BRANDED CONTENT
Nissan

BRANDED CONTENT
Nissan
2 de noviembre 2022    /   BRANDED CONTENT
 

¿Cuánto sabes sobre diseño japonés?

Kabuku, Iki, Omotenashi son algunos de los conceptos filosóficos japoneses que dan forma al diseño de ese país, que aúna, como ningún otro, tradición y ultramodernidad.

2 de noviembre 2022    /   BRANDED CONTENT              
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Muchos entramos en la cultura japonesa a través del manga y el anime. Desde muy pequeños fuimos conscientes de que existía un lejano país en el que las cosas eran muy diferentes al nuestro, pero que igualmente conseguía fascinarnos.

Algo más de tiempo nos ha costado apreciar el diseño de ese país, pero hoy en día está cada vez más presente en nuestra vida. Hay diseño japonés en nuestra ropa, en nuestros objetos, en nuestros coches… Y una vez que hemos sido conscientes de su existencia, lo apreciamos todavía más.

No resulta sencillo definir qué es lo que el diseño japonés tiene de diferente, pero está claro que hay un cierto algo más que convierte en únicos e inimitables muchos de los productos que nos llegan desde allí. 

No resulta sencillo definir qué es lo que el diseño japonés tiene de diferente, pero está claro que hay un cierto algo más que convierte en únicos e inimitables muchos de los productos que nos llegan desde allí. 

Quizá lo más aproximado sería decir que tiene que ver con el equilibrio. Un equilibrio entre lo espiritual y lo práctico, entre la tradición y la ultramodernidad, entre la funcionalidad y la estética. Una cualidad que no resulta nada fácil de alcanzar y que se consigue mediante el respeto escrupuloso a los valores tradicionales y el amor por los detalles de los artesanos, artistas y diseñadores nipones.

Esa finura a la hora de producir objetos o tecnologías también se refleja en el idioma japonés, que dispone de una gran cantidad de conceptos, muchas veces intraducibles directamente al español, pero que concentran en cada uno de ellos una perla de sabiduría oriental. De hecho, ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene el nombre de nuestra revista? Yorokobu es una de estas palabras y quiere decir estar feliz.

El diseño japonés también tiene los suyos propios. Uno de los más importantes es Kabuku, cuya definición tradicional es «una expresión audaz y diversa que va en contra del enfoque común». En él se recogería esa tendencia tan japonesa de cuestionar lo convencional y preestablecido en la búsqueda del progreso. 

Otro concepto fundamental es el Iki, que significa «vanguardista, que proyecta una sensación fresca y simple». Esta palabra condensa la actitud de los diseñadores japoneses de incorporar lo más innovador y sofisticado a sus creaciones, pero de la forma más sencilla. 

Finalmente, el tercer y último concepto es el Omotenashi, «ofrecer más de lo esperado en cierto momento, situación o lugar», ir un paso más allá con soluciones sorprendentes que mejoran la experiencia del usuario, anticipando y cubriendo sus necesidades antes de que surjan.

 

Nissan resulta un ejemplo perfecto de cómo combinar estos tres conceptos. El Kabuku está muy presente en la manera en la que la marca revisa constantemente sus diseños para adaptarlos mejor a las necesidades del conductor y los pasajeros. Una muestra de esto fue la creación en 2007 del segmento urban crossover, que es el que concentra mayores ventas en nuestro país, con el lanzamiento del Nissan Qashqai.

Para sus diseñadores, Iki está presente a la hora de crear un nuevo y vanguardista dispositivo, que se diferencie de lo ya existente pero que casi pase desapercibido. La tecnología e-Pedal, que nos permite aumentar o disminuir la velocidad del vehículo utilizando solo el acelerador, es una muestra perfecta de este concepto aplicado al diseño.

Omotenashi es, a su vez, un término imprescindible para definir el ADN japonés de la marca, que, a la hora de crear un nuevo vehículo, tiene en cuenta la experiencia completa de conducción. Un ejemplo es la tecnología ProPILOT, que hace que los trayectos sean más seguros, sencillos y cómodos; o la proyección sobre el parabrisas de los datos más importantes para el usuario, como la velocidad actual o las indicaciones de circulación.

Y la encarnación física más reciente de todos estos conceptos es el nuevo modelo Nissan ARIYA, el primer crossover 100% eléctrico de la marca, desarrollado y manufacturado en Japón, dirigido a conseguir su principal objetivo, enriquecer la vida de las personas, y que es un paso más en la senda de electrificación que la empresa está decidida a seguir en los próximos años.

Es por todos estos motivos que Nissan ha sido uno de los invitados a estar con su nuevo modelo en la exposición Japan desu, que se está celebrando del 4 de octubre al 4 de diciembre en la Central de Diseño y Casa del Lector de Matadero Madrid. El propio Giovanny Arroba, senior design director de Nissan, impartió una charla en el marco del evento desgranando algunas de las claves del diseño japonés presentes en la marca, y en la que se refirió, entre otros, a los conceptos arriba mencionados.

 

El encuentro también reúne a diseñadores y a otras marcas de la vanguardia de aquel país que, a través de conferencias, encuentros profesionales y talleres, están mostrando al público sus proyectos en España con el objetivo de dar a conocer la singularidad del diseño japonés, así como ofrecer las claves de la fascinación que nos despierta. Y poner, además, un foco especial en moda, automoción y arquitectura.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

Muchos entramos en la cultura japonesa a través del manga y el anime. Desde muy pequeños fuimos conscientes de que existía un lejano país en el que las cosas eran muy diferentes al nuestro, pero que igualmente conseguía fascinarnos.

Algo más de tiempo nos ha costado apreciar el diseño de ese país, pero hoy en día está cada vez más presente en nuestra vida. Hay diseño japonés en nuestra ropa, en nuestros objetos, en nuestros coches… Y una vez que hemos sido conscientes de su existencia, lo apreciamos todavía más.

No resulta sencillo definir qué es lo que el diseño japonés tiene de diferente, pero está claro que hay un cierto algo más que convierte en únicos e inimitables muchos de los productos que nos llegan desde allí. 

No resulta sencillo definir qué es lo que el diseño japonés tiene de diferente, pero está claro que hay un cierto algo más que convierte en únicos e inimitables muchos de los productos que nos llegan desde allí. 

Quizá lo más aproximado sería decir que tiene que ver con el equilibrio. Un equilibrio entre lo espiritual y lo práctico, entre la tradición y la ultramodernidad, entre la funcionalidad y la estética. Una cualidad que no resulta nada fácil de alcanzar y que se consigue mediante el respeto escrupuloso a los valores tradicionales y el amor por los detalles de los artesanos, artistas y diseñadores nipones.

Esa finura a la hora de producir objetos o tecnologías también se refleja en el idioma japonés, que dispone de una gran cantidad de conceptos, muchas veces intraducibles directamente al español, pero que concentran en cada uno de ellos una perla de sabiduría oriental. De hecho, ¿alguna vez te has preguntado de dónde viene el nombre de nuestra revista? Yorokobu es una de estas palabras y quiere decir estar feliz.

El diseño japonés también tiene los suyos propios. Uno de los más importantes es Kabuku, cuya definición tradicional es «una expresión audaz y diversa que va en contra del enfoque común». En él se recogería esa tendencia tan japonesa de cuestionar lo convencional y preestablecido en la búsqueda del progreso. 

Otro concepto fundamental es el Iki, que significa «vanguardista, que proyecta una sensación fresca y simple». Esta palabra condensa la actitud de los diseñadores japoneses de incorporar lo más innovador y sofisticado a sus creaciones, pero de la forma más sencilla. 

Finalmente, el tercer y último concepto es el Omotenashi, «ofrecer más de lo esperado en cierto momento, situación o lugar», ir un paso más allá con soluciones sorprendentes que mejoran la experiencia del usuario, anticipando y cubriendo sus necesidades antes de que surjan.

 

Nissan resulta un ejemplo perfecto de cómo combinar estos tres conceptos. El Kabuku está muy presente en la manera en la que la marca revisa constantemente sus diseños para adaptarlos mejor a las necesidades del conductor y los pasajeros. Una muestra de esto fue la creación en 2007 del segmento urban crossover, que es el que concentra mayores ventas en nuestro país, con el lanzamiento del Nissan Qashqai.

Para sus diseñadores, Iki está presente a la hora de crear un nuevo y vanguardista dispositivo, que se diferencie de lo ya existente pero que casi pase desapercibido. La tecnología e-Pedal, que nos permite aumentar o disminuir la velocidad del vehículo utilizando solo el acelerador, es una muestra perfecta de este concepto aplicado al diseño.

Omotenashi es, a su vez, un término imprescindible para definir el ADN japonés de la marca, que, a la hora de crear un nuevo vehículo, tiene en cuenta la experiencia completa de conducción. Un ejemplo es la tecnología ProPILOT, que hace que los trayectos sean más seguros, sencillos y cómodos; o la proyección sobre el parabrisas de los datos más importantes para el usuario, como la velocidad actual o las indicaciones de circulación.

Y la encarnación física más reciente de todos estos conceptos es el nuevo modelo Nissan ARIYA, el primer crossover 100% eléctrico de la marca, desarrollado y manufacturado en Japón, dirigido a conseguir su principal objetivo, enriquecer la vida de las personas, y que es un paso más en la senda de electrificación que la empresa está decidida a seguir en los próximos años.

Es por todos estos motivos que Nissan ha sido uno de los invitados a estar con su nuevo modelo en la exposición Japan desu, que se está celebrando del 4 de octubre al 4 de diciembre en la Central de Diseño y Casa del Lector de Matadero Madrid. El propio Giovanny Arroba, senior design director de Nissan, impartió una charla en el marco del evento desgranando algunas de las claves del diseño japonés presentes en la marca, y en la que se refirió, entre otros, a los conceptos arriba mencionados.

 

El encuentro también reúne a diseñadores y a otras marcas de la vanguardia de aquel país que, a través de conferencias, encuentros profesionales y talleres, están mostrando al público sus proyectos en España con el objetivo de dar a conocer la singularidad del diseño japonés, así como ofrecer las claves de la fascinación que nos despierta. Y poner, además, un foco especial en moda, automoción y arquitectura.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Jimmy Fallon y The Roots son los Reyes Midas del entretenimiento televisivo
Lucía Fernández Muñiz (fotógrafa): «La realidad no me interesa, por eso saturo mucho los colores»
Book Tasting: catas de libros en una cafetería, un mercado o un sex shop
Doctor, doctor, ¿me receta una novela gráfica?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *