29 de julio 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Cuando los concursos de belleza eran con una bolsa en la cabeza

29 de julio 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El “concurso de siluetas bien proporcionadas” era un concurso de belleza semanal que se celebraba durante los veranos de los años 50 en la piscina del complejo vacacional Lido, en Margate, Kent (U.K). En esa pileta, y como ocurre con las gambas, el jurado se comía el cuerpo y dejaba la cabeza para puntuar las hechuras de 6 concursantes de cuello para abajo.

Las chicas debían llevar unas bolsa-campana al estilo Ku Klux Klan para evitar que los jueces pudieran dejarse influir por el valor de una cara bonita. Luego posaban en el borde de la piscina y también se les obligaba a hacerlo sobre el trampolín, con no poco riesgo de resbalones y caídas.

Poco después a alguien, con muy buen criterio, se le ocurrió que en vez de una bolsa en la cabeza, las concursantes podrían resultar más naturales con una máscara tipo Anonymous pin-up que no dejara ver, pero que tampoco escondiera tan categóricamente.
Sin duda, todo un avance que desembocaría en la eliminación progresiva de estos objetos de las caras de las chicas, pudiendo las modelos quitarse definitivamente la careta y dar «una silueta realmente proporcionada».
Por lo menos acorde con la constitución humana, que integra, sin duda, la cabeza como un órgano fundamental para regular los actos medianamente inteligentes.

Fotos vía Marinini y a su vez vía VintagePhoto
 


El “concurso de siluetas bien proporcionadas” era un concurso de belleza semanal que se celebraba durante los veranos de los años 50 en la piscina del complejo vacacional Lido, en Margate, Kent (U.K). En esa pileta, y como ocurre con las gambas, el jurado se comía el cuerpo y dejaba la cabeza para puntuar las hechuras de 6 concursantes de cuello para abajo.

Las chicas debían llevar unas bolsa-campana al estilo Ku Klux Klan para evitar que los jueces pudieran dejarse influir por el valor de una cara bonita. Luego posaban en el borde de la piscina y también se les obligaba a hacerlo sobre el trampolín, con no poco riesgo de resbalones y caídas.

Poco después a alguien, con muy buen criterio, se le ocurrió que en vez de una bolsa en la cabeza, las concursantes podrían resultar más naturales con una máscara tipo Anonymous pin-up que no dejara ver, pero que tampoco escondiera tan categóricamente.
Sin duda, todo un avance que desembocaría en la eliminación progresiva de estos objetos de las caras de las chicas, pudiendo las modelos quitarse definitivamente la careta y dar «una silueta realmente proporcionada».
Por lo menos acorde con la constitución humana, que integra, sin duda, la cabeza como un órgano fundamental para regular los actos medianamente inteligentes.

Fotos vía Marinini y a su vez vía VintagePhoto
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Indultar o quemar: el primer fotolibro combustible
Crossy Road: ¿puede un juego ser demasiado adictivo?
Ya no sabemos viajar ni estar solos
Las condiciones de iTunes en cómic, a ver si así te las lees
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad