Publicado: 16 de marzo 2023 05:05  /   CREATIVIDAD
por
 

Criaturas Infinitas: el hackeo del churro de piscina que busca estimular la creatividad

Publicado: 16 de marzo 2023 05:05  /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
Criaturas Infinitas

Jugar estimula la creatividad. Pero no jugar de cualquier manera o con cualquier juguete. Un camión con mil sonidos y luces, una muñeca que habla y gesticula…, es decir, aquellos juguetes que nos lo dan todo hecho dejan poco espacio para desarrollar la imaginación y el pensamiento disruptivo.

Criaturas Infinitas busca romper con eso. Se trata de un proyecto lúdico-educativo tan simple como una pieza de plástico maleable que permite enlazar los churros que se utilizan en las piscinas para enseñar a nadar. Sus creadoras, la arquitecta y diseñadora de producto Fernanda Tenorio y la diseñadora de espacios efímeros y escenográficos Eva Gordo, buscan con ello desarrollar la noción espacial, el movimiento y la creatividad de niños y adultos a través del juego.

Criaturas Infinitas

Criaturas Infinitas

El prototipo está compuesto por varios sistemas de piezas, a escala grande y pequeña, realizados a partir de materiales blandos y piezas conectoras. Se trata, según explican sus creadoras, de un juego de construcción libre, al estilo de los Lego, para que quienes lo utilicen puedan crear sus propias criaturas, indumentarias o lo que quieran imaginar.

Gordo, a partir de su formación en diseño de arquitecturas efímeras y escenográficas, centraba su interés en la interacción de las personas, tanto en el juego como en la acción del usuario. De hecho, su TFM investigó sobre La experiencia lúdica adulta y su relación con el espacio. «Además, vengo del mundo artístico y escénico, trabajo como técnica en teatros y me interesaba mucho la parte performática, que implica el uso del cuerpo y lo sensorial en el juego», concreta.

Criaturas Infinitas

Criaturas Infinitas

Ese fue el motivo por el que en 2022 se presentó a la convocatoria de Juguetoría, factoría de Juguetes en MediaLab Prado, para diseñar una instalación jugable-habitable. En esa misma convocatoria participaba Fernanda Tenorio, que, además de su trabajo como arquitecta y diseñadora de producto, trabaja como coordinadora de Nadar sin Fronteras, una organización donde capacitan a educadores acuáticos en América Latina con métodos alternativos asociados al juego.

Tenorio se presentó con la intención de explorar la relación entre juguete y agua y de hackear el churro de piscina. Fue Sara San Gregorio, una de las organizadoras de Juguetoría, quien las puso en contacto.

«Juntas hemos diseñado estas piezas y hemos sacado este churro de contexto convirtiéndolo en un juguete de construcción que funciona dentro y fuera del agua, con el que jugar sobre tu propio cuerpo (disfraces) o fuera de él (estructuras e intervención en el entorno)», explica Eva Gordo. «Es blandito, sensorial y se puede complejizar mucho».

QUE LOS ADULTOS RECUPEREN EL JUEGO

Las escuelas son uno de los entornos donde Criaturas Infinitas resulta especialmente interesante, en opinión de sus creadoras: «Estaría muy bien ver para qué niveles es útil, o si se puede incluir en el currículum de asignaturas como Educación Física o piscina, pero también para Plástica, o Matemáticas o para Física».

Sin embargo, Gordo y Tenorio también creen que los adultos pueden beneficiarse del juego en equipo basado en la colaboración y el movimiento: «Nos gustaría que se usase para team-building», sugieren. «Es muy interesante ver a adultos jugar y utilizar Criaturas Infinitas de otras maneras».

Criaturas Infinitas

«Cuando vamos creciendo, comenzamos a interesarnos por un tipo de juego más basado en retos y objetivos, aunque se mantienen los otros tipos de juego (sensorial, funcional, de construcción, de reglas..)», abunda Eva Gordo. «Nuestras piezas permiten complejizar mucho el juego y la construcción; hay muchos tipos de uniones posibles. A veces, todavía descubrimos alguna nueva. Puedes construir en los tres ejes, puedes jugar con la estabilidad, con las fuerzas…».

La diseñadora de arquitecturas efímeras asegura que el juego que han diseñado «vicia mucho». «Tu lo dejas en una mesa con unos cuantos adultos hablando y enseguida lo tienen en las manos y están jugueteando con él. Es un buen juego para tener en tu mesa de oficina y salir de la burbuja de trabajo. Como dijo Brian Sutton, jugar no es lo contrario a trabajar, lo contrario a jugar es la depresión. Estamos muy equivocados cuando lo vemos distinto. Es importantísimo que le dediquemos tiempo al juego, porque es un fin en sí mismo. En el mundo capitalista, el juego es improductivo. Pero lo cierto es que es importantísimo para nuestro bienestar. Es una actitud en la vida, y una forma de estar en el mundo».

En palabras de Gordo, Criaturas Infintas vendría a recordar eso, que hay que jugar con lo que más nos haga sentir que estamos jugando. «Yo siento que juego cuando estoy creando y diseñando», afirma.

El juego creado por Tenorio y Gordo estimula la creación y el pensamiento tridimensional, algo de lo que carecemos, según su opinión, niños y adultos. «No entendemos bien el 3D porque siempre hemos estudiado y nos hemos desarrollado en plano, principalmente», aclara Eva Gordo.

«Criaturas Infinitas permite perseguir objetivos de construcción como si fuera un lego, pero a tamaño grande. No estamos acostumbrados a poder interactuar con el entorno a esta escala, escala humana. Además, nos han comentado que puede servir para aplicaciones como design thinking, para prototipar en 3D, para realizar team buildings o incluso como pruebas de escape room (Lo usamos en un espectáculo de teatro interactivo para adolescentes)», concluye la diseñadora de producto y arquitecta.

Criaturas Infinitas

«Es importantísimo darles a niños y adultos la capacidad de alterar su entorno; es creador y creativo», asegura Gordo. «El juego simbólico lo traemos desde muy pequeños. Si pones un churro doblado con una pieza que lo sujete, se convierte en la puerta de la casa de la vecina, pero no solo eso, sino que también puede ser un escudo protector o una cama. El juego así es infinito y es diverso. El juego abierto desarrolla humanos con mentalidad abierta. Un palo puede ser mucho más estimulante, enriquecedor y creativo que la casa de las barbis. Y eso tiene un reflejo en el desarrollo y la forma de ver el mundo cuando eres adulto».

Criaturas Infinitas busca financiación, por lo que sus creadoras han lanzado una campaña en Kickstarter. A medio plazo, han decidido llevarlo a México y probarlo allí, orientado a la natación. A largo plazo, planean convertirlo en un juego ecológico y que pueda llegar a todo el mundo.

Según cuentan, ya se han puesto en contacto con ellas grupos y espacios que realizan actividades lúdicas y culturales, como el Centro gallego de Arte Contemporáneo, que ya celebra talleres con materiales similares.

Jugar estimula la creatividad. Pero no jugar de cualquier manera o con cualquier juguete. Un camión con mil sonidos y luces, una muñeca que habla y gesticula…, es decir, aquellos juguetes que nos lo dan todo hecho dejan poco espacio para desarrollar la imaginación y el pensamiento disruptivo.

Criaturas Infinitas busca romper con eso. Se trata de un proyecto lúdico-educativo tan simple como una pieza de plástico maleable que permite enlazar los churros que se utilizan en las piscinas para enseñar a nadar. Sus creadoras, la arquitecta y diseñadora de producto Fernanda Tenorio y la diseñadora de espacios efímeros y escenográficos Eva Gordo, buscan con ello desarrollar la noción espacial, el movimiento y la creatividad de niños y adultos a través del juego.

Criaturas Infinitas

Criaturas Infinitas

El prototipo está compuesto por varios sistemas de piezas, a escala grande y pequeña, realizados a partir de materiales blandos y piezas conectoras. Se trata, según explican sus creadoras, de un juego de construcción libre, al estilo de los Lego, para que quienes lo utilicen puedan crear sus propias criaturas, indumentarias o lo que quieran imaginar.

Gordo, a partir de su formación en diseño de arquitecturas efímeras y escenográficas, centraba su interés en la interacción de las personas, tanto en el juego como en la acción del usuario. De hecho, su TFM investigó sobre La experiencia lúdica adulta y su relación con el espacio. «Además, vengo del mundo artístico y escénico, trabajo como técnica en teatros y me interesaba mucho la parte performática, que implica el uso del cuerpo y lo sensorial en el juego», concreta.

Criaturas Infinitas

Criaturas Infinitas

Ese fue el motivo por el que en 2022 se presentó a la convocatoria de Juguetoría, factoría de Juguetes en MediaLab Prado, para diseñar una instalación jugable-habitable. En esa misma convocatoria participaba Fernanda Tenorio, que, además de su trabajo como arquitecta y diseñadora de producto, trabaja como coordinadora de Nadar sin Fronteras, una organización donde capacitan a educadores acuáticos en América Latina con métodos alternativos asociados al juego.

Tenorio se presentó con la intención de explorar la relación entre juguete y agua y de hackear el churro de piscina. Fue Sara San Gregorio, una de las organizadoras de Juguetoría, quien las puso en contacto.

«Juntas hemos diseñado estas piezas y hemos sacado este churro de contexto convirtiéndolo en un juguete de construcción que funciona dentro y fuera del agua, con el que jugar sobre tu propio cuerpo (disfraces) o fuera de él (estructuras e intervención en el entorno)», explica Eva Gordo. «Es blandito, sensorial y se puede complejizar mucho».

QUE LOS ADULTOS RECUPEREN EL JUEGO

Las escuelas son uno de los entornos donde Criaturas Infinitas resulta especialmente interesante, en opinión de sus creadoras: «Estaría muy bien ver para qué niveles es útil, o si se puede incluir en el currículum de asignaturas como Educación Física o piscina, pero también para Plástica, o Matemáticas o para Física».

Sin embargo, Gordo y Tenorio también creen que los adultos pueden beneficiarse del juego en equipo basado en la colaboración y el movimiento: «Nos gustaría que se usase para team-building», sugieren. «Es muy interesante ver a adultos jugar y utilizar Criaturas Infinitas de otras maneras».

Criaturas Infinitas

«Cuando vamos creciendo, comenzamos a interesarnos por un tipo de juego más basado en retos y objetivos, aunque se mantienen los otros tipos de juego (sensorial, funcional, de construcción, de reglas..)», abunda Eva Gordo. «Nuestras piezas permiten complejizar mucho el juego y la construcción; hay muchos tipos de uniones posibles. A veces, todavía descubrimos alguna nueva. Puedes construir en los tres ejes, puedes jugar con la estabilidad, con las fuerzas…».

La diseñadora de arquitecturas efímeras asegura que el juego que han diseñado «vicia mucho». «Tu lo dejas en una mesa con unos cuantos adultos hablando y enseguida lo tienen en las manos y están jugueteando con él. Es un buen juego para tener en tu mesa de oficina y salir de la burbuja de trabajo. Como dijo Brian Sutton, jugar no es lo contrario a trabajar, lo contrario a jugar es la depresión. Estamos muy equivocados cuando lo vemos distinto. Es importantísimo que le dediquemos tiempo al juego, porque es un fin en sí mismo. En el mundo capitalista, el juego es improductivo. Pero lo cierto es que es importantísimo para nuestro bienestar. Es una actitud en la vida, y una forma de estar en el mundo».

En palabras de Gordo, Criaturas Infintas vendría a recordar eso, que hay que jugar con lo que más nos haga sentir que estamos jugando. «Yo siento que juego cuando estoy creando y diseñando», afirma.

El juego creado por Tenorio y Gordo estimula la creación y el pensamiento tridimensional, algo de lo que carecemos, según su opinión, niños y adultos. «No entendemos bien el 3D porque siempre hemos estudiado y nos hemos desarrollado en plano, principalmente», aclara Eva Gordo.

«Criaturas Infinitas permite perseguir objetivos de construcción como si fuera un lego, pero a tamaño grande. No estamos acostumbrados a poder interactuar con el entorno a esta escala, escala humana. Además, nos han comentado que puede servir para aplicaciones como design thinking, para prototipar en 3D, para realizar team buildings o incluso como pruebas de escape room (Lo usamos en un espectáculo de teatro interactivo para adolescentes)», concluye la diseñadora de producto y arquitecta.

Criaturas Infinitas

«Es importantísimo darles a niños y adultos la capacidad de alterar su entorno; es creador y creativo», asegura Gordo. «El juego simbólico lo traemos desde muy pequeños. Si pones un churro doblado con una pieza que lo sujete, se convierte en la puerta de la casa de la vecina, pero no solo eso, sino que también puede ser un escudo protector o una cama. El juego así es infinito y es diverso. El juego abierto desarrolla humanos con mentalidad abierta. Un palo puede ser mucho más estimulante, enriquecedor y creativo que la casa de las barbis. Y eso tiene un reflejo en el desarrollo y la forma de ver el mundo cuando eres adulto».

Criaturas Infinitas busca financiación, por lo que sus creadoras han lanzado una campaña en Kickstarter. A medio plazo, han decidido llevarlo a México y probarlo allí, orientado a la natación. A largo plazo, planean convertirlo en un juego ecológico y que pueda llegar a todo el mundo.

Según cuentan, ya se han puesto en contacto con ellas grupos y espacios que realizan actividades lúdicas y culturales, como el Centro gallego de Arte Contemporáneo, que ya celebra talleres con materiales similares.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘No tengo maestro. Tengo dibujos’
Haz de tu ventana un huerto para plantar lechugas
Braniff: auge y caída de la aerolínea más ‘cool’ de la historia
Construyendo mercados
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp