27 de julio 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Mobiliario urbano al servicio de la bici

27 de julio 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


El auge de la bicicleta en países como Reino Unido o España está dando lugar a nuevas oportunidades. Además de carriles bici, se necesitan infraestructuras como zonas para aparcar, soluciones antirrobo y hasta bombas de aire para inflar las ruedas en distintos puntos de la ciudad.
Cycle Hoop es una compañías que ha visto el filón a tiempo y ya ofrece una serie de soluciones curiosas para el ciclismo urbano.
Algunos de sus productos son meramente funcionales, como el Cycle Hoop, un accesorio que se instala sobre mobiliario ya existente para atar bicicletas.

Otros tienen un transfondo reivindicativo como 1 car space=10 bicycles, un aparcabicis portátil con sitio para 10 bicicletas. La pieza central tiene las dimensiones y la forma de un coche. Transmite el mensaje de que por cada vehículo aparcado caben diez bicicletas.

(foto: freshome)
Detrás de este afán por diseñar soluciones para la bici está la pasión de Anthony Lau. Este arquitecto británico creó Cycle Hoop a raíz de un robó que sufrió en 2008. “Tenía la bici atada a un poste. El ladrón logró levantarla por encima y se lo llevó. Esto me hizo pensar en formas para evitar que esto me volviera a suceder”.
Con el tiempo ha ido incorporando más productos, como una bomba de aire para bicicletas que además sirve de bolardo.

Además vende aparcabicis semiverticales y de dos pisos que ayudan a optimizar el espacio.

También comercializa minigarajes que protegen las bicicletas de las inclemencias del tiempo y los robos.

La mayor parte de los trabajos de Cycle Hoop, que cuenta con un equipo de 10 personas, ha sido para gobiernos locales en Reino Unido. “Ahora mismo representa el 60% de nuestro negocio pero los recortes se han empezado a notar. La inversión del sector privado está ayudando a compensarlo».
El siguiente horizonte para Lau es la creación de Cycle Hubs, estaciones de servicio diseñadas especialmente para ciclistas. Estos centros se han popularizado en algunas ciudades de California, Holanda y existen incluso en España (Zaragoza y Huesca). Los más sofisticados suelen ofrecer una zona de almacenamiento de bicis, reparación y recarga de bicicletas eléctricas y duchas.
Para desarrollar esta línea de negocio ha llegado a un acuerdo con Bikestation, una empresa que cuenta con más de una decena de puntos de este tipo en EEUU. Ser socio cuesta en torno a 100 dólares anuales y ayuda a acabar con una de las mayores quejas de los escépticos del ciclismo para el día a día: el temor a que les roben la bici y el rechazo a llegar al trabajo sudado.

Tampoco se puede descartar que llegue un día en el que las grandes compañías instalen sus propios centros en oficinas con muchos trabajadores. «Todo esto acaba de empezar. Está todo por hacer», añade Lau.
 


El auge de la bicicleta en países como Reino Unido o España está dando lugar a nuevas oportunidades. Además de carriles bici, se necesitan infraestructuras como zonas para aparcar, soluciones antirrobo y hasta bombas de aire para inflar las ruedas en distintos puntos de la ciudad.
Cycle Hoop es una compañías que ha visto el filón a tiempo y ya ofrece una serie de soluciones curiosas para el ciclismo urbano.
Algunos de sus productos son meramente funcionales, como el Cycle Hoop, un accesorio que se instala sobre mobiliario ya existente para atar bicicletas.

Otros tienen un transfondo reivindicativo como 1 car space=10 bicycles, un aparcabicis portátil con sitio para 10 bicicletas. La pieza central tiene las dimensiones y la forma de un coche. Transmite el mensaje de que por cada vehículo aparcado caben diez bicicletas.

(foto: freshome)
Detrás de este afán por diseñar soluciones para la bici está la pasión de Anthony Lau. Este arquitecto británico creó Cycle Hoop a raíz de un robó que sufrió en 2008. “Tenía la bici atada a un poste. El ladrón logró levantarla por encima y se lo llevó. Esto me hizo pensar en formas para evitar que esto me volviera a suceder”.
Con el tiempo ha ido incorporando más productos, como una bomba de aire para bicicletas que además sirve de bolardo.

Además vende aparcabicis semiverticales y de dos pisos que ayudan a optimizar el espacio.

También comercializa minigarajes que protegen las bicicletas de las inclemencias del tiempo y los robos.

La mayor parte de los trabajos de Cycle Hoop, que cuenta con un equipo de 10 personas, ha sido para gobiernos locales en Reino Unido. “Ahora mismo representa el 60% de nuestro negocio pero los recortes se han empezado a notar. La inversión del sector privado está ayudando a compensarlo».
El siguiente horizonte para Lau es la creación de Cycle Hubs, estaciones de servicio diseñadas especialmente para ciclistas. Estos centros se han popularizado en algunas ciudades de California, Holanda y existen incluso en España (Zaragoza y Huesca). Los más sofisticados suelen ofrecer una zona de almacenamiento de bicis, reparación y recarga de bicicletas eléctricas y duchas.
Para desarrollar esta línea de negocio ha llegado a un acuerdo con Bikestation, una empresa que cuenta con más de una decena de puntos de este tipo en EEUU. Ser socio cuesta en torno a 100 dólares anuales y ayuda a acabar con una de las mayores quejas de los escépticos del ciclismo para el día a día: el temor a que les roben la bici y el rechazo a llegar al trabajo sudado.

Tampoco se puede descartar que llegue un día en el que las grandes compañías instalen sus propios centros en oficinas con muchos trabajadores. «Todo esto acaba de empezar. Está todo por hacer», añade Lau.
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El pianista negro que supo tocar la tecla sensible del Ku Klux Klan
Las ilustraciones gamer de Emo Díaz
¿Por qué dejamos para mañana lo que podemos hacer hoy?
Pablo Guzmán, el renacimiento del realismo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • Los cambios suelen ser lentos en mentalidades tan arraigadas al volante y culos tan bien sentados en los mullidos asientos de los coches. En distancias razonables la bici es el mejor medio de transporte porque todo es beneficio:
    – Coste bajísimo de mantenimiento y uso.
    – Ahorro notable en gasolina y mantenimiento del coche.
    – Beneficioso para la salud por dos vías: las respiratorias porque su uso masivo puede hacer bajar sensiblemente la contaminación de las ciudades, y las personales porque así uno hace algo de ejercicio todos los días, sin darse cuenta, veinte, treinta o cuarenta minutos pedaleando…
    Eso sí: hay que seguir reivindicando carriles bici. Afortunadamente en Barcelona disponemos de una red bastante buena.
    A ver si la gente cambia el chip de una vez y opta, en aquellos casos en los que es posible (tampoco vamos a sugerir que gente que trabaja a veinte kilómetros de su domicilio haga cuarenta kilómetros diarios) por la bici.

  • Es curioso Gilbert, pocas veces hemos tenido delante una solución a nuestros problemas de contaminación y sedentarismo de un sentido común tan aplastante como este. Sin embargo cuesta mucho. Aunque se mueve despacio, antes o después, el cambio es inevitable.

  • Cuesta porque la gente es muy cómoda. A todos nos gusta ir bien sentados en un coche, con nuestra buena música, con la idea de que vamos a llegar más rápido cuando luego perdemos nervios y tiempo en los embotellamientos…pero yo también opino que el cambio se irá haciendo, gracias al empuje de las nuevas generaciones algo más acostumbradas al uso de la bici. En la memoria colectiva se asocia bici a infancia, y está claro que su uso en la gran ciudad sólo puede aportar, con la regulación adecuada, beneficios para todos.

  • Hola Quisiera poder crear una fuente de soda en Perù ,Lima especialmente para ciclistas, ya que se està incrementando su uso en nuestra ciudad , que consejos me podrìan dar
    Gracias anticipadamente
    Saludos
    Rosina

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad