19 de octubre 2022    /   IDEAS
por
 

Cuatro claves para conectar con los Z

'Cómo conectar con la GenZ' es una de las ponencias del programa del Blanc! Festival 2022, evento que arranca hoy y en el que Yorokobu estará presente.

19 de octubre 2022    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

¿Otro artículo sobre la GenZ escrito por boomers? ¡No! O bueno, no del todo. Lo que no es, seguro, es un artículo en el que se hable de los Z como si se tratase de otra especie. Esto es solo un intento de entender el contexto que hace única a esta generación.

Porque para ponerse en la piel de un miembro de cualquier generación hay que conocer, primero, todo lo que rodea a esta. En el plano social, económico, político y, en este caso también de salud, como explica Berta Segura, analista de tendencias y directora de la agencia DMentes. Ella y Francesca Tur, directora de Tendencias TV, tratarán de desglosar muchas de estas circunstancias en la ponencia Cómo conectar con la GenZ, que impartirán el sábado 22 de octubre en el marco del Blanc! Festival, que arranca mañana día 20 y se desarrollará durante los próximos tres días en Villanova i la Geltrú.

«Cuando tienes 14 o 15 años, la coyuntura influye enormemente en tu forma de pensar y de hacer. Y hay que tener en cuenta que la Z es una generación que ha crecido en un entorno de absoluta crisis, volátil, de incertidumbre, que se alarga en el tiempo, y que es lo que nosotros llamamos permacrisis».

La pandemia, la crisis económica de la que se estaba saliendo y la entrante agudizada por la guerra en Ucrania, la emergencia climática, el volcán, la viruela del mono, la amenaza nuclear… Una realidad cambiante, cuando no apocalíptica, que propicia algunas de las característica de la generación Z.

1. CONTRADICCIONES

Mascarillas ahora sí, ahora, no. No te encierres en tu cuarto todo el día, socializa, pero tampoco salgas mucho por si te contagias. Disfruta de la vida, conoce mundo, pero tampoco te pases, que no hay dinero y, además, contaminas… Si el mundo en el que les ha tocado vivir a los Z es una contradicción en sí mismo, ¿cómo no ser una generación llena de contradicciones?

«A ello hay que sumar las fake news, que complican el proceso de formación de su propia opinión porque lo que hoy dan por cierto mañana puede ser que lo tengan que desechar al investigar y darse cuenta de que no es verdad. No existe un pensamiento único y autoritario como en generaciones anteriores».

Para Segura, la propia globalización también contribuye a ese, en ocasiones, cierto desconcierto en el que se mueven: «A diferencia de otras generaciones, ahora vivimos en un crisol de culturas, de pensamientos, donde se puede acceder desde cualquier pantalla a todo tipo de comunidades, de gentes y de opiniones de lo más diverso».

Las redes sociales no solo les permite acceder a todo eso, sino que también les convierte en vulnerables al postureo. «Es una generación con una gran necesidad de agradar, de ahí que se sumen al discurso más cool: soy vegano, activista, abandero el cambio climático… Pero después se compran la ultima chaqueta de Shein dejando al lado sus convicciones».

«En definitiva, son contradictorios por la propia complejidad contemporánea en la que ellos tienen que aprender a sobrevivir», añade la analista.

2. «GANAS POR CANAS»

Saltar la brecha intergeneracional. Ese debería ser el objetivo SIEMPRE. Sin prejuicios: «Partimos de la base de que todas las generaciones tienen sus cosas positivas, aunque normalmente nos enfocamos en lo que nos aleja de las que no son la nuestra».

Entre lo más «potente» de los Z, Berta Segura destaca su agilidad y su resiliencia: «Precisamente por haber crecido en un entorno tan cambiante y líquido son capaces de adaptarse muy bien a los cambios». Además, el ser nativos digitales hacen que se muevan como pez en el agua en estos entornos.

Pero también son destacables sus valores, sobre todo los que tiene que ver con el feminismo o la defensa de las minorías.

«En lo referente a la propiedad y a la manera de ver los negocios también tienen una visión distinta respecto a la de sus mayores, ya que son más partidarios de los servicios de alquiler, el renting…»

El choque generacional, según Segura, se produce cuando nos saltamos el paso de tratar de entender el contexto generacional del otro y nos limitamos a juzgar. «Obviamente, los que ahora son boomer o X tienen más experiencia vital, laboral… Lo fácil, en ocasiones, es tachar a los jóvenes como niñatos que lo quieren todo y lo quieren ya, que no tienen capacidad de sacrificio ni de trabajo. Por su parte, los Z también suele quedarse con la faceta más tradicional, inmovilista y conservadora de los mayores».

El remedio contra esto: el diálogo. Lo que Berta Segura aterriza con la arenga de unir «ganas con canas»: «No se trata de actuar de forma paternalista, sino de tratar de acercarse a ellos y dejar sobre la mesa que sí, que somos generaciones distintas, pero que hay que tratar de reconocer y centrarse en lo bueno que tiene cada una, en lugar de juzgarnos y machacarnos. Hay que recurrir al prueba y error, y a partir de aquí busca la manera para trabajar en equipo».

3. LO QUE ENVIDIAN LOS Z

«Una respuesta recurrente cuando se les pregunta a los Z qué envidian de sus mayores es su vida analógica. Haber podido vivir en una época sin tanta tecnología como ahora. Cuando se les pregunta si pudieran viajar en el tiempo, muchos se remontarían 30 o 40 años atrás, no más, a los 80, la época de Stranger Things, donde existían otros códigos, las modas no eran tan globales, cada uno se identificada en su tribu, su pandilla…».

También envidian la estabilidad en la que en algún momento vivieron sus padres. Sobre todo en el plano laboral. «Les raya el hecho de que sus padres a los 20 pudieran independizarse».

Pero también hay cosas que rechazan casi de lleno. El trabajo de toda la vida es una de ellas. «En los 80 eso de trabajar en una gran multinacional, en un macroedificio rodeado de estrés por todos lados, era muy aspiracional. A los Z esa imagen les genera incluso sorna, no se lo pueden ni imaginar».

4. CONSCIENTES DE SU ENTORNO

Berta Segura no cree que los Z sean más realistas que sus antecesores, los milenials, quienes cargan aún con el cartel de hedonistas. «Cada generación es consencuente con lo que les toca vivir. Los Z han nacido en un contexto de crisis global, no saben lo que es la bonanza. Siempre han vivido en crisis económica, han sido testigos del odio a la minoría, de la lacra del machismo, de la emergencia climática… Han crecido en un entorno de renuncia, de consumo consciente, de desabastecimiento de materias primas. Y cuando toman decisiones las tienen que tomar desde ahí».

Los milenials, en cambio, sí vivieron algunos años de bonanza y, sobre todo, crecieron con una mejor expectativa de futuro. «Era la generación de las grandes promesas. Aunque después también les tocó darse una hostia como un piano».

BLANC!: TRES DÍAS DE CONOCIMIENTO, OCIO Y ENCUENTROS

La charla de Berta Segura y Francesca Tur se enmarca dentro de un programa cargado de conferencias, masterclass y varietés, entre las que destacan la participación de profesionales del panorama creativo internacional como el artista y diseñador Erik Kessels, el creativo y hombre orquesta de Adtonic Álvaro Rey o el calígrafo y tipógrafo argentino Ricardo Rousselot, designado Mestre del Blanc Festival 2022, entre otros muchos.

Yorokobu, uno de los medios oficiales del festival, estará en esta edición del Blanc! Festival con revistas y con alguna que otra sorpresa más.

CONSULTA EL PROGRAMA COMPLETO DE BLANC! FESTIVAL 2022 Y ADQUIERE TUS ENTRADAS AQUÍ

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Noviembre haciendo clic aquí.

¿Otro artículo sobre la GenZ escrito por boomers? ¡No! O bueno, no del todo. Lo que no es, seguro, es un artículo en el que se hable de los Z como si se tratase de otra especie. Esto es solo un intento de entender el contexto que hace única a esta generación.

Porque para ponerse en la piel de un miembro de cualquier generación hay que conocer, primero, todo lo que rodea a esta. En el plano social, económico, político y, en este caso también de salud, como explica Berta Segura, analista de tendencias y directora de la agencia DMentes. Ella y Francesca Tur, directora de Tendencias TV, tratarán de desglosar muchas de estas circunstancias en la ponencia Cómo conectar con la GenZ, que impartirán el sábado 22 de octubre en el marco del Blanc! Festival, que arranca mañana día 20 y se desarrollará durante los próximos tres días en Villanova i la Geltrú.

«Cuando tienes 14 o 15 años, la coyuntura influye enormemente en tu forma de pensar y de hacer. Y hay que tener en cuenta que la Z es una generación que ha crecido en un entorno de absoluta crisis, volátil, de incertidumbre, que se alarga en el tiempo, y que es lo que nosotros llamamos permacrisis».

La pandemia, la crisis económica de la que se estaba saliendo y la entrante agudizada por la guerra en Ucrania, la emergencia climática, el volcán, la viruela del mono, la amenaza nuclear… Una realidad cambiante, cuando no apocalíptica, que propicia algunas de las característica de la generación Z.

1. CONTRADICCIONES

Mascarillas ahora sí, ahora, no. No te encierres en tu cuarto todo el día, socializa, pero tampoco salgas mucho por si te contagias. Disfruta de la vida, conoce mundo, pero tampoco te pases, que no hay dinero y, además, contaminas… Si el mundo en el que les ha tocado vivir a los Z es una contradicción en sí mismo, ¿cómo no ser una generación llena de contradicciones?

«A ello hay que sumar las fake news, que complican el proceso de formación de su propia opinión porque lo que hoy dan por cierto mañana puede ser que lo tengan que desechar al investigar y darse cuenta de que no es verdad. No existe un pensamiento único y autoritario como en generaciones anteriores».

Para Segura, la propia globalización también contribuye a ese, en ocasiones, cierto desconcierto en el que se mueven: «A diferencia de otras generaciones, ahora vivimos en un crisol de culturas, de pensamientos, donde se puede acceder desde cualquier pantalla a todo tipo de comunidades, de gentes y de opiniones de lo más diverso».

Las redes sociales no solo les permite acceder a todo eso, sino que también les convierte en vulnerables al postureo. «Es una generación con una gran necesidad de agradar, de ahí que se sumen al discurso más cool: soy vegano, activista, abandero el cambio climático… Pero después se compran la ultima chaqueta de Shein dejando al lado sus convicciones».

«En definitiva, son contradictorios por la propia complejidad contemporánea en la que ellos tienen que aprender a sobrevivir», añade la analista.

2. «GANAS POR CANAS»

Saltar la brecha intergeneracional. Ese debería ser el objetivo SIEMPRE. Sin prejuicios: «Partimos de la base de que todas las generaciones tienen sus cosas positivas, aunque normalmente nos enfocamos en lo que nos aleja de las que no son la nuestra».

Entre lo más «potente» de los Z, Berta Segura destaca su agilidad y su resiliencia: «Precisamente por haber crecido en un entorno tan cambiante y líquido son capaces de adaptarse muy bien a los cambios». Además, el ser nativos digitales hacen que se muevan como pez en el agua en estos entornos.

Pero también son destacables sus valores, sobre todo los que tiene que ver con el feminismo o la defensa de las minorías.

«En lo referente a la propiedad y a la manera de ver los negocios también tienen una visión distinta respecto a la de sus mayores, ya que son más partidarios de los servicios de alquiler, el renting…»

El choque generacional, según Segura, se produce cuando nos saltamos el paso de tratar de entender el contexto generacional del otro y nos limitamos a juzgar. «Obviamente, los que ahora son boomer o X tienen más experiencia vital, laboral… Lo fácil, en ocasiones, es tachar a los jóvenes como niñatos que lo quieren todo y lo quieren ya, que no tienen capacidad de sacrificio ni de trabajo. Por su parte, los Z también suele quedarse con la faceta más tradicional, inmovilista y conservadora de los mayores».

El remedio contra esto: el diálogo. Lo que Berta Segura aterriza con la arenga de unir «ganas con canas»: «No se trata de actuar de forma paternalista, sino de tratar de acercarse a ellos y dejar sobre la mesa que sí, que somos generaciones distintas, pero que hay que tratar de reconocer y centrarse en lo bueno que tiene cada una, en lugar de juzgarnos y machacarnos. Hay que recurrir al prueba y error, y a partir de aquí busca la manera para trabajar en equipo».

3. LO QUE ENVIDIAN LOS Z

«Una respuesta recurrente cuando se les pregunta a los Z qué envidian de sus mayores es su vida analógica. Haber podido vivir en una época sin tanta tecnología como ahora. Cuando se les pregunta si pudieran viajar en el tiempo, muchos se remontarían 30 o 40 años atrás, no más, a los 80, la época de Stranger Things, donde existían otros códigos, las modas no eran tan globales, cada uno se identificada en su tribu, su pandilla…».

También envidian la estabilidad en la que en algún momento vivieron sus padres. Sobre todo en el plano laboral. «Les raya el hecho de que sus padres a los 20 pudieran independizarse».

Pero también hay cosas que rechazan casi de lleno. El trabajo de toda la vida es una de ellas. «En los 80 eso de trabajar en una gran multinacional, en un macroedificio rodeado de estrés por todos lados, era muy aspiracional. A los Z esa imagen les genera incluso sorna, no se lo pueden ni imaginar».

4. CONSCIENTES DE SU ENTORNO

Berta Segura no cree que los Z sean más realistas que sus antecesores, los milenials, quienes cargan aún con el cartel de hedonistas. «Cada generación es consencuente con lo que les toca vivir. Los Z han nacido en un contexto de crisis global, no saben lo que es la bonanza. Siempre han vivido en crisis económica, han sido testigos del odio a la minoría, de la lacra del machismo, de la emergencia climática… Han crecido en un entorno de renuncia, de consumo consciente, de desabastecimiento de materias primas. Y cuando toman decisiones las tienen que tomar desde ahí».

Los milenials, en cambio, sí vivieron algunos años de bonanza y, sobre todo, crecieron con una mejor expectativa de futuro. «Era la generación de las grandes promesas. Aunque después también les tocó darse una hostia como un piano».

BLANC!: TRES DÍAS DE CONOCIMIENTO, OCIO Y ENCUENTROS

La charla de Berta Segura y Francesca Tur se enmarca dentro de un programa cargado de conferencias, masterclass y varietés, entre las que destacan la participación de profesionales del panorama creativo internacional como el artista y diseñador Erik Kessels, el creativo y hombre orquesta de Adtonic Álvaro Rey o el calígrafo y tipógrafo argentino Ricardo Rousselot, designado Mestre del Blanc Festival 2022, entre otros muchos.

Yorokobu, uno de los medios oficiales del festival, estará en esta edición del Blanc! Festival con revistas y con alguna que otra sorpresa más.

CONSULTA EL PROGRAMA COMPLETO DE BLANC! FESTIVAL 2022 Y ADQUIERE TUS ENTRADAS AQUÍ

Compártelo twitter facebook whatsapp
Quirino Cristiani: el argentino que se adelantó a Walt Disney
El origen de los dichos: Fíate de la Virgen, y no corras
Eugenio Noel: el antiflamenquista más chulo del mundo
¿Por qué parece que las olas viajan en grupos de siete?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad