Publicado: 23 de junio 2015 10:41  /   DIGITAL
por
 

¿Cuánto me puedo fiar de la Wikipedia?

Publicado: 23 de junio 2015 10:41  /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

Adrian Carton De Wiart. Se llamaba Sir Adrian Paul Gishain Carton de Wiart nada menos. Nació en mayo de 1880, más o menos a la vez que la lámpara incandescente de Edison, mientras Búfalo Bill estaba en la cresta de la ola. Murió en 1963, recién cumplidos los 83, el año de la beatlemanía y del nacimiento de José Mourinho (y Emilio Butragueño). Todo esto yo lo sé por la Wikipedia, en la que uno se encuentra informaciones a veces precisas, a veces útiles y a veces ni lo uno ni lo otro.
El párrafo inicial de la página de la Wikipedia dedicada al teniente general Adrian Carton de Wiart es una de esas cosas que no deja indiferente: «Le dispararon en la cara, cabeza, estómago, tobillo, pierna, cadera y oreja, sobrevivió a dos accidentes aéreos, cavó un túnel para escapar de un campo de prisioneros y se arrancó a bocados sus propios dedos cuando el médico se negó a amputárselos. Dijo más tarde: “Francamente, he disfrutado en la guerra”».

"Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart" by IWM Collections - Flickr: Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lieutenant_Colonel_Adrian_Carton_de_Wiart.jpg#/media/File:Lieutenant_Colonel_Adrian_Carton_de_Wiart.jpg
“Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart” by IWM Collections – Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons

Este hombre hubiera dado hoy día unas charlas ‘motivadoras’ impresionantes. Si uno, además, se lee la versión inglesa de la Wikipedia, que hasta en esto hay clases, podrá enterarse de que cuando se retiró, a los sesenta y pico, en el viaje de vuelta a casa «resbaló en una estera de coco, se cayó rompiéndose la espalda y varias vértebras, quedando inconsciente. Consiguió de alguna forma llegar a Inglaterra e incluso a un hospital, donde poco a poco se recuperó. Los médicos le extrajeron una increíble cantidad de metralla de sus antiguas heridas. Se restableció y se fue después a Bélgica a visitar a sus parientes».
Lo de este hombre tiene mérito, no me lo podrán negar. Ser contemporáneo tanto del nacimiento de la bombilla incandescente como de los Beatles es, desde luego, asistir en primera línea de batalla a los cambios increíblemente acelerados de que fue testigo el siglo XX. Es verdad que no fueron cambios fáciles, el bueno de De Wiart fue bien consciente de ello. No sé si les he dicho que el hombre luchó en la guerra de los Bóers, en la Primera Guerra Mundial y, por supuesto, en la Segunda (en concreto, en los frentes polaco, noruego, irlandés  y yugoslavo, antes de ser prisionero en Italia y partir de misión a China y el sudeste asiático).
[pullquote class=”right”]¿Cómo consultaba la gente la Wikipedia cuando no había internet?[/pullquote]
Los cambios que le ha tocado vivir a mi generación son quizá tan transformadores como los que vivió el accidentado Adrian Carton (aún estamos a la mitad de nuestra esperanza de vida y ya hemos pasado de los últimos años de Franco y la separación de los Beatles a la omnipresencia de internet, incluso en un teléfono que llevamos en el bolsillo). Pero, desde luego, al menos en esta parte del mundo, y hablando por desgracia en términos generales, han sido menos violentos.
Eso sí, no nos han faltado supervivientes politraumáticos al estilo de Wiart: el año que yo nací, la señorita Vesna Voluvic, yugoslava ella, sobrevivió a una caída de 10.160 metros de altura. El avión en el que viajaba sufrió un atentado terrorista y cayó. Ella fue la única superviviente. Se recuperó de sus lesiones: una fractura de cráneo, dos piernas y tres vértebra rotas (que para una caída de diez mil metros no está mal) y siguió disfrutando de los vuelos en avión. Le entregó el galardón que acreditaba su entrada en el libro Guinness de los récords el inolvidable Paul McCartney. Sí, uno de esos Beatles que triunfaban mientras De Wiart se despedía de este valle de lágrimas..
He sabido todas estas cosas por la Wikipedia. La Wikipedia, la santísima Wikipedia. ¿Cómo consultaba la gente la Wikipedia cuando no había internet?

Adrian Carton De Wiart. Se llamaba Sir Adrian Paul Gishain Carton de Wiart nada menos. Nació en mayo de 1880, más o menos a la vez que la lámpara incandescente de Edison, mientras Búfalo Bill estaba en la cresta de la ola. Murió en 1963, recién cumplidos los 83, el año de la beatlemanía y del nacimiento de José Mourinho (y Emilio Butragueño). Todo esto yo lo sé por la Wikipedia, en la que uno se encuentra informaciones a veces precisas, a veces útiles y a veces ni lo uno ni lo otro.
El párrafo inicial de la página de la Wikipedia dedicada al teniente general Adrian Carton de Wiart es una de esas cosas que no deja indiferente: «Le dispararon en la cara, cabeza, estómago, tobillo, pierna, cadera y oreja, sobrevivió a dos accidentes aéreos, cavó un túnel para escapar de un campo de prisioneros y se arrancó a bocados sus propios dedos cuando el médico se negó a amputárselos. Dijo más tarde: “Francamente, he disfrutado en la guerra”».

"Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart" by IWM Collections - Flickr: Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart. Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons - https://commons.wikimedia.org/wiki/File:Lieutenant_Colonel_Adrian_Carton_de_Wiart.jpg#/media/File:Lieutenant_Colonel_Adrian_Carton_de_Wiart.jpg
“Lieutenant Colonel Adrian Carton de Wiart” by IWM Collections – Licensed under Public Domain via Wikimedia Commons

Este hombre hubiera dado hoy día unas charlas ‘motivadoras’ impresionantes. Si uno, además, se lee la versión inglesa de la Wikipedia, que hasta en esto hay clases, podrá enterarse de que cuando se retiró, a los sesenta y pico, en el viaje de vuelta a casa «resbaló en una estera de coco, se cayó rompiéndose la espalda y varias vértebras, quedando inconsciente. Consiguió de alguna forma llegar a Inglaterra e incluso a un hospital, donde poco a poco se recuperó. Los médicos le extrajeron una increíble cantidad de metralla de sus antiguas heridas. Se restableció y se fue después a Bélgica a visitar a sus parientes».
Lo de este hombre tiene mérito, no me lo podrán negar. Ser contemporáneo tanto del nacimiento de la bombilla incandescente como de los Beatles es, desde luego, asistir en primera línea de batalla a los cambios increíblemente acelerados de que fue testigo el siglo XX. Es verdad que no fueron cambios fáciles, el bueno de De Wiart fue bien consciente de ello. No sé si les he dicho que el hombre luchó en la guerra de los Bóers, en la Primera Guerra Mundial y, por supuesto, en la Segunda (en concreto, en los frentes polaco, noruego, irlandés  y yugoslavo, antes de ser prisionero en Italia y partir de misión a China y el sudeste asiático).
[pullquote class=”right”]¿Cómo consultaba la gente la Wikipedia cuando no había internet?[/pullquote]
Los cambios que le ha tocado vivir a mi generación son quizá tan transformadores como los que vivió el accidentado Adrian Carton (aún estamos a la mitad de nuestra esperanza de vida y ya hemos pasado de los últimos años de Franco y la separación de los Beatles a la omnipresencia de internet, incluso en un teléfono que llevamos en el bolsillo). Pero, desde luego, al menos en esta parte del mundo, y hablando por desgracia en términos generales, han sido menos violentos.
Eso sí, no nos han faltado supervivientes politraumáticos al estilo de Wiart: el año que yo nací, la señorita Vesna Voluvic, yugoslava ella, sobrevivió a una caída de 10.160 metros de altura. El avión en el que viajaba sufrió un atentado terrorista y cayó. Ella fue la única superviviente. Se recuperó de sus lesiones: una fractura de cráneo, dos piernas y tres vértebra rotas (que para una caída de diez mil metros no está mal) y siguió disfrutando de los vuelos en avión. Le entregó el galardón que acreditaba su entrada en el libro Guinness de los récords el inolvidable Paul McCartney. Sí, uno de esos Beatles que triunfaban mientras De Wiart se despedía de este valle de lágrimas..
He sabido todas estas cosas por la Wikipedia. La Wikipedia, la santísima Wikipedia. ¿Cómo consultaba la gente la Wikipedia cuando no había internet?

Compártelo twitter facebook whatsapp
El arte del demake
Flightfox: La ‘multitud’ sabe cuál es el vuelo más barato
¿Es realmente mejor para el medioambiente comprar por internet?
Marimar Ruiz: «Es curioso que un personaje de videojuego sirva de inspiración feminista»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp