fbpx
13 de septiembre 2010    /   CREATIVIDAD
por
 

Cuando los halagos se convierten en moneda de cambio

13 de septiembre 2010    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

flattr

Flattr es un sistema de micro pagos que permite a los usuarios recompensar a creadores de contenido en internet pulsando un botón de la misma forma que pulsas ‘me gusta’ en facebook. Desde principios de agosto, la plataforma se ha abierto al público general.

¿Cuantas veces has visto un contenido en la red que te ha alegrado el día o simplemente te ha gustado? Puede haber sido un vídeo de animación de un joven artista berlinés, un análisis profundo de un científico sobre el proceso de enamoramiento de las tarántulas o una tira cómica.

Si tuvieras la oportunidad de remunerar a esa persona, ¿lo harías?

Lo más probable es que la respuesta sea un no rotundo. “Nadie paga por contenido en la red”, es la reacción más previsible. ¿Pero existe otra formula para que los creadores reciban dinero por sus trabajos, sin obligar a la gente a pagar por ello?

Flattr, un juego de palabras con ‘to flatter’ (termino ingles que significa halagar), es el nombre de un start-up sueco que ha encontrado en los micropagos una posible solución. De la misma forma que pulsar el botón de like en Facebook se utiliza para mostrar tu aprobación sobre algo, hacer click en un contenido que lleva instalado el botón de Flattr se traducirá en un pago para el creador de ese contenido.

“Cuando empezaron a entrar en crisis los grandes grupos de medios, solo se hablaba de como asegurar que siguieran manteniendo su modelo de negocio. Aquí se trata de abrir nuevas vías que beneficien a todos los creadores”, explica Peter Sunde, fundador de Flattr.

¿Cómo funciona Flattr?

Antes de poder instalar el botón de Flattr en tu propia página web, estas obligado a hacerte una cuenta y ingresar un mínimo de 2 euros al mes. Según Sunde para “formar parte de Flattr, tú mismo tienes que utilizarla para halagar a otros”.

A final de cada mes Flattr asigna una fracción del dinero que hay en tu cuenta a cada creador que ha recibido un clic. Ese dinero se divide por partes iguales. Si tienes 3 euros en tu cuenta y ese mes has hecho 40 clics, los 40 autores que han recibido un clic tuyo recibirán algo más de 7 céntimos. De esos 7 céntimos hay que restar un 10 por ciento de comisión, que se llevan los responsable de la plataforma.

Flattr lleva pocos meses en el mercado pero hablar de generar ingresos a través de ella ha dejado de ser un concepto abstracto. El bloguero alemán Tim Pritlove es un buen ejemplo. Lleva utilizando Flattr desde sus comienzos. En mayo consiguió 875.89 euros y en julio esa cifra ascendió a 1.048 euros.

Sin embargo Sunde es conservador a la hora de valorar si la gente podrá ganarse la vida exclusivamente a través de la plataforma. “Nos queda mucho camino por recorrer. No se si podrás dejar tu trabajo pero te permitirá ganar dinero donde antes no había dinero. Como decimos en Suecia, ‘muchos afluentes forman un río’”.

Flattr se adentra así en una nueva economía donde la gratitud y la reciprocidad ayudan a descentralizar el flujo del dinero. “Es un pequeño paso hacia la libertad individual”, exclama Sunde.

Wikileaks y Flattr

A principios de agosto Flattr recibió una buena noticia. Wikileaks, el medio que más escándalos gubernamentales ha destapado en los últimos años, anunció que implantará la plataforma en su página web. “Estamos muy contentos. Ha sido muy buena publicity para nosotros. No recibirán una atención especial pero nos vemos muy representados por sus valores”, explica Peter Sunde, fundador de Flattr. Este joven programador saltó a la fama en 2003 por ser uno de los creadores de The Pirate Bay, el mayor buscador de Europa para descargar material pirateado. Ahora paradójicamente se dedica a ayudar a los creadores a ganar dinero en internet.

—-

Esta artículo has sido publicado en el número de Septiembre de Yorokobu

flattr

Flattr es un sistema de micro pagos que permite a los usuarios recompensar a creadores de contenido en internet pulsando un botón de la misma forma que pulsas ‘me gusta’ en facebook. Desde principios de agosto, la plataforma se ha abierto al público general.

¿Cuantas veces has visto un contenido en la red que te ha alegrado el día o simplemente te ha gustado? Puede haber sido un vídeo de animación de un joven artista berlinés, un análisis profundo de un científico sobre el proceso de enamoramiento de las tarántulas o una tira cómica.

Si tuvieras la oportunidad de remunerar a esa persona, ¿lo harías?

Lo más probable es que la respuesta sea un no rotundo. “Nadie paga por contenido en la red”, es la reacción más previsible. ¿Pero existe otra formula para que los creadores reciban dinero por sus trabajos, sin obligar a la gente a pagar por ello?

Flattr, un juego de palabras con ‘to flatter’ (termino ingles que significa halagar), es el nombre de un start-up sueco que ha encontrado en los micropagos una posible solución. De la misma forma que pulsar el botón de like en Facebook se utiliza para mostrar tu aprobación sobre algo, hacer click en un contenido que lleva instalado el botón de Flattr se traducirá en un pago para el creador de ese contenido.

“Cuando empezaron a entrar en crisis los grandes grupos de medios, solo se hablaba de como asegurar que siguieran manteniendo su modelo de negocio. Aquí se trata de abrir nuevas vías que beneficien a todos los creadores”, explica Peter Sunde, fundador de Flattr.

¿Cómo funciona Flattr?

Antes de poder instalar el botón de Flattr en tu propia página web, estas obligado a hacerte una cuenta y ingresar un mínimo de 2 euros al mes. Según Sunde para “formar parte de Flattr, tú mismo tienes que utilizarla para halagar a otros”.

A final de cada mes Flattr asigna una fracción del dinero que hay en tu cuenta a cada creador que ha recibido un clic. Ese dinero se divide por partes iguales. Si tienes 3 euros en tu cuenta y ese mes has hecho 40 clics, los 40 autores que han recibido un clic tuyo recibirán algo más de 7 céntimos. De esos 7 céntimos hay que restar un 10 por ciento de comisión, que se llevan los responsable de la plataforma.

Flattr lleva pocos meses en el mercado pero hablar de generar ingresos a través de ella ha dejado de ser un concepto abstracto. El bloguero alemán Tim Pritlove es un buen ejemplo. Lleva utilizando Flattr desde sus comienzos. En mayo consiguió 875.89 euros y en julio esa cifra ascendió a 1.048 euros.

Sin embargo Sunde es conservador a la hora de valorar si la gente podrá ganarse la vida exclusivamente a través de la plataforma. “Nos queda mucho camino por recorrer. No se si podrás dejar tu trabajo pero te permitirá ganar dinero donde antes no había dinero. Como decimos en Suecia, ‘muchos afluentes forman un río’”.

Flattr se adentra así en una nueva economía donde la gratitud y la reciprocidad ayudan a descentralizar el flujo del dinero. “Es un pequeño paso hacia la libertad individual”, exclama Sunde.

Wikileaks y Flattr

A principios de agosto Flattr recibió una buena noticia. Wikileaks, el medio que más escándalos gubernamentales ha destapado en los últimos años, anunció que implantará la plataforma en su página web. “Estamos muy contentos. Ha sido muy buena publicity para nosotros. No recibirán una atención especial pero nos vemos muy representados por sus valores”, explica Peter Sunde, fundador de Flattr. Este joven programador saltó a la fama en 2003 por ser uno de los creadores de The Pirate Bay, el mayor buscador de Europa para descargar material pirateado. Ahora paradójicamente se dedica a ayudar a los creadores a ganar dinero en internet.

—-

Esta artículo has sido publicado en el número de Septiembre de Yorokobu

Compártelo twitter facebook whatsapp
Grises por fuera, verdes por dentro
Una casa construida con Lego
¡La que hay que armar para pasar una página!
El acechador de hipsters
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 14
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *