21 de septiembre 2017    /   CIENCIA
por
 

Seis cosas que puede que no sepas de los sueños

21 de septiembre 2017    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El sueño en ese remanso de paz periódico al que muchos acudimos cada noche. En ocasiones, incluso, fantaseamos con la idea de dormir más de ocho horas, y de diez… Despertar al cabo de 200 años, como hacía Woody Allen en El dormilón, y dejar atrás todos los problemas y vicisitudes que nos asfixian.

Porque el sueño puede obrar al igual que lo haría una máquina del tiempo, e incluso como una máquina de realidad virtual que nos permite tener vidas paralelas. Pero también constituye un desafío al conocimiento científico, como la máquina del tiempo o los universos paralelos. Tanto es así que no solo ignoramos todavía para qué sirve exactamente dormir o soñar (aunque tengamos algunas pistas), sino que algunas personas continúan arrastrando una serie de tópicos y malentendidos sobre ellos.

En aras de aclarar algunos conceptos y deslumbrar a quienes creían que en los ronquidos no subyacía ninguna clase de misterio trascendental, sirva, a continuación, esta lista de curiosidades que probablemente desencajarán alguna mandíbula.

dormir
1. Sueñas en color porque tuviste TV en color

A veces soñamos en color, otras veces en blanco y negro. También podemos soñar con colores muy vivos o, por el contrario, muy apagados. Soñar de una forma o de la otra tiene su parte de azar, pero en ello también influyen nuestras experiencias en la infancia. Incluso si solíamos ver la televisión en color o en blanco y negro.

Es lo que sugiere un estudio de la Universidad de Dundee, dirigido por Eva Muzryn, en el que preguntaron a personas de entre 50 y 60 años por el porcentaje de sueños que tenían en color. El 25% de todos los que de pequeños vieron únicamente televisión monocolor soñaba en blanco y negro, frente al 7% de quienes dispusieron de televisión en color.

2. Sueñas con imágenes porque eres vidente

Al igual que sueñas en colores porque has visto televisión en color, también sueñas con imágenes sencillamente porque tienes la capacidad de ver. Por esa razón, quienes pierden la visión antes de los 7 años tienen sueños exentos de imágenes casi por completo.

Los ciegos de nacimiento, según esto, tienen sueños exclusivamente conformados por sensaciones de sonido, sabor, olor y tacto.

3. Cuando sueñas no ves nada (aunque muevas los ojos)

Cualquiera con un mínimo de curiosidad científica se habrá quedado atónito examinando a una persona mientras duerme. Lo más llamativo, aparte de los ronquidos estentóreos, seguramente sea que los ojos pueden pasarse un buen rato danzando, como si el durmiente hubiera sido poseído. Cuando esto sucede, el durmiente entra en una fase del sueño llamada REM (Rapid Eyes Movement) y es cuando decimos que está soñando.

Sin embargo, si llevamos un poco más allá nuestro examen y levantamos los párpados al durmiente, aunque observemos que sus ojos parecen mirar hacia diversos lugares como si trataran de seguir el vuelo errático de una mosca, en realidad no ve absolutamente nada. Está ciego.

Para comprobarlo, David Foulkes, de la Universidad de Chicago, inmovilizó los párpados con cinta adhesiva a un grupo de voluntarios que descansaron en un laboratorio del sueño. Mientras dormían, Foulkes pasó por delante de sus ojos abiertos y en continuo movimiento diversos objetos, como una taza de café y una tarjeta con el mensaje «No molestar». Al ser despertados, los voluntarios fueron incapaces de recordar ninguno de esos objetos y estos tampoco habían sido incorporados al sueño.

4. Erecciones nocturnas

Durante esta fase del sueño REM son frecuentes, también, las erecciones del pene o del clítoris, con independencia de si el contenido del ensueño es erótico o no. De hecho, para asegurarnos de que ello es así, incluso se ha llegado a medir la extensión de la erección masculina mientras las personas dormían, comparándola con el contenido del sueño.

No hubo ninguna correlación: incluso si se soñaba algo que constituyera la antítesis de lo erótico, las erecciones podían llegar a ser igual de potentes.

dormir2
5. Te despiertas más de lo que recuerdas

Durante la noche tenemos continuos microdespertares que, a la mañana siguiente, somos incapaces de recordar. Tal y como explica Richard Wiseman en su libro Escuela nocturna:

«En una noche típica, en torno al 50% del tiempo se pasa en sueño ligero, el 20% en el sueño profundo, el 25% en el REM y el 5% en breves despertares».

6. El alcohol permite dormir mejor

El número de mitos generados alrededor del alcohol es tan elevado probablemente porque nos encanta justificar el consumo de un tóxico a sabiendas de que estamos haciendo algo mal. Por eso, se repite que una copa de vino es incluso beneficiosa (no lo es), que sirve para combatir el frío (no, precisamente produce más frío) o, finalmente, que sirve para que te entre el sueñecito y dormir mejor.

Es posible que el alcohol permita que nos durmamos antes, pero también lo haremos mucho peor, con una calidad de sueño poco reparadora. El alcohol imposibilita el sueño profundo, que tengamos menos sueños y, además, incrementa la probabilidad de roncar.

Y ahora, a dormir.

El sueño en ese remanso de paz periódico al que muchos acudimos cada noche. En ocasiones, incluso, fantaseamos con la idea de dormir más de ocho horas, y de diez… Despertar al cabo de 200 años, como hacía Woody Allen en El dormilón, y dejar atrás todos los problemas y vicisitudes que nos asfixian.

Porque el sueño puede obrar al igual que lo haría una máquina del tiempo, e incluso como una máquina de realidad virtual que nos permite tener vidas paralelas. Pero también constituye un desafío al conocimiento científico, como la máquina del tiempo o los universos paralelos. Tanto es así que no solo ignoramos todavía para qué sirve exactamente dormir o soñar (aunque tengamos algunas pistas), sino que algunas personas continúan arrastrando una serie de tópicos y malentendidos sobre ellos.

En aras de aclarar algunos conceptos y deslumbrar a quienes creían que en los ronquidos no subyacía ninguna clase de misterio trascendental, sirva, a continuación, esta lista de curiosidades que probablemente desencajarán alguna mandíbula.

dormir
1. Sueñas en color porque tuviste TV en color

A veces soñamos en color, otras veces en blanco y negro. También podemos soñar con colores muy vivos o, por el contrario, muy apagados. Soñar de una forma o de la otra tiene su parte de azar, pero en ello también influyen nuestras experiencias en la infancia. Incluso si solíamos ver la televisión en color o en blanco y negro.

Es lo que sugiere un estudio de la Universidad de Dundee, dirigido por Eva Muzryn, en el que preguntaron a personas de entre 50 y 60 años por el porcentaje de sueños que tenían en color. El 25% de todos los que de pequeños vieron únicamente televisión monocolor soñaba en blanco y negro, frente al 7% de quienes dispusieron de televisión en color.

2. Sueñas con imágenes porque eres vidente

Al igual que sueñas en colores porque has visto televisión en color, también sueñas con imágenes sencillamente porque tienes la capacidad de ver. Por esa razón, quienes pierden la visión antes de los 7 años tienen sueños exentos de imágenes casi por completo.

Los ciegos de nacimiento, según esto, tienen sueños exclusivamente conformados por sensaciones de sonido, sabor, olor y tacto.

3. Cuando sueñas no ves nada (aunque muevas los ojos)

Cualquiera con un mínimo de curiosidad científica se habrá quedado atónito examinando a una persona mientras duerme. Lo más llamativo, aparte de los ronquidos estentóreos, seguramente sea que los ojos pueden pasarse un buen rato danzando, como si el durmiente hubiera sido poseído. Cuando esto sucede, el durmiente entra en una fase del sueño llamada REM (Rapid Eyes Movement) y es cuando decimos que está soñando.

Sin embargo, si llevamos un poco más allá nuestro examen y levantamos los párpados al durmiente, aunque observemos que sus ojos parecen mirar hacia diversos lugares como si trataran de seguir el vuelo errático de una mosca, en realidad no ve absolutamente nada. Está ciego.

Para comprobarlo, David Foulkes, de la Universidad de Chicago, inmovilizó los párpados con cinta adhesiva a un grupo de voluntarios que descansaron en un laboratorio del sueño. Mientras dormían, Foulkes pasó por delante de sus ojos abiertos y en continuo movimiento diversos objetos, como una taza de café y una tarjeta con el mensaje «No molestar». Al ser despertados, los voluntarios fueron incapaces de recordar ninguno de esos objetos y estos tampoco habían sido incorporados al sueño.

4. Erecciones nocturnas

Durante esta fase del sueño REM son frecuentes, también, las erecciones del pene o del clítoris, con independencia de si el contenido del ensueño es erótico o no. De hecho, para asegurarnos de que ello es así, incluso se ha llegado a medir la extensión de la erección masculina mientras las personas dormían, comparándola con el contenido del sueño.

No hubo ninguna correlación: incluso si se soñaba algo que constituyera la antítesis de lo erótico, las erecciones podían llegar a ser igual de potentes.

dormir2
5. Te despiertas más de lo que recuerdas

Durante la noche tenemos continuos microdespertares que, a la mañana siguiente, somos incapaces de recordar. Tal y como explica Richard Wiseman en su libro Escuela nocturna:

«En una noche típica, en torno al 50% del tiempo se pasa en sueño ligero, el 20% en el sueño profundo, el 25% en el REM y el 5% en breves despertares».

6. El alcohol permite dormir mejor

El número de mitos generados alrededor del alcohol es tan elevado probablemente porque nos encanta justificar el consumo de un tóxico a sabiendas de que estamos haciendo algo mal. Por eso, se repite que una copa de vino es incluso beneficiosa (no lo es), que sirve para combatir el frío (no, precisamente produce más frío) o, finalmente, que sirve para que te entre el sueñecito y dormir mejor.

Es posible que el alcohol permita que nos durmamos antes, pero también lo haremos mucho peor, con una calidad de sueño poco reparadora. El alcohol imposibilita el sueño profundo, que tengamos menos sueños y, además, incrementa la probabilidad de roncar.

Y ahora, a dormir.

Compártelo twitter facebook whatsapp
MasScience: Ciencia para todos (sobre todo para los más jóvenes)
El ministro estrella somos todos
Floating Sheep, la alquimia de los números
Un neurocirujano explica por qué no existe el alma
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Buenas tardes.
    Yo sueño muchas veces con la playa que ya no existe en mi ciudad y es como pesadillas y para salvarme hago fuerza para volar y lo consigo y vuelo por toda la ciudad a ver si veo a alguien para ayudarle. Un saludo y muchas gracias.

  • Tengo sueños vivídos con mi padre, madre y mi hermana que murió con 23 años. En todos ellos me han remitido mensajes; mamá que papá había muerto y ocurrió al poco. mi hermana diciéndonos a mamá y a mí que no sufririeramos por ella porque era muy feliz.

  • Lo bonito y placentero es tener un sueño que nos pueda relajar y dormir y dejar la mente sin preocupaciones…asi es como uno descansa y se levanta relajado para empezar un nuevo dia.

  • Yo sueño infinidad de veces con volar; agitando los brazos. Encima de la ciudad. De noche, Iluminado por las luces.

    Luego planeo y aprovecho la corriente y la temperatura del aire para la dirección. Elevación. Giro. Rotación.

    En otras ocasiones entro en salas con azulejos de dibujos antiguos y salto entre los muebles. Sin tropezar con la pared.

    En otras con gente conocida en determinadas épocas significativas (instituto, universidad, etc…) caminando, hablando y compartiendo proyectos (o la vida misma) en entorno donde he crecido.

    Conclusión:

    A mi forma de ver, cada segundo es importante. Cada experiencia es relevante. Todos somos fantásticos.

    La prueba es que quedamos a todos los niveles, experiencias, referencias… alojados en el cerebro y nos usamos tanto a nosotros mismos como a otros en situaciones expresadas en episodios impactantes.

    ESO SI. A LOS 30 MINUTOS SALVO EXCEPCIÓN SE OLVIDA EL 90 % DE LO SOÑADO.

    Que descanséis.

  • MI AMYOR SUEÑO EN COLORES FUE HACE UN AÑO:ME ENCONTRÉ EN EL INTERIOR DE UN PALACIO GIGANTESCO DE NUMEROSAS COLUMNAS MARMÓREAS DE TRES O 4 METROS CON PUERTAS DE DOS NAVES CERRADAS, MUY GRANDES EN MADERA TALLADAY ARCOS BELLAMENTE ELABORADOS,SUS PISOS DE UN COLOR AÚREO Y SU FONDO NO SE DIVISABA, HABÍAN DIVERSOS GRUPOS DE PERSONAS ADULTAS DIALOGANDO EN PEQUEÑOS ESCENARIOS ABIERTOS Y DE DIFERENTE ALTURA Y SOLO DISTINGUÍ UNA PERSONA AMIGA QUE ESTUVO A MI LADO Y QUE EN EL SUEÑO SABÍA QUE HABÍA FALLECIDO HACÍA VARIOS AÑOS.

  • Dos cosas que me suceden, puede que no sean representativas del común de la gente, pero aquí van:
    * Tomar mate antes de dormir es malo para quedarse dormido, pero cuando se logra, se sueñan cosas loquísimas. O tal vez no y solo aumenta la capacidad de recordarlas. Varios de mis «sueños de mate» darían para películas o miniseries muy complicadas, con giros de guión sorprendentes y situaciones de lo más raras.
    * En mis sueños creo ser capaz de despertar si el sueño no me gusta, no tengo claro si es real que pueda conseguirlo. Cuando descubro que estoy soñando todo se vuelve terrorífico (en ese orden) y entonces empiezo a decirme que debo despertar y lo consigo. Tal vez no es que pueda inducirme el despertar, sino que las veces que me despierto recuerdo mi sueño de intentarlo.

    Saludos.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies