si no luchas por tu sueño, te contratarán para que luches por el sueño de otra persona… o algo así dice la frase. Hace años renuncié a un trabajo estable y bien pagado para poder dedicarme al arte, pensando que en poco tiempo estaría bien situada viviendo de mi trabajo creativo… ay qué ingenua… pero bueno, el peor dia como artista es mejor que el mejor dia como informática.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *