20 de junio 2017    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

¿Una relación secreta entre David Bowie y Pierrot?

20 de junio 2017    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Recorriendo los entresijos de la exposición David Bowie is se puede percibir una sorprendente sugerencia, una invitación a jugar, un señuelo. ¿Existió una relación especial entre el propio David Bowie y Pierrot? Caminando entre los distintos artículos rescatados de la colección personal y familiar de Bowie, entre los conseguidos de sus amistades y familiares, entre recuerdos, películas, bocetos que darían lugar a carátulas de discos, diseños de vestuario o escenográficos, alguien aparece y vuelve a aparecer en más de una ocasión, en la vida y obra de la superestrella británica.

Pierrot, un enigmático personaje presente en buena parte de la historia del teatro. Un secundario que, con el paso del tiempo, se convertiría en un personaje principal, no solo por los caracteres y funciones que desempeñó en diferentes obras de teatro, sino por la potente simbología que inspiró, y sigue haciéndolo, a tantos artistas en los últimos siglos.

Pero… ¿quién es Pierrot?

Pierrot nació en la Commedia dell’Arte, en Italia, en el s. XVI, aunque, seguramente, ya antes sus atributos se habían desarrollado en otros personajes, con otros nombres, otros gestos y características en diferentes tradiciones teatrales. Por aquel entonces, en Italia, se llamaba Pedrolino y tenía las cualidades de bailarín, recitador y músico. Un artista, olé.

Hay que recordar que, en la Commedia dell’Arte italiana, diferentes máscaras diferenciaban a los distintos personajes, arquetípicos, que se veían involucrados en tramas de enredo, donde los instintos más bajos tomaban protagonismo.

Era una burla a la cualidad humana, en la que toda la sociedad se veía referenciada. Un poner al revés el mundo, al público patas arriba, hasta que riera sin parar, inconsciente de que se estaba riendo de sí mismo. Algunos de los personajes más comunes eran: Pantalone o el viejo avaro, Il Dottore o el viejo verde, Arlequín o el criado tonto, Brighella o el pícaro bufón, El Capitán o el soldado fanfarrón a la vez que cobarde, Rosaura o la joven enamorada y Colombina, la criada. Pedrolino, Pierrot, era una máscara secundaria y no estaba involucrado en las tramas principales.

Album cover shoot for Aladdin Sane, 1973. Photograph by Brian Duffy Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.
Album cover shoot for Aladdin Sane, 1973.
Photograph by Brian Duffy
Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.

Pedrolino estaba enamorado de Colombina y por ella perdería la cabeza. La criada, sin embargo, se cansó del amor profundo y sentimental que este le ofrecía y se decidió por Arlequín, el otro criado, un espíritu burlón, un amor superficial y carnal, algo obsceno.

Este trío amoroso es visto como una burla grotesca al amor matrimonial, al orden establecido. No encarnan los valores que se presuponían a toda relación amorosa decente. Los criados que, desde los estamentos más bajos, se ríen, a veces sin querer, de las estructuras predeterminadas, de la familia, del matrimonio.

David Bowie during the filming of the 'Ashes to Ashes' video, 1980. Photograph by Brian Duffy Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.
David Bowie during the filming of the ‘Ashes to Ashes’ video, 1980.
Photograph by Brian Duffy
Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.

Pedrolino evolucionaría durante su paso por la comedia popular francesa; Pierrot le llamaron entonces. En Francia sería interpretado por el cómico Deburau, nada más y nada menos. Durante su peripecia por las tierras francesas, Pierrot perdería su ironía y se convertiría en el personaje melancólico que pasaría a la historia.

Enamorado sin correspondencia, cantará sus penas a la luna, de la que se enamora también. La luna, su confidente, su nuevo amor. Pierrot se maquilla la cara con harina, de blanco, pasando a ser el precedente del clown triste, el payaso carablanca.

Cara blanca, pies juntos, brazos colgantes… Pierrot, de esta manera, se construye como un personaje a partir de los que faltan, de los que no están. Pierrot no sería Pierrot sin la falta de Colombine, quien le rechaza, qué triste. Solitario, una cara blanca en medio de un cielo oscuro, que se esconde bajo el brillo de la Luna, a quien le da la brasa con sus poemas, sus canciones, sus recuerdos. Tiene la cabeza en la luna, es un lunático que se evade de lo terrenal, sube al mundo de los astros y allí se queda. Y susurra sus secretos a un astro, ni hombre ni mujer, tan solo un astro.

Pierrot vive de noche. Y, simbólicamente, se relaciona a Pierrot con los artistas, con la creación artística que supera la realidad, el mundo palpable, para evaporarse al mundo de las ideas, de la imaginación.

Pierrot se marcha allá, donde las musas, donde la inspiración merodea intentando venderse al mejor postor. Triste, melancólico, por no encontrar su hueco terrestre, su hueco en el planeta tierra, que es azul, que es Colombine.

Pierrot es un emblema de la modernidad y fue una influencia para muchos artistas, también para Bowie. Y para Federico García Lorca. Vale la pena echar un vistazo a los dibujos y referencias del granadino sobre nuestro triste compañero.

002-exposicion_davidbowie_is-interior

¿También para Bowie?

Sí, también para Bowie. Durante la visita a la exposición se sugiere una relación especial entre Bowie y Pierrot. Una de las pistas que nos dan sobre esto es su declarada pasión por los astros, por el mundo espacial, algo que se ve en la influencia que tuvo la Odisea en el espacio de Kubrick en su posterior producción.

La creación del personaje Mayor Tom, que más adelante volvería a aparecer en otras canciones, nace en Space Oddity, y al final de la canción, este astronauta perderá contacto con la estación de control terrestre y quedará a la deriva entre las estrellas, cerca de la Luna.

En 1968, actuando como telonero de Tyrannosaurus Rex, interpretaba un número de mímica sobre el escenario. El clown, el payaso, aparecía. Pero es en un esbozo para la contraportada de un disco, un año después, cuando Bowie se dibuja así mismo junto a Pierrot. Bowie y Pierrot, Pierrot y Bowie. ¿Se consideraba Bowie un Pierrot?

Striped bodysuit for the Aladdin Sane tour, 1973. Design by Kansai Yamamoto. Photograph by Masayoshi Sukita © Sukita / The David Bowie Archive
Striped bodysuit for the Aladdin Sane tour, 1973. Design by Kansai Yamamoto.
Photograph by Masayoshi Sukita
© Sukita / The David Bowie Archive

La historia no termina aquí, ni mucho menos. También en 1969, Bowie protagoniza el corto cinematográfico La máscara. Un payaso, con la cara blanca, con una máscara blanca, que goza de un éxito enorme en sus representaciones. Un éxito que le hará asimilarse a la máscara o la máscara formará parte para siempre del payaso, y nunca se la podrá volver a quitar. La máscara blanca, triste, de Pierrot. El éxito del personaje triste se convierte en la tristeza crónica, para siempre, del artista.

La influencia de las películas de Kubrick en Bowie no solo se limita a Space Oddity, según se narra en la exposición. Otro de sus grandes temas, Starman, hombre-estrella, quizás un Pierrot, está influenciado por otra obra maestra de Kubrick, La naranja mecánica. El Bowie que aparece en los escenarios interpretando esta canción, ¿es hombre o mujer? ¿Humano, extraterrestre? ¿Un humano que pasó a ser extraterrestre, como Pierrot?

Publicity photograph for The Kon-rads, 1966. Photograph by Roy Ainsworth Courtesy of The David Bowie Archive Image © Victoria and Albert Museum
Publicity photograph for The Kon-rads, 1966.
Photograph by Roy Ainsworth
Courtesy of The David Bowie Archive
Image © Victoria and Albert Museum

La diseñadora de moda Natasha Korniloff, que mantuvo una relación amorosa con Bowie, diseñó distintos pierrots en sus vestuarios para películas, teatro y televisión y, concretamente, el Pierrot o Blue Clown que caracteriza a Bowie en el vídeo de Ashes to Ashes. En este tema, por cierto, reaparece el personaje Mayor Tom, convertido en un yonki. El hombre que se perdió en las estrellas resultó ser un yonki. Un yonki blanco, como Pierrot. Era 1980. Bowie vestido de Pierrot sobre los escenarios. Bowie consideraba que Pierrot era un médium, el que habla con la luna, el que lo cuenta en la Tierra. Mayor Tom, que se perdió en la oscuridad celestial, se perderá más adelante buscando la Luna en la tierra, yonki.

Space Oddity

Así finaliza este éxito de Bowie, traducido.

Control terrestre a mayor Tom. Sus circuitos están muertos, algo va mal. ¿Puedes escucharme, mayor Tom? ¿Puedes escucharme, mayor Tom? ¿Puedes escucharme, mayor Tom? Puedes…

– Aquí estoy flotando alrededor de mi lata, muy por encima de la Luna. El planeta Tierra es azul y no hay nada que pueda hacer…

Y Mayor Tom, Pierrot por accidente, se queda en el mundo de los astros durante años, hasta su regreso fatídico al mundo terrestre, enganchado a la cocaína.

9. Original photography for the Earthling album cover, 1997. Photograph by Frank W Ockenfels 3 © Frank W Ockenfels 3
9. Original photography for the Earthling album cover, 1997.
Photograph by Frank W Ockenfels 3
© Frank W Ockenfels 3

¿Qué, cuándo y dónde?

El Museu del Disseny de Barcelona acoge en exclusiva en todo el Estado la exposición David Bowie is. Se podrá visitar hasta el 25 de septiembre. La muestra está producida por el Victoria and Albert Museum de Londres, uno de los museos de arte y diseño más importantes del mundo, y ya ha recibido más de un millón y medio de visitas en las ocho ciudades que ha visitado: Londres, Berlín, París, Chicago… Bowie: variedad, diferentes disciplinas y formas de expresión. Moda, diseño, teatro, dibujo, música. David Robert Jones, un joven artista londinense, se convertirá en David Bowie, una superestrella planetaria, durante el recorrido de la exposición. Destacan de él su individualismo, inspirador para otras muchas personas en la búsqueda de la libertad de expresión.

David Bowie, 1973. Photograph by Masayoshi Sukita © Sukita / The David Bowie Archive
David Bowie, 1973. Photograph by Masayoshi Sukita
© Sukita / The David Bowie Archive

Más de 300 objetos. Fotografías, carátulas de discos, letras manuscritas, vestuario original, diseños de escenario, los bodies de Ziggy Stardust diseñados por Freddie Buretti, las creaciones de Kansai Yamamoto para la gira Aladdin Sane, el abrigo confeccionado con la tela de la Union Jack diseñado por Bowie y Alexander McQueen para Earthling. Fotografías de Brian Duffy, Terry O’Neill, y Masayoshi Sukita; ilustraciones de Guy Peellaert y Edward Bell; fragmentos de películas, el Bowie actor…

David Bowie with William Burroughs, February 1974. Photograph by Terry O'Neill with colour by David Bowie Courtesy of The David Bowie Archive Image © Victoria and Albert Museum
David Bowie with William Burroughs, February 1974.
Photograph by Terry O’Neill with colour by David Bowie
Courtesy of The David Bowie Archive
Image © Victoria and Albert Museum

A través de unos dispositivos, los visitantes se sumergen en los mundos sonoros del artista durante la exposición. Esta tecnología de audio fusiona virtualmente imagen, entorno, y música. Es posible escuchar la banda sonora del recorrido. Cerrar los ojos, volverlos a abrir, seguir ahí o haberse desplazado. Adentrarse en la cabeza del artista, mirarla desde fuera. El hilo sonoro se acopla a lo que ven tus ojos o hacen que estos sean prescindibles para captar lo que allí se cuenta.

Puedes volver a David Robert Jones, a través del oído, y regresar a Bowie, unos años después. Entrevistas, distintas voces, temas de distintos discos, opiniones que los que le conocieron vierten sobre él, performances…  Hasta el 25 de septiembre, merece la pena.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Recorriendo los entresijos de la exposición David Bowie is se puede percibir una sorprendente sugerencia, una invitación a jugar, un señuelo. ¿Existió una relación especial entre el propio David Bowie y Pierrot? Caminando entre los distintos artículos rescatados de la colección personal y familiar de Bowie, entre los conseguidos de sus amistades y familiares, entre recuerdos, películas, bocetos que darían lugar a carátulas de discos, diseños de vestuario o escenográficos, alguien aparece y vuelve a aparecer en más de una ocasión, en la vida y obra de la superestrella británica.

Pierrot, un enigmático personaje presente en buena parte de la historia del teatro. Un secundario que, con el paso del tiempo, se convertiría en un personaje principal, no solo por los caracteres y funciones que desempeñó en diferentes obras de teatro, sino por la potente simbología que inspiró, y sigue haciéndolo, a tantos artistas en los últimos siglos.

Pero… ¿quién es Pierrot?

Pierrot nació en la Commedia dell’Arte, en Italia, en el s. XVI, aunque, seguramente, ya antes sus atributos se habían desarrollado en otros personajes, con otros nombres, otros gestos y características en diferentes tradiciones teatrales. Por aquel entonces, en Italia, se llamaba Pedrolino y tenía las cualidades de bailarín, recitador y músico. Un artista, olé.

Hay que recordar que, en la Commedia dell’Arte italiana, diferentes máscaras diferenciaban a los distintos personajes, arquetípicos, que se veían involucrados en tramas de enredo, donde los instintos más bajos tomaban protagonismo.

Era una burla a la cualidad humana, en la que toda la sociedad se veía referenciada. Un poner al revés el mundo, al público patas arriba, hasta que riera sin parar, inconsciente de que se estaba riendo de sí mismo. Algunos de los personajes más comunes eran: Pantalone o el viejo avaro, Il Dottore o el viejo verde, Arlequín o el criado tonto, Brighella o el pícaro bufón, El Capitán o el soldado fanfarrón a la vez que cobarde, Rosaura o la joven enamorada y Colombina, la criada. Pedrolino, Pierrot, era una máscara secundaria y no estaba involucrado en las tramas principales.

Album cover shoot for Aladdin Sane, 1973. Photograph by Brian Duffy Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.
Album cover shoot for Aladdin Sane, 1973.
Photograph by Brian Duffy
Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.

Pedrolino estaba enamorado de Colombina y por ella perdería la cabeza. La criada, sin embargo, se cansó del amor profundo y sentimental que este le ofrecía y se decidió por Arlequín, el otro criado, un espíritu burlón, un amor superficial y carnal, algo obsceno.

Este trío amoroso es visto como una burla grotesca al amor matrimonial, al orden establecido. No encarnan los valores que se presuponían a toda relación amorosa decente. Los criados que, desde los estamentos más bajos, se ríen, a veces sin querer, de las estructuras predeterminadas, de la familia, del matrimonio.

David Bowie during the filming of the 'Ashes to Ashes' video, 1980. Photograph by Brian Duffy Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.
David Bowie during the filming of the ‘Ashes to Ashes’ video, 1980.
Photograph by Brian Duffy
Photo Duffy © Duffy Archive & The David Bowie Archive.

Pedrolino evolucionaría durante su paso por la comedia popular francesa; Pierrot le llamaron entonces. En Francia sería interpretado por el cómico Deburau, nada más y nada menos. Durante su peripecia por las tierras francesas, Pierrot perdería su ironía y se convertiría en el personaje melancólico que pasaría a la historia.

Enamorado sin correspondencia, cantará sus penas a la luna, de la que se enamora también. La luna, su confidente, su nuevo amor. Pierrot se maquilla la cara con harina, de blanco, pasando a ser el precedente del clown triste, el payaso carablanca.

Cara blanca, pies juntos, brazos colgantes… Pierrot, de esta manera, se construye como un personaje a partir de los que faltan, de los que no están. Pierrot no sería Pierrot sin la falta de Colombine, quien le rechaza, qué triste. Solitario, una cara blanca en medio de un cielo oscuro, que se esconde bajo el brillo de la Luna, a quien le da la brasa con sus poemas, sus canciones, sus recuerdos. Tiene la cabeza en la luna, es un lunático que se evade de lo terrenal, sube al mundo de los astros y allí se queda. Y susurra sus secretos a un astro, ni hombre ni mujer, tan solo un astro.

Pierrot vive de noche. Y, simbólicamente, se relaciona a Pierrot con los artistas, con la creación artística que supera la realidad, el mundo palpable, para evaporarse al mundo de las ideas, de la imaginación.

Pierrot se marcha allá, donde las musas, donde la inspiración merodea intentando venderse al mejor postor. Triste, melancólico, por no encontrar su hueco terrestre, su hueco en el planeta tierra, que es azul, que es Colombine.

Pierrot es un emblema de la modernidad y fue una influencia para muchos artistas, también para Bowie. Y para Federico García Lorca. Vale la pena echar un vistazo a los dibujos y referencias del granadino sobre nuestro triste compañero.

002-exposicion_davidbowie_is-interior

¿También para Bowie?

Sí, también para Bowie. Durante la visita a la exposición se sugiere una relación especial entre Bowie y Pierrot. Una de las pistas que nos dan sobre esto es su declarada pasión por los astros, por el mundo espacial, algo que se ve en la influencia que tuvo la Odisea en el espacio de Kubrick en su posterior producción.

La creación del personaje Mayor Tom, que más adelante volvería a aparecer en otras canciones, nace en Space Oddity, y al final de la canción, este astronauta perderá contacto con la estación de control terrestre y quedará a la deriva entre las estrellas, cerca de la Luna.

En 1968, actuando como telonero de Tyrannosaurus Rex, interpretaba un número de mímica sobre el escenario. El clown, el payaso, aparecía. Pero es en un esbozo para la contraportada de un disco, un año después, cuando Bowie se dibuja así mismo junto a Pierrot. Bowie y Pierrot, Pierrot y Bowie. ¿Se consideraba Bowie un Pierrot?

Striped bodysuit for the Aladdin Sane tour, 1973. Design by Kansai Yamamoto. Photograph by Masayoshi Sukita © Sukita / The David Bowie Archive
Striped bodysuit for the Aladdin Sane tour, 1973. Design by Kansai Yamamoto.
Photograph by Masayoshi Sukita
© Sukita / The David Bowie Archive

La historia no termina aquí, ni mucho menos. También en 1969, Bowie protagoniza el corto cinematográfico La máscara. Un payaso, con la cara blanca, con una máscara blanca, que goza de un éxito enorme en sus representaciones. Un éxito que le hará asimilarse a la máscara o la máscara formará parte para siempre del payaso, y nunca se la podrá volver a quitar. La máscara blanca, triste, de Pierrot. El éxito del personaje triste se convierte en la tristeza crónica, para siempre, del artista.

La influencia de las películas de Kubrick en Bowie no solo se limita a Space Oddity, según se narra en la exposición. Otro de sus grandes temas, Starman, hombre-estrella, quizás un Pierrot, está influenciado por otra obra maestra de Kubrick, La naranja mecánica. El Bowie que aparece en los escenarios interpretando esta canción, ¿es hombre o mujer? ¿Humano, extraterrestre? ¿Un humano que pasó a ser extraterrestre, como Pierrot?

Publicity photograph for The Kon-rads, 1966. Photograph by Roy Ainsworth Courtesy of The David Bowie Archive Image © Victoria and Albert Museum
Publicity photograph for The Kon-rads, 1966.
Photograph by Roy Ainsworth
Courtesy of The David Bowie Archive
Image © Victoria and Albert Museum

La diseñadora de moda Natasha Korniloff, que mantuvo una relación amorosa con Bowie, diseñó distintos pierrots en sus vestuarios para películas, teatro y televisión y, concretamente, el Pierrot o Blue Clown que caracteriza a Bowie en el vídeo de Ashes to Ashes. En este tema, por cierto, reaparece el personaje Mayor Tom, convertido en un yonki. El hombre que se perdió en las estrellas resultó ser un yonki. Un yonki blanco, como Pierrot. Era 1980. Bowie vestido de Pierrot sobre los escenarios. Bowie consideraba que Pierrot era un médium, el que habla con la luna, el que lo cuenta en la Tierra. Mayor Tom, que se perdió en la oscuridad celestial, se perderá más adelante buscando la Luna en la tierra, yonki.

Space Oddity

Así finaliza este éxito de Bowie, traducido.

Control terrestre a mayor Tom. Sus circuitos están muertos, algo va mal. ¿Puedes escucharme, mayor Tom? ¿Puedes escucharme, mayor Tom? ¿Puedes escucharme, mayor Tom? Puedes…

– Aquí estoy flotando alrededor de mi lata, muy por encima de la Luna. El planeta Tierra es azul y no hay nada que pueda hacer…

Y Mayor Tom, Pierrot por accidente, se queda en el mundo de los astros durante años, hasta su regreso fatídico al mundo terrestre, enganchado a la cocaína.

9. Original photography for the Earthling album cover, 1997. Photograph by Frank W Ockenfels 3 © Frank W Ockenfels 3
9. Original photography for the Earthling album cover, 1997.
Photograph by Frank W Ockenfels 3
© Frank W Ockenfels 3

¿Qué, cuándo y dónde?

El Museu del Disseny de Barcelona acoge en exclusiva en todo el Estado la exposición David Bowie is. Se podrá visitar hasta el 25 de septiembre. La muestra está producida por el Victoria and Albert Museum de Londres, uno de los museos de arte y diseño más importantes del mundo, y ya ha recibido más de un millón y medio de visitas en las ocho ciudades que ha visitado: Londres, Berlín, París, Chicago… Bowie: variedad, diferentes disciplinas y formas de expresión. Moda, diseño, teatro, dibujo, música. David Robert Jones, un joven artista londinense, se convertirá en David Bowie, una superestrella planetaria, durante el recorrido de la exposición. Destacan de él su individualismo, inspirador para otras muchas personas en la búsqueda de la libertad de expresión.

David Bowie, 1973. Photograph by Masayoshi Sukita © Sukita / The David Bowie Archive
David Bowie, 1973. Photograph by Masayoshi Sukita
© Sukita / The David Bowie Archive

Más de 300 objetos. Fotografías, carátulas de discos, letras manuscritas, vestuario original, diseños de escenario, los bodies de Ziggy Stardust diseñados por Freddie Buretti, las creaciones de Kansai Yamamoto para la gira Aladdin Sane, el abrigo confeccionado con la tela de la Union Jack diseñado por Bowie y Alexander McQueen para Earthling. Fotografías de Brian Duffy, Terry O’Neill, y Masayoshi Sukita; ilustraciones de Guy Peellaert y Edward Bell; fragmentos de películas, el Bowie actor…

David Bowie with William Burroughs, February 1974. Photograph by Terry O'Neill with colour by David Bowie Courtesy of The David Bowie Archive Image © Victoria and Albert Museum
David Bowie with William Burroughs, February 1974.
Photograph by Terry O’Neill with colour by David Bowie
Courtesy of The David Bowie Archive
Image © Victoria and Albert Museum

A través de unos dispositivos, los visitantes se sumergen en los mundos sonoros del artista durante la exposición. Esta tecnología de audio fusiona virtualmente imagen, entorno, y música. Es posible escuchar la banda sonora del recorrido. Cerrar los ojos, volverlos a abrir, seguir ahí o haberse desplazado. Adentrarse en la cabeza del artista, mirarla desde fuera. El hilo sonoro se acopla a lo que ven tus ojos o hacen que estos sean prescindibles para captar lo que allí se cuenta.

Puedes volver a David Robert Jones, a través del oído, y regresar a Bowie, unos años después. Entrevistas, distintas voces, temas de distintos discos, opiniones que los que le conocieron vierten sobre él, performances…  Hasta el 25 de septiembre, merece la pena.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo diferenciar un error de una errata
Los diez subgéneros más disparatados del porno en Internet
Fotos que limpian los prejuicios hacia Nápoles
La ciudad está llena de números que nunca vemos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies