13 de enero 2016    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Encuentra una cucaracha en la sopa y el dueño del local le llama «exigente»

13 de enero 2016    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Una mujer embarazada y a punto de dar a luz, para más señas, ha encontrado una ingrata sorpresa llamada cucaracha en su cuenco de noodles en un restaurante en la localidad de Zhengzhou, situada al este de China. Así lo cuenta el South China Morning Post.

Ni corto ni perezoso, el dueño del local se ha excusado asegurando que «el sabor a cucaracha es un valor de nuestro restaurante». Y encima ha seguido ofreciéndola argumentos para intentar convencerla: «es normal encontrarse cucarachas en la comida, hace unos días encontré yo mismo una». Y para rematar la conversación la ha deleitado con un: «Lo que pasa es que eres muy exigente».

La mujer llamó a la policía y se personaron unos agentes. Fue casualmente cuando el dueño cambió su opinión y le ofreció 40 euros y un chequeo médico para comprobar que la cucaracha no había hecho mella en el estómago de su clienta.

Incomprensiblemente la mujer aceptó, pero –y aquí viene el remate–, justamente cuando se estaba sometiendo al análisis en el hospital, el propietario salió pitando. Según informan varios medios locales, el restaurante no cumple unas condiciones higiénicas mínimas. Y no debe de ser el único caso en China.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Una mujer embarazada y a punto de dar a luz, para más señas, ha encontrado una ingrata sorpresa llamada cucaracha en su cuenco de noodles en un restaurante en la localidad de Zhengzhou, situada al este de China. Así lo cuenta el South China Morning Post.

Ni corto ni perezoso, el dueño del local se ha excusado asegurando que «el sabor a cucaracha es un valor de nuestro restaurante». Y encima ha seguido ofreciéndola argumentos para intentar convencerla: «es normal encontrarse cucarachas en la comida, hace unos días encontré yo mismo una». Y para rematar la conversación la ha deleitado con un: «Lo que pasa es que eres muy exigente».

La mujer llamó a la policía y se personaron unos agentes. Fue casualmente cuando el dueño cambió su opinión y le ofreció 40 euros y un chequeo médico para comprobar que la cucaracha no había hecho mella en el estómago de su clienta.

Incomprensiblemente la mujer aceptó, pero –y aquí viene el remate–, justamente cuando se estaba sometiendo al análisis en el hospital, el propietario salió pitando. Según informan varios medios locales, el restaurante no cumple unas condiciones higiénicas mínimas. Y no debe de ser el único caso en China.

Estos artículos, escritos por PARECE DEL MUNDO TODAY, pueden ser a veces interpretaciones ficticias y humorísticas de noticias reales que aparecen en medios de comunicación.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Películas llenas de gente que corre
Palabras con mucho cuento: Bigote
La eclosión del orgullo pelirrojo
Nuevos viñetistas para un humor gráfico en estado salvaje
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies