29 de junio 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

Cupones que permiten recuperar el tiempo perdido en Facebook

29 de junio 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Te levantas con deseos de hacer cosas y a la tarde dices: maldito Facebook y maldito Whatsapp? ¿Dejaste la oportunidad de comer con esa persona especial para tomar copas con gente que fueron tus amigos, pero ya no?

Es difícil entrar en un estado creativo en medio de 200 Whatsapp o hablando con personas que, bueno, ¿quiénes son realmente para nosotros? El problema es que uno no percibe el paso del tiempo hasta que acaba por darse un manotazo en la frente (al menos, metafóricamente).
He tenido la idea de COSIFICAR el tiempo a través de unos cupones de satisfacción y culpa. La intención es convertir el tiempo en un montón de papelitos, en vez de «algo que vuela». Papelitos acusadores… Abajo, una propuesta:
Cupones de tiempo COMPLETOS
Los cupones se imprimen. Uno recorta aquel referido a la actividad del momento. Por ejemplo, si es un ratito de Facebook se recorta un cupón de Facebook. (Rara vez es un ratito).
En un cajón del escritorio uno junta los cupones BUENOS y en otro, los MALOS (los que hacen sentir mal). Al final de la semana se ven los montones. Otra idea es recortar tres, nada más. Uno puede escoger dos malos y uno bueno, por ejemplo… Al menos que haya algo al día que merezca la pena hacer.
La idea es que con el tiempo, las ganas de acumular porquería se vaya perdiendo. Lo cierto es que en una tarde uno puede leer un libro de 300 páginas (ayer mismo, lo hice), en vez de acumular cinco trozos de papel acusadores… Abajo, los cupones en blanco, para que uno escoja sus satisfacciones, sus deberes y sus culpas:
Cupones de tiempo

¿Te levantas con deseos de hacer cosas y a la tarde dices: maldito Facebook y maldito Whatsapp? ¿Dejaste la oportunidad de comer con esa persona especial para tomar copas con gente que fueron tus amigos, pero ya no?

Es difícil entrar en un estado creativo en medio de 200 Whatsapp o hablando con personas que, bueno, ¿quiénes son realmente para nosotros? El problema es que uno no percibe el paso del tiempo hasta que acaba por darse un manotazo en la frente (al menos, metafóricamente).
He tenido la idea de COSIFICAR el tiempo a través de unos cupones de satisfacción y culpa. La intención es convertir el tiempo en un montón de papelitos, en vez de «algo que vuela». Papelitos acusadores… Abajo, una propuesta:
Cupones de tiempo COMPLETOS
Los cupones se imprimen. Uno recorta aquel referido a la actividad del momento. Por ejemplo, si es un ratito de Facebook se recorta un cupón de Facebook. (Rara vez es un ratito).
En un cajón del escritorio uno junta los cupones BUENOS y en otro, los MALOS (los que hacen sentir mal). Al final de la semana se ven los montones. Otra idea es recortar tres, nada más. Uno puede escoger dos malos y uno bueno, por ejemplo… Al menos que haya algo al día que merezca la pena hacer.
La idea es que con el tiempo, las ganas de acumular porquería se vaya perdiendo. Lo cierto es que en una tarde uno puede leer un libro de 300 páginas (ayer mismo, lo hice), en vez de acumular cinco trozos de papel acusadores… Abajo, los cupones en blanco, para que uno escoja sus satisfacciones, sus deberes y sus culpas:
Cupones de tiempo

Compártelo twitter facebook whatsapp
Pasea por un Tàpies y vístete de Magritte: Las experiencias inmersivas de la exposición del futuro
El cine que flota en el Támesis
Cartas de Propp o cómo crear infinitas historias
El eterno verano de Kota Yamaji
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies