20 de enero 2022    /   CREATIVIDAD
por
 

Dale gusto a tu ego y sal en un libro

20 de enero 2022    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Estar en un libro mola, y quien diga lo contrario o miente o sabe que nunca aparecerá su nombre en ninguno. La campaña del c de c animando a participar en el XXIII Anuario de la Creatividad y en los Premios Nacionales de Creatividad 2022 apela al ego de cada creativo. Más concretamente, de cada creativo que aún no ha llegado a la edad de ponerse la tercera dosis de la vacuna covid.

La campaña, que se mueve en redes sociales, está formada por cinco pildoritas de vídeo con un formato corto y muy de andar por casa. ¿Por qué algo así de sencillote pero resultón? «Presupuesto, contemporaneidad y eficacia en el mensaje diría que son las tres razones principales», responde Juan Sevilla, su director creativo. «El c de c es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es la defensa de la creatividad, y los presupuestos y objetivos del club se centran en eso y no en la inversión de grandes presupuestos para comunicación».

Otra razón es la contemporaneidad, el saber dónde está el target ahora. «La gente no ve la televisión y donde pasa más tiempo es en las redes sociales, así que lo más inteligente era hacer algo que viviese en ellas y sobre todo abrazara sus formatos», razona Sevilla. «Los formatos cortos te fuerzan a pensar de una manera muy diferente y sobre todo a focalizar más en el mensaje que quieres dar. En este caso el mensaje era muy claro: Inscríbete porque puedes estar en un libro. Y estar en un libro mola».

Y para lograr ese acercamiento a ese target, recurrieron al realizador Christian Flores, «uno de los más divertidos e interesantes en la actualidad. Trabajar con él y aprender cómo se juega ahora en las redes fue lo mejor», comenta el director creativo de la campaña.

«Muchas veces intentamos replicar lo que hacen algunos creadores y casi siempre fallamos en el intento. Lo mejor es colaborar con ellos y sobre todo aprender cómo son sus procesos creativos. La mayoría de los creativos son jóvenes y luego estamos los viejunos, así que intentar hacer algo tradicional para este target es una tontería».

«Ahora mismo este estilo es contemporáneo. Lo que hicimos simplemente es adaptarnos al look and feel del creador en vez de imponer un estilo concreto», añade Juan Sevilla. «Christian tiene un estilo muy marcado y lo único que hicimos es ser fieles a ese estilo y que él sintiese que estaba haciendo algo que tiene que ver con él. Cuando colaboras con alguien es muy importante ser coherente con el estilo que tiene. Llamar a un creador para pedirle que haga otra cosa es cómo entrar a comer a un restaurante Michelin y pedir una hamburguesa de Burger King o viceversa. No tiene ningún sentido».

Para hincarle el diente a este menú no es necesario seguir un orden específico. «Esta campaña está formada por diferentes píldoras para consumir sin ningún orden concreto. Si es verdad que les dimos un orden, pero sin ninguna razón lógica. Queríamos que la primera fuera Salir en un libro por empezar con un mensaje más directo y claro, pero luego no hubo una rigidez en el orden. Lo que sí queríamos es que salieran de manera escalonada para cubrir más tiempo».

Además de Juan Sevilla y de Christian Flores, han contado con Alexandra Thursby-Pelham como diseñadora.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Estar en un libro mola, y quien diga lo contrario o miente o sabe que nunca aparecerá su nombre en ninguno. La campaña del c de c animando a participar en el XXIII Anuario de la Creatividad y en los Premios Nacionales de Creatividad 2022 apela al ego de cada creativo. Más concretamente, de cada creativo que aún no ha llegado a la edad de ponerse la tercera dosis de la vacuna covid.

La campaña, que se mueve en redes sociales, está formada por cinco pildoritas de vídeo con un formato corto y muy de andar por casa. ¿Por qué algo así de sencillote pero resultón? «Presupuesto, contemporaneidad y eficacia en el mensaje diría que son las tres razones principales», responde Juan Sevilla, su director creativo. «El c de c es una organización sin ánimo de lucro cuya misión es la defensa de la creatividad, y los presupuestos y objetivos del club se centran en eso y no en la inversión de grandes presupuestos para comunicación».

Otra razón es la contemporaneidad, el saber dónde está el target ahora. «La gente no ve la televisión y donde pasa más tiempo es en las redes sociales, así que lo más inteligente era hacer algo que viviese en ellas y sobre todo abrazara sus formatos», razona Sevilla. «Los formatos cortos te fuerzan a pensar de una manera muy diferente y sobre todo a focalizar más en el mensaje que quieres dar. En este caso el mensaje era muy claro: Inscríbete porque puedes estar en un libro. Y estar en un libro mola».

Y para lograr ese acercamiento a ese target, recurrieron al realizador Christian Flores, «uno de los más divertidos e interesantes en la actualidad. Trabajar con él y aprender cómo se juega ahora en las redes fue lo mejor», comenta el director creativo de la campaña.

«Muchas veces intentamos replicar lo que hacen algunos creadores y casi siempre fallamos en el intento. Lo mejor es colaborar con ellos y sobre todo aprender cómo son sus procesos creativos. La mayoría de los creativos son jóvenes y luego estamos los viejunos, así que intentar hacer algo tradicional para este target es una tontería».

«Ahora mismo este estilo es contemporáneo. Lo que hicimos simplemente es adaptarnos al look and feel del creador en vez de imponer un estilo concreto», añade Juan Sevilla. «Christian tiene un estilo muy marcado y lo único que hicimos es ser fieles a ese estilo y que él sintiese que estaba haciendo algo que tiene que ver con él. Cuando colaboras con alguien es muy importante ser coherente con el estilo que tiene. Llamar a un creador para pedirle que haga otra cosa es cómo entrar a comer a un restaurante Michelin y pedir una hamburguesa de Burger King o viceversa. No tiene ningún sentido».

Para hincarle el diente a este menú no es necesario seguir un orden específico. «Esta campaña está formada por diferentes píldoras para consumir sin ningún orden concreto. Si es verdad que les dimos un orden, pero sin ninguna razón lógica. Queríamos que la primera fuera Salir en un libro por empezar con un mensaje más directo y claro, pero luego no hubo una rigidez en el orden. Lo que sí queríamos es que salieran de manera escalonada para cubrir más tiempo».

Además de Juan Sevilla y de Christian Flores, han contado con Alexandra Thursby-Pelham como diseñadora.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista ¡Vamos! haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Chernóbil Herbarium: las cicatrices vegetales que dejó la tragedia nuclear
Gaceta del 23 de febrero de 1917
Menéame es un gran nivelador y el Gobierno quiere destruirlo
Un fular que resulta indiferente en España puede llevar a la cárcel en Sudán
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp