29 de noviembre 2010    /   DIGITAL
por
 

Cualquier tiempo pasado fue peor

29 de noviembre 2010    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Todos tenemos un pasado. Internet también. Había un tiempo en el que todos éramos mucho más inocentes pero también decididamente más horteras. Usábamos diskettes de 3.5 pulgadas, entrábamos al IRC Hispano a poner a parir al prójimo y ser un freaky era un suicidio social inimaginable en estos tiempos en los que pilotar de Internet proporciona compañía íntima a poco que uno se lo curre.

Se trataba de unos años en los que la calidad de una página web se medía contando el número de gifs animados que alojaba así como los archivos MIDI de versiones de Queen que ofrecía en descarga. Efectivamente, eran tiempos divertidos pero, al fin y al cabo, eran tiempos peores que deberían permanecer enterrados para siempre.

Hace más de una década, GeoCities era el alojamiento web gratuito preferido por padres, hijos y mascotas. La tierra prometida de todo aquel que tenía la brillante idea de contarle al mundo quiénes eran sus amigos o dónde había pasado las vacaciones navideñas. GeoCities murió hace un año y muchos pensamos que no volveríamos a saber de tal engendro estético. Erramos, para variar.

Archive Team, un equipo de intrépidos valientes capitaneados por Jason Scott, ha tenido a bien dedicar una importante parte de su tiempo –han estado trabajando casi un año- a rescatar una por una, absolutamente todas las páginas que se alojaban en GeoCities. Se trata de casi un terabyte de datos que ofrecerán en descarga mediante torrent en las próximas semanas. ¿Que por qué querría alguien ocupar 900 gigabytes de sus discos duros con webs de hace quince años? No lo sé, pero tampoco sé por qué se mandan power points de gatitos y avisos de cierre del MSN. El ser humano trilla demasiados senderos inescrutables.

Foto de Fayerwayer/Miss Rogue reproducida bajo licencia CC

Todos tenemos un pasado. Internet también. Había un tiempo en el que todos éramos mucho más inocentes pero también decididamente más horteras. Usábamos diskettes de 3.5 pulgadas, entrábamos al IRC Hispano a poner a parir al prójimo y ser un freaky era un suicidio social inimaginable en estos tiempos en los que pilotar de Internet proporciona compañía íntima a poco que uno se lo curre.

Se trataba de unos años en los que la calidad de una página web se medía contando el número de gifs animados que alojaba así como los archivos MIDI de versiones de Queen que ofrecía en descarga. Efectivamente, eran tiempos divertidos pero, al fin y al cabo, eran tiempos peores que deberían permanecer enterrados para siempre.

Hace más de una década, GeoCities era el alojamiento web gratuito preferido por padres, hijos y mascotas. La tierra prometida de todo aquel que tenía la brillante idea de contarle al mundo quiénes eran sus amigos o dónde había pasado las vacaciones navideñas. GeoCities murió hace un año y muchos pensamos que no volveríamos a saber de tal engendro estético. Erramos, para variar.

Archive Team, un equipo de intrépidos valientes capitaneados por Jason Scott, ha tenido a bien dedicar una importante parte de su tiempo –han estado trabajando casi un año- a rescatar una por una, absolutamente todas las páginas que se alojaban en GeoCities. Se trata de casi un terabyte de datos que ofrecerán en descarga mediante torrent en las próximas semanas. ¿Que por qué querría alguien ocupar 900 gigabytes de sus discos duros con webs de hace quince años? No lo sé, pero tampoco sé por qué se mandan power points de gatitos y avisos de cierre del MSN. El ser humano trilla demasiados senderos inescrutables.

Foto de Fayerwayer/Miss Rogue reproducida bajo licencia CC

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cuánto queda para que el teléfono nos lea la mente?
Víctor Sampedro: «La nueva democracia debe ser neutral, colaborativa y de código abierto»
El mito de que los opuestos se atraen es falso (lo dice nuestra huella digital)
El auténtico Jason Voorhees vs Freddy Krueger
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *