20 de marzo 2013    /   BUSINESS
por
 

"¿Cuándo has oído que abra un 'arcade'?"

20 de marzo 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Arcade04
Si tienes más de 30 años recordarás que hubo un tiempo en que las consolas caseras de videojuegos eran un poco birria y que dónde se podía encontrar calidad de verdad era las ‘maquinitas’ o ‘arcades’. Estos aparatosos muebles tenían como lugar natural el bar de la esquina, donde cambiaban de juego de pascuas a ramos, o los salones, lugares llenos de ruido, máquinas diferentes, chavales con monedas de cinco duros y algún que otro pique que podía acabar en hostia. Pero la llegada de nuevas generaciones de consolas cada vez más potentes a los hogares fue relegando en Occidente estos salones al olvido y a una muerte segura, así que abrir uno en estos tiempos de Playstations y X-Boxes puede parecer la idea más suicida del mundo. A no ser que seas Doc Mack, regentes el Galloping Ghost Arcade en Chicago, EE UU, y no hayas cerrado un solo día desde la inauguración el 13 de agosto de 2010.
Bautizado por un caza bombardero de la Segunda Guerra Mundial con nombre molón, Doc Mack explica al teléfono que, sorprendentemente, “no está siendo difícil sobrevivir ya que tenemos un concepto prácticamente único que hace que venga gente específicamente a jugar aquí”. Parte de lo que hace especial al Galloping Ghost es su selección de juegos, que con más de 375 es la mayor de todos los EE UU y además alberga unos 70 juegos únicos en todo el país, principalmente máquinas antiguas o importadas de Japón, además de algunos muebles creados por el propio equipo de Doc Mack. La otra parte viene de su modelo de negocio.
El cliente que llega a la puerta del ‘arcade’ paga 15 dólares y puede estar todo el tiempo que quiera jugando a todas las máquinas sin restricciones hasta las dos de la madrugada, hora que acaba la jornada. A la semana más de mil personas acuden al negocio, concentrando como es lógico la acción los fines de semana, con unos 500 clientes, frente a los 30 diarios que tienen en los días laborales. “Tenemos una aproximación diferente [al resto de salones]”, continúa Mack, “ya que hablamos mucho con nuestros clientes para saber qué juegos les gustaría jugar y hacemos todo lo posible por conseguirlos”.
Arcade03
La técnica para lograr las máquinas es internet y anuncios. De esta manera Mack y sus colaboradores han llegado a comprar un Punch-Out!! al tipo que les arregla los pinball o a rescatar cientos de juegos en estado pésimo de almacenes en Tennessee e Iowa. “Lo bueno es que el precio era muy barato ya que la mayoría no funcionaban”, cuenta, “así que tuvimos que restaurarlos todos”. Mack regenta, además del ‘arcade’, una desarrolladora de videojuegos con el mismo nombre y que lanzó al mercado en 2010 un ‘arcade’ de lucha tipo Mortal Kombat llamado Dark Presence. Gerry Cantu, que encarna a un personaje del juego, es el copropietario del salón.
Esta productora más una educación continua le ha permitido a Mack tener tanto los conocimientos como los colaboradores necesarios para realizar estas reparaciones. Dos que recuerda especialmente son la del “yo contra todo el mundo de fantasía” Golden Axe, para la que combinaron tres máquinas antiguas y realizaron una nueva decoración, y la del nuevo Mortal Kombat. Aunque este juego solo salió en consolas de sobremesa, Mack y su equipo realizaron un mueble a medida homenajeando la maquina original.
“Desde que estamos en el negocio hemos sabido de otros ocho ‘arcades’ que van a abrir y se han puesto en contacto con nosotros para pedirnos ayuda”, dice contento; “se la hemos dado, incluso máquinas que nos sobran, ya que debemos perpetuar y hacer crecer la industria”. Y se pregunta a sí mismo:
-¿Cuándo has oído que fuera a abrir un ‘arcade’?
Arcade04

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Arcade04
Si tienes más de 30 años recordarás que hubo un tiempo en que las consolas caseras de videojuegos eran un poco birria y que dónde se podía encontrar calidad de verdad era las ‘maquinitas’ o ‘arcades’. Estos aparatosos muebles tenían como lugar natural el bar de la esquina, donde cambiaban de juego de pascuas a ramos, o los salones, lugares llenos de ruido, máquinas diferentes, chavales con monedas de cinco duros y algún que otro pique que podía acabar en hostia. Pero la llegada de nuevas generaciones de consolas cada vez más potentes a los hogares fue relegando en Occidente estos salones al olvido y a una muerte segura, así que abrir uno en estos tiempos de Playstations y X-Boxes puede parecer la idea más suicida del mundo. A no ser que seas Doc Mack, regentes el Galloping Ghost Arcade en Chicago, EE UU, y no hayas cerrado un solo día desde la inauguración el 13 de agosto de 2010.
Bautizado por un caza bombardero de la Segunda Guerra Mundial con nombre molón, Doc Mack explica al teléfono que, sorprendentemente, “no está siendo difícil sobrevivir ya que tenemos un concepto prácticamente único que hace que venga gente específicamente a jugar aquí”. Parte de lo que hace especial al Galloping Ghost es su selección de juegos, que con más de 375 es la mayor de todos los EE UU y además alberga unos 70 juegos únicos en todo el país, principalmente máquinas antiguas o importadas de Japón, además de algunos muebles creados por el propio equipo de Doc Mack. La otra parte viene de su modelo de negocio.
El cliente que llega a la puerta del ‘arcade’ paga 15 dólares y puede estar todo el tiempo que quiera jugando a todas las máquinas sin restricciones hasta las dos de la madrugada, hora que acaba la jornada. A la semana más de mil personas acuden al negocio, concentrando como es lógico la acción los fines de semana, con unos 500 clientes, frente a los 30 diarios que tienen en los días laborales. “Tenemos una aproximación diferente [al resto de salones]”, continúa Mack, “ya que hablamos mucho con nuestros clientes para saber qué juegos les gustaría jugar y hacemos todo lo posible por conseguirlos”.
Arcade03
La técnica para lograr las máquinas es internet y anuncios. De esta manera Mack y sus colaboradores han llegado a comprar un Punch-Out!! al tipo que les arregla los pinball o a rescatar cientos de juegos en estado pésimo de almacenes en Tennessee e Iowa. “Lo bueno es que el precio era muy barato ya que la mayoría no funcionaban”, cuenta, “así que tuvimos que restaurarlos todos”. Mack regenta, además del ‘arcade’, una desarrolladora de videojuegos con el mismo nombre y que lanzó al mercado en 2010 un ‘arcade’ de lucha tipo Mortal Kombat llamado Dark Presence. Gerry Cantu, que encarna a un personaje del juego, es el copropietario del salón.
Esta productora más una educación continua le ha permitido a Mack tener tanto los conocimientos como los colaboradores necesarios para realizar estas reparaciones. Dos que recuerda especialmente son la del “yo contra todo el mundo de fantasía” Golden Axe, para la que combinaron tres máquinas antiguas y realizaron una nueva decoración, y la del nuevo Mortal Kombat. Aunque este juego solo salió en consolas de sobremesa, Mack y su equipo realizaron un mueble a medida homenajeando la maquina original.
“Desde que estamos en el negocio hemos sabido de otros ocho ‘arcades’ que van a abrir y se han puesto en contacto con nosotros para pedirnos ayuda”, dice contento; “se la hemos dado, incluso máquinas que nos sobran, ya que debemos perpetuar y hacer crecer la industria”. Y se pregunta a sí mismo:
-¿Cuándo has oído que fuera a abrir un ‘arcade’?
Arcade04

Compártelo twitter facebook whatsapp
El robot camarero y la robot recepcionista
‘Bitch Planet’: una distopía en un mundo machirulo
Los países también compiten por tener los mejores orgasmos
Con la oficina a cuestas: cómo trabajar desde cualquier sitio
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad