fbpx
17 de agosto 2012    /   IDEAS
por
 

Custodia consensuada: ¿Cómo nos repartimos los niños?

17 de agosto 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Es un eco que retumba a menudo en escenas de ruptura. “Esa madre malvada que no deja ver a los niños”… “Ese padre terrible que no paga pensión”… Las separaciones de parejas con hijos son cada vez más frecuentes. Están alrededor. Pero todo son historias que suenan a lo lejos hasta que un día, de repente, te ves en medio del escenario. Entonces te das cuenta de que nunca te enseñaron a gestionar el asunto.

Empiezas a tirar de la memoria y surgen relatos trágicos de “madres malas” y “padres desaparecidos”. Miras en internet y aparecen quejas de padres y madres dolidos con soluciones que consideran injustas. Pero ¿qué pasa con las miles de parejas que han llegado a un acuerdo sobre la custodia de sus hijos?

“La gente siempre habla de las separaciones conflictivas pero no dicen: Mira qué bien ha resuelto esta pareja el reparto de los niños. Se cuentan muchas cosas desagradables y eso contamina mucho”, comenta Juan Romero. “Cada vez hay más separaciones y muchas personas no saben que pueden arreglar las cosas con una negociación. La mayor parte de los individuos quiere resolverlo”.

Romero acaba de publicar un libro, junto a Emilio Encabo, titulado Custodia consensuada. Para custodias, colores. Es, según lo define, “un canto para llegar a un acuerdo” porque “en un balance global, es mejor para toda la familia. La resolución de un juez es peor para los dos porque no puede entrar en el nivel de detalle de un acuerdo. Un juez puede decir: ‘estos días para el padre y estos días para la madre’, pero no puede ajustarse a los horarios que mejor le vienen a los dos para organizarse con los niños. La negociación entre los padres es también más flexible, por ejemplo, ante un cambio de trabajo o de horario. Además, es mucho más satisfactorio”.

Este libro, asegura el coautor y editor, está pensado “para gente que quiere intentarlo y puede conseguirlo”.

La idea surgió un día tomando un café. Romero conocía el tema. Estaba separado y tenía una hija. Un amigo lo llamó. Ahora era él quien se encontraba en esa situación y no sabía cómo actuar. Pensó en mediadores, abogados y en custodias estándar… Pero, al hablar con el coautor del libro, descubrió que era más fácil negociar y que “según datos estadísticos, la mayoría de las parejas llegan a un acuerdo antes de tener que recurrir a un juez”.

La obra relata once casos de custodias consensuadas. Once familias cuentan cómo se han organizado en horarios, vacaciones, hogar, ropa, dinero… Todas tienen en común haber adaptado la custodia a las necesidades específicas de todos los padres y los hijos. “Son decisiones destinadas a solucionar problemas en vez de crearlos”, especifica el valenciano.

“Los once casos son muy distintos y de todos se pueden aprender cosas. Hemos buscado diversidad en el tipo de soluciones adoptadas y diversidad en la situación previa”, indica. “Nuestra intención es inspirar. Queremos que los lectores vean que cada familia puede encontrar una solución distinta y que la negociación es la mejor opción para todos”.

El libro trata únicamente los “asuntos prácticos”. “Los temas emocionales son otro tema”, dice Romero. “No se deben mezclar asuntos. Un tema es ser infiel, por ejemplo, y otro quién compra la ropa de los niños. Tienes que negociar con ‘la madre de mi hija’ y separarlo de ‘mi ex que tanto me ha hecho sufrir’. No deben confundirse los temas”.

Romero hace hincapié en que llegar a un acuerdo no significa llevarse bien con la expareja. “Muchos padres han llegado a acuerdos satisfactorios para todos y no existe ningún tipo de amistad entre ellos. Pero, independientemente de la relación que exista, es mejor llegar a una solución negociada por los dos que asumir lo que decida un juez que no los conoce de nada y no sabe las particularidades de esas personas”.

Todos los casos son reales. Solo cambian los nombres y algunos rasgos clave de las personas para garantizar su anonimato. Juan Romero hacía las entrevistas y Emilio Encabo redactaba el texto. “Está escrito a dos cabezas y unas manos”, bromea el valenciano. El diseño, cuidado y elegante, es de Ladies&Gentlemen.

Custodia consensuada y Summerhill Hoy, publicados este mes de agosto, son los dos primeros títulos de la editorial creada por Romero: Litera. La editora o “una buena colección de experiencias”, como el valenciano pretende que sea, “habla de criar”. Algo que “es lo mismo que subir y bajar, hablar, pelearse, aprender, asomarse, saltar, caer, reírse, compartir, soñar… y dormir (cuando es posible)”.

Es un eco que retumba a menudo en escenas de ruptura. “Esa madre malvada que no deja ver a los niños”… “Ese padre terrible que no paga pensión”… Las separaciones de parejas con hijos son cada vez más frecuentes. Están alrededor. Pero todo son historias que suenan a lo lejos hasta que un día, de repente, te ves en medio del escenario. Entonces te das cuenta de que nunca te enseñaron a gestionar el asunto.

Empiezas a tirar de la memoria y surgen relatos trágicos de “madres malas” y “padres desaparecidos”. Miras en internet y aparecen quejas de padres y madres dolidos con soluciones que consideran injustas. Pero ¿qué pasa con las miles de parejas que han llegado a un acuerdo sobre la custodia de sus hijos?

“La gente siempre habla de las separaciones conflictivas pero no dicen: Mira qué bien ha resuelto esta pareja el reparto de los niños. Se cuentan muchas cosas desagradables y eso contamina mucho”, comenta Juan Romero. “Cada vez hay más separaciones y muchas personas no saben que pueden arreglar las cosas con una negociación. La mayor parte de los individuos quiere resolverlo”.

Romero acaba de publicar un libro, junto a Emilio Encabo, titulado Custodia consensuada. Para custodias, colores. Es, según lo define, “un canto para llegar a un acuerdo” porque “en un balance global, es mejor para toda la familia. La resolución de un juez es peor para los dos porque no puede entrar en el nivel de detalle de un acuerdo. Un juez puede decir: ‘estos días para el padre y estos días para la madre’, pero no puede ajustarse a los horarios que mejor le vienen a los dos para organizarse con los niños. La negociación entre los padres es también más flexible, por ejemplo, ante un cambio de trabajo o de horario. Además, es mucho más satisfactorio”.

Este libro, asegura el coautor y editor, está pensado “para gente que quiere intentarlo y puede conseguirlo”.

La idea surgió un día tomando un café. Romero conocía el tema. Estaba separado y tenía una hija. Un amigo lo llamó. Ahora era él quien se encontraba en esa situación y no sabía cómo actuar. Pensó en mediadores, abogados y en custodias estándar… Pero, al hablar con el coautor del libro, descubrió que era más fácil negociar y que “según datos estadísticos, la mayoría de las parejas llegan a un acuerdo antes de tener que recurrir a un juez”.

La obra relata once casos de custodias consensuadas. Once familias cuentan cómo se han organizado en horarios, vacaciones, hogar, ropa, dinero… Todas tienen en común haber adaptado la custodia a las necesidades específicas de todos los padres y los hijos. “Son decisiones destinadas a solucionar problemas en vez de crearlos”, especifica el valenciano.

“Los once casos son muy distintos y de todos se pueden aprender cosas. Hemos buscado diversidad en el tipo de soluciones adoptadas y diversidad en la situación previa”, indica. “Nuestra intención es inspirar. Queremos que los lectores vean que cada familia puede encontrar una solución distinta y que la negociación es la mejor opción para todos”.

El libro trata únicamente los “asuntos prácticos”. “Los temas emocionales son otro tema”, dice Romero. “No se deben mezclar asuntos. Un tema es ser infiel, por ejemplo, y otro quién compra la ropa de los niños. Tienes que negociar con ‘la madre de mi hija’ y separarlo de ‘mi ex que tanto me ha hecho sufrir’. No deben confundirse los temas”.

Romero hace hincapié en que llegar a un acuerdo no significa llevarse bien con la expareja. “Muchos padres han llegado a acuerdos satisfactorios para todos y no existe ningún tipo de amistad entre ellos. Pero, independientemente de la relación que exista, es mejor llegar a una solución negociada por los dos que asumir lo que decida un juez que no los conoce de nada y no sabe las particularidades de esas personas”.

Todos los casos son reales. Solo cambian los nombres y algunos rasgos clave de las personas para garantizar su anonimato. Juan Romero hacía las entrevistas y Emilio Encabo redactaba el texto. “Está escrito a dos cabezas y unas manos”, bromea el valenciano. El diseño, cuidado y elegante, es de Ladies&Gentlemen.

Custodia consensuada y Summerhill Hoy, publicados este mes de agosto, son los dos primeros títulos de la editorial creada por Romero: Litera. La editora o “una buena colección de experiencias”, como el valenciano pretende que sea, “habla de criar”. Algo que “es lo mismo que subir y bajar, hablar, pelearse, aprender, asomarse, saltar, caer, reírse, compartir, soñar… y dormir (cuando es posible)”.

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Por qué queremos subir tan alto?
El ministro estrella somos todos
Diez pasos para convertirme en un español normal
Taller de Marketing: La publicidad del S. XXI
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
    • Señor Herencia, estás muy crítico recientemente. Que conste que nos parece bien y merece respeto ya que demuestra implicación. Pero tildarlo de publicidad me parece un poco excesivo. Es un libro y se están contando sus conclusiones tras hacerle una entrevista en profundidad. ¡Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies